Karen Cla­char une his­to­ria y con­su­mo en una ex­po­si­ción.

Karen Cla­char: La ex­po­si­ción Sig­num, en el Mu­seo Na­cio­nal, une pe­tro­gli­fos an­ces­tra­les con el len­gua­je de nues­tra co­ti­dia­ni­dad

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada - Fer­nan­do Cha­ves Es­pi­nach fer­nan­do.cha­ves@na­cion.com

Po­dría ser la cá­ma­ra de un tem­plo az­te­ca, des­cu­bier­to en el fu­tu­ro. Den­tro de mu­chos si­glos, así lu­ci­rán las rui­nas que es­ta­mos cons­tru­yen­do día con día: sa­tu­ra­das de co­lor, mar­ca­das por lo­go­ti­pos, atra­ve­sa­das por el len­gua­je de nues­tra eco­no­mía.

O, tal vez, to­do se bo­rre. Es una cá­ma­ra em­pa­pe­la­da con 500 bol­sas de tien­das co­no­ci­das: sus sím­bo­los son nues­tro día a día, su­mer­gi­do en la es­pi­ral del co­mer­cio.

La pie­dra es re­sis­ten­te: re­cuer­da to­do –aun­que se trans­for­me–. Ha­ce si­glos, nues­tros an­te­pa­sa­dos gra­ba­ron en las ro­cas men­sa­jes pa­ra no­so­tros, ig­no­tos des­cen­dien­tes, y por to­do Gua­na­cas­te se es­par­cen es­tos men­sa­jes. Hoy, en el Mu­seo Na­cio­nal, la ar­tis­taKa­ren Cla­char par­te de aque­llos pe­tro­gli­fos pa­ra ju­gar, pen­sar y crear.

Sig­num, su re­gre­so al mu­seo tras 10 años, reúne más de 50 pie­zas en xi­lo­gra­fía, se­ri­gra­fía, pin­tu­ra, objeto, lá­mi­na de oro y dos ins­ta­la­cio­nes que, en la sa­la 3 y el To­rreón del mu­seo, con­tras­tan los sig­nos del pa­sa­do con los del pre­sen­te. “Tra­to de reivin­di­car de al­gu­na ma­ne­ra, y traer al pre­sen­te, ese len­gua­je”, ex­pli­ca la ar­tis­ta, quien ha des­ta­ca­do co­mo ges­to­ra con su proyecto Art­flow.

Ca­ri­ta fe­liz, una se­rie de gra­ba­dos so­bre “ca­ji­tas fe­li­ces” de McDo­nald’s, abre el re­co­rri­do con un ges­to que so­bre­po­ne el pa­sa­do al pre­sen­te, con sus imá­ge­nes de ins­pi­ra­ción pre­co­lom­bi­na. Es­ta es­tra­te­gia se mul­ti­pli­ca, en oca­sio­nes con mu­cho hu­mor, y com­po­ne un re­co­rri­do lú­di­co por los an­ti­guos ca­la­bo­zos del Cuar­tel Be­lla­vis­ta.

Una lec­tu­ra po­si­ble en­fa­ti­za la dis­tan­cia que hay en­tre los dos len­gua­jes, esa irre­ve­ren­cia y ese hu­mor que pro­vo­ca ver el pe­tro­gli­fo im­pre­so so­bre un objeto de con­su­mo y la ima­gen pu­bli­ci­ta­ria di­fun­di­da en to­do el mun­do. Pe­ro no es tan sen­ci­llo to­do: “Des­de que exis­te el hom­bre han exis­ti­do sím­bo­los de po­der, así que no hay tan­ta dis­tan­cia en ese sen­ti­do”, di­ce Cla­char.

“Co­moar­tis­ta nun­ca pre­ten­do lle­gar al pun­to es­pe­cí­fi­co de la de­nun­cia, sino de­jar las pre­gun­tas abier­tas”, afir­ma. Y la ener­gía de la ex­po­si­ción ema­na, jus­ta­men­te, de su ca­pa­ci­dad de cues­tio­nar des­de un ges­to tan di­rec­to –y la ha­bi­li­dad de Cla­char de trans­mi­tir­lo en múl­ti­ples for­ma­tos, co­mo im­pre­sio­nes de tar­je­tas de cré­di­to o se­ri­gra­fías de gran for­ma­to–. Es­ta es una ex­po­si­ción ju­gue­to­na, li­bre, “más co­mo mi per­so­na­li­dad, por­que yo soy así”, di­ce.

JORGE NA­VA­RRO

JORGE NA­VA­RRO.

El con­tras­te en­tre el es­pa­cio y las obras in­vi­ta a lec­tu­ras ma­ti­za­das de es­tos sig­nos co­mer­cia­les trans­mi­ti­dos en el len­gua­je de la pie­dra.

JORGE NA­VA­RRO.

La ins­ta­la­ción de más de 500 bol­sas, con fi­gu­ras que par­ten de los pe­tro­gli­fos, se ins­pi­ra en una ac­ción que Cla­char reali­zó en el Mu­seo de Car­ta­go, re­co­pi­lan­do y co­lo­can­do bol­sas fren­te al mu­ral de Gua­da­lu­pe Ál­va­rez.

“El ro­ce en­tre el an­ces­tral pe­tro­gli­fo y la mar­ca co­mer­cial pro­du­ce una fuer­te ten­sión for­mal y al­te­ra­ción de có­di­gos; ge­ne­ra con­tra­dic­cio­nes, coin­ci­den­cias, si­ner­gias”, es­cri­be el cu­ra­dor de Sig­num, Ro­lan­do Fa­ba.

JORGE NA­VA­RRO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.