Usar los pos­tes aba­ti­bles co­mo re­fle­xión ar­tís­ti­ca.

Jor­ge Al­bán-Do­bles: En de­moCRAZY­de­mo, el ar­tis­ta uti­li­za los pos­tes aba­ti­bles pa­ra mi­rar la cri­sis de la de­mo­cra­cia

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada - Fer­nan­do Cha­ves Es­pi­nach fer­nan­do.cha­ves@na­cion.com

Des­de ha­ce un tiem­po, la calle es la plaza pú­bli­ca ti­ca. No por­que fun­cio­ne co­mo es­pa­cio de diá­lo­go, sino por­que pa­re­ce ser el es­pa­cio que más nos ocu­pa y nos preocupa, don­de vi­vi­mos gran par­te del día, es­cu­cha­mos lo que ocu­rre en el mun­do y tam­bién cho­ca­mos en­tre no­so­tros.

En­tre la ma­ra­ña de ca­rre­te­ras, una en par­ti­cu­lar des­ta­ca por sus ca­pa­ci­dad de re­su­mir lo que so­mos hoy: la ru­ta 32 a Li­món. Cuan­do se le co­lo­ca­ron pos­tes aba­ti­bles pa­ra im­pe­dir a los con­duc­to­res sa­lir­se de sus ca­rri­les, du­ra­ron po­co sin ser de­rri­ba­dos, amén de la te­la­ra­ña bu­ro­crá­ti­ca en la que ter­mi­na­ron in­mer­sos. Mi­cro­cos­mos de nues­tra pa­tria.

Así las co­sas, cuan­do el ar­tis­ta Jor­ge Al­bán-Do­bles qui­so re­su­mir la cri­sis ac­tual de las de­mo­cra­cias, en­con­tró la ima­gen idó­nea en los po­bres pos­tes ama­ri­llos, que en su nue­va ex­po­si­ción pa­san a re­pre­sen­tar, en­tre hu­mor y de­sen­can­to, nues­tro cuer­po po­lí­ti­co. Así es­ta­mos. En ocho pie­zas, la ex­po­si­ción

de­mo CRACY de­mo( en la Es­cue­la Ca­sa de­lAr­tis­ta) par­te de atri­bu­la­da ca­rre­te­ra pa­ra re­fle­xio­nar so­bre la cri­sis de la “go­ber­na­bi­li­dad”. Se­cuen­cias fo­to­grá­fi­cas, fo­to len­ti­cu­lar, vi­deo, ins­ta­la­ción, ani­ma­ción y es­te­reos­co­pía son las he­rra­mien­tas de las que Al­bán echa mano pa­ra di­bu­jar la de­sola­ción de sus pos­tes aba­ti­dos.

“La gé­ne­sis de esto es ser tes­ti­go de la en­tro­pía de­mo­crá­ti­ca por to­do la­do”, di­ce el ar­tis­ta. “De pron­to, las de­mo­cra­cias em­pe­za­ron a im­plo­sio­nar y el cau­di­llis­mo re­gre­só. Ocu­rre por to­do la­do: gol­pes de es­ta­do se­mi­le­ga­les co­mo el que le hi­cie­ron a Dil­ma Rous­sef, Trump en Es­ta­dos Uni­dos, lo que es­tá pasando en Ni­ca­ra­gua… Em­pe­cé a in­tere­sar­me en tra­ba­jar un te­ma ma­cro des­de lo lo­cal, lo que siempre me ha pa­re­ci­do un gran re­to”.

Es­tos pos­tes ti­ra­dos en la calle re­mi­ten al in­ten­to de re­gu­lar, de es­ta­ble­cer or­den, de man­te­ner­nos ca­da uno en nues­tro ca­rril y la for­ma en la que se de­gra­da ese acuer­do. "Sí, el acuer­do co­mún pa­ra no­ma­tar­nos, creo que le de­cía el his­to­ria­dor Víctor Hu­go Acu­ña. En Cos­ta Ri­ca te­ne­mos un dis­cur­so­muy fuer­te, muy pa­cí­fi­co, pe­ro en cual­quier mo­men­to le pi­tás a al­guien, se ba­ja y te rom­pe el pa­ra­bri­sas con un ba­te. Nues­tro um­bral de ne­go­cia­ción es muy ba­jo”, ex­pli­ca Al­bán.

En la pie­za que da la bien­ve­ni­da al vi­si­tan­te, Jus­ti­ció­me­tro, un pos­te –en ima­gen vi­ra­da ver­ti­cal­men­te– se sa­cu­de una y otra vez con el pa­so rau­do de los au­to­mó- vi­les. Co­mo un con­ta­dor de gol­pes, se sa­cu­de sin ce­sar. Sus com­pa­ñe­ros, acu­mu­la­dos al fon­do de la sa­la, se ven da­ña­dos, golpeados y ro­tos; es­te gru­po se ti­tu­la In­go­ber­na­bi­li­dad.

