El pri­mer edi­fi­cio del vie­jo San Jo­sé que des­apa­re­ció.

El Pa­la­cio Pre­si­den­cial fue el pri­mer edi­fi­cio sim­bó­li­co del vie­jo San Jo­sé en des­apa­re­cer

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada -

En su obra au­to­bio­grá­fi­ca Al tra­vés de mi vi

da, Car­los Ga­gi­ni se re­fie­re a su pa­dre, Pietro Ga­gi­ni Tra­ver­sa co­mo “cons­truc­tor de puen­tes y edi­fi­cios, (…) tra­ba­ja­dor in­can­sa­ble, a quien no veía­mos en ca­sa sino a las ho­ra de co­mi­da y en la no­che”.

“Él cons­tru­yó los puen­tes de la Que­bra­da del Fie­rro, el del Ti­ri­bí, el de­lTo­rres y otros, así co­mo va­rias ca­sas par­ti­cu­la­res y edi­fi­cios pú­bli­cos, en­tre ellos el an­ti­guo Pa­la­cio Pre­si­den­cial (hoy Co­man­dan­cia de Pla­za, en­fren­te de la Ar­ti­lle­ría), cu­yas co­lum­nas jó­ni­cas la­bró con sus pro­pias ma­nos por no ha­ber en el país quien pu­die­ra ha­cer el tra­ba­jo”.

En efec­to, Ga­gi­ni Tra­ver­sa (1832-1882) fue un ac­ti­vo em­pre­sa­rio y con­tra­tis­ta que mu­cho con­tri­bu­yó al desa­rro­llo ur­ba­nís­ti­co de San Jo­sé al em­pe­zar la dé­ca­da de 1850. Tras na­tu­ra­li­zar­se cos­ta­rri­cen­se, en 1864, ocu­pó un car­go gu­ber­na­men­tal al in­te­grar­se a la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Obras Pú­bli­cas.

Ar­tes y ofi­cios

Fue en 1822, re­cién al­can­za­da la In­de­pen­den­cia, que la Jun­ta Su­pe­rior Gu­ber­na­ti­va qui­so es­ta­ble­cer una es­cue­la de ar­tes y ofi­cios, co­mo la op­ción edu­ca­ti­va que me­jor res­pon­día a las ne­ce­si­da­des del mo­men­to. Es de su­po­ner que, si no se creó, fue por nues­tra usual fal­ta de re­cur­sos y por la ines­ta­ble co­yun­tu­ra po­lí­ti­ca cen­troa­me­ri­ca­na del mo­men­to.

Dé­ca­das más tar­de, en 1866, du­ran­te la se­gun­da ad­mi­nis­tra- ción de Jo­sé Ma­ría Cas­tro Ma­driz (1866-1868), se crea­ron los Ta­lle­res Na­cio­na­les con sus sec­cio­nes de he­rre­ría, car­pin­te­ría y ca­rro­ce­ría, los cua­les sir­vie­ron pa­ra for­mar ope­ra­rios y cum­plie­ron un pa­pel cla­ve en la apa­ri­ción de la in­dus­tria na­cio­nal.

Dos años des­pués, el Se­na­do y la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes le con­ce­dían al Po­der Eje­cu­ti­vo la fa­cul­tad de crear, de for­ma ane­xa a di­chos ta­lle­res, una es­cue­la de ar­tes me­cá­ni­cas. Es­ta ins­ti­tu­ción en­se­ña­ría gra­tui­ta­men­te a 16 jó­ve­nes de la pro­vin­cia de San Jo­sé, 8 de ca­da una de las pro­vin­cias de Car­ta­go, He­re­dia, Ala­jue­la y Guanacaste, y a 4 de la co­mar­ca de Pun­ta­re­nas.

El 30 de oc­tu­bre de 1868, Pe­dro Gar­cía, se­cre­ta­rio de Fo­men­to, co­mu­ni­ca­ba en La Ga­ce­ta Ofi­cial que el Eje­cu­ti­vo ad­qui­ri­ría “nue­vas áreas de tie­rra en la man­za­na don­de ya tie­ne las que ocu­pan los Ta­lle­res, la Ca­sa de Mo­ne­da y la Im­pren­ta; con el ob­je­to de en­san­char los pri­me­ros y de plan­tear en con­ti­nui­dad con ellos la ex­pre­sa­da es­cue­la, [y que le au­to­ri­za­ba com­prar a] don Ma­nuel An­to­nio Bo­ni­lla la ca­sa que a es­te le per­te­ne­ce, ubi­ca­da en la re­fe­ri­da­man­za­na, con el so­lar que ocu­pa y otros anexos”.

