El ac­ti­vis­mo, la es­pe­ran­za de An­ge­la Da­vis.

En una breve vi­si­ta al país, la re­co­no­ci­da aca­dé­mi­ca ex­pu­so su vi­sión del cam­bio so­cial

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada -

La ac­ti­vis­ta es­ta­dou­ni­den­se An­ge­la Da­vis­ha­bla acer­ca de có­mo el ca­pi­ta­lis­mo pro­pi­cia las con­di­cio­nes de la es­cla­vi­tud. Su voz des­cri­be, con to­da cla­ri­dad, los en­gra­na­jes de un sis­te­ma de ex­clu­sio­nes fren­te a un pú­bli­co cá­li­do.

En su con­fe­ren­cia en el Tea­tro Me­li­co Sa­la­zar pa­ra ce­le­brar el ini­cio de cur­so de la Uni­ver­si­dad de Cos­ta Ri­ca, el mar­tes 3 de abril, hay cien­tos de es­tu­dian­tes, aca­dé­mi­cos y po­lí­ti­cos que ape­nas re­cu­pe­ran el ai­re tras una ten­sa se­gun­da ron­da elec­to­ral.

“Si fra­ca­sa­mos en leer esas co­ne­xio­nes”, ad­vier­te Da­vis, “es­ta­re­mos pre­sos en un mun­do blan­co, cis­gé­ne­ro y eu­ro­cén­tri­co”.

Ar­ti­cu­la­da y con­tes­ta­ria, la au­to­ra del li­bro fe­mi­nis­ta Mu­je­res, ra­za y cla­se (1983) y el tra­ta­do con­tra la in­dus­tria car­ce­la­ria ¿Son ob­so­le­tas las pri­sio­nes? (2003), tam­bién res­pon­dió las pre­gun­tas de pe­rio­dis­tas du­ran­te su breve vi­si­ta a Cos­ta Ri­ca.

Es­tas son al­gu­nas de sus res­pues­tas a du­das so­bre la glo­ba­li­za­ción, los mo­vi­mien­tos po­lí­ti­cos con­ser­va­do­res, la se­gre­ga­ción de ra­zas y, so­bre­to­do, el lu­gar del fe­mi­nis­mo en esos te­mas.

–¿De dón­de sa­ca la es­pe­ran­za pa­ra creer que el ra­cis­mo y cla­sis­mo se­rán bo­rra­dos?

–No hay otra po­si­bi­li­dad que no sea la es­pe­ran­za. En­cuen­tro es­pe­ran­za en la con­ti­nua lu­cha ra­di­cal, an­ti­rra­cis­ta, fe­mi­nis­ta.

”(...) Re­cien­te­men­te he­mos vis­to sur­gir un­mo­vi­mien­to li­de­ra­do por gen­te jo­ven que co­no­ce la his­to­ria de esas lu­chas y que tie­nen una me­jor si­tua­ción, ba­sa­da en su co­no­ci­mien­to del pa­sa­do, pa­ra mo­vi­li­zar la lu­cha ha­cia ade­lan­te.

”He si­do acu­sa­da de ser una op­ti­mis­ta in­ve­te­ra­da, pe­ro he vis­to una enor­me can­ti­dad de cam­bios en mi vi­da, in­clu­so cuan­do las cosas apa­ren­tan ser igua­les.

”Veo una con­cien­cia más pro­fun­da, una for­ma más ma­ti­za­da de com­pren­der qué es lo que es­ta­mos en­fren­tan­do. Eso me da es­pe­ran­za: ver que los jó­ve­nes es­tán en una me­jor si­tua­ción hoy que aque­llos que lu­cha­ron por los de­re­chos ci­vi­les en los años 1950, o quie­nes se in­vo­lu­cra­ron en la cam­pa­ña con­tra la es­cla­vi­tud a ini­cios del si­glo XX. Ten­go fe, no hay al­ter­na­ti­va”.

–Di­jo en su con­fe­ren­cia que la ad­mi­nis­tra­ción de Do­nald Trump “ter­mi­na­rá sien­do una no­ta al pie de la his­to­ria”. Sin em­bar­go, mu­cha gen­te se preo­cu­pa de que hay com­po­nen­te "viral" en es­te ti­po de pen­sa­mien­to po­lí­ti­co. ¿Com­pa­ra­ría la si­tua­ción po­lí­ti­ca es­ta­dou­ni­den­se con los mo­vi­mien­tos con­ser­va­do­res en Cos­ta Ri­ca, Ita­lia y Ale­ma­nia que se han ali­nea­do con la de­re­cha ex­tre­ma?

–Di­je que lo es­pe­ra­ba, pe­ro no sub­es­ti­mo el da­ño que se ha he­cho y que se pue­de ha­cer. De he­cho, al con­si­de­rar la si­tua­ción en Es­ta­dos Uni­dos, el he­cho de que Trump ha­ya nom­bra­do un nú­me­ro sin pre­ce­den­tes de jue­ces fe­de­ra­les que tie­nen car­gos vi­ta­li­cios es un in­di­ca­dor de que ha­brá un im­pac­to du­ra­de­ro y per­ju­di­cial en las cor­tes.

”La cua­li­dad viral de la elec­ción de Trump po­dría ser subes­ti- ma­da. Den­tro de Es­ta­dos Uni­dos, aho­ra so­mos tes­ti­gos de ejem­plos ex­plo­si­vos de ra­cis­mo, sucesos que asu­mi­mos re­le­ga­dos a la his­to­ria. He­mos vis­to el re­sur­gi­mien­to del na­cio­na­lis­mo blan­co y el re­gre­so del Ku Klux Klan.

