¿Por qué con­tar his­to­rias es la ba­se de nues­tras so­cie­da­des?

Story­te­lling: Los pul­ga­res nos per­mi­ten afe­rrar­nos, pe­ro las his­to­rias son aque­llo a lo que nos afe­rra­mos

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada -

La na­rra­ción es tan im­por­tan­te que cons­ti­tu­ye, hoy por hoy, el prin­ci­pal es­que­ma cog­ni­ti­vo del ser hu­mano; es de­cir, a tra­vés de na­rra­ti­vas en­ten­de­mos el mun­do.

ecien­te­men­te, Jeff Be­zos prohi­bió el uso de “vi­ñe­tas” en su com­pa­ñía. El due­ño de Ama­zon, la em­pre­sa de e-com­mer­ce­más gran­de del pla­ne­ta, ha prohi­bi­do las pre­sen­ta­cio­nes con “vi­ñe­tas” en las reunio­nes de tra­ba­jo. La no­ti­cia ha ge­ne­ra­do eco al­re­de­dor del glo­bo.

La di­rec­triz mis­ma no es pre­ci­sa­men­te la que ha pro­pa­ga­do la re­so­nan­cia, sino la al­ter­na­ti­va ofre­ci­da por Be­zos, qui­zás por ser un mé­to­do an­ti­guo y, en apa­rien­cia, bá­si­co, tal co­mo es con­tar his­to­rias. Un mé­to­do útil y efi­caz, le lla­man los me­dios de pren­sa.

Las neu­ro­cien­cias, por su par­te, han ex­pli­ca­do que el ce­re­bro hu­mano es­tá me­jor pre­pa­ra­do pa­ra apren­der, ab­sor­ber y di­ge­rir in­for­ma­ción por me­dio de na­rra­ti­vas y sus re­la­tos.

La es­truc­tu­ra na­rra­ti­va es más fá­cil de en­ten­der por los se­res­hu­ma­nos que las ideas ge­ne­ra­les re­su­mi­das en bu­llet points, ex­pli­ca Be­zos, se­gún el si­tio Ti­cBeat.

John Fis­ke (1982), por su par­te, nos di­ce que si que­re­mos en­ten­der un as­pec­to de nues­tra ex­pe­rien­cia, es de­cir, de nues­tra vi­da y de nues­tro de­ve­nir lo con­ver­ti­mos en na­rra­ti­va, se­lec­cio­nan­do y co­nec­tan­do ele­men­tos en un pro­ce­so de cons­truc­ción de sen­ti­do. En el sáns­cri­to, la pa­la­bra “na­rrar” tie­ne la mis­ma raíz que "co­no­cer". Am­bos ver­bos po­seen su re­mo­to ori­gen en el tér­mino

gna, co­no­ci­mien­to, co­no­cer, na­rra­mos cuan­do que­re­mos co­no­cer-nos (a de­cir de Omar Rin­cón, 2006).

Vla­di­mir Propp, Tz­ve­tan To­do­rov y Ro- land Bart­hes, en­tre otros, se abo­ca­ron en pri­me­ra ins­tan­cia al es­tu­dio de la na­rra­to­lo­gía: se­mióti­ca o se­mio­lo­gía. El pe­rio­dis­ta co­lom­biano Omar Rin­cón (2006) nos di­ce al res­pec­to que la na­rra­ción pue­de ir del re­gis­tro de un cam­bio, a la ex­plo­ra­ción de sus cau­sas (por qué se pro­du­jo el cam­bio o la si­tua­ción) o las con­se­cuen­cias (qué pro­du­jo, qué nue­vo or­den ins­tau­ró o no mo­di­fi­có). Nos di­ce, re­to­man­do a Aris­tó­te­les, que una na­rra­ti­va son cuen­tos con­ta­dos que tie­nen co­mien­zo, nu­do y desen­la­ce, des­de un pun­to de vis­ta mi­mé­ti­co y poé­ti­co.

Pla­tón es quien ar­gu­men­ta que una na­rra­ción es una ac­ti­vi­dad fun­da­men­tal­men­te del len­gua­je y se ocu­pa del mun­do tan­to fac­tual co­mo fic­cio­nal de la na­rra­ti­va, epis­te­mo­lo­gía que ha­bía si­do de­ja­do de la­do y que vuel­ve a te­ner re­le­van­cia en la ac­tua­li­dad, da­das las di­rec­tri­ces del CEO de Ama­zon, su efec­to en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción glo­bal, y al gran apor­te de las neu­ro­cien­cias.

Pe­ro, ¿de qué es­ta­mos ha­blan­do cuan­do nos re­fe­ri­mos a una na­rra­ti­va? En cor­to, una na­rra­ti­va es una ca­de­na de even­tos, en una re­la­ción cau­sa-efec­to que ocu­rren en el tiem­po y en el es­pa­cio. Bart­hes con­si­de­ra que una na­rra­ti­va es una trans­mi­sión que va de un emi­sor aun re­cep­tor.

Asi­mis­mo, pa­ra Ken Dancy­ger (1994) una his­to­ria ( stor y) es una na­rra­ción de even­tos o in­ci­den­tes que re­la­tan có­mo al­go le su­ce­de a al­guien. El "al­guien" es el per­so­na­je prin­ci­pal del re­la­to y si le ad­jun­ta­mos un ele­men­to de cau­sa­li­dad a ese al­go que le su­ce­de al per­so­na­je, en­ton­ces po­dría­mos de­cir que te­ne­mos una tra­ma.