Tal man­za­na es­ta­ba ubi­ca­da en­tre ave­ni­das 1 y 3 y ca­lles 2 y 4, mien­tras que la pro­pie­dad es la que ocu­pa, des­de 1950, el edi­fi­cio ane­xo del Ban­co Na­cio­nal de Cos­ta Ri­ca, al cos­ta­do oes­te del edi­fi­cio de Co­rreos y Te­lé­gra­fos, con vis­ta al sur.

Ar­qui­tec­to y edi­fi­cio

Cas­tro se­ría de­rro­ca­do en no­viem­bre de 1868, pe­ro la se­gun­da ad­mi­nis­tra­ción de Je­sús Jiménez Za­mo­ra (1868-1870) si­guió ade­lan­te con aque­lla ne­ce­si­dad. Si de cons­truir el edi­fi­cio en di­cha pro­pie­dad se en­car­ga­ría Ga­gi­ni, de di­se­ñar­lo se hi­zo car­go el di­rec­tor ge­ne­ral de Obras Pú­bli­cas, Án­gel Mi­guel Ve­láz­quez (18661869).

Es­te era un in­ge­nie­ro-ar­qui­tec­to me­xi­cano que ha­bía rea­li­za­do­sus pri­me­ros es­tu­dios enNue­va York, pa­ra lue­go com­ple­tar su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal en Ita­lia an­tes de re­gre­sar a Mé­xi­co e in­cor­po­rar­se a su Fa­cul­tad de In­ge­nie- ros Ci­vi­les y Ar­qui­tec­tos.

Con so­lo 25 años, ha­bía par­ti­do a Guatemala pa­ra fun­dar allí la Es­cue­la de Be­llas Ar­tes; sin em­bar­go, las ri­va­li­da­des en­tre aquel país y El Sal­va­dor die­ron al tras­te con tal pro­pó­si­to.

Ra­di­ca­do en sue­lo sal­va­do­re­ño, co­la­bo­ró con el go­bierno del ge­ne­ral Ge­rar­do Ba­rrios, a quien acom­pa­ñó al exi­lio tras su caí­da, cir­cuns­tan­cia que lo tra­jo a Cos­ta Ri­ca.

Aquí en San Jo­sé –don­de re­si­dió has­ta su muer­te– fun­dó en­ton­ces su ho­gar jun­to aAn­ge­li­na Cas­tro, hi­ja de Cas­tro Ma­driz. En­ton­ces, su po­si­ción so­cial le fa­ci­li­tó pres­tar­le sus va­lio­sos ser­vi­cios pro­fe­sio­na­les al país.

El edi­fi­cio pro­yec­ta­do ten­dría 40 me­tros de fren­te por 85 de fon­do, y su plan­ta era una es­pe­cie de “H” acos­ta­da, con un cuer­po lon­gi­tu­di­nal que unía dos cuer­pos trans­ver­sa­les, uno al fren­te y otro al fon­do. La es­té­ti­ca ele­gi­da era la neo­clá­si­ca de or­den jó­ni­co.

Co­mo ha se­ña­la­do en ese sen­ti­do la ar­qui­tec­ta e his­to­ria­do­ra Ofelia Sa­nou: “En Cos­ta Ri­ca, des­de 1850, el es­ti­lo neo­clá­si­co sir­vió pa­ra sus­ti­tuir el sis­te­ma de cons­truc­ción co­lo­nial, pa­ra ge­ne­ra­li­zar, en las obras pú­bli­cas, el uso de ma­te­ria­les más du­ra­de­ros que los tra­di­cio­na­les –tie­rra y ma­de­ra–, y pa­ra crear un có­di­go es­té­ti­co que re­pre­sen­ta­ra los idea­les de la nue­va Re­pú­bli­ca” ( Ar­qui­tec­tu­ra e his­to­ria en Cos­ta Ri­ca).

Des­crip­ción y ava­ta­res

De fa­cha­da si­mé­tri­ca, el edi­fi­cio pa­re­cía mon­ta­do so­bre un pe­des­tal gra­ní­ti­co del que par­tían las ven­ta­nas de ar­co re­ba­ja­do, so­lo pa­ra ser in­te­rrum­pi­das por un por­ta­lón de ma­de­ra en que es­ta­ba ta­lla­do el es­cu­do de Cos­ta Ri­ca. Di­vi­dién­do­lo en tres cuer­pos, a mo­do de pe­des­ta­les, los en­tre­pa­ños se en­san­cha­ban pa­ra ser­vir de ba­se a las do­bles co­lum­nas jó­ni­cas del se­gun­do ni­vel.

