Un par­ti­do de la Se­lec­ción pa­ra­li­zó Cos­ta Ri­ca en 1938.

Un par­ti­do de la Se­le en 1938. La ex­pec­ta­ti­va an­te el jue­go en­tre Cos­ta Ri­ca y Mé­xi­co, en Pa­na­má, fue una lo­cu­ra: has­ta el presidente en­vió un te­le­gra­ma. La Se­lec­ción per­dió y sal­ta­ron fuer­tes co­men­ta­rios con­tra el equi­po cos­ta­rri­cen­se

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada - Iván Mo­li­na Ji­mé­nez ivan.mo­li­na@ucr.ac.cr

El mar­tes 22 de fe­bre­ro de 1938, el presidente León Cortés en­vió un men­sa­je a la Se­lec­ción Na­cio­nal de Fút­bol, que se en­con­tra­ba en Pa­na­má y se pre­pa­ra­ba pa­ra en­fren­tar esa tar­de a los me­xi­ca­nos en bus­ca de la me­da­lla de oro, en el mar­co de los IV Jue­gos Cen­troa­me­ri­ca­nos y del Ca­ri­be.

Bre­ve­men­te, el te­le­gra­ma de­cía: “a ju­ga­do­res de fút­bol […] Cos­ta Ri­ca es­pe­ra hoy má­xi­ma de­mos­tra­ción pa­trió­ti­co va­lor. Ga­nen o pier­dan, Pue­blo y Presidente […] los abra­zan an­tes y des­pués del par­ti­do […], se­gu­ros de que ca­da uno […] ha­brá sa­bi­do cum­plir con su de­ber”.

Ca­si tres años an­tes, el 2 de abril de 1935, la ciu­dad de San Jo­sé se ha­bía pa­ra­li­za­do en aten­ción al par­ti­do que dispu­taron Cos­ta Ri­ca y Mé­xi­co por la me­da­lla de oro de los III Jue­gos Cen­troa­me­ri­ca­nos y del Ca­ri­be, ce­le­bra­dos en El Sal­va­dor. Tal fe­nó­meno se re­pi­tió en 1938, pe­ro a una es­ca­la de­ci­si­va­men­te na­cio­nal.

Fac­to­res

Va­rios fac­to­res in­flu­ye­ron en esa na­cio­na­li­za­ción del in­te­rés pú­bli­co por el par­ti­do. An­te to­do, en 1935, Cos­ta Ri­ca ha­bía per­di­do el pri­mer lu­gar al ser de­rro­ta­da por Mé­xi­co (que­dó 2 go­les a 0), por lo que el en­cuen­tro de 1938 se pre­sen­ta­ba co­mo una opor­tu­ni­dad pa­ra que el fút­bol cos­ta­rri­cen­se se reivin­di­ca­ra.

Adi­cio­nal­men­te, la se­lec­ción de 1938 es­ta­ba in­te­gra­da por ju­ga­do­res con una des­ta­ca­da ex­pe­rien­cia in­ter­na­cio­nal, co­mo Ale­jan­dro Mo­re­ra So­to, quien ju­gó con el F. C. Bar­ce­lo­na.

Las ele­va­das ex­pec­ta­ti­vas exis­ten­tes acer­ca del desem­pe­ño del equi­po en Pa­na­má pa­re­cie­ron ser con­fir­ma­das por­que Cos­ta Ri­ca ven­ció a El Sal­va­dor por 7 go­les a 0, a Pa­na­má por 11 go­les a 0, a Co­lom­bia por 3 go­les a 1 y a Ve­ne­zue­la por 3 go­les a 0.

La in­ten­sa com­pe­ten­cia en­tre los me­dios de co­mu­ni­ca­ción –im­pre­sos y ra­dia­les– por in­for­mar so­bre la se­lec­ción, apar­te de in­cre­men­tar la expectación, con­vir­tió el par­ti­do con­tra Mé­xi­co en un epi­so­dio de pro­por­cio­nes épi­cas.

Ba­rra

Co­mo­re­sul­ta­do de la co­ber­tu­ra me­diá­ti­ca, en­tre 1.000 y 2.000 cos­ta­rri­cen­ses se des­pla­za­ron a Pa­na­má pa­ra apo­yar a la Se­lec­ción. In­clu­so, dos días an­tes del jue­go con­tra Mé­xi­co, una ae­ro­lí­nea anun­ció un vue­lo es­pe­cial pa­ra ir a ver el par­ti­do; el pa­sa­je cos­ta­ba $50 (ida y vuel­ta).

