Un western sin pis­to­las: la pe­lea es exis­ten­cial

La úl­ti­ma cin­ta del ac­tor Harry Dean Stan­ton con­tie­ne la vi­da co­mo una me­tá­fo­ra tier­na so­bre apren­der a mo­rir

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Cine -

H ay mu­cha sus­tan­cia en apren­der que Harry Dean Stan­ton mu­rió a sus 91 años, me­ses des­pués de que su úl­ti­ma pe­lí­cu­la,

Lucky, se es­tre­na­ra en el fes­ti­val South by South­west.

En ci­nes ti­cos des­de el jue­ves, Lucky­tam­bién es la pri­me­ra ex­pe­rien­cia co­mo director del ac­tor John Ca­rroll Lynch, por lo que son inevi­ta­bles las dis­cu­sio­nes so­bre los fi­na­les y los co­mien­zos. Mis­mos te­mas que de por sí ya preo­cu­pa­ban en la his­to­ria de Lo­gan Sparks (vie­jo ami­go de Stan­ton) y Dra­go Su­mon­ja.

Fi­na­les y prin­ci­pios

La­vi­dae­nel ci­ne es lo opues­to a la muer­te.

Harry Dean Stan­ton es­tá eter­na­men­te con­ge­la­do en los 89 años que te­nía cuan­do gra­bó

Lucky. Los ges­tos de su per­so­na­je no­na­ge­na­rio mien­tras sa­ca los ci­ga­rri­llos de su ca­je­ti­lla dia­ria dan la ilu­sión de ser de­ma­sia­do na­tu­ra­les co­mo pa­ra no ser los pro­pios.

“A Harry ame­nu­do lo ubi­ca­ban den­tro de un ti­po de ac­tor ima­gi­na­do co­mo Harry Dean Stan­ton. La ma­yo­ría de quie­nes he­mos vis­to sus ac­tua­cio­nes en el ci­ne sa­be­mos que te­nía un ran­go más am­plio que el que le per­mi­tían. ¿No ocu­rre lo mis­mo con la ma­yo­ría de ac­to­res de ci­ne?”, se pre­gun­ta­ba po­co des­pués de su muer­te el escritor Bret Eas­ton Ellis en la re­vis­ta Va­nity Fair.

Es pro­ba­ble que, en po­co tiem­po, el re­cuer­do pós­tu­mo de Stan­ton se­rá in­se­pa­ra­ble de la me­mo­ria del va­que­ro ateo que pro­fe­sa la man­sa cer­te­za de que “so­mos na­da” y, tras mo­rir, a la na­da vol­ve­re­mos. Sin em­bar­go, es el ti­po de co­sas que tam­bién de­cía fue­ra de guion.

El Stan­ton de Lucky no es­tá mu­rien­do, en el sen­ti­do es­tric­to de la pa­la­bra. El su­yo es un wes

tern sin pis­to­le­ros, sin san­gre. Pe­se a ser fu­ma­dor, tie­ne la sa­lud óp­ti­ma pa­ra al­guien con su edad. Ha­ce yo­ga, be­be re­li­gio­sa­men­te un va­so de le­che por las ma­ña­nas y un bloody mary por las no­ches: no son ra­re­zas, son una se­cuen­cia de ocu­rren­cias fi­jas en su mo­des­ta y tran­qui­la exis­ten­cia.

Jus­ta­men­te allí se en­cuen­tra la re­ve­la­ción de su con­flic­to co­mo cow­boy: por más que Lucky bus­que an­ta­go­nis­tas pa­sa­je­ros con los cua­les te­ner con­flic­tos sim­bó­li­cos en la ca­fe­te­ría y el bar que fre­cuen­ta, sen­ci­lla­men­te ya no tie­ne la ener­gía pa­ra ba­ta­llar con­tra otra co­sa que no sea en­ve­je­cer.

“How about you just suck it?”, le res­pon­de su mé­di­co cuan­do Lucky le pre­gun­ta qué de­be ha­cer con la chu­pa que le en­tre­ga.

El sen­ti­do iró­ni­co y prác­ti­co de la su­ge­ren­cia se arrui­na en la tra­duc­ción al es­pa­ñol por­que no so­lo es una pe­ti­ción pa­ra que cie­rre la bo­ca y chu­pe la pa­le­ta, sino que es una lec­ción pa­ra el res­to de la vi­da: aguan­te, ape­chu­gue has­ta que no que­de na­da más.

La so­le­dad exis­ten­cial

El va­que­ro de Stan­ton ya so­bre­vi­vió a una gue­rra, so­bre­pa­só el tiem­po bí­bli­co pa­ra fun­dar y mul­ti­pli­car una fa­mi­lia.

Si al­gu­na vez fue un idea­lis­ta, la reali­dad ya le ha ga­na­do el pul­so en un pue­blo pe­que­ño, de- sér­ti­co y des­tar­ta­la­do. ¿Qué más pue­de ha­cer cuan­do el tiem­po res­tan­te es in­cier­to mas no ili­mi­ta­do?

La ru­ti­na no es, co­mo lo se­ría pa­ra un hé­roe jo­ven, un ci­clo de­mo­le­dor. Es una de tan­tas cer­te­zas de que lo que hay es lo que hay, es se­gu­ro y su­fi­cien­te.

Esa es la cla­se de re­fle­xio­nes que con­ta­gia a to­dos los per­so­na­jes. Un ti­po de so­le­dad que no es de­sola­do­ra, sino re­con­for tan­te.

Es la cla­se de sen­ti­mien­to que Jean Paul-Sar­tre des­cri­be cuan­do en La náu­sea di­ce: “Co­mer, dor­mir, dor­mir, co­mer. Exis­tir len­ta­men­te, en voz ba­ja, co­mo es­tos ár­bo­les, co­mo un char­co de agua, al igual que el ban­co ro­jo en el tran­vía”.

Lucky no pier­de el tiem­po lle­nan­do su vi­da con nue­vas ex­pe­rien­cias. Es de­cir, las hay: es un hom­bre con­fron­tan­do por pri­me­ra su pro­pia mor­ta­li­dad. Es na­tu­ral sen­tir un mie­do nue­vo.

Sin em­bar­go, el te­mor no se sub­sa­na ta­chan­do co­sas de un me­ta­fó­ri­co buc­ket list an­tes de ha­cer las pa­ces con su pro­pia exis­ten­cia.

El va­que­ro nun­ca co­no­ció las Fi­li­pi­nas (es­ta­ba ocu­pa­do ma­nio­bran­do un bar­co mi­li­tar en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial) y nun­ca tu­vo hi­jos a los cua­les he­re­dar na­da.

El con­cep­to de esa he­ren­cia —no so­lo co­mo pro­pie­dad, sino co­mo la de­fe­ren­cia de quien de­ja una his­to­ria que otros, sus se­res que­ri­dos de­ben con­ti­nuar— más bien, la abor­da con ter­nu­ra un per­so­na­je que in­ter­pre­ta Da­vi­dLynch (quien di­ri­gió aS­tan­ton en Wild at Heart en 1990 y en la pe­lí­cu­la de Twin Peaks en 1992). Su he­re­de­ro es un ser que­ri­do: una tor­tu­ga que lo so­bre­vi­vi­rá por otro si­glo.

Hay amis­ta­des en Lucky (den­tro y fue­ra de la pe­lí­cu­la). Son amis­ta­des que se pres­tan pa­ra pro­fun­di­zar en las di­fe­ren­cias en­tre es­tar so­lo (vo­lun­ta­ria e in­vo­lun­ta­ria­men­te) y sen­tir­se abru­ma­dos por la so­le­dad. Jo­sep­hCon­rad es­cri­bióe­nEl

corazón en las ti­nie­blas: “Vi­vi­mos co­mo so­ña­mos, so­los”.

En Lucky , re­fle­xio­nes así bro­tan en las con­ver­sa­cio­nes co­ti­dia­nas (en la so­le­dad com­par­ti­da de un pue­blo de otros so­li­ta­rios, otros“va­que­ros”), pe­ro se ma­ni­fies­tan, fi­nal­men­te, co­mo una úni­ca gran re­ve­la­ción.

Hay que via­jar so­lo y li­ge­ro, con el ho­gar y con la mor­ta­ja a cues­tas. So­mos na­da.

COR­TE­SÍA DE PA­CÍ­FI­CA GREY.

En Lucky, Stan­ton in­ter­pre­tó a un va­que­ro aba­ti­do. Su úl­ti­mo rol fue en Frank and Ava, pe­lí­cu­la so­bre la vi­da de Frank Si­na­tra y aún por es­tre­nar­se.

COR­TE­SÍA DE PA­CÍ­FI­CA GREY.

Harry Dean Stan­ton fa­lle­ció en se­tiem­bre del 2017 a los 91 años. Se hi­zo co­no­ci­do por su pa­pel en Pa­ris, Te­xas (1984) .

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.