LOS DIMES Y DIRETES AL­RE­DE­DOR DEL PAC­TO DE OCHOMOGO

Los dimes y diretes al­re­de­dor del acuer­do en­tre Jo­sé Fi­gue­res, Ma­nuel Mora y Benjamín Nú­ñez, y las con­se­cuen­cias de las di­fe­ren­tes ver­sio­nes te­ji­das al­re­de­dor de es­te mo­men­to

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada - Da­vid Díaz Arias da­vid.diaz@ucr.ac.cr

El 17 de abril de 1948, en Ochomogo, ocu­rrió un en­cuen­tro en­tre Jo­sé Fi­gue­res (lí­der de los al­za­dos), Benjamín Nú­ñez (cu­ra fi­gue­ris­ta) y Ma­nuel Mora (lí­der del co­mu­nis­ta Par­ti­do Van­guar­dia Po­pu­lar, PVP). El es­cri­tor Car­los Luis Fa­llas pre­sen­ció to­do des­de unos ar­bus­tos.

Ese pac­to fue cru­cial pa­ra que Mora y los co­mu­nis­tas acep­ta­ran el fi­nal de la gue­rra ci­vil de 1948. Hay que re­cor­dar que los van­guar­dis­tas ha­bían pe­lea­do va­le­ro­sa­men­te con­tra los fi­gue­ris­tas en va­rios pun­tos del país y que, una vez que Fi­gue­res to­mó Car­ta­go, co­lo­ca­ron cien­tos de tra­ba­ja­do­res en Tres Ríos dis­pues­tos a de­fen­der San Jo­sé.

Se­gún los van­guar­dis­tas, al día si­guien­te del en­cuen­tro, la de­po­si­ción de las ar­mas fue ne­go­cia­da por Mora y Nú­ñez a par­tir de un con­jun­to de ga­ran­tías que fue­ron ex­pli­ca­das en una car­ta fir­ma­da por Nú­ñez y di­ri­gi­da a Mora.

Ene­se do­cu­men­to­se de­ta­lla­ba que el nue­vo go­bierno de­bía dar la car­te­ra de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca a Mi­guel Bre­nes Gutiérrez y que la Se­cre­ta­ría de Tra­ba­jo de­bía re­caer en Bre­nes o en un ami­go de los co­mu­nis­tas.

Mien­tras tan­to, “los otros pues­tos del Ga­bi­ne­te que sea pre­ci­so des­ti­tuir, se­rán ocu­pa­dos por per­so­nas de men­ta­li­dad pro­gre­sis­ta de ma­ne­ra que, el nue­vo go­bierno sea una ga­ran­tía pa­ra la cla­se tra­ba­ja­do­ra y pa­ra el pue­blo”.

Fi­nal­men­te, se­gún los­co­mu­nis­tas, Nú­ñez ad­jun­tó a esa car­ta un plie­go de ga­ran­tías pa­ra la cla­se tra­ba­ja­do­ra.

Dos ver­sio­nes

En 1958, Mora ase­gu­ró que esos do­cu­men­tos fue­ron in­cor­po­ra­dos al Pac­to de la Em­ba­ja­da de Mé­xi­co del 19 de abril de 1948.

Se­gún él, los mo­ti­vos que tu­vo pa­ra ne­go­ciar con Fi­gue­res eran sim­ples: los van­guar­dis­tas que­rían evi­tar la in­va­sión de Cos­ta Ri­ca por par­te de laGuar­dia Na­cio­nal deSo­mo­za y de los ma­ri­nes es­ta­dou­ni­den­ses.

Ya que las pro­me­sas de la car­ta da­da por Nú­ñez a Mora no se cum­plie­ron, des­de 1948 los co­mu­nis­tas acu­sa­ron a Fi­gue­res de ha­ber­los en­ga­ña­do pa­ra ga­nar la gue­rra.

