Volver al tea­tro es volver a ca­sa

Ing­mar Berg­man es­ta­ba se­gu­ro de que el tea­tro era su ca­sa y don­de em­pe­za­ban los sue­ños y las pe­sa­di­llas.

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - 100 años de Bergman -

L as imá­ge­nes in­mor­ta­les que Ing­mar Berg­man le ha de­ja­do al ci­ne son ve­ne­ra­das co­mo un pa­tri­mo­nio vi­sual de la hu­ma­ni­dad: esos in­quie­tan­tes e in­fi­ni­tos pri­me­ros pla­nos que nos ha­cen un nu­do en la gar­gan­ta y en to­do el cuer­po, ese ges­to pre­ci­so y la­pi­da­rio de un si­len­cio o una pau­sa o los más ver­gon­zo­sos mie­dos y per­ver­sio­nes con­te­ni­das en una fra­se o una mi­ra­da son ese se­llo, esa mar­ca que to­dos los aman­tes de la poé­ti­ca del ci­ne re­co­no­cen en Berg­man y al­gu­nos de sus acó­li­tos.

Pe­ro es­tá el tea­tro y esa his­to­ria de amor y pa­sión in­con­di­cio­nal en­tre uno de los más gran­des ar­tis­tas es­cé­ni­cos que ha vis­to el si­glo XX y ese lu­gar al que siem­pre vol­vió, al que re­vi­si­tó cien­tos de ve­ces pa­ra en­con­trar qui­zás más pre­gun­tas que res­pues­tas, por­que si es­ta­ba se­gu­ro de al­go era de que el tea­tro era su ca­sa y don­de em­pe­za­ban los sue­ños y las pe­sa­di­llas.

Cer­ca de cum­plir 86 años, Berg­man con­ce­de una se­rie de en­tre­vis­tas li­de­ra­das por una des­ta­ca­da pe­rio­dis­ta, Ma­rie Ny­re­röd, en las que des­nu­da de ma­ne­ra sen­ti­da y con­tun­den­te lo que ha sig­ni­fi­ca­do el tea­tro en su vi­da, pa­ra en­ten­der sus otras pa­sio­nes y ne­ce­si­da­des, lo que po­dría ha­cer­nos re­fle­xio­nar so­bre es­tos len­gua­jes –el ci­ne­ma­to­grá­fi­co y el tea­tral– vis­tos por al­gu­nos co­mo an­ta­gó­ni­cos en su con­tex­to téc­ni­co. Berg­man lo­gra di­bu­jar una lí­nea con­ti­nua, ten­sa a ve­ces, ver­sá­til y es­ca­bro­sa otras tan­tas, en­tre el tea­tro y el ci­ne que en­gran­de­ce las po­si­bi­li­da­des de am­bos co­mo uni­ver­so crea­ti­vo.

En la es­ce­na se­gun­da del Ac­to III de Ham­let, el prín­ci­pe de Di­na­mar­ca reúne a sus ac­to­res, quie­nes es­tán a pun­to de re­pre­sen­tar la cruel muer­te de su pa­dre, y re­sue­nan pa­ra siem­pre las si­guien­tes aco­ta­cio­nes a los in­tér­pre­tes (a la me­jor ma­ne­ra de un di­rec­tor tea­tral o ci­ne­ma­to­grá­fi­co):

“No seas tam­po­co de­ma­sia­do tí­mi­do, de­ja que tu dis­cre­ción sea tu guía. Ajus­ta la ac­ción a las pa­la­bras y las pa­la­bras a la ac­ción, cui­dan­do en es­pe­cial de no ex­ce­der la sen­ci­llez de la na- tu­ra­le­za. Por­que al­go así se opon­dría a la ra­zón del ser del tea­tro, cu­yo fin, des­de el prin­ci­pio has­ta aho­ra, ha si­do y es, sos­te­ner, por así de­cir­lo, un es­pe­jo an­te la na­tu­ra­le­za que mues­tre a la vir­tud su pro­pio ros­tro, al vi­cio su ver­da­de­ra ima­gen, y a la mis­ma en­car­na­ción del tiem­po su ca­rác­ter y su se­llo. ”(en la tra­duc­ción de Joa­quín Gu­tié­rrez).

Y es que es­tas “pri­mi­ti­vas” téc­ni­cas de la di­rec­ción es­cé­ni­ca su­ge­ri­das por Sha­kes­pea­re en la voz de Ham­let son apli­ca­das ma­gis­tral­men­te por Berg­man en cual­quie­ra de los dos es­pa­cios que se ofrez­can, por­que la tra­duc­ción que ha­ce al ges­to ci­ne­ma­to­grá­fi­co am­pa­ra­do en los pla­nos, la ilu­mi­na­ción o la ca­den­cia de las imá­ge­nes, la lo­gra­rá en el tea­tro gra­cias a otros re­cur­sos co­mo la pa­la­bra di­cha, la re­so­lu­ción de la ac­ción dramática, tono, el foco y la at­mós­fe­ra su­ge­ri­dos tan­to por el dra­ma­tur­go co­mo por su pro­pia vi­sión e in­tui­ción co­mo di­rec­tor.