En el se­gun­do pi­so, las ven­ta­nas y la puer­ta cen­tral, to­das con balcón me­tá­li­co, eran de ar­co de me­dio pun­to, y jun­to a las co­lum­nas y pi­las­tras, eran co­ro­na­das por el en­ta­bla­men­to, se­gui­do de un sen­ci­llo an­te­pe­cho. A am­bos la­dos, dos en­tra­das de ar­co re­ba­ja­do y por­tón me­tá­li­co per­mi­tían el ac­ce­so a los pa­tios in­te­rio­res.

Una vez ter­mi­na­do, el edi­fi­cio alo­jó la es­cue­la por el cor­to tiem­po de la ad­mi­nis­tra­ción de Je­sús Jiménez. A la lle­ga­da de To­más Guar­dia al po­der, en 1870, el man­da­ta­rio de­ci­dió con­ver­tir­lo en su Pa­la­cio Pre­si­den­cial. Se or­de­nó en­ton­ces re­fac­cio­nar­lo por en­te­ro, con el fin de que sir­vie­ra de re­si­den­cia pa­ra él y su fa­mi­lia y dar ca­bi­da a las ofi­ci­nas del Eje­cu­ti­vo en la plan­ta ba­ja.

Am­bas la­bo­res las cum­plió el edi­fi­cio en las ad­mi­nis­tra­cio­nes de Guar­dia (1870-1882), Prós­pe­ro Fer­nán­dez (1882-1885), Ber­nar­do So­to (1885-1889) y Car­los Du­rán (1889-1890); por lo que en pri­mer nú­me­ro de la re­vis­ta Cos­ta Ri­ca

Ilus­tra­da, de ju­nio de 1887, la re­si­den­cia gu­ber­na­men­tal fue des­cri­ta así: “El in­te­rior es de mu­cho fas­to y tie­ne her­mo­sos sa­lo­nes lu­jo­sa­men­te amue­bla­dos, y las mag­ní­fi­cas cor­ti­nas de da­mas­co y otros gé­ne­ros pre­cio­sos de Pa­rís y Ho­lan­da, se ven con pro­fu­sión. Hay ade­más bo­ni­tos pa­tios y es­tá co­mu­ni­ca­do por te­lé­fo­nos con los dos Cuar­te­les, la Ofi­ci­na Te­le­grá­fi­ca, Ad­mi­nis­tra­ción Ge­ne­ral de Co­rreos y otros edi­fi­cios im­por­tan­tes”.

Fue Jo­sé Joa­quín Ro­drí­guez (1890-1894) quien es­ta­ble­ció allí las ofi­ci­nas de la Go­ber­na­ción y el Cuar­tel de Po­li­cía; pa­ra que alo­ja­ra lue­go, y de for­ma su­ce­si­va, la Co­man­dan­cia de Pla­za, el Mi­nis­te­rio de Gue­rra y Ma­ri­na y, por úl­ti­mo, las ofi­ci­nas deT­rán­si­to y la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Es­ta­dís­ti­ca.

Al fi­nal, ad­qui­ri­do por el Ban­co Na­cio­nal pa­ra cons­truir su nue­va se­de, fue de­mo­li­do en 1949.

Por esa ra­zón, si en efec­to aquel mag­ní­fi­co edi­fi­cio ha­bía si­do uno de los pio­ne­ros en evi­den­ciar la innovación ar­qui­tec­tó­ni­ca de San Jo­sé, a me­dia­dos del si­glo XIX; a me­dia­dos del si­glo XX, le to­có la ma­la suer­te de ser el pri­me­ro en evi­den­ciar, tam­bién, el ini­cio de su des­truc­ción co­mo ciu­dad.

El Pa­la­cio Pre­si­den­cial con­ver­ti­do en Mi­nis­te­rio de Gue­rra, ha­cia 1909. FO­TO­GRA­FÍA DE FERNANDO ZA­MO­RA. AF PA­RA LA NA­CIÓN.

FO­TO­GRA­FÍA DE MA­NUEL GÓ­MEZ MI­RA­LLES.

La Co­man­dan­cia de Pla­za, vis­ta des­de la Pla­za de Ar­ti­lle­ría, en 1921. A la iz­quier­da, el Ban­co In­ter­na­cio­nal de Cos­ta Ri­ca y su de­re­cha, el edi­fi­cio de Co­rreos y Te­lé­gra­fos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.