Y Sa­tán con­du­ce el bai­le

Los 200 años de un gran crea­dor: Con­me­mo­ra­mos el bi­cen­te­na­rio del na­ci­mien­to del com­po­si­tor Char­les Gou­nod, el au­tor de la ópe­ra Faus­to y un co­pio­so cor­pus de mú­si­ca po­co co­no­ci­da

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Música - Jac­ques Sa­got jacq­sa­got@gmail.com

En la Francia de la se­gun­da mi­tad del si­glo XIX, un com­po­si­tor te­nía una so­la ma­ne­ra de con­se­guir cier­ta no­to­rie­dad: con una ópe­ra o un ba­llet y, me­jor to­da­vía, con una ópe­ra que con­tu­vie­se un ba­llet. A Gou­nod, Bi­zet, La­lo, De­li­bes, Tho­mas, Mas­se­net, Char­pen­tier, la gen­te los re­cuer­da por sus ópe­ras o ba­llets. ¿La mú­si­ca sin­fó­ni­ca? No le in­tere­sa­ba a na­die, y ello ex­pli­ca, en bue­na me­di­da, el he­cho de que un ge­nio co­mo Ber­lioz no hu­bie­se nun­ca re­ci­bi­do el re­co­no­ci­mien­to que me­re­cía.

Pa­ra aque­llos que creen no ha­ber nun­ca es­cu­cha­do na­da de Gou­nod, les di­ré que se equi­vo­can: la tor­va­men­te ma­ca­bra Mar­cha fú­ne­bre pa­ra un tí te re­fue usa­da co­mo mú­si­ca pa­ra la serie Al­fred Hitch­cock pre­sen­ta, y su Ave Ma­ría –me­lo­día su­per­pues­ta al pri­mer pre­lu­dio de El clave bien tem­pe­ra­do de Bach, con es­te fun­gien­do co­mo acom­pa­ña­mien­to– go­za de uni­ver­sal po­pu­la­ri­dad. No hay boda, fu­ne­ral, no­ve­na­rio o ce­le­bra­ción sa­cra en la cual no se oi­ga.

Pe­ro, cla­ro, la pie­za maes­tra de Gou­nod es su ópe­ra Faus­to: des­de su es­treno en el Tea­tro Lí­ri­co de Pa­rís, el 19 de mar­zo de 1959, ha si­do ob­je­to de más de 2 500 re­pre­sen­ta­cio­nes en la ópe­ra de Pa­rís so­la­men­te. La obra si­gue de cer­ca la pri­me­ra par­te del Faus­to de Goet­he, con un hé­roe atri­bu­la­do, una he­roí­na re­den­to­ra y enamo­ra­da, y Me­fis­tó­fe­les en­re­dán­do­lo to­do con tal de ga­nar pa­ra sí el al­ma del buen doc­tor.

Re­cor­de­mos que la obra de Goet­he co­mien­za con Me­fis­to y Dios apos­tan­do a quién lo­gra­rá ha­cer­se con el al­ma del pro­ta­go­nis­ta. En cier­to mo­do, los per­so­na­jes son tre­be­jos en ma­nos de dos co­lo­sa­les aje­dre­cis­tas, que se tren­zan en fe­roz con­tien­da, ma­ni­pu­lan­do sus pie­zas a su an­to­jo.

En la blas­fe­ma­to­ria es­ce­na “de la ta­ber­na”, Me­fis­to en­to­na las famosas y sul­fú­reas es­tro­fas “del be­ce­rro de oro”, en las que no di­ce na­da que no sea ver­dad. Sa­tán con­du­ce el mul­ti­tu­di­na­rio bai­le hu­mano: los hom­bres “se arras­tran en el fan­go” y“ado­ran el vil me­tal”, mien­tras el Dia­blo, “mons­truo in­mun­do, es­cu­pe a los cie­los”. Es un so­ber­bio rol pa­ra un ba­jo-ba­rí­tono.