Berg­man ha com­par­ti­do a tra­vés de su len­te pa­vo­ro­so las per­ver­sio­nes y mie­dos más la­ten­tes y uni­ver­sa­les del ser hu­mano mo­derno: la muer­te, la in­co­mu­ni­ca­ción, la agre­si­vi­dad, la in­cer­ti­dum­bre, la in­fi­de­li­dad… es­tos te­mas van y vie­nen en un te­rri­ble dis­cur­so que nos ha­bla siem­pre de no­so­tros, de lo que so­mos o po­de­mos lle­gar a ser (de nue­vo Sha­kes­pea­re en la voz de Ofe­lia). O bien, de lo que he­mos si­do en nues­tros más os­cu­ros sue­ños.

El ni­ño que ju­ga­ba al tea­tro

El sue­ño de Berg­man en el tea­tro se re­mon­ta a su in­fan­cia, cuan­do te­nía una es­pe­cie de tea­trino con tí­te­res de pa­pel, ima­gen que mu­cho tiem­po des­pués es­co­lla­rá en la pan­ta­lla gran­de con la inigua­la­ble Fanny y Ale­xan­der( 1982) que po­ne a prue­ba la ma­qui­na­ria ci­ne­ma­to­grá­fi­ca y tea­tral pa­ra ha­blar un len­gua­je uní­vo­co: el len­gua­je del ar­te.

Berg­man vuelve al tea­tro siem­pre. Has­ta en los momentos en los que pa­re­ce que es­tá de­di­ca­do en su to­ta­li­dad al ci­ne. Sus re­gre­sos y vi­si­tas cons­tan­tes al tea­tro las ha­ce de ma­ne­ra más in­ten­sa y des­car­na­da de la mano de uno de sus au­to­res pre­di­lec­tos y su “al­ma ge­me­la” Au­gust Strind­berg (1849–1912).

Strind­berg re­pre­sen­ta ese im­pul­so oní­ri­co y des­truc­ti­vo que asis­te a su ci­ne y a sus obras tea­tra­les en for­ma re­cu­rren­te.

Era ape­nas un ado­les­cen­te cuan­do le­yó El pe­lí­cano de Strind­berg y tal co­mo lo ha re­ve­la­do al­gu­na vez, sin­tió que es­te au­tor le ha­bla­ba de co­sas que aun­que en ese mo­men­to no asi­mi­la­ba por com­ple­to, hi­zo me­lla en su vi­da co­mo crea­dor.

Strind­berg se cue­la en el al­ma de Berg­man, en el ojo de Berg­man y le ha­bla con mil vo­ces a él que sa­be tam­bién de ra­bia, de lo­cu­ra, de muer­te, de so­le­dad, de se­xo, de tor­tu­ra y de re­pre­sión.

Es de­cir, le ha­bla del hom­bre mo­derno y su des­gra­cia de ser en es­te mun­do, de se­guir sien­do en me­dio de la an­sie­dad y la in­cer­ti­dum­bre.

No en vano, pu­so en es­ce­na más de una trein­te­na de obras de es­te au­tor sue­co, ha­cien­do múl­ti­ples ver­sio­nes de El sue­ño, obra que lo mar­có en su vi­da ín­ti­ma y ar­tís­ti­ca (si es que hay di­vi­sio­nes po­si­bles). Berg­man vi­vió tam­bién en el mis­mo edi­fi­cio que Strind­berg y ate­so­ra­ba los vo­lú­me­nes de sus obras pa­ra ir a ellas una y otra vez. Se cie­rra el te­lón, se apa­gan las lu­ces y que­da el si­len­cio. El si­len­cio que es ma­te­ria pri­ma pa­ra crear. Strind­berg lo sa­bía. Berg­man lo sa­bía.

El ci­ne vi­si­ta al tea­tro por­que es siem­pre co­mo volver a ca­sa. Ese lu­gar don­de to­do sur­ge, ese es­pa­cio de lo co­ti­diano que se re- frac­ta en mil imá­ge­nes y que me re­cuer­da que yo soy tam­bién to­dos esos de afue­ra, con sus mi­se­rias y an­gus­tias a cues­tas.

El tea­tro es la ca­sa y los gran­des crea­do­res lo sa­ben y por eso vuel­ven, vuel­ven co­mo sea a deam­bu­lar por los es­ce­na­rios, vi­vos o muer­tos, pe­ro la cer­te­za es que vuel­ven a él y lo an­sían co­mo Odi­seo a Íta­ca.

NORDISKA MUSEET / WIKIMEDIA

La obra de Au­gust Strind­berg hi­zo me­lla en la vi­da co­mo crea­dor de Berg­man. De ado­les­cen­te le­yó su li­bro El pe­lí­cano.

FOTOGRAMA DE LA CIN­TA

En la pe­lí­cu­la Fanny y Ale­xan­der (1982), Berg­man po­ne a prue­ba la ma­qui­na­ria ci­ne­ma­to­grá­fi­ca y tea­tral pa­ra ha­blar el len­gua­je del ar­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.