Las in­quie­tu­des que ac­ti­van es­tas rui­nas del or­den pre­ten­di­do no se ago­tan en la me­ra re­fe­ren­cia: las imá­ge­nes ge­ne­ran, ellas mis­mas, en su for­ma, des­es­ta­bi­li­za­ción. “Por su­pues­to que pu­de ha­ber do­cu­men­ta­do los pos­tes in si­tu, pe­ro que­ría ex­plo­rar el asun­to de la re­pre­sen­ta­ción. Los se­res hu­ma­nos, a di­fe­ren­cia de otros ani­ma­les, nos he­mos cons­trui­do nues­tro há­bi­tat; no es un há­bi­tat de ce­men­to o de ace­ro, sino de sig­nos o de sím­bo­los”, di­ce Al­bán­de su pro­ce­so de con­cep­tua­li­za­ción.

“En la con­tem­po­ra­nei­dad, por mu­cho que vi­vás en un pue­bli­to, esos sig­nos son cons­trui­dos por imá­ge­nes de la cul­tu­ra vi­sual. Esas imá­ge­nes son en su ma­yo­ría pro­duc­to de apa­ra­tos. Es­ta ex­po­si­ción ex­plo­ra la pro­duc­ción ico­no­grá­fi­ca con apa­ra­tos, có­mo po­der de­cons­truir la mi­ra­da del apa­ra­to”, ex­pli­ca el ar­tis­ta.

“Por eso el uso de la es­te­reos­co­pía y la fo­to­gra­fía len­ti­cu­lar, por­que en­car­nan cier­to idealismo fa­lli­do de la re­pre­sen­ta­ción y de la­mo­der­ni­dad; nos que da­mos en un lim­bo, so­mos ‘amo­der­nos’, no pos­mo­der­nos ni mo­der­nos. Esas imá­ge­nes cons­trui­das por apa­ra­tos nos do­mi­nan (pen­sa­mos que las do­mi­na­mos, pe­ro nos do­mi­nan)”, ar­gu­men­ta Al­bán.

Qui­zá la pie­za que me­jor re­pre­sen­te es­te cues­tio­na­mien­to es Skin Nic­ke­lo­deon, vi­deo­crea­ción que re­cuer­da las pri­me­ras for­mas de ex­hi­bir ci­ne –cria­tu­ra de la mo­der­ni­dad–, a ini­cios del si­glo XX. Al aso­mar­se en el vi­sor mi­núscu­lo, co­mo an­ta­ño en los nic­ke­lo­deon de las ferias, ve­mos có­mo un pos­te mu­ta en piel, la ana­lo­gía se ha­ce car­ne.

“Es muy im­por­tan­te que la fo- to­gra­fía tras­cien­da esa la­bor tan acia­ga que se la ha asig­na­do, de re­sig­nar­se a las apa­rien­cias in­ci­den­ta­les de las co­sas”, di­ce Al­bán, for­ma­do co­mo fo­tó­gra­fo, quien lle­va aquí ese con­cep­to a va­rios lí­mi­tes.

No es me­ra “ex­pe­ri­men­ta­ción" ni sim­ple efec­to de chis­te. “El ar­te que se de­ja arrin­co­nar en pro­vo­ca­ción, que lo que ha­ce es un efec­to de shock , o el que se su­ma ex­ce­si­va­men­te al es­pec­tácu­lo me ha pa­re­ci­do siempre un tan­to pro­ble­má­ti­co. Por eso las pie­zas re­cu­rren al hu­mor y a cier­ta ca­pa­ci­dad de asom­bro des­de lo in­ge­nuo”.

Qui­zá por ello hay al­go de sa­lón de jue­gos en la ex­po­si­ción. Si uno fue­ra un ni­ño, se ti­ra­ría a ju­gar en­tre los aba­ti­dos pos­tes aba­ti­bles. Sin em­bar­go, co­mo uno es adul­to, el frío es­tre­me­ce la es­pal­da. A es­te mon­tón de plás­ti­co vie­nen a pa­rar nues­tros de­seos de or­den.

COR­TE­SÍA DE JOR­GE AL­BÁN.

11. Jor­ge Al­bán-Do­bles ha uti­li­za­do dis­tin­tas for­mas de la fo­to­gra­fía a lo lar­go de su ca­rre­ra, así co­mo he­rra­mien­tas di­gi­ta­les.

COR­TE­SÍA DE JOR­GE AL­BÁN.

Sin ca­ri­tas (2018) mol­dea res­tos de los pos­tes aba­ti­bles; co­mo otras pie­zas, jue­ga con dis­tin­tos for­ma­tos fo­to­grá­fi­cos.

COR­TE­SÍA DE J. AL­BÁN.

2. De­mo­cra­cia (2017) uti­li­za la fo­to­gra­fía len­ti­cu­lar, de modo que la ima­gen mu­ta pa­ra el es­pec­ta­dor cuan­do es­te se mue­ve. 2

COR­TE­SÍA DE JOR­GE AL­BÁN.

In­go­ber­na­bi­li­dad II (2018) es una ins­ta­la­ción que for­ma par­te de la ex­po­si­ción, en el ves­tí­bu­lo de la Ca­sa del Ar­tis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.