Dul­ce pasión pic­tó­ri­ca

Dul­ci­sin­fun­do: La ex­po­si­ción en el Mu­seo de Ar­te Cos­ta­rri­cen­se nos re­cuer­da que los dul­ces, fe­liz­men­te, se sa­bo­rean al fi­nal de la co­mi­da

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada - Ana Bea­triz Fer­nán­dez González bea­triz­fer­go@gmail.com

La ex­po­si­ción Dul­cis in fun­do, en el Mu­seo de Ar­te Cos­ta­rri­cen­se, ex­hi­be la dul­ce ma­du­rez de los tra­zos de Ál­va­ro Brac­ci; se tra­ta de un re­co­rri­do por la obra pic­tó­ri­ca del ita­liano que, en su ju­ven­tud, cru­zó ma­res y con­ti­nen­tes pa­ra lue­go arrai­gar­se en es­te pe­que­ño país

El pa­pá del ar­tis­ta vi­sual Ál­va­ro Brac­ci que­ría que su hi­jo fue­ra fe­rro­ca­rri­le­ro, co­mo él, pa­ra que tu­vie­ra un tra­ba­jo fi­jo y se­gu­ro. Eran los tiem­pos di­fí­ci­les de la pos­gue­rra en Italia y te­ner un “la­bo­ro” en el Es­ta­do ga­ran­ti­za­ba una me­jor vi­da.

El jo­ven no acep­tó ese destino y par­tió ha­cia Aus­tra­lia. Lle­gó a Mel­bour­ne y ahí en­tró a un cam­po de mi­gran­tes. Te­nía 19 años y ha­cía fi­la pa­ra co­mer con gen­te de di­ver­sas na­cio­na­li­da­des. “Nun­ca ha­bía tra­ba­jo pa­ra mí, ha­cía frío y llo­ra­ba to­dos los días; en­ton­ces, me subí a un tren y me fu­gué”, re­cor­dó.

Ese fue uno de los tan­tos via­jes ini­ciá­ti­cos de es­te hombre de es­pí­ri­tu re­na­cen­tis­ta, que se lan­za­ba, cual Cris­to­fo­ro Co­lom­bo, a los ca­mi­nos y ma­res em­bra­ve­ci­dos pa­ra re­co­rrer un­mun­do re­don­do y cons­truir su pro­pio do­mi­ci­lio.

Brac­ci cuen­ta su his­to­ria con acento de ro­mano –que se re­sis­te a des­apa­re­cer aún des­pués de me­dio si­glo de vi­vir en Cos­ta Ri­ca–, al con­cluir el re­co­rri­do por la ex­po­si­ción Dul­cis in fun­do (ex­pre­sión ita­lia­na que sig­ni­fi­ca: lo úl­ti­mo no es me­nos im­por­tan­te), abier­ta has­ta fi­na­les de se­tiem­bre en el Mu­seo de Ar­te Cos­ta­rri­cen­se (MAC).

Tra­ta­mun­dos

Los via­jes han si­do de­ter­mi­nan­tes en la vi­da de Brac­ci: en el úl­ti­mo que hi­zo a nues­tro país en los se­ten­tas, co­no­ció y se ca­só con su es­po­sa San­dra –tu­vie­ron dos hi­jos–, cambió su profesión de in­ge­nie­ro por la de pin­tor y se que­dó pa­ra siempre.

Otras tra­ve­sías lo mar­ca­ron co­mo las lí­neas geo­mé­tri­cas con que rea­li­za mu­chas de sus obras, por­que es de men­tes con horizonte sa­lir de Aus­tra­lia en un bar­co lla­ma­do Ga­li­leo Ga­li­lei, pa­ra dar­le la vuel­ta al mun­do, pasando por Gi­bral­tar, Su­dá­fri­ca, Mé­xi­co, Pa­na­má y, de nue­vo, Italia –Gé­no­va y Ná­po­les–.

