La es­tra­te­gia de en­se­ñar lo que no se sa­be

Edu­car en mu­seos: Pa­blo Mar­tí­nez, je­fe de pro­gra­mas del Mac­ba, ha­bla so­bre ex­pe­ri­men­tar con la edu­ca­ción en ar­tes

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada -

“Pa­ra que se pro­duz­ca lo edu­ca­ti­vo, no hay más que po­ner­se a ha­cer y a ex­pe­ri­men­tar", di­ce Pa­blo Mar­tí­nez. Lo sa­be bien por­que sus prác­ti­cas son inusua­les, abier­tas al cam­bio, y tam­bién, co­mo co­rres­pon­de a las ar­tes, abier­tas al error, al fra­ca­so. “Uno de mis gran­des apren­di­za­jes es pen­sar que to­do es po­si­ble, que to­do es via­ble”. So­lo hay que pro­bar­lo.

Des­de se­tiem­bre del 2016, Mar­tí­nez es el je­fe de Pro­gra­mas del Mu­seo de Ar­te Con­tem­po­rá­neo de Bar­ce­lo­na (Mac­ba), una de las más pro­mi­nen­tes ins­ti­tu­cio­nes es­pa­ño­las. A su car­go tie­ne el Cen­tro de Es­tu­dios y Do­cu­men­ta­ción MAC­BA, el PEI Pro­gra­ma de Es­tu­dios In­de­pen­dien­tes, los Pro­gra­mas Pú­bli­cos y el área de Edu­ca­ción.

Mar­tí­nez par­ti­ci­pa du­ran­te es­te ju­lio, jun­to con la ar­gen­ti­na Ma­gui Dá­vi­la, en uno de los pro­yec­tos de la Ca­sa Ca­ní­bal del Cen­tro Cul­tu­ral de Es­pa­ña. Jun­to con 24 es­tu­dian­tes, ex­plo­ran pro­ce­sos de diá­lo­go y es­cu­cha –de la ciu­dad y de sí mis­mos–, la au­to­pu­bli­ca­ción (en for­ma­to de