Por siem­pre Fri­da

La más gran­de re­tros­pec­ti­va di­gi­tal de la ar­tis­ta me­xi­ca­na Fri­da Kah­lo, pues­ta en lí­nea por Goo­gle, per­mi­te pro­fun­di­zar en su obra, su vi­da y su tre­men­do le­ga­do

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada - Edi­to­ra: Do­riam Díaz ddiaz@na­cion.com

A

Fri­da Kah­lo (19071954) la pa­rió el ar­te pa­ra con­quis­tar el mun­do. Con una pin­tu­ra per­so­nal, do­lo­ro­sa, tre­men­da­men­te me­xi­ca­na, re­ple­ta de reali­da­des y sím­bo­los, de ma­ni­fes­ta­cio­nes po­lí­ti­cas, se vol­vió uni­ver­sal y eter­na.

Cuán­ta ra­zón tu­vo el escritor Car­los Mon­si­váis al des­cri­bir, en el 2007, su fa­ma, su tras­cen­den­cia; eso que aho­ra se lla­ma –con un po­co de su­per­fi­cia­li­dad– la Fri­da­ma­nía. “Fri­da Kah­lo es ícono, le­yen­da, mi­to y po­de­ro­sa reali­dad ar­tís­ti­ca, la San­ta Jua­na­de una so­cie­dad pe­que­ña pró­di­ga en per­so­na­jes lí­mi­te, la vir­gen de los abor­tos, la Eva re­te­ni­da en el in­fer­nal pa­raí­so de la me­sa de ope­ra­cio­nes, la enamo­ra­da que se pin­ta o se ta­túa en la fren­te el ros­tro del ama­do in­con­ce­bi­ble. Fri­da co­rres­pon­de a una eta­pa de ar­te na­cio­nal (de Mé­xi­co), y la tras­cien­de, es el sím­bo­lo que ‘ya ac­túa por su cuen­ta’, la Fri­da pin­ta­da por Fri­da que Fri­da pro­du­ce con tal de po­blar de Fri­das los al­re­de­do­res”.

Y esa Fri­da Kah­lo enor­me, con la que to­dos te­ne­mos que ver pe­ro –ad­mi­tá­mos­lo– co­no­ce­mos so­lo a re­ta­zos, es a la que el gi­gan­te tec­no­ló­gi­co Goo­gle es­co­gió pa­ra de­di­car­le la más gran­de re­tros­pec­ti­va di­gi­tal so­bre ella. ¿Cuán gran­de es la mues­tra?

Ca­ras de Fri­da tie­ne 800 pie­zas (69 obras y más de 700 ar­chi­vos de fotos, car­tas y re­tra­tos), 60 exposiciones di­gi­ta­les, 20 obras cap­tu­ra­das por Art Ca­me­ra, 5 re­co­rri­dos vir­tua­les con Street View, y ex­pe­rien­cias de reali­dad vir­tual, en­tre otros. Es tan am­plia que se pue­den pa­sar pa­sar ho­ras de ex­plo­ra­ción en ex­plo­ra­ción has­ta dar­se cuen­ta de que no es tan fá­cil abar­car­la. Me­tá­fo­ra de la pro­pia Fri­da.

“Los ar­tis­tas tie­nen pa­sión por su ar­te; lo van a ha­cer no im­por­ta lo que cues­te o el sa­cri­fi­cio. Los que te­ne­mos res­pon­sa­bi­li­da­des con ellos, co­mo los mu­seos, lo que te­ne­mos que ha­cer es ex­hi­bir­los, pro­mo­ver­los y que el pú­bli­co de­ci­da su va­lor y gran­de­za. Es­te ti­po de pro­yec­tos tie­nen un enor­me va­lor cul­tu­ral. Es­to ge­ne­ra­rá que la gen­te quie­ra ir a bus­car o sue­ñe con bus­car el ori­gi­nal”, ex­pre­só Car­los Phi­llips, director del Mu­seo Do­lo­res Ol­me­do en Mé­xi­co.

La am­bi­cio­sa re­tros­pec­ti­va di­gi­tal, que reúne a 33 alia­dos de sie­te paí­ses (mu­seos, co­lec­cio­nis­tas e ins­ti­tu­cio­nes), se en­cuen­tra dis­po­ni­ble en Goo­gleArts & Cul­tu­re des­de la úl­ti­ma se­ma­na de ma­yo. Án­co­ra les pre­sen­ta al­gu­nas de las ca­ras deF­ri­da quehay que bus­car.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.