Un ejem­plo su­cin­to lo po­dría­mos ob­ser­var en el si­guien­te re­la­to, a sa­ber: “La rei­na ha muer­to y lue­go mu­rió el rey” lo que po­dría­mos con­si­de­rar una pre­mi­sa ( sta­te

ment), pe­ro si ad­jun­ta­mos: “la rei­na ha muer­to y lue­go mu­rió el rey de pe­na y de do­lor”, po­de­mos de­cir en­ton­ces que te­ne­mos una tra­ma. En otras pa­la­bras, un por qué su­ce­den las co­sas, los even­tos.

Otro ejem­plo que nos pue­de ser­vir pa­ra vi­sua­li­zar la re­le­van­cia de es­tos com­po­nen­tes bá­si­cos e im­pres­cin­di­bles en una na­rra­ti- va lo cons­ti­tu­ye el si­guien­te re­la­to: “Un hom­bre da vuel­tas en la ca­ma sin po­der con­ci­liar el sue­ño. Un es­pe­jo se quie­bra. Y un te­lé­fono sue­na”. Aquí no en­con­tra­mos nin­gún ti­po de re­la­ción ni cau­sal, ni tem­po­ral, ni es­pa­cial de los even­tos des­cri­tos. Em­pe­ro, si te­ne­mos: “Un hom­bre ha te­ni­do una dis­cu­sión con su je­fe: el hom­bre no pue­de con­ci­liar el sue­ño dan­do vuel­tas en su ca­ma to­da la no­che. Al día si­guien­te, el hom­bre se en­cuen­tra mo­les­to y de mal hu­mor tan­to que mien­tras se es­tá afei­tan­do quie­bra el es­pe­jo. Al mo­men­to, sue­na el te­lé­fono y es el je­fe que lla­ma pa­ra dis­cul­par­se”, tam­bién te­ne­mos esas re­la­cio­nes..

Aho­ra bien, vol­vien­do a la es­truc­tu­ra na­rra­ti­va a la que Jeff Be­zos ha­ce re­fe­ren­cia, po­de­mos de­cir que, de acuer­do con Clau­de Lé­vi-Strauss, una es­truc­tu­ra es­tá con­for­ma­da por reali­da­des in­te­li­gi­bles, son mo­de­los, no son reali­da­des em­pí­ri­cas, ni tan­gi­bles.

Es­tos mo­de­los son sis­té­mi­cos, in­cons­cien­tes y uni­ver­sa­les. Una es­truc­tu­ra tie­ne que en­ten­der­se de acuer­do con lo que David Bord­well (1985) lla­ma "una ma­ne­ra par­ti­cu­lar de com­bi­nar par­tes pa­ra ge­ne­rar un to­do".

La es­truc­tu­ra po­see un com­po­nen­te cen­tral, la cohe­sión, ya que de fal­tar la mí­ni­ma par­te de esa es­truc­tu­ra se afec­ta irre­mi­si­ble­men­te el to­do. Es de­cir, el sig­ni­fi­ca­do. El sen­ti­do.

La­na­rra­ción es tan im­por­tan­te que cons­ti­tu­ye, hoy por hoy, el prin­ci­pal es­que­ma cog­ni­ti­vo del ser hu­mano; es de­cir, a tra­vés de na­rra­ti­vas en­ten­de­mos el mun­do. Na­rra­mos­por­que so­lo allíen­con­tra­mos sen­ti­do, en la fá­bu­la, en el mi­to, en el de­seo (Rin­cón, 2006). De tal for­ma, cuan­do nos en­fren­ta­mos a una na­rra­ti­va so­mos más pro­pen­sos a po­ner aten­ción, por­que nos cau­sa pla­cer y em­pa­tía, con lo cual el pro­ce­so de asi­mi­la­ción y de iden­ti­fi­ca­ción es ma­yor y, en con­se­cuen­cia, más efectivo.

Cuan­do abor­da­mos la na­rra­ti­va o la na­rra­ción co­mo le lla­ma David Bord­well, el as­pec­to ac­ti­vo, to­ma ma­yor re­le­van­cia, má­xi­me en la ac­tua­li­dad que nos en­fren­ta­mos a la in­ter­ac­ti­vi­dad, sur­gen dos con­cep­tos cla­ve, a sa­ber: fá­bu­la –el or­den cro­no­ló­gi­co de los even­tos con­te­ni­dos en la his­to­ria– ys­yuz­het –el em­pleo de la na­rra­ti­va–, dos ám­bi­tos for­ma­les que in­ci­tan, es­ti­mu­lan, fo­men­tan o pro­vo­can en el es­pec­ta­dor (el usua­rio) la for­mu­la­ción de hi­pó­te­sis y, por tan­to, la cons­truc­ción de in­fe­ren­cias.

Me­mos, pa­pers y en­sa­yos son par­te de las al­ter­na­ti­vas ofre­ci­das por Be­zos pa­ra la trans­mi­sión de ideas y es­tra­te­gias, con la in­ten­ción de que sean me­jor en­ten­di­das por los asis­ten­tes a las reunio­nes den­tro de su com­pa­ñía. Li­sa Cron nos di­ce: las his­to­rias han si­do cru­cia­les pa­ra nues­tra evo­lu­ción –más aún que los pul­ga­res opo­ni­bles–. Los pul­ga­res nos per­mi­ten afe­rrar­nos, pe­ro las his­to­rias son aque­llo a lo que nos afe­rra­mos.

ILUS­TRA­CIÓN: WI­LLIAM SÁN­CHEZ.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.