El ho­mo re­li­gio­sus

Las re­so­nan­cias re­li­gio­sas del pri­mer Faus­to de Goet­he –so­bre to­do la no­ción de que un hom­bre pue­da ser re­di­mi­do por el amor de una mu­jer– de­ben de ha­ber con­mo­cio­na­do a Gou­nod, quien du­ran­te sus años de ju­ven­tud con­si­de­ró es­tu­diar pa­ra el sa­cer­do­cio, y es­cri­bió un con­si­de­ra­ble y va­lio­so vo­lu­men de mú­si­ca sa­cra. De he­cho, en 1854 es­cri­bió una Mi­sa de San­ta Ce­ci­lia que fue es­tre­na­da en la Igle­sia de San Eus­ta­quio el 22 de no­viem­bre de 1855 –día de San­ta Ce­ci­lia, pa­tro­na de los mú­si­cos–. Fue con es­ta obra que Pa­rís com­pren­dió que es­ta­ba fren­te a un mú­si­co de su­pe­rio­res fa­cul­ta­des.

Así, más allá de los in­trín­gu­lis ar­gu­men­ta­les, el gran te­ma del Faus­to es la re­den­ción por el amor: la más po­ten­te lí­nea de fuer­za de la re­li­gión y la sen­si­bi­li­dad cris­tia­nas.

Gou­nod es­tu­dió a fon­do las mi­sas de Pa­les­tri­na y la mú­si­ca sa­cra de los si­glos XV y XVI. Des­gra­cia­da­men­te, su des­tino era que­dar por siem­pre li­ga­do a Faus­to y na­da más que Faus­to. Fue una de esas obras –co­mo Car­men, de Bi- zet– que ase­si­nan el res­to de las pie­zas del com­po­si­tor.

¿Quién sa­be que Gou­nod com­pu­so 13 ópe­ras? La me­li­flua Romeo y Ju­lie­ta y qui­zás Mi­rei­lle se oyen to­da­vía, de vez en cuan­do, pe­ro muy por de­trás de Faus­to. Tam­bién com­pu­so dos sin­fo­nías, la pri­me­ra de las cua­les sir­vió de mo­de­lo pa­ra la en­can­ta­do­ra Sin­fo­nía en Do ma­yor de Bi­zet. En 1849 es­cri­bió una Mar­cha Pon­ti­fi­cia, que se con­ver­ti­ría en 1969 en el Himno Na­cio­nal del Vaticano. Y so­bre el atril de su piano hi­zo gra­bar en ba­jo­rre­lie­ve el ros­tro de Je­sús. Sí, era un ca­tó­li­co de­vo­to, y un al­ma pren­di­da de lo di­vino, de lo tras­cen­den­tal. Su obra re­li­gio­sa es des­co­mu­nal, y por mu­cho su­pera su le­ga­do lí­ri­co –aun­que el mun­do no lo vea así–. Com­pu­so ora­to­rios, di­ver­sas mi- sas, ré­quiems, mo­te­tes… ese era su ver­da­de­ro uni­ver­so, la re­si­den­cia de su al­ma.

¡Una gui­ta­rra, mi reino por una gui­ta­rra!

Co­rría la pri­ma­ve­ra de 1862 cuan­do Gou­nod dis­fru­ta­ba de unas va­ca­cio­nes en el nor­te de Ita­lia. La no­che del 24 de abril sa­lió a ca­mi­nar por los evo­ca­ti­vos li­to­ra­les del la­go Ne­mi. De pron­to, se vio atraí­do por una mú­si­ca le­ja­na (“Los so­ni­dos y los per­fu­mes gi­ran en el ai­re de la no­che” –hu­bie­ra di­cho Bau­de­lai­re–). Al mi­rar en la di­rec­ción de don­de pro­ce­día la mú­si­ca, Gou­nod des­cu­brió a un cam­pe­sino ita­liano que ca­mi­na­ba, can­tan­do me­lo­días tra­di­cio­na­les con acom­pa­ña­mien­to de gui­ta­rra. Du­ran­te lar­go ra­to lo si­guió, hipnotizado por la mú­si­ca.

A un ami­go le con­fió: “Me sen­tí tan arre­ba­ta­do, que la­men­té no po­der com­prar am­bas co­sas: el mú­si­co y su ins­tru­men­to, pe­ro sien­do es­to im­po­si­ble, hi­ce la se­gun­da me­jor co­sa: ad­qui­rí la gui­ta­rra y me pro­pu­se apren­der a to­car­la tan bien co­mo el cam­pe­sino”. Al re­gre­sar a su ho­tel, ins­cri­bió con tin­ta en el ins­tru­men­to: “Ne­mi, 24 apri­le, 1862”. Fue uno de sus más pre­cia­dos te­so­ros.

