EL CO­LOR DE LA GRA­NA­DA: POE­SÍA EN PAN­TA­LLA

Ser­guéi Pa­rad­já­nov El­co­lor­de­la­gra­na­da es un poe­ma y una se­rie de re­ta­blos en mo­vi­mien­to; bio­gra­fía y ri­tual pa­ra un poe­ta del Cáu­ca­so, es un fil­me ex­cep­cio­nal

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada -

“Te­nía 39 años cuan­do un tris­te con­jun­to de cir­cuns­tan­cias me obli­gó a ve­nir a Ere­ván. Aho­ra ten­go 42... Ha­ce ca­lor. Los me­lo­co­to­nes es­tán a dos ru­blos por ki­lo. Me so­fo­co en los mul­ti­fa­mi­lia­res y en ha­bi­ta­cio­nes de ho­tel mal ven­ti­la­das, en com­pa­ñía de cu­ca­ra­chas. Ins­to en­ca­re­ci­da­men­te a que se prohí­ba Sa­yat-No­vay que me en­víen de re­gre­so a Kiev. Es­toy dis­pues­to a aban­do­nar el ci­ne”, es­cri­bía Ser­guéi Pa­rad­já­nov des­de Ar­me­nia, tie­rra de ori­gen de su fa­mi­lia.

El ar­tis­ta le es­cri­bía al co­mi­té fíl­mi­co so­vié­ti­co; le im­plo­ra­ba li­brar­lo de una fil­ma­ción desas­tro­sa, una que desem­bo­ca­ría en uno de los lar­go­me­tra­jes más des­con­cer­tan­tes, se­duc­to­res y sim­ple­men­te her­mo­sos de la his­to­ria del ci­ne.

No hay más que un pu­ña­do de pe­lí­cu­las pre­vias a El co­lor de la gra­na­da (1969) que se ade­lan­ten a su es­ti­lo ra­di­cal; no hay de­ma­sia­das pos­te­rio­res que se acer­quen a su ri­gor for­mal. Sin em­bar­go, con es­ca­sí­si­mo di­ne­ro y la vi­gi­lan­cia cons­tan­te de las au­to­ri­da­des cul­tu­ra­les so­vié­ti­cas, su pro­ce­so de crea­ción fue caó­ti­co.

“Soy el hom­bre cu­ya vi­da y al­ma son tor­men­to”, di­ce el pro­ta­go­nis­ta de la pe­lí­cu­la, Sa­yat-No­va (el Rey de las Can­cio­nes), tam­bién el tí­tu­lo ori­gi­nal del pro­yec­to.

Se su­po­ne que el fil­me na­rra su vi­da, la vi­da real del ar­me­nio­geor­giano Ha­rut­yun Sa­yat­yan (1712-1795), el gran as­hik del Cáu­ca­so, su poe­ta can­tor. En la vi­sión ca­lei­dos­có­pi­ca de Pa­rad­já­nov, sus cir­cuns­tan­cias son una ex­cu­sa pa­ra el em­be­le­so en el co­lor, la tex­tu­ra, la for­ma y el rit­mo de la tra­di­ción de su tie­rra, la Ar­me­nia mi­le­na­ria.

Ci­ne y poe­sía

¿Có­mo des­cri­bir El co­lor de la gra­na­da? Es una se­rie de re­ta­blos vi­vien­tes, ins­pi­ra­dos en la tra­di­ción de los ico­nos per­sas y ru­sos, que apla­na la pers­pec­ti­va y re­sal­ta los co­lo­res. Ca­si no hay diá­lo­go, so­lo na­rra­ción, y la­mú­si­ca tra­di­cio­nal in­du­ce a un tran­ce cer­cano al es­pi­ri­tual. La pe­lí­cu­la es un rom­pe­ca­be­zas cu­ya ima­gen fi­nal des­co­no­ce­mos.

Una a una, sus pie­zas se van fun­dien­do una en otra: el ni­ño apren­de de los li­bros; el ni­ño se con­vier­te en poe­ta, co­no­ce el amor y la vio­len­cia (y a Dios, am­bas en una); el hom­bre via­ja por su tie­rra y su­su­rra al oí­do de los aman­tes; el hom­bre es per­se­gui­do y su­fre.

La vi­da del pro­ta­go­nis­ta no se en­mar­ca de­ma­sia­do ni se ex­pli­ca. Más bien, se cuen­ta por me­dio de pues­tas en es­ce­na de las imá­ge­nes re­cu­rren­tes en sus ver­sos, in­des­ci­fra­bles pe­ro no por ello me­nos mag­né­ti­cas.

Un es­pec­ta­dor co­mún, ig­no­ran­te de la tra­di­ción poé­ti­ca de Ar­me­nia o de Geor­gia, se pier­de de los­ma­ti­ces de la pa­la­bra, pe­ro se pue­de en­tre­gar al de­lei­te en es­tos re­ta­blos, de be­lle­za in­cues­tio­na­ble y sugerente.

No por na­da fue un fil­me mal­di­to: no era so­lo que no ca­bía en el ri­gu­ro­so mol­de del rea­lis­mo so­cia­lis­ta, sino que re­cu­pe­ra­ba la len­gua y la he­ren­cia de paí­ses sub­yu­ga­dos por el con­trol so­vié­ti­co. La gran apla­na­do­ra to­ta­li­ta­ris­ta se en­sa­ñó con el fol­clor de los pue­blos de Ucra­nia a Si­be­ria, pe­ro no po­cos re­sis­tie­ron en la trans­mi­sión oral y en los co­ra­zo­nes de las al­deas.

A es­tas vo­ces, Pa­rad­já­nov les ha­bía da­do un al­ta­voz ya en 1964, con Ca­ba­llos sal­va­jes de fue­go, su pri­mer éxi­to in­ter­na­cio­nal: es Romeo y Ju­lie­ta en los Cár­pa­tos, una suer­te de et­no­gra­fía psi­co­dé­li­ca.

Pa­rad­já­nov ha­bía re­nun­cia­do a sus fil­mes pre­vios tras ver La in­fan­cia de Iván (1962), de An­dréi Tar­kovsky –quien lla­mó al geor­giano uno de los po­cos “ge­nios” del ci­ne–. Su nue­vo ci­ne se­ría ra­di­cal, en­tre­ga­do a la be­lle­za, con hu­mor ypoe­sía co­mo él, un hom­bre-can­ción, co­mo lo des­cri­ben al­gu­nos co­le­gas de la épo­ca.

Res­tau­ra­da en to­da su glo­ria por el World Ci­ne­ma Pro­ject y la Ci­ne­te­ca di Bo­log­na, El co­lor de la gra­na­da se lan­zó es­te año una nue­va edi­ción en Blu-ray y DVD. Es­te do­min­go 10 de ju­nio se ex­hi­be en el Cen­tro de Ci­ne, con re­pe­ti­ción el vier­nes 29....

Re­pen­tan­ce (1989) es uno de los co­lla­ges de Pa­rad­já­nov, una téc­ni­ca que per­fec­cio­nó en pri­sión. CORTESÍA DEL MUSEO PARAJANOV, AR­ME­NIA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.