Pin­tu­ras sin ex­hi­bi­ción

En­tre­vis­ta con Klaus Stein­metz: ¿Qué nos di­ce el cie­rre de una ga­le­ría de arte so­bre el es­ta­do de la cul­tu­ra en Cos­ta Ri­ca?

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada - Fer­nan­do Cha­ves Es­pi­nach fer­nan­do.cha­ves@na­cion.com

Tras 18 años, 150 even­tos cul­tu­ra­les, do­ce­nas de ex­po­si­cio­nes de ar­tis­tas in­ter­na­cio­na­les y lo­ca­les, e in­fi­ni­dad de con­ver­sa­cio­nes so­bre el arte de hoy, la ga­le­ría Klaus Stein­metz Con­tem­po­rary Art ha ce­rra­do sus puer­tas.

De su lo­cal en San Ra­fael de Es­ca­zú, Stein­metz pa­sa­rá ahora a Pe­nin­su­la Fi­ne Art en Pa­pa­ga­yo (Gua­na­cas­te), en el lobby del ho­tel Four Seasons.

En otro con­tex­to, se­ría un mo­vi­mien­to nor­mal del olea­je del mun­do cul­tu­ral en per­pe­tuo cam­bio. Sin em­bar­go, pa­ra el ga­le­ris­ta, ver­se obli­ga­do a clau­su­rar su es­pa­cio en Es­ca­zú es, en par­te, re­fle­jo de la ca­ren­cia de po­lí­ti­cas cul­tu­ra­les con­cre­tas pa­ra las ar­tes vi­sua­les.

En una en­tre­vis­ta re­cien­te, Stein­metz de­ta­lló que la fal­ta de es­tí­mu­los y exen­cio­nes fis­ca­les, la es­ca­sa cul­tu­ra de co­lec­cio­nis­mo en Cos­ta Ri­ca y el po­co apo­yo de los go­bier­nos lo­ca­les com­pli­can el pa­no­ra­ma pa­ra ga­le­ris­tas in­ser­ta­dos en el mer­ca­do in­ter­na­cio­nal.

No en vano, co­mo re­cuer­da, se han ce­rra­do re­cien­te­men­te la Ga­le­ría Al­ter­na­ti­va, Equi­lá­te­ro y la Ja­cob Kar­pio.

Si bien el gre­mio ar­tís­ti­co ha en­con­tra­do otras for­mas de pro­mo­ver a ar­tis­tas lo­ca­les (co­mo de­mues­tra la pro­li­fe­ra­ción de pro­yec­tos au­to­ges­tio­na­dos co­mo Nos Ve­mos, Réu­nion, Va­rios Ar­tis­tas o Nue­ve/4’s), la ga­le­ría pri­va­da y de ca­rác­ter in­ter­na­cio­nal ofre­ce un ti­po de co­ne­xión esen­cial pa­ra los ar­tis­tas, al co­lo­car su obra en fe­rias y ex­po­ner­la en un cir­cui­to ca­da vez más glo­ba­li­za­do.

Con po­cos es­pa­cios pa­ra el arte con­tem­po­rá­neo (co­mo Des­pa­cio o Vein­ti4sie­te) con ese ti­po de vin­cu­la­cio­nes, ¿qué pue­de ocu­rrir? Con­ver­sa­mos con

Stein­metz unos días des­pués del cie­rre del lo­cal es­ca­zu­ce­ño. Es­ta es una ver­sión abre­via­da de la en­tre­vis­ta (la com­ple­ta es­tá en na­cion.com/an­co­ra).

– Toma la de­ci­sión de ce­rrar la ga­le­ría en Es­ca­zú. ¿El pro­yec­to con­clu­ye, si­gue de otra ma­ne­ra o cam­bia de orien­ta­ción?

– Cam­bia to­tal­men­te. Si­go te­nien­do un pro­yec­to en Gua­na­cas­te, pe­ro por las ca­rac­te­rís­ti­cas, de pa­sar de una ga­le­ría cons­trui­da pa­ra ello al lobby de un ho­tel, tie­ne que ser­muy di­fe­ren­te. Es­toy mu­dán­do­me de una ga­le­ría de 400 m2 de un te­rreno de 900 m2 a un lobby de 50 m2.