Tras es­ta pri­me­ra odi­sea de cin­co se­ma­nas sien­do un vein­tea­ñe­ro arri­bó aRo­ma­con su­no­via egip­cia, mas no qui­so com­pro­me­ter­se y pre­fi­rió ha­cer el ser­vi­cio mi­li­tar. Al con­cluir, un profesor de Tecnología le ofre­ció un tra­ba­jo en San Jo­sé (Cos­ta Ri­ca), ciu­dad que se con­vir­tió en su ver­da­de­ro destino fi­nal.

Es­car­bar pa­ra en­con­trar

La ex­po­si­ción Dul­cis in fun­do no es una re­tros­pec­ti­va sino una pro­pues­ta que abar­ca 70 cua­dros del pin­tor agru­pa­dos en te­má­ti­cas par­ti­cu­la­res que ha desa­rro­lla­do en dis­tin­tos mo­men­tos de su vi­da.

La cu­ra­du­ría es­tu­vo a cargo de Ma­ría Jo­sé Cha­va­rría Za­mo­ra, del MAC. Se­gún cuen­ta, Brac­ci es­tu­vo obli­ga­do a es­car­bar en­tre sus obras y do­cu­men­tos ol­vi­da­dos en el mez­za­ni­ne de su ca­sa y guar­da­dos en un des­or­den “es­pan­to­so” en la compu­tado­ra.

“Me en­fren­tó a un tra­ba­jo muy in­ten­so de dar­le una con­gruen­cia, una unión cro­no­ló­gi­ca y te­má­ti­ca”, agra­de­ció el ar­tis­ta.

El ar­tis­ta va­lo­ra la la­bor cu­ra­to­rial, pues “a es­ta al­tu­ra de la vi­da, con 70 años, si no hu­bie­se su­ce­di­do esto, hu­bie­ra que­da­do to­do bo­ta­do”.

Pa­ra Brac­ci, es un le­ga­do que le de­be a la fa­mi­lia, a los hi­jos y, “sin ser pre­ten­cio­so”, al ar­te cos­ta­rri­cen­se. Uno de los ma­yo­res pro­ble­mas pa­ra con­for­mar la ex­po­si­ción fue re­unir to­dos sus cua­dros, em­pe­zan­do por la co­lec­ción Pa­rro­quia de San Ra­món No­na­to de 1987, que re­ci­be al vi­si­tan­te en la pri­me­ra sa­la de la ex­po­si­ción en el mu­seo de La Sa­ba­na.

Los ras­gos in­di­ge­nis­tas de los per­so­na­jes con ro­pas co­lo­ri­das y ale­gres “na­rran” la his­to­ria del Nue­vo Tes­ta­men­to, con Ma­ría y el án­gel de laA­nun­cia­ción, Je­sús re­cién na­ci­do en el pe­se­bre, la ce­na con sus 12 dis­cí­pu­los, la cru­ci­fi­xión y re­su­rrec­ción y, co­mo punto fi­nal, el Apo­ca­lip­sis –un cua­dro ab­so­lu­ta­men­te ne­gro–.

En es­ta se­rie, el tra­zo y la es­té­ti­ca de Brac­ci son elo­cuen­tes por el uso de la re­pe­ti­ción geo­mé­tri­ca, pa­tro­nes in­dus­tria­les con los que apren­dió a ju­gar en su tra­ba­jo de in­ge­nie­ro.

No es ca­sua­li­dad que Brac­ci eli­ja el­te­ma­re­li­gio­so ni es la úni­ca vez. Es­ta in­cli­na­ción na­ce de su épo­ca en el Pon­ti­fi­cio Se­mi­na­rio Vaticano Mi­no­re en Ro­ma, don­de es­tu­dió tres años. “Nos en­con­trá­ba­mos a Juan XXIII ves­ti­do to­do de blanco en los jar­di­nes o por los pa­si­llos con­tan­do chis­tes”, re­la­tó.

“Co­mo de­cía Ma­tis­se, el ar­tis­ta pin­ta una so­la obra en su vi­da, por­que es­ta obra tie­ne siempre la pre­sen­cia del con­cep­to de lo que es ar­te pa­ra uno. To­das mis obras han apor­ta­do a la úl­ti­ma que hi­ce o es­toy ha­cien­do”.

