Un ár­bol ti­co con som­bra en Asia

Mi­mian Hsu: Pro­mi­nen­tes ex­po­si­cio­nes en Hong Kong y Es­ta­dos Uni­dos mues­tran obras de una ar­tis­ta que co­nec­ta las cul­tu­ras chi­na y cos­ta­rri­cen­se

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada -

El ar­te de Mi­mian Hsu, co­mo ella, na­ció en Cos­ta Ri­ca, pe­ro con las raí­ces hun­di­das en la he­ren­cia chi­na de su fa­mi­lia de Tai­wán. Esa dua­li­dad se ex­plo­ra en obras que, con re­tra­tos, ins­ta­la­cio­nes y otras téc­ni­cas, apun­tan a las cul­tu­ras com­par­ti­das que con­for­man nues­tra so­cie­dad

M il mon­ta­ñas y diez mil aguas. Se pro­nun­cia en un mo­men­to y pron­to se des­va­ne­ce. Has­ta que co­bra pre­sen­cia fí­si­ca –por unas ho­ras, al me­nos– y la in­men­si­dad se im­po­ne.

Ha­ce cin­co años, Mi­mian Hsu de­di­có tres días a re­cor­dar. Un per­for­man­ce, un ri­tual, una ex­pe­rien­cia de due­lo y de ce­le­bra­ción, to­do atra­ve­sa­do por la vi­da y por quie­nes pa­sa­ron por Des­pa­cio (el es­pa­cio ar­tís­ti­co que, en­ton­ces, te­nía su se­de en ba­rrio Oto­ya).

En el sue­lo, 10.000 va­sos va­cíos que Mi­mian iba lle­nan­do uno por uno, en tran­ce, en si­len­cio, cie­ga a los vi­si­tan­tes por su con­cen­tra­ción y por su lar­ga ca­be­lle­ra ne­gra. Se con­tem­pla el agua co­mo se con­tem­plan ríos o ma­res, jus­to co­mo el océano que las se­pa­ró. Los va­sos eran­su­tía ma­ter­na Viola Chen: era ella pues su nom­bre chino, Chen Wuan-shuei, quie­re de­cir “diez mil aguas”.

Su her­mano, por su par­te, era Chen Chien Shan: “mil mon­ta- ñas”, y jun­tos for­ma­ban una fi­gu­ra li­te­ra­ria chi­na que se re­fie­re a una lar­ga tra­ve­sía. Por­que su fa­mi­lia, en efec­to, atra­ve­só mil mon­ta­ñas y diez mil aguas des­de el nor­te de Chi­na, du­ran­te la gue­rra ci­vil, pa­ra que los ni­ños na­cie­ran en Tai­wán, al sur del con­ti­nen­te.

Pe­ro al­gu­nos via­jes nun­ca ce­san real­men­te.

Raí­ces en dos tie­rras

Cuan­do le di­je a Mi­mian Hsu, de 38 años, que que­ría ha­blar so­bre su ar­te, me su­gi­rió que con­ver­sá­ra­mos en un res­tau­ran­te del ba­rrio chino, en el pa­seo de los Es­tu­dian­tes jo­se­fino. Quien año­ra su ho­gar dis­tan­te sa­be bien que bas­ta una cu­cha­ra­da de sopa pa­ra trans­por­tar­se.

En reali­dad, Mi­mian na­ció en Cos­ta Ri­ca. En 1974, co­mo par­te de la mi­sión agrí­co­la de la coope­ra­ción tai­wa­ne­sa, su pa­dre vino acá por pri­me­ra vez. Cua­tro años des­pués, se que­da­ron, y na­cie­ron aquí ella y sus her­ma­nas. Vi­vie­ron en Cho­mes, Ba­tán, Pun­ta­re­nas, San Jo­sé.

“Ca­da vez me sien­to más có- mo­da con no per­te­ne­cer a nin­guno de los dos la­dos. Cuan­do sen­tía la otre­dad aquí, te­nía el ali­vio de que iba allá. Pe­ro cuan­do es­ta­ba allá, me da­ba cuen­ta de que no era de allá. Es­ta­ba muy arrai­ga­da a la idea de te­ner que per­te­ne­cer a al­gún lu­gar”, di­ce la ar­tis­ta. “Aho­ra, ya no sien­to eso”.

Mi­mian Hsu ex­hi­be es­ta iden­ti­dad hí­bri­da en dos ex­po­si­cio­nes co­lec­ti­vas in­ter­na­cio­na­les que re­pa­san las re­la­cio­nes en­tre Asia y Amé­ri­ca La­ti­na. La pri­me­ra, The Sun Tea­ches Us That His­tory Is Not Everyt­hing (cu­ra­da por Rap­hael Fon­se­ca), se ex­hi­be en la Osa­ge Art Foun­da­tion de Hong Kong; es la pri­me­ra vez que la ar­tis­ta ex­po­ne en Asia. La otra ex­po­si­ción,

Soul Mi­ning, es iti­ne­ran­te: em­pe­zó en el Ari­zo­na Sta­te Uni­ver­sity Art Mu­seum, es­tá en el Vin­cent Pri­ce Art Mu­seum de Los Án­ge­les y, a fi­na­les de año, irá a San Fran­cis­co, al Chi­ne­se Cul- tu­re Cen­ter de la ciu­dad con el ba­rrio chino más an­ti­guo de Es­ta­dos Uni­dos.