”Se li­mi­ta mu­chí­si­mo la po­si­bi­li­dad que ten­go no so­lo de ex­po­ner arte, sino de ha­cer cul­tu­ra. La ga­le­ría in­ten­tó con­ver­tir­se en un cen­tro cul­tu­ral pa­ra uno de los cantones más ri­cos del país, que es Es­ca­zú, pe­ro cu­ya ca­rac­te­rís­ti­ca prin­ci­pal es que esa ri­que­za no ha ser­vi­do pa­ra pro­mo­ver la cul­tu­ra ca­si de nin­gu­na for­ma.

”La úni­ca for­ma de cul­tu­ra que han de­fen­di­do los go­bier­nos mu­ni­ci­pa­les du­ran­te mu­chos años es el fol­clo­ris­mo. San­ta Ana, otro can­tón muy ri­co, tie­ne la EMAI, y es in­creí­ble que Es­ca­zú no ten­ga al­go pa­re­ci­do. In­ten­té, a ni­vel pri­va­do, que la ga­le­ría se con­vir­tie­ra en un cen­tro cul­tu­ral en el oes­te y tu­vi­mos tea­tro, mu­cha mú­si­ca, di­se­ño…, me sa­lí del ca­non tra­di­cio­nal de la ex­po­si­ción de arte”. –¿Por qué toma la de­ci­sión de ce­rrar ese es­pa­cio?

–Las ga­le­rías pri­va­das su­fri­mos una do­ble ame­na­za. Por un la­do, y de es­to no cul­po a na­die (tal vez so­mos no­so­tros los más cul­pa­bles), he­mos si­do in­ca­pa­ces de des­per­tar un co­lec­cio­nis­mo na­cio­nal en el sec­tor pri­va­do de al­to po­der ad­qui­si­ti­vo.

”Me atre­vo a de­cir que, a ex-

cep­ción de al­gu­nas per­so­nas que ha­cen una gran la­bor por el pa­tri­mo­nio cos­ta­rri­cen­se y que son co­lec­cio­nis­tas de ar­tis­tas clá­si­cos [cos­ta­rri­cen­ses], me atre­vo a de­cir que no exis­te co­lec­cio­nis­mo de arte en Cos­ta Ri­ca, más allá del mo­der­nis­mo na­cio­nal. Cuan­do di­go co­lec­cio­nis­mo lo di­fe­ren­cio de com­prar arte. Hay com­pra­do­res, pe­ro co­lec­cio­nis­mo co­mo en Gua­te­ma­la, El Sal­va­dor y, so­bre to­do, Pa­na­má no exis­te.

–¿Qué ge­ne­ra el co­lec­cio­nis­mo en un país pa­ra el mun­do de ar­tes?

– El­mun­do del arte esun­sis­te­ma ce­rra­do que re­quie­re del fun­cio­na­mien­to de to­das sus par­tes por­que si no co­lap­sa. El co­lec­cio­nis­mo es el com­bus­ti­ble que per­mi­te a los ar­tis­tas se­guir pro­du­cien­do. El error que más se co­me­te en Cos­ta Ri­ca es que mu­cha gen­te di­ce: ‘Voy a aho­rrar­me ese es­la­bón, voy a com­prar­le di­rec­ta­men­te al ar­tis­ta por­que se ve más be­ne­fi­cia­do’. Es un gra­ve error por­que el ga­le­ris­ta es la gran agen­cia de pu­bli­ci­dad de un ar­tis­ta.

”En un me­dio co­mo las ar­tes plás­ti­cas, enel cual se ven­deun bien sub­je­ti­vo que no es in­dis­pen­sa­ble pa­ra la vi­da, esa pu­bli­ci­dad es fun­da­men­tal. Di­go que no es in­dis­pen­sa­ble pa­ra la vi­da el po­seer el ob­je­to ar­tís­ti­co, evi­den­te­men­te la cul­tu­ra sí creo que es fun­da­men­tal, pe­ro, bueno, po­dés ver cua­dros en un mu­seo, oír mú­si­ca en la ra­dio o ir a ver una obra de tea­tro, y eso en­ri­que­ce­rá tu es­pí­ri­tu y esa ne­ce­si­dad es­ta­rá cu­bier­ta”.

