Otros hé­roes, otras aven­tu­ras

Un si­glo de ci­ne holly­woo­den­se nos ha ha­bi­tua­do a re­glas que hoy ape­nas re­co­no­ce­mos co­mo ta­les. Al­gu­nas pe­lí­cu­las las quie­bran y nos re­cuer­dan cuá­les eran esas for­mas pre­do­mi­nan­tes

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Cine -

L a anéc­do­ta de Las cua

tro ve­ces ( Le Quattro vol­te, 2010), de Mi­che­lan­ge­lo Fram­mar­tino, tie­ne por pro­ta­go­nis­tas un vie­jo pas­tor, un ca­bri­to, un ár­bol y el car­bón ve­ge­tal­que se pro­du­ce con es­te úl­ti­mo. No­so­tros, los es­pec­ta­do­res, so­mos tes­ti­gos, a tra­vés de la cá­ma­ra, de es­tas trans­for­ma­cio­nes, de lo hu­mano a lo cua­si­mi­ne­ral.

Aven­tu­ra de los ele­men­tos, ins­pi­ra­da su­pues­ta­men­te en Pi­tá­go­ras, Las cua­tro ve­ces no es una pe­lí­cu­la do­cu­men­tal. Y si lo fue­ra, no lo es de la ma­ne­ra co­mún. Es una fic­ción, pe­ro tam­po­co es con­ven­cio­nal: los “per­so­na­jes” no os­ten­tan una vo­lun­tad, no po­seen una psicología ni ha­blan; su “ar­co” na­rra­ti­vo no es el via­je que se di­ri­ge a un des­tino de­ter­mi­na­do, sino la vuel­ta al punto de par­ti­da.

Aven­tu­ra de los ele­men­tos, pe­ro tam­bién de la au­dien­cia, que se en­cuen­tra con una pe­lí­cu­la que desafía las re­glas na­rra­ti­vas que se con­so­li­da­ron en el úl­ti­mo si­glo, Las cua­tro ve­ces se pre­sen­ta­rá es­te miér­co­les 6 de ju­nio, a las 6 p. m., en el Mu­seo Ra­fael Á. Cal­de­rón Guar­dia.

Suex­hi­bi­ción sir­ve­de­pre­tex­to pa­ra traer a cuen­to otras pe­lí­cu­las que, co­mo la de Fram­mar­tino, cuen­tan las ha­za­ñas de ani- ma­les y ob­je­tos, rom­pen con la anéc­do­ta de ca­rác­ter li­neal y se des­pe­gan del lla­ma­do Mo­do de Re­pre­sen­ta­ción Ins­ti­tu­cio­nal (o ci­ne de Holly­wood, pues allí se ori­gi­nó), ese que des­de la se­gun­da dé­ca­da del si­glo XX ha for­ja­do los há­bi­tos de los es­pec­ta­do­res.

Ani­ma­les y ob­je­tos

La Ce­ni­cien­ta, La be­lla y la bes­tia, Toy Story, La fies­ta de

las sal­chi­chas… El ci­ne de fic­ción abun­da en ejem­plos de ani­ma­les e in­clu­so de ob­je­tos que son el cen­tro del re­la­to. Es­tos es­tán an­tro­po­mor­fi­za­dos: po­seen sen­ti­mien­tos, tie­nen me­tas, ha­blan y mues­tran ex­pre­sio­nes fa­cia­les. Se ins­cri­ben en la ló­gi­ca ar­gu­men­tal en la cual un per­so­na­je des­pier­ta la em­pa­tía del es­pec­ta­dor, per­si­gue un ob­je­ti­vo y es­to lo lle­va de un punto A a uno B.