Una so­la obra

De aque­lla in­ten­sa ex­pe­rien­cia, le que­dó la dis­ci­pli­na fé­rrea y el con­tac­to con ma­ni­fes­ta­cio­nes ar­tís­ti­cas y re­li­gio­sas. Sin em­bar­go, cuan­do sa­lió del Se­mi­na­rio re­co­no­ció, con in­dig­na­ción, el des­bor­da­mien­to de lu­jos de au­to­ri­da­des de la igle­sia, los cua­les an­da­ban en Mercedes Benz y con ani­llos y co­lla­res.

Otro via­je, re­fle­ja­do en las et­nias de las fi­gu­ras de la obra so­bre el Nue­vo Tes­ta­men­to, mar­có hon­da­men­te al ar­tis­ta: ape­nas lle­ga­do a Cos­ta Ri­ca en los se­ten­tas re­co­rrió so­lo, en un au­to­mó­vil, una Cen­troa­mé­ri­ca en gue­rra con rum­bo a Mé­xi­co.

En ese tra­yec­to vio a mu­je­res se­mi­des­nu­das en los ríos la­van­do ro­pa con los ni­ños en sus es­pal­das y ju­gan­do. Brac­ci ha­lló lo que bus­ca­ba cuan­do se in­ter­nó en el Se­mi­na­rio: “Me en­con­tré con­mi­go mis­mo”, afir­mó.

Ade­más de Je­sús y la Bi­blia, otras te­má­ti­cas abor­da­das en las obras de Brac­ci es­tán re­la­cio­na­das con dos cé­le­bres per­so­na­jes li­te­ra­rios arrai­ga­dos en el ima­gi­na­rio cul­tu­ral de Oc­ci­den­te: Pi­no­cho, en re­fe­ren­cia al dic­ta­dor chi­leno Au­gus­to Pi­no­chet; y el Quijote, en alu­sión a la ‘lo­cu­ra’ hu­ma­na tras una uto­pía.

Es­tos re­fe­ren­tes son una “ex­cu­sa ca­sual”, se­gún acla­ra Brac­ci, ya que, en reali­dad, lo que desea co­mu­ni­car a los es­pec­ta­do­res es un men­sa­je vin­cu­la­do el con­tex­to po­lí­ti­co y so­cial con­tem­po­rá­neo ba­sán­do­se en fi­gu­ras re­co­no­ci­bles.

Del tor­ni­llo al hombre

Brac­ci re­cuer­da que, en pri­ma­ria, di­se­ña­ba cru­ces re­lle­nas de ele­men­tos geo­mé­tri­cos bi­di­men­sio­na­les y tri­di­men­sio­na­les en el pa­pel cua­dri­cu­la­do; des­pués, se las re­ga­la­ba a sus com­pa­ñe­ros.

Qui­zá es­te fue el au­gu­rio de una profesión in­ge­nie­ril, sino tam­bién de su in­ge­nio ar­tís­ti­co, cua­li­da­des que en su ju­ven­tud re­co­no­ció cuan­do fa­bri­có un tri­ci- clo. El ob­je­to, que se­ría el úl­ti­mo en di­se­ñar en Italia, an­tes de mi­grar a Cos­ta Ri­ca, im­pli­có mu­cho es­tu­dio y pre­ci­sión.

“Re­pre­sen­ta­ba un análisis muy ra­cio­nal: el tor­ni­llo, el ti­po de ros­ca, el tra­ta­mien­to tér­mi­co; siempre bus­can­do una com­po­si­ción en es­tos di­se­ños. Bus­ca­ba la zo­na áurea pa­ra po­ner una par­te (del tri­ci­clo) y me de­ses­pe­ra­ba equi­vo­car­me, que hu­bie­ra una man­cha de tin­ta”, pre­ci­só.