– Ade­más de agen­cia de pu­bli­ci­dad, se con­vier­te en la pla­ta­for­ma por me­dio la cual el ar­tis­ta ad­quie­re más po­si­bi­li­da­des de me­dios de sub­sis­ten­ciay de in­ver­sión en sus pro­yec­tos.

–Es evi­den­te que los ar­tis­tas so­bre­vi­vi­rán me­jor y se po­drán de­di­car me­jor a su tra­ba­jo y cre­cer co­mo crea­do­res si no tie­nen que preo­cu­par­se de esa par­te. Sin la ga­le­ría, eso no va a pa­sar. En un país pe­que­ño, con un mer­ca­do tan pe­que­ño, esa vi­sión pro­vin­cia­na de co­lec­cio­nar so­lo lo que se pue­de com­prar di­rec­to y en el mis­mo país con­de­na al aislamiento y evi­ta que el ar­tis­ta se di­fun­da afue­ra. Es un mer­ca­do tan chi­qui­to que se ago­ta muy pron­to.

– ¿Cuá­les fac­to­res han in­ci­di­do en que no crez­ca el co­lec­cio­nis­mo en el país?

– La ge­ne­ra­ción de una cul­tu­ra de co­lec­cio­nis­mo tie­ne que te­ner, a lo lar­go del tiem­po, una con­se­cuen­cia que re­tri­bu­ya al co­lec­cio­nis­ta no so­lo en la par­te eco­nó­mi­ca, por me­dio de la va­lo­ra­ción de las pie­zas de su co­lec­ción, sino una una re­tri­bu­ción, a ni­vel pa­tri­mo­nial, por el apor­te que se es­tá ha­cien­do a la cul­tu­ra del país.

”Cuan­do los mu­seos y las ins­ti­tu­cio­nes del go­bierno se de­ci­den a sa­car del os­tra­cis­mo a un ar­tis­ta im­por­tan­te ol­vi­da­do o a pro­mo­ver la crea­ti­vi­dad de los ar­tis­tas jó­ve­nes, y el sec­tor pri­va­doa­cep­ta en­trar en esa alian-

za (sea el ga­le­ris­ta o el co­lec­cio­nis­ta), se em­pie­zan a pre­sen­tar to­dos los ele­men­tos que van a po­si­bi­li­tar el en­cum­bra­mien­to de la ca­rre­ra de ese ar­tis­ta y su po­si­cio­na­mien­to glo­bal.

”Es­ta­mos en un mun­do glo­ba­li­za­do y en la me­di­da que sea­mos ca­pa­ces de con­ven­cer a más ac­to­res de la cul­tu­ra de la im­por­tan­cia de un ar­tis­ta nues­tro, más fá­cil va a ser que esos va­lo­res se re­co­noz­can y le­gi­ti­men a una es­ca­la ma­yor”.

– ¿Con­si­de­ra que el Es­ta­do ca­re­ce de he­rra­mien­tas y aper­tu­ra pa­ra es­ti­mu­lar la in­ver­sión pri­va­da en las ar­tes vi­sua­les?

– Ab­so­lu­ta­men­te. No so­la­men­te ca­re­ce de esas he­rra­mien­tas, sino que es con­se­cuen­cia de la ca­ren­cia de vi­sión. Hay un ca­so que me en­can­ta men­cio­nar, y no so­lo en ar­tes plás­ti­cas, sino tam­bién en ci­ne, que es el de Cu­ba.