En 1955, Oti­lio Ula­te di­jo en el Dia­rio de Cos­ta Ri­ca que Nú­ñez y Fi­gue­res ha­bían te­ni­do “bue­nas re­la­cio­nes per­so­na­les” con Mora, las cua­les se ba­sa­ban en “si­mi­li­tu­des ideo­ló­gi­cas”.

Ula­te re­pro­du­jo la car­ta y el plie­go de pe­ti­cio­nes men­cio­na­dos y di­jo que tu­vo ac­ce­so a esos do­cu­men­tos gra­cias a que, du­ran­te su pa­so por Pa­na­má ha­cia el exi­lio en 1948, Mo­ra­fue re­qui­sa­do por las au­to­ri­da­des que hi­cie­ron co­pias de lo que lle­va­ba.

Se­gún Ula­te, esos do­cu­men­tos pro­ba­ban un pac­to se­cre­to en­tre Fi­gue­res y Mora que no pu­do ser con­su­ma­do por­que hu­bo una pre­sión muy fuer­te de par­te de la “vo­lun­tad po­pu­lar”.

En 1967, en una en­tre­vis­ta con Óscar Agui­lar Bul­ga­re­lli, Nú­ñez con­fir­mó que él, Mora y Fi­gue­res se ha­bían reuni­do en Ochomogo, pe­ro ne­gó que hu­bie­sen acor­da­do un pac­to.

Se­gún Nú­ñez, la con­ver­sa­ción en­tre Mora y Fi­gue­res en Ochomogo fue un in­ten­to de am­bas par­tes por con­ven­cer­se mu­tua­men­te. Em­pe­ro, se pro­du­jo la ame­na­za de que los co­mu­nis­tas que­rían de­fen­de­rSan Jo­sé, igual que los re­pu­bli­ca­nos ha­bían de­fen­di­do Ma­drid du­ran­te la gue­rra ci­vil es­pa­ño­la.

En ese con­tex­to, de acuer­do con Nú­ñez, él de­ci­dió ne­go­ciar con Mora lo que el lí­der co­mu­nis­ta in­sis­ten­te­men­te pe­día.

Es­to le di­jo Nú­ñez a Agui­lar: “De lo que ellos so­lo ha­bla­ban… era de que se man­tu­vie­ran las ga­ran­tías so­cia­les, las ins­ti­tu­cio­nes so­cia­les, la po­si­bi­li­dad de ac­ción de su gru­po, en el or­den po­lí­ti­co que sur­gie­ra a raíz del arre­glo.

”En cuan­to a los dos pri­me­ros pun­tos ya lo ha­bía­mos con­ver­sa­do en el Al­to de Ochomogo, y co­mo Ma­nuel Mora in­sis- tie­ra en esa par­te yo es­cri­bí un do­cu­men­to es­pe­cial di­ri­gi­do a Van­guar­dia Po­pu­lar, en que yo les ase­gu­ra­ba el man­te­ni­mien­to de esas ga­ran­tías, ase­gu­ra­ba tam­bién la po­si­bi­li­dad de que se im­pul­sa­ría más y más la re­for­ma so­cial… Esa mis­ma ma­ña­na en­tre­gué el do­cu­men­to a Ma­nuel Mora”.

De esa ma­ne­ra el tes­ti­mo­nio de Nú­ñez de 1967 con­fir­ma uno de los pun­tos me­du­la­res de­fen­di­dos por Mora: la exis­ten­cia de una car­ta y de un plie­go de pe­ti­cio­nes que con­ven­cie­ron a los van­guar­dis­tas de ren­dir­se.

Sin em­bar­go, la ver­sión de Nú­ñez cam­bió en la dé­ca­da de 1980 en una car­ta que es­tá in­cor­po­ra­da al li­bro de Fi­gue­res, El es­pí­ri­tu del 48. Ahí di­jo que “la di­ri­gen­cia co­mu­nis­ta es­ta­ba dis­pues­ta a se­guir lu­chan­do, aun­que los de­más se rin­die­ran”.