Te­nía que en­tre­gar una ho­ja de pro­duc­ción lim­pia y es­té­ti­ca­men­te agra­da­ble. “Eran cien­tos de mi­les de ho­ras de ex­pe­rien­cia en esto. Cuan­do trans­for­mé un tor­ni­llo en un ser hu­mano, fue tan re­co­no­ci­ble en mi yo in­terno, en mi ne­ce­si­dad de ex­pre­sión y en un len­gua­je que ma­ne­ja­ba per­fec­ta­men­te bien”, di­jo vi­si­ble­men­te emo­cio­na­do.

De acuer­do con el pin­tor, el apren­di­za­je au­to­di­dac­ta co­mo ar­tis­ta plás­ti­co en con­jun­ción con su pre­pa­ra­ción y prác­ti­ca co­mo in­ge­nie­ro “lo­gró un dis­cur­so par­ti­cu­lar en mi obra, es­ta fu­sión del gran de­seo de ex­pre­sión ar­tís­ti­ca y el ma­ne­jo de re­cur­sos cons­truc­ti­vos”.

He­re­da­do de su tra­ba­jo co­mo in­ge­nie­ro, él tie­ne en la ca­sa plan­ti­llas de plás­ti­co con círcu­los, se­mi­círcu­los y óva­los pa­ra los di­se­ños que ha­cía, y que, hoy en día, se rea­li­zan en compu­tado­ra. Una bue­na par­te de la obra del pin­tor es crea­da con es­tos ob­je­tos.

Brac­ci no crea sus cua­dros en la compu­tado­ra, aun­que se va­le de la he­rra­mien­ta co­mo un “pin­cel” pa­ra ‘pi­xe­lear’ al­gu­nos di­bu­jos pa­ra ha­blar acer­ca de los de­fec­tos y vi­cios del ser hu­mano co­mo el abu­so del po­der.

–¿Có­mo “lee” de nue­vo su obra a par­tir de la ex­po­si­ción?

–Co­mo de­cía Ma­tis­se, el ar­tis­ta pin­ta una so­la obra en su vi­da, por­que es­ta obra tie­ne siempre la pre­sen­cia del con­cep­to de lo que es ar­te pa­ra uno. To­das mis obras han apor­ta­do a la úl­ti­ma que hi­ce o que es­toy ha­cien­do. Es una su­ma de va­lo­res, de ex­pe­rien­cia, de co­no­ci­mien­tos. Yo sien­to que el ar­te no pue­de es­tar au­sen­te del mo­men­to his­tó­ri­co y so­cial que vi­vi­mos, del com­pro­mi­so que te­ne­mos con la so­cie­dad. La obra plás­ti­ca no tie­ne que ser un pan­fle­to en ab­so­lu­to, mas no pue­de es­tar au­sen­te de la su­ge­ren­cia que el mo­men­to his­tó­ri­co te da, de la in­fluen­cia que te da en tu vi­da. El ar­tis­ta sa­be que no im­po­ne una lec­tu­ra de la obra, ca­da es­pec­ta­dor la ve y la in­ter­pre­ta. La obra plás­ti­ca si so­lo bus­ca ser de­co­ra­ti­va pier­de la ra­zón de ser, por­que sin ser pan­fle­to, la ra­zón de ser es trans­mi­tir un men­sa­je.

AL­BERT MARÍN / LA NA­CIÓN

COR­TE­SÍA DE GE­RAR­DO MARÍN.

Brac­ci creó es­ta ver­sión de La cru­ci­fi­xión en 1987.

FO­TO: AL­BERT MARÍN.

Re­tra­tos del pin­tor ita­lo-cos­ta­rri­cen­se Ál­va­ro Brac­ci en su ca­sa de ha­bi­ta­ción y ta­ller en La Uru­ca.

COR­TE­SÍA DE GE­RAR­DO MARÍN.

La pre­di­ca­ción es un tra­ba­jo de 1987 de Brac­ci.

COR­TE­SÍA DE GE­RAR­DO MARÍN.

La ce­na es una pin­tu­ra de 1993.

COR­TE­SÍA DE GE­RAR­DO MARÍN.

El óleo Ha­ma­ca, de 1980.

COR­TE­SÍA DE GE­RAR­DO MARÍN.

Una vis­ta de la ex­po­si­ción en el mu­seo de La Sa­ba­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.