”Cu­ba, un país re­la­ti­va­men­te po­bre, ha­ce tiem­po se dio cuen­ta de que po­día te­ner un be­ne­fi­cio real, con­cre­to, cuan­ti­fi­ca­ble, de ese que le gus­ta tan­to a los tec­nó­cra­tas, en el he­cho de pro­mo­ver sus bie­nes cul­tu­ra­les, al­go que en Cos­ta Ri­ca no se con­ci­be. En Cos­ta Ri­ca se con­ci­be que la cul­tu­ra es ne­ce­sa­ria, y hay una es­pe­cie de mo­ra­li­dad in­de­fi­ni­da que le ha­ce creer a los go­bier­nos que hay que se­guir sos­te­nien­do la cul­tu­ra, pe­ro no pa­re­ce ha­ber una vi­sión ver­da­de­ra de la tras­cen­den­cia que pue­de lle­gar a te­ner la cul­tu­ra, no so­lo en la ca­li­dad de vi­da, sino co­mo com­po­nen­te ac­ti­vo del bie­nes­tar eco­nó­mi­co del país.

– ¿De qué ma­ne­ra es­te con­tex­to afec­ta a las ga­le­rías pri­va­das en lo prác­ti­co, en lo co­ti­diano, de tal mo­do que ha­ce efec­ti­va­men­te de­jen de fun­cio­nar?

– Pri­me­ro hay que ha­cer una acla­ra­ción im­por­tan­te. Mu­cha gen­te le po­ne “ga­le­ría” a un es­pa­cio que al­qui­la, pa­ga luz, agua y te­lé­fono, cuel­ga unos cua­dros, los ven­de y co­bra una co­mi­sión. En el con­tex­to in­ter­na­cio­nal eso no es una ga­le­ría.

”En un país con un mer­ca­do evo­lu­cio­na­do y no in­ci­pien­te, co­mo el nues­tro, una ga­le­ría es aque­lla que tie­ne sus ar­tis­tas ex­clu­si­vos y los pro­mue­ve. Otro ti­po de ga­le­ría es la que pro­mue­ve el mer­ca­do se­cun­da­rio, de ar­tis­tas muer­tos, que ad­mi­nis­tran los le­ga­dos de un ar­tis­ta im­por­tan­te.

”La ga­le­ría con­tem­po­rá­nea, co­mo la de Ja­co­bo y la mía, es una pla­ta­for­ma de pro­mo­ción de va­lo­res cul­tu­ra­les, y de una ma­ne­ra yun cir­cui­to di­fe­ren­tes de aque­lla en que un Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra de­bi­da­men­te fi­nan­cia­do y es­truc­tu­ra­do po­dría ha­cer­lo. El Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra y Ju­ven­tud (MCJ) ha de­ve­ni­do en una en­ti­dad to­tal­men­te ‘om­bli­guis­ta’; es de­cir, ce­rra­da ha­cia el in­te­rior; so­la­men­te ac­túa pa­ra ge­ne­rar cul­tu­ra al in­te­rior de Cos­ta Ri­ca o traer cul­tu­ra de afue­ra pa­ra Cos­ta Ri­ca, pe­ro con ca­si nu­la pro­mo­ción de la cul­tu­ra lo­cal a ni­vel in­ter­na­cio­nal.

”Tal vez la for­ma en la que Comex tra­ta de pro­mo­ver Cos­ta Ri­ca co­mo des­tino ci­ne­ma­to­grá­fi­co sea se­ñal de que al­go va a cam­biar, pe­ro en es­te mo­men­to ni des­de el MCJ ni Ha­cien­da hay ni la más mí­ni­ma vo­lun­tad, apa­ren­te­men­te, de pro­mo­ver la cul­tu­ra en el ex­tran­je­ro”.

“El Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra ha de­ve­ni­do en una en­ti­dad om­bli­guis­ta, ce­rra­da ha­cia el in­te­rior; so­lo ac­túa pa­ra ge­ne­rar cul­tu­ra al in­te­rior de Cos­ta Ri­ca o traer cul­tu­ra de afue­ra”.

AL­BERT MARÍN.

Klaus Stein­metz en el es­pa­cio don­de es­tu­vo su ga­le­ría pri­va­da; du­ran­te 18 años reali­zó más de 150 even­tos ar­tís­ti­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.