Así, el tra­ba­jo de Mi­mian Hsu dia­lo­ga con una diás­po­ra fruc­tí­fe­ra y glo­ba­li­za­da, una que, por su­pues­to, con­for­ma tam­bién el ta­piz cos­ta­rri­cen­se.

Ella des­cu­brió que es­te era su te­ma des­de pe­que­ña. En su fa­mi­lia ha­bía va­rios ar­tis­tas, y ade­más su tía le in­cul­ca­ba la apre­cia­ción por el ar­te cuan­do la ni­ña vi­si­ta­ba Tai­wán. “Ella

fue­mi se­gun­da ma­má. No la vi en 13 años, pe­ro no pa­só un día en que no pen­sa­ra en ella; no hay una co­sa que no sea in­fluen­cia­da por ella”, di­ce.

En la Uni­ver­si­dad de Cos­ta Ri­ca, un li­bro de ar­te chi­cano le mos­tró una suer­te de es­pe­jo: esa dua­li­dad era la su­ya tam­bién. “Una co­sa im­por­tan­te es la­no­per­te­nen­cia a nin­gu­na de las es­fe­ras”, di­ce. “Con el tiem­po, he des­cu­bier­to que es­muy im­por­tan­te ha­blar de esa mez­cla por­que es en ellas don­de ve­mos có­mo ser de dos lu­ga­res dis­tin­tos abre la dis­cu­sión con res­pec­to a no­cio­nes tan ce­rra­das que te­ne­mos de iden­ti­dad, per­te­nen­cia, re­gión”.

Con la mo­ti­va­ción de pro­fe­so­ras co­mo Vic­to­ria Ca­be­zas y el es­tí­mu­lo de la épo­ca de las ex­po­si­cio­nes in­ter­na­cio­na­les de Teo­ré­ti­ca, en­con­tró que en el ar­te con­tem­po­rá­neo po­día ahon­dar en esa do­ble vi­sión de sí mis­ma. Aho­ra, rea­li­za “re­tra­tos” no fi­gu­ra­ti­vos, con­cep­tua­les, que re­to­man a sus fa­mi­lia­res pa­ra evi­den­ciar la dis­tan­cia, el pa­so del tiem­po y la di­fu­mi­na­ción de los bor­des.

Un ejem­plo, cla­ro, fue aque­lla pri­me­ra ver­sión de 10.000 aguas, en Des­pa­cio (2013). La reali­zó por­que ella ha­bía fa­lle­ci­do; no se ha­bían po­di­do des­pe­dir, cla­ro, a la dis­tan­cia. “Es un an­he­lo mío de de­cir: si re­pre­sen­to a mi tía, co­mo en las imá­ge­nes re­li­gio­sas, ella es­tá ahí. Que­ría te­ner­la más cer­ca. Du­ré tres días en la pri­me­ra ver­sión, lo ha­go en si­len­cio por tres días. Es un ri­tual, en ho­nor a ella, con un an­he­lo de cer­ca­nía”.

En Hong Kong, por otra par­te, evo­ca a su abue­lo pa­terno, Hsu Zheng. Él y su es­po­sa se fue­ron de Pe­kín du­ran­te la gue­rra, y él se hi­zo pro­fe­sor en la uni­ver­si­dad. Sin em­bar­go em­pe­zó el lla­ma­do “Te­rror Blan­co” del go­bierno mi­li­tar de Chiang Kai-shek.

“El 28 de fe­bre­ro de 1947 hu­bo una ma­ni­fes­ta­ción de es­tu­dian­tes, que de­to­nó un ca­so de vio­len­cia con­tra una ven­de­do­ra de fós­fo­ros”, ex­pli­ca. “El go­bierno di­ce que él es­ca­pó de la cár­cel, aun­que se sa­be que no; el cuer­po nun­ca apa­re­ce tam­po­co. Has­ta 1997, 50 años des­pués, con­fir­ma­ron que sí, que lo fu­si­la­ron y que lo tiraron al mar. Mi pa­pá, mi abue­la y mis tíos es­pe­ra­ron to­da su vi­da”.

En Hsu Zheng –Breat­hing, ella le da alien­to. La ca­ra de su an­te­ce­sor se pro­yec­ta so­bre su ros­tro, y ella se con­cen­tra en res­pi­rar. Mi­mian di­ce que, en Tai­wán, an­ti­guos alum­nos que apre­cia­ban mu­cho a su abue­lo le di­je­ron que era idén­ti­ca. La his­to­ria pa­sa, pe­ro al­gu­nas co­sas per­ma­ne­cen.