”Así que no tra­to de sub­es­ti­mar el da­ño de las elecciones de Trump, del Bre­xit, la si­tua­ción en Ita­lia y en Bra­sil. Pe­ro creo que, en es­te mo­men­to his­tó­ri­co par­ti­cu­lar, se han ge­ne­ra­do mo­vi­mien­tos en opo­si­ción. Creo que pue­do de­cir con se­gu­ri­dad que, den­tro de Es­ta­dos Uni­dos, la­ma- yo­ría se opo­ne a lo que la ad­mi­nis­tra­ción Trump re­pre­sen­ta. En Reino Uni­do, aún cuan­do vo­ta­ron por el Bre­xit, es no­to­rio que mu­chos que lo hi­cie­ron aho­ra es­tán re­co­no­cien­do las con­se­cuen­cias de lo que se hi­zo.

”Co­mo al­guien in­vo­lu­cra­do en mo­vi­mien­tos ra­di­ca­les, in­ten­to en­con­trar es­pe­ran­za allí. In­ten­to en­con­trar es­pe­ran­za en que la his­to­ria la ha­cen ma­sas de per­so­nas y los in­di­vi­duos no tan­to.

”Veo en el mun­do las se­ña­les de que re­co­no­ce­mos que, si que­re­mos un fu­tu­ro pa­ra es­te pla­ne­ta, de­be­rán ocu­rrir cam­bios po­lí­ti­cos y en las es­truc­tu­ras eco­nó­mi­cas. No pue­do ga­ran­ti­zar si ocu­rri­rán en pró­xi­mos años o en la pró­xi­ma dé­ca­da”.

–¿Có­mo pue­den con­tra­ar­gu­men­tar los mo­vi­mien­tos fe­mi­nis­tas y so­cia­les con­tra el con­ser­va­du­ris­mo evan­gé­li­co?

–El con­ser­va­du­ris­mo evan­gé­li­co es un peligro y sé que lo con­fron­ta­ron en es­te país. Los mo­vi­mien­tos fe­mi­nis­tas es­tán en la pri­me­ra lí­nea de lu­cha que in­ten­ta ale­jar al con­ser­va­du­ris­mo.

”Los de­re­chos re­pro­duc­ti­vos de la mu­jer por los que se han lu­cha­do du­ran­te dé­ca­das y dé­ca­das, el aco­so se­xual y la vio­len­cia se­xual, esos pro­ble­mas tie­nen la ca­pa­ci­dad de desafiar a los mo­vi­mien­tos evan­gé­li­cos en for­mas en las son ex­tre­ma­da­men­te im­por­tan­tes en es­te pe­rio­do de tiem­po.

”(...) No es ac­ci­den­tal que fue­ran las mar­chas de mu­je­res las que die­ron un li­de­raz­go pa­ra la re­sis­ten­cia in­me­dia­ta con­tra la ad­mi­nis­tra­ción de Trump. El mo­vi­mien­to de mu­je­res no es so­lo un mo­vi­mien­to pa­ra las mu­je­res. Cuan­do las mu­je­res se su­ble­van sig­ni­fi­ca que el mun­do en­te­ro se al­za con ellas”.

–¿Cuál de­be­ría ser el rol de las or­ga­ni­za­cio­nes ci­vi­les que de­fien­den los de­re­chos hu­ma­nos? ¿Por qué se­gui­mos ha­blan­do de es­tos te­mas?

–Ni si­quie­ra he­mos co­men­za­do a ha­blar­los. Los con­cep­tos de ciu­da­da­nía han si­do de­fi­ni­dos en for­mas su­per­fi­cia­les. Hay gen­te más in­vo­lu­cra­da en pro­ce­sos de­mo­crá­ti­cos, pe­ro que no tie­nen papeles y son más ciu­da­da­nos que aque­llos que tie­nen su ciu­da­da­nía por vir­tud de sus papeles.

”Den­tro de los mo­vi­mien­tos, esas dis­cu­sio­nes han ocu­rri­do. El mo­vi­mien­to de los de­re­chos ci­vi­les de es­te si­glo es el­mo­vi­mien­to de los in­mi­gran­tes, de los re­fu­gia­dos en to­do el mun­do. Ne­ce­si­ta­mos des­cu­brir for­mas de crear for­ma­cio­nes glo­ba­les que re­fle­jen esos sen­ti­dos de ciu­da­da­nía y de­re­chos hu­ma­nos.

”La ca­te­go­ría de de­re­chos hu­ma­nos per­ma­ne­ce am­bi­gua por­que to­da­vía no he­mos acep­ta­do que dis­tin­gui­mos ra­cial­men­te a los hu­ma­nos, aún cuan­do use­mos ins­tru­men­tos pro­gre­sis­tas de de­re­chos hu­ma­nos.

”Es im­por­tan­te con­fron­tar las ca­te­go­rías que usa­mos y re­co­no­cer que mi­li­tan con­tra lo que que­re­mos ha­cer. Pen­sar en los con­cep­tos y ca­te­go­rías que usa­mos es im­por­tan­te. Mu­chas ve­ces el pro­ble­ma es­tá en lo que es­ta­mos dan­do por un he­cho”.

ALE­JAN­DRO GAMBOA.

El 4 de abril, la cé­le­bre aca­dé­mi­ca y ac­ti­vis­ta fe­mi­nis­ta An­ge­la Da­vis ofre­ció la la lec­ción inau­gu­ral de la Uni­ver­si­dad de Cos­ta Ri­ca.

A. GAMBOA.

La ex­vi­ce­pre­si­den­ta Ana He­le­na Chacón, An­ge­la Da­vis y la vi­ce­pre­si­den­ta Epsy Camp­bell. En el 2001, Da­vis y Camp­bell se co­no­cie­ron en una con­fe­ren­cia so­bre ra­cis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.