“Don Ma­nuel me di­jo en­ton­ces, que ha­bía un me­dio pa­ra tran­qui­li­zar al Bu­ró Po­lí­ti­co. Me pi­dió que le fir­ma­ra una car­ta, que él iba a re­dac­tar, en la que apa­ren­te­men­te el Ejér­ci­to de Li­be­ra­ción Na­cio­nal y, des­de lue­go, don Pepe, cu­yo re­pre­sen­tan­te yo era, les ofre­cie­ra cier­tas con­ce­sio­nes po­lí­ti­cas”.

Nú­ñez di­jo que él se ne­gó a fir­mar esa car­ta por­que no iba a te­ner nin­gún va­lor pa­ra Fi­gue­res ni pa­ra sus se­gui­do­res. En es­ta ver­sión, Mora afir­mó que él ne­ce­si­ta­ba ese do­cu­men­to pa­ra con­ven­cer al bu­ró po­lí­ti­co de Van­guar­dia Po­pu­lar de de­po­ner las ar­mas.

Nú­ñez ha­bría fir­ma­do di­cién­do­le a Mora que esa car­ta era un do­cu­men­to apó­cri­fo y no te­nía “ni po­drá te­ner­nun­ca, va­lor obli­gan­te”. Se­gún Nú­ñez, Mora en­ga­ñó a su par­ti­do pa­ra po­ner­le fin a la gue­rra ci­vil.

La nue­va ex­pli­ca­ción de Nú­ñez so­bre el Pac­to de Ochomogo no coin­ci­de con lo que el mis­mo sa­cer­do­te ha­bía ase­gu­ra­do en la dé­ca­da de 1960. Mora se per­ca­tó de eso y lo de­nun­ció en un ar­tícu­lo que pu­bli­có en el se­ma­na­rio Li­ber­tad en di­ciem­bre de 1986.

Di­vi­sión

¿Por qué era tan im­por­tan­te

pa­ra Mora que se es­cla­re­cie­ra aquel asun­to?

En ju­nio de 1950, en su in­for­me al sé­ti­mo con­gre­so del PVP, Ar­nol­do Fe­rre­to mos­tró du­das so­bre el arre­glo pac­ta­do en­tre Mora y Fi­gue­res en Ochomogo.

Re­cal­có las “fal­sas ilu­sio­nes” que crea­ron en­tre los van­guar­dis­tas los com­pro­mi­sos que asu­mió Fi­gue­res en los do­cu­men­tos men­cio­na­dos.

Se­gún Fe­rre­to, des­de el prin­ci­pio, va­rios co­mu­nis­tas du­da­ban de que ese acuer­do fue­se a cum­plir­se.

En sus me­mo­rias, pu­bli­ca­das en 1984, re­sal­tó los con­flic­tos que hu­bo en el seno del PVP a cau­sa de la ne­go­cia­ción de Mora con Nú­ñez y Fi­gue­res: “Du­ran­te la vio­len­ta dis­cu­sión que tu­vo lu­gar aque­lla no­che en el anexo del Ho­tel Cos­ta Ri­ca, Mora ex­pre­só que de­bía­mos con­fiar en las pro­me­sas de Fi­gue­res, y que la ga­ran­tía de ese cum­pli­mien­to era el Cuer­po Di­plo­má­ti­co. Más tar­de pu­di­mos com­pro­bar, en la prác­ti­ca, que tu­vie­ron ra­zón los ca­ma­ra­das que ale­ga­ron que esa ga­ran­tía no te­nía va­lor al­guno”.

Fe­rre­to sos­pe­cha­ba de las ac­cio­nes de Mora con res­pec­to al Pac­to de Ochomogo. En 1986, for­ti­fi­có sus du­das en­do­san­do pú­bli­ca­men­te el tes­ti­mo­nio de Nú­ñez y acu­san­do a Mora de ha­ber trai­cio­na­do a sus ami­gos.

Mora de­fen­dió su ver­sión co­mo un he­cho real, pe­ro Fe­rre­to ya no le cre­yó.