Otra obra ti­tu­la­da Hsu Zheng en­fa­ti­za la pér­di­da. 25.394 cas­ca­be­les, aso­cia­dos tra­di­cio­nal­men­te a los ni­ños, cuel­gan del te­cho. Uno por ca­da día de au­sen­cia del des­apa­re­ci­do. La his­to­ria, nues­tra his­to­ria, pen­de so­bre no­so­tros, aun­que no la co­noz­ca­mos lo su­fi­cien­te.

Tiem­po y es­pa­cio

“Voy a te­ner que cons­truir al­go nue­vo con mi víncu­lo con Tai­wán y yo no sé si es­tá ahí”, re­co­no­ce Mi­mian. Des­de que fa­lle­cie­ron su abue­la y su tía, ella no ha vuel­to. “Me sien­to­muy iden­ti­fi­ca­da y muy par­te de Tai­wán, pe­ro, por otro la­do, lo sien­to tan le­jos. Es­ta­ba tan ama­rra­do a mis re­la­cio­nes fa­mi­lia­res que al fal­tar va­rios es una re­la­ción que aho­ra ten­go que re­sol­ver”.

Com­pren­der la iden­ti­dad, su fluidez, su ines­ta­bi­li­dad, ha si­do la gran pre­gun­ta de la obra de Hsu, es­ca­sa pe­ro con­cen­tra­dí­si­ma a lo lar­go de los años (ella di­ri­gió Des­pa­cio del 2013 al 2015; no ha rea­li­za­do, por aho­ra, una gran ex­po­si­ción in­di­vi­dual en el país). Por eso, le in­tere­sa el re­tra­to y vuel­ve a él des­de tan­tos cos­ta­dos dis­tin­tos.

En una pie­za del 2005, La Gran Chi­na (ex­hi­bi­da en Soul Mi­ning), po­sa ves­ti­da con el tra­je tí­pi­co cos­ta­rri­cen­se fren­te al res­tau­ran­te lla­ma­do co­mo es­te tra­ba­jo. Así, en un ges­to, una his­to­ria cul­tu­ral de raí­ces in­fi­ni­ta­men­te di­vi­di­das. De pe­que­ña, el 25 de ju­lio, to­dos que­rían fo­tos “con la chi­ni­ta”. Su ami­go ima­gi­na­rio se lla­ma­ba Pri­mo, por­que sus com­pa­ñe­ros ti­cos to­dos pa­sa­ban las tar­des con “una pri­ma, un pri­mo”. Los su­yos es­ta­ban le­jos y los co­no­ce­ría lue­go.

“Yo cre­cí pen­san­do: ‘Bueno, cuan­do yo va­ya allá, allá soy yo. Yo aquí soy la chi­qui­ta chi­na, la chi­qui­ta ex­tran­je­ra’”, re­me­mo­ra. “Cuan­do fui de ado­les­cen­te, me di cuen­ta de que real­men­te no soy de ahí...

”Siem­pre di­go que cuan­do aga­rrás dos plas­ti­ci­nas de co­lo­res di­fe­ren­tes, nun­ca po­dés vol­ver­las a se­pa­rar­las ni sa­ber el por­cen­ta­je ori­gi­nal de ca­da una. En al­gu­nas co­sas me sien­to más la­ti­na y en otras me sien­to más asiá­ti­ca; no es un lí­mi­te cla­ro y con­cre­to, es flui­do, se mue­ve”.

MA­YE­LA LÓ­PEZ / LA NA­CIÓN

FO­TO DE JOR­GE NA­VA­RRO / COR­TE­SÍA DE LA AR­TIS­TA.

10.000 aguas en su pri­me­ra ver­sión, la del 2013.

FO­TO POR CRAIG SMITH / COR­TE­SÍA DE ASU ART MU­SEUM.

Hsu Zheng - Breat­hing (2017) es un per­for­man­ce en la que que Hsu “ha­ce res­pi­rar” a su abue­lo des­apa­re­ci­do.

COR­TE­SÍA DE TIA­GO CA­DE­TE / COR­TE­SÍA DE LA AR­TIS­TA.

Hsu Zheng (ver­sión 1), 2018, la pie­za mos­tra­da en Hong Kong en la Osa­ge Art Foun­da­tion. En la ima­gen de aba­jo, los so­bri­nos de la ar­tis­ta.

DIA­NA MÉN­DEZ.

Ima­gen de ar­chi­vo de 15 de mar­zo de 1947 (2016), una obra de Hsu ex­hi­bi­da en una ex­po­si­ción co­lec­ti­va en Teo­ré­ti­ca, en el 2016.

FO­TO DE FABIÁN HER­NÁN­DEZ / COR­TE­SÍA DE LA AR­TIS­TA.

La se­gun­da ver­sión de 10.000 aguas re­tra­ta así a la tía de la ar­tis­ta: las 10.000 go­tas se eva­po­ran.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.