Des­de el 18 de fe­bre­ro, los cos­ta­rri­cen­ses que se en­con­tra­ban en Pa­na­má, tan­to re­si­den­tes co­mo tu­ris­tas, or­ga­ni­za­ron un des­fi­le pa­ra agra­de­cer las aten­cio­nes de los pa­na­me­ños. En­ca­be­za­da por “un gru­po con­si­de­ra­ble de da­mas”, el gru­po­re­co­rrió las prin­ci­pa­les ave­ni­das, fue am­plia­men­te aplau­di­do y cul­mi­nó su tra­yec­to en el Pa­la­cio de Go­bierno, don­de los par­ti­ci­pan­tes fue­ron sa­lu­da­dos por la pri­me­ra da­ma y el se­cre­ta­rio de la Pre­si­den­cia.

La ba­rra de Cos­ta Ri­ca des­ta­ca­da en Pa­na­má se or­ga­ni­zó y de­sig­nó un je­fe que de­be­ría ve­lar por su com­por­ta­mien­to (pa­ra evi­tar que “me­ta los es­car­pi­nes”); ade­más, se acor­dó que pa­ra el en­cuen­tro con los me­xi­ca­nos se lle­va­rían “gran­des bo­ci­nas” con el pro­pó­si­to “de ha­cer to­da la bu­lla po­si­ble y ne­ce­sa­ria”.

Ra­dio

Al im­pac­to me­diá­ti­co, con­tri- bu­yó de ma­ne­ra fun­da­men­tal la ex­pan­sión ex­pe­ri­men­ta­da por el pe­rio­dis­mo ra­dial y el cre­cien­te ac­ce­so a los re­cep­to­res de ra­dio: a me­dia­dos de la dé­ca­da de 1930, Cos­ta Ri­ca im­por­ta­ba anual­men­te unos 2.000 apa­ra­tos de ese ti­po, equi­va­len­tes a ca­si el 2% de to­das las vi­vien­das cos­ta­rri­cen­ses de en­ton­ces. La ven­ta a pla­zos fa­ci­li­tó el ac­ce­so a es­ta tecnología.

En vís­pe­ras del par­ti­do con­tra Mé­xi­co, se­gún el Dia­rio de Cos­ta Ri­ca,“en mu­chas em­pre­sas par­ti­cu­la­res, ta­lle­res, al­ma­ce­nes y es­ta­ble­ci­mien­tos co­mer­cia­les, los ope­ra­rios y em­plea­dos rea­li­za­ron los arre­glos ne­ce­sa­rios pa­ra tra­ba­jar el lu­nes en la tar­de una ho­ra ex­tra y ayer al me­dio día otra ho­ra a fin de lo­grar que a las tres de la tar­de se les per­mi­tie­se mar­char a aque­llos lu­ga­res don­de se es­cu­cha­ba la trans­mi­sión di­rec­ta” del en­cuen­tro de­por­ti­vo.

A su vez, “en las ofi­ci­nas pú­bli­cas, mu­ni­ci­pa­les y par­ti­cu­la­res, don­de no se pue­den ce­rrar las puer­tas, los em­plea­dos ins­ta­la­ron apa­ra­tos re­cep­to­res y sus­pen­dien­do su la­bor, se­guían de­ta­lle por de­ta­lle el desa­rro­llo del jue­go y has­ta per­so­nas ma­yo­res que nun­ca han de­mos­tra­do in­te­rés por es­tos asun­tos de­mos­tra­ron su pasión a fa­vor de nues­tros ju­ga­do­res”.

Le­jos de ser un fe­nó­meno ex­clu­si­va­men­te jo­se­fino y ur­bano, el in­te­rés por el par­ti­do se ex­ten­dió a las áreas ru­ra­les, co­mo lo cons­ta­tó un pe­rio­dis­ta del dia­rio No­ve­da­des, quien re­co­rrió en au­to­mó­vil “di­ver­sas lo­ca­li­da­des de la Re­pú­bli­ca” y cons­ta­tó “có­mo las gen­tes se con­gre­ga­ban fren­te a los apa­ra­tos de ra­dio pa­ra se­guir con de­vo­ción el desa­rro­llo de la jus­ta olím­pi­ca”.

Iras

El re­sul­ta­do del par­ti­do, en el que Mé­xi­co ven­ció a Cos­ta Ri­ca por 2 go­les a 1, su­pu­so, se­gún un editorial del Dia­rio de Cos­ta Ri­ca, “una ver­da­de­ra ca­tás­tro­fe­pa­ra un­gran nú­me­ro de cos­ta­rri­cen­ses”, quie­nes con “sem­blan­tes de­sola­dos” ma­ni­fes­ta­ron “ex­pre­sio­nes de du­re­za” con­tra “los ju­ga­do­res”.