En efec­to, apren­dió a to­car la gui­ta­rra (sus ins­tru­men­tos eran el piano y el ór­gano) y, lue­go, la man­do­li­na. Re­sul­ta con­mo­ve­dor que es­te ge­nio que to­ca­ba de me­mo­ria los 48 pre­lu­dios y fu­gas de El clave bien tem­pe­ra­do, de Bach, fue­se tam­bién sen­si­ble al can­to de un cam­pe­sino, y a su arte con la gui­ta­rra.

Des­gra­cia­da­men­te, el ins­tru­men­to fue se­ve­ra­men­te da­ña­do du­ran­te la gue­rra fran­co-pru­sia­na de 1871. Hoy, la ve­ne­ra­ble gui­ta­rra es­tá en ex­hi­bi­ción per­ma­nen­te en el Mu­seo de la Ópe­ra de Pa­rís. Cuen­to es­ta his­to­ria pa­ra que se for­men una idea del eclec­ti­cis­mo y am­pli­tud del cri­te­rio es­té­ti­co de nues­tro com­po­si­tor.

Gra­cias, maes­tro

Gou­nod fue un be­llo ser hu­mano, un co­le­ga ge­ne­ro­so, un pa­la­dín de to­do lo­no­ble y her­mo­so. Y, so­bre to­do, un com­po­si­tor que to­da­vía de­be ser, ca­si en su to­ta­li­dad, ex­plo­ra­do y des­cu­bier­to por el pú­bli­co. No lo co­no­ce quien so­lo ha­ya es­cu­cha­do su Faus­to, la Mar­cha fú­ne­bre pa­ra un tí­te­re o el Ave Ma­ría.

Era un me­lo­dis­ta ex­cel­so, pe­ro cuan­do te­nía que es­cri­bir con­tra­pun­to o com­po­ner una fu­ga emer­gía el es­tu­dio­so de Juan Se­bas­tián Bach, y su maes­tría so­lo po­día ca­li­fi­car­se de in­com­pa­ra­ble. Lue­go, vol­vía a la me­lo­día fá­cil, ele­gan­te, grá­cil, tan del gus­to del pú­bli­co fran­cés de su tiem­po.

Pa­ra su Faus­to se ins­pi­ró –es lo me­nos que po­de­mos de­cir– en La con­de­na­ción de Faus­to, obra mo­nu­men­tal de su pre­de­ce­sor Ber­lioz.

Gou­nod re­to­ma las ideas de Ber­liozy­las re­for mu la en un len­gua­je mu­cho me­nos ori­gi­nal, me­nos au­daz, me­nos fu tu­ris­ta que el cul­ti­va­do por el au­tor de la Sin­fo­nía Fan­tás­ti­ca. De ahí su ma­yor po­pu­la­ri­dad, que no ha mer­ma­do ni en­ve­je­ci­do.

Re­cor­de­mos que nues­tro Tea­tro Na­cio­nal fue es­tre­na­do el 18 de oc­tu­bre de 1897 pre­ci­sa­men­te con la ópe­ra Faus­to. A 200 años de su na­ci­mien­to, de­ci­mos: “gra­cias maes­tro, por­que en­no­ble­cis­te nues­tras vi­das con tu arte, y en­san­chas­te el siem­pre tor­na­di­zo ho­ri­zon­te de lo be­llo”.

Más allá de los in­trín­gu­lis ar­gu­men­ta­les, el gran te­ma del Faus­to es la re­den­ción por el amor: la más po­ten­te lí­nea de fuer­za de la re­li­gión y la sen­si­bi­li­dad cris­tia­nas. A 200 años de su na­ci­mien­to de­ci­mos: “gra­cias maes­tro, por­que en­no­ble­cis­te nues­tras vi­das con tu arte, y en­san­chas­te el siem­pre tor­na­di­zo ho­ri­zon­te de lo be­llo”.

FOTO: WI­KI­ME­DIA COMMONS/GALLICA DI­GI­TAL LI­BRARY.

El gran com­po­si­tor fran­cés Char­les Gou­nod (1818-1893); así se veía en 1890.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.