El con­tex­to de fon­do de esa dis­cu­sión fue la cri­sis y di­vi­sión del PVP en­tre 1982 y 1984, un pro­ce­so en el que se en­fren­ta­ron Fe­rre­to y Mora, acom­pa­ña­dos por sus res­pec­ti­vos gru­pos par­ti­da­rios, en una lu­cha por de­ter­mi­nar quié­nes eran los ver­da­de­ros re­pre­sen­tan­tes del co­mu­nis­mo cos­ta­rri­cen­se.

Mora y Fe­rre­to uti­li­za­ron los sucesos de 1948 co­mo un ar­ma po­lí­ti­ca pa­ra des­acre­di­tar­se uno al otro. Sin em­bar­go, al en­fren­tar­se a Mora, Fe­rre­to hi­zo más fá­cil pa­ra Fi­gue­res y Nú­ñez presentar su ver­sión co­mo la co­rrec­ta y co­mo la ver­da­de­ra.

Co­mo una vez lo apun­tó Eduar­do Mora, la na­rra­ti­va de Nú­ñez fue un in­ten­to pa­ra crear “ma­yo­res mo­ti­vos de ro­ces en la iz­quier­da”.

La de­fen­sa his­tó­ri­ca de la ver­sión de Mora fue em­pren­di­da por Jo­sé Merino en un li­bro pu­bli­ca­do en 1996. Lo que con­ven­ció a Merino de lo di­cho po­rMo­ra fue un do­cu­men­tal pro­du­ci­do en 1979 por el De­par­ta­men­to de Ci­ne del Mi­nis­te­rio de Cul­tu- ra, en el que Fi­gue­res, Mora y Nú­ñez re­pro­du­je­ron en Ochomogo la con­ver­sa­ción que tu­vie­ron aque­lla no­che de abril de 1948.

Em­pe­ro, su vi­sión sir­vió po­co pa­ra que la re­lec­tu­ra del pa­sa­do ayu­da­ra en la re­pa­ra­ción de un par­ti­do cu­ya me­mo­ria es­ta­ba mu­ti­la­da.

¿Quién de­cía la ver­dad: Nú­ñez o Mora? Hay una fuen­te que res­pal­da a Mora muy fuer­te­men­te: el dia­rio del em­ba­ja­dor es­ta­dou­ni­den­se Nat­ha­niel P. Da­vis.

En ese do­cu­men­to, Da­vis con­fir­ma las con­ver­sa­cio­nes en­tre Mora y Nú­ñez; tam­bién men­cio­na la do­cu­men­ta­ción que acom­pa­ña­ba ese acuer­do.

To­da­vía So­mo­za no ha­bía in­va­di­do Cos­ta Ri­ca y no hay evi­den­cia que acuer­pe lo di­cho por Mora so­bre la ame­na­za de una in­va­sión de ma­ri­nes es­ta­dou­ni­den­ses.

En­ton­ces, ¿por qué se ne­go­ció el fin del con­flic­to? ¿Qué hi­zo te­mer a Mora y tam­bién a Teo­do­ro Pi­ca­do pa­ra po­ner fin a una gue­rra que no te­nían per­di­da to­da­vía? Esas pre­gun­tas se re­sol­ve­rán en un pró­xi­mo ar­tícu­lo.

Ma­nuel Mora, Benjamín Nú­ñez y Jo­sé Fi­gue­res. Re­crea­ción del Pac­to de Ochomogo. en 1979 en un vi­deo rea­li­za­do por el De­par­ta­men­to de Ci­ne del Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra.

COR­TE­SÍA DE DA­VID DÍAZ.

El Pac­to de Ochomogo, se­gún Van­guar­dia Po­pu­lar. En: Por­ta­da de Co­mi­sión Po­lí­ti­ca de Van­guar­dia Po­pu­lar, Los Sucesos de Cos­ta Ri­ca (Ve­ne­zue­la: 1948).

COR­TE­SÍA DE DA­VID DÍAZ.

El Pac­to de Ochomogo pu­bli­ca­do por Oti­lio Ula­te en 1955.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.