A es­ta cam­pa­ña se unió La Pren­sa Li­bre, que ca­li­fi­có el re­sul­ta­do an­te Mé­xi­co co­mo “el fra­ca­so más ro­tun­do” del fút­bol na­cio­nal y afir­mó que el país no ha­bía es­ca­ti­ma­do es­fuer­zo “pa­ra in­te­grar un on­ceno de ver­da­de­ros ‘ases’ […] que ac­tua­ban en can­chas ex­tran­je­ras”, es­tre­llas que, lle­ga­do el mo­men­to, “se con­vir­tie­ron en pá­li­das can­di­le­jas”.

Más sen­si­ble, el re­por­te­ro de No­ve­da­des re­co­no­ció que efec­ti- va­men­te, des­pués de la de­rro­ta, “se abrió el al­ma na­cio­nal; es­ta­lló el do­lor”. Sin em­bar­go, ad­vir­tió que los se­lec­cio­na­dos ha­bían si­do víc­ti­mas de “las iras de la mul­ti­tud”, que fue­ron juz­ga­dos “apa­sio­na­da­men­te” de for­ma des­pec­ti­va y que se les acu­só de to­do ti­po de “atro­ci­da­des”.

Co­mu­nis­tas

Los co­mu­nis­tas no se man­tu­vie­ron al mar­gen del de­ba­te y di­je­ron que ha­bía quie­nes, al cul­par a los ju­ga­do­res, se en­sa­ña­ban en par­ti­cu­lar con­tra “los que aca­ban de ve­nir de Mé­xi­co. Unos afir­man que ju­ga­ron sin pa­trio­tis­mo, y por en­de, sin co­ra­je, otros que les fal­tó ver­güen­za y vi­ri­li­dad y los más, no hay por qué ocul­tar­lo[,] afir­man te­me­ra­ria­men­te, dan­do los nom­bres, que tres de los fut­bo­lis­tas se ven­die­ron al equi­po me­xi­cano por con­ser­var sus con­tra­tos”.

Tras de­plo­rar cuán ex­ten­di­das es­ta­ban esas acu­sa­cio­nes in­fa­man­tes, que cues­tio­na­ban la ho­nes­ti­dad y mas­cu­li­ni­dad de los ju­ga­do­res, los co­mu­nis­tas plan­tea­ron que el fra­ca­so de Cos­ta Ri­ca se de­bía a que el equi­po, pe­se a es­tar in­te­gra­do por es­tre­llas fut­bo­lís­ti­cas, no tu­vo el tiem­po ne­ce­sa­rio pa­ra en­tre­nar­se (ape­nas tres o cua­tro se­ma­nas) an­tes de par­tir a Pa­na­má, por lo que los de­lan­te­ros “no lo­gra­ron en­ten­der­se en­tre sí. Ju­gó ca­da uno por su la­do”.

Fi­nal­men­te, en­fa­ti­za­ron que, a di­fe­ren­cia de Mé­xi­co, don­de el Es­ta­do sí apo­ya­ba a los de­por­tis­tas, en Cos­ta Ri­ca los go­bier­nos nun­ca se ha­bían in­tere­sa­do por el de­por­te, ex­cep­to pa­ra tra­tar de ex­traer al­gún pro­ve­cho po­lí­ti­co, co­mo lo hi­zo el presidente Cortés cuan­do en­vió el te­le­gra­ma a la Se­lec­ción Na­cio­nal an­tes del par­ti­do con­tra los me­xi­ca­nos.

Al igual que los co­mu­nis­tas, el pe­rió­di­co La Se­ma­na Có­mi­ca tam­bién su­gi­rió que Cortés, al en­viar ese te­le­gra­ma, pro­cu­ró be­ne­fi­ciar­se de un po­si­ble triun­fo an­te Mé­xi­co pa­ra res­tar fuer­za a los cues­tio­na­mien­tos que se ha­cían a su Go­bierno por las irre­gu­la­ri­da­des ocu­rri­das en las elec­cio­nes de dipu­tados efec­tua­das el 13 de fe­bre­ro de 1938.

De he­cho, se­gún La Se­ma­na Có­mi­ca, el te­le­gra­ma fue “de mal agüe­ro” y des­in­fló “a nues­tros mu­cha­chos”, quie­nes, des­pués de llo­rar por la de­rro­ta en el ca­me­rino, res­pon­die­ron a esa co­mu­ni­ca­ción de Cortés de es­ta ma­ne­ra: “equi­po agra­de­ce y la­men­ta no ha­ber­le co­rres­pon­di­do con vic­to­ria”.

Dia­rio de Cos­ta Ri­ca.

Es­ta ima­gen de la Se­lec­ción Na­cio­nal de Cos­ta Ri­ca en Pa­na­má apa­re­ció el 15 de fe­bre­ro de 1938, en la pá­gi­na 1 del

COR­TE­SÍA DE IVÁN MO­LI­NA.

El 20 de fe­bre­ro de 1938, en el Dia­rio de Cos­ta Ri­ca, se pu­bli­có es­te avi­so de Ae­ro­vías.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.