Tam­po­co es­ca­sean los fil­mes que, si bien no an­tro­po­mor­fi­zan los ani­ma­les, los in­te­gran a un re­la­to pro­ta­go­ni­za­do en par­te por per­so­nas, co­mo ocu­rre en El cor­cel ne­gro(The Black Sta­llion, 1979), de Ca­rroll Ba­llard, o Ca­ba­llo de gue­rra ( War Horse, 2011), de Ste­ven Spiel­berg. En el au­to­mó­vil en­de­mo­nia­do de Ch­ris­ti­ne (1983), de John Car­pen­ter, y el pe­rro ra­bio­so de Cu­jo (1983), de Le­wis Tea­gue, a par­tir de sen­dos re­la­tos de Step­hen King, en­con­tra­mos ob­je­tos o ani­ma­les que ame­na­zan la vi­da de per­so­nas y es la suer­te de los hu­ma­nos la que le in­tere­sa al re­la­to. Iden­ti­fi­ca­mos tam­bién ani­ma­les cu­ya aven­tu­ra po­dría ser la de un ser hu­mano, co­mo El

oso ( L’Ours, 1988), de Jean-Jac­ques An­naud, que cuen­ta la adop­ción de un osezno huér­fano por un oso adul­to y hu­ra­ño.

En el ca­so de los ob­je­tos, no es in­fre­cuen­te que la tra­ma gi­re en torno a uno, co­mo la es­ta­tui­lla de El hal­cón mal­tés(The Mal­te­se Fal­con , 1941), de John Hus­ton; los pen­dien­tes de Los are­tes de

Ma­da­me de…( 1953), de Max Op­hüls, o los mu­chos mc­guf­fins –ob­je­tos sin im­por­tan­cia pues­tos al ser­vi­cio del sus­pen­so– de los fil­mes de Al­fred Hitch­cock.

Pue­de ocu­rrir que el ob­je­to, si bien in­ani­ma­do, pa­rez­ca co­brar vi­da por me­dio de los per­so­na­jes que lo po­seen: el ins­tru­men­to mu­si­cal te­ñi­do de pa­sión trá­gi­ca de El vio­lín ro­jo ( Le

vio­lon rou­ge, 1998), de Fra­nçois Gi­rard, o el ani­llo ne­fas­to de la sa­ga El se­ñor de los ani­llos ( The

Lord of the Rings, 2001-2003), de Pe­ter Jack­son.

Sin em­bar­go, nin­guno de es­tos fil­mes de fic­ción obe­de­ce a una ló­gi­ca na­rra­ti­va que desafíe los há­bi­tos de la au­dien­cia.

¿Qué ocu­rre cuan­do los per­so­na­jes no po­seen una psicología, aca­so ni si­quie­ra una vo­lun­tad, con la que el pú­bli­co pue­da es­ta­ble­cer una re­la­ción? ¿Qué pa­sa cuan­do la aven­tu­ra no es la de los hu­ma­nos? ¿Cuán­do los ani­ma­les y las co­sas no es­tán hu­ma­ni­za­dos? Pues pue­den apa­re­cer fil­mes que re­ve­lan el pro­di­gio de los ob­je­tos y ha­cen ex­tra­or­di­na­rio lo co­ti­diano, co­mo El glo­bo ro­jo ( Le ba­llon rou­ge, 1956), de Al­bert La­mo­ris­se, so­bre el vue­lo de un ale­gre glo­bo por las ca­lles y los te­chos de Pa­rís.

Más re­ta­dor es el as­cé­ti­co ci­ne de Ro­bert Bres­son, po­bla­do por ani­ma­les y ob­je­tos, así co­mo de hom­bres ymu­je­res que se com­por­tan co­mo au­tó­ma­tas: Pick­poc­ket (1960), El di­ne

ro ( L’ar­gent, 1983) y muy es­pe­cial­men­te Al azar de Bal­ta­sar ( Au ha­sard Balt­ha­zar, 1966), so­bre la su­fri­da exis­ten­cia de un bu­rri­to.

En sus fil­mes, los es­pec­ta­do­res se en­cuen­tran con una cá­ma­ra que ob­ser­va y brin­da el mis­mo tra­ta­mien­to a per­so­nas, ani­ma­les y co­sas, rom­pien­do el an­tro­po­cen­tris­mo que ri­ge la na­rra­ción fíl­mi­ca con­ven­cio­nal.

Da la im­pre­sión de que, en Bres­son, co­mo en Las cua­tro

ve­ce­so en los fil­mes ex­pe­ri­men- ta­les de Dzi­ga Vér­tov ( El hom

bre de la cá­ma­ra, 1929) o de Mi­chael Snow ( Wa­ve­lenght , 1967), los pro­ta­go­nis­tas no son los per­so­na­jes sino la cá­ma­ra y el ti­po de pú­bli­co que de­man­da: un es­pec­ta­dor que acep­te una na­rra­ción no con­ven­cio­nal, cu­yo desa­rro­llo no re­po­sa so­bre una vo­lun­tad, ge­ne­ral­men­te hu­ma­na y ar­ti­cu­la­da se­gún una psicología.

Ni par­ti­da ni lle­ga­da

Las cua­tro ve­ces es tam­bién una obra inusual por­que pro­po­ne una na­rra­ción cir­cu­lar, que rom­pe con la ló­gi­ca en la que los in­di­vi­duos se des­pla­zan en­tre dos pun­tos que son dis­tin­tos. En el fil­me de Fram­mar­tino, los per­so­na­jes ex­pe­ri­men­tan trans­for­ma­cio­nes, pe­ro pa­ra vol­ver al punto de par­ti­da.

Es­te ras­go tam­po­co es del to­do inusual en la his­to­ria del ci­ne. Por ejem­plo, un fil­me tan clá­si­co co­mo La ron­da ( La ron­de, 1950), de Max Op­hüls, en el que se ha­ce un re­co­rri­do por las cla­ses so­cia­les pa­ri­si­nas y los pla­ce­res que se mo­vi­li­zan.

Me­nos con­ven­cio­na­les son El año pa­sa­do en Ma­rien­bad ( L’an­née der­niè­re à Ma­rien­bad, 1960), de Alain Res­nais, en la que los recuerdos (o los sue­ños) se su­ce­den co­mo en una ban­da sin­fín, y El ca­ba­llo de Tu­rín ( A

To­ri­noi ló, 2011), de Bé­la Tarr, so­bre la re­pe­ti­ti­va exis­ten­cia de un cam­pe­sino tu­lli­do, su hi­ja y su ca­ba­llo (ese que Nietzs­che abra­zó al en­lo­que­cer). Se tra­ta de pe­lí­cu­las que, co­mo Las cua

tro ve­ces, no di­si­mu­lan el ca­rác­ter ite­ra­ti­vo de lo co­ti­diano.

Co­mo con los ani­ma­les u ob­je­tos no hu­ma­ni­za­dos, la au­dien­cia se des­cu­bre des­am­pa­ra­da an­te es­tas na­rra­cio­nes que, aun­que cuen­tan al­go, pa­re­cen ir ha­cia nin­gu­na par­te.

Evi­den­te­men­te, es­to con­tra­di­ce las con­ven­cio­nes y re­glas –que no re­co­no­ce­mos co­mo ta­les– que es­truc­tu­ran la ca­si to­ta­li­dad de las fic­cio­nes au­dio­vi­sua­les que se pro­du­cen y con­su­men. Los pro­ta­go­nis­tas son en­ton­ces la cá­ma­ra y el es­pec­ta­dor. De es­te úl­ti­mo de­pen­de el acep­tar el desafío na­rra­ti­vo y for­jar por su cuen­ta la ló­gi­ca que ha de sos­te­ner el re­la­to. Por­que no exis­te una so­la ma­ne­ra de con­tar.

Una es­ce­na de la pe­lí­cu­la Las cua­tro ve­ces ( Le Quattro vol­te, 2010), de Mi­che­lan­ge­lo Fram­mar­tino.

El glo­bo ro­jo ( Le ba­llon rou­ge, 1956) es un fil­me de Al­bert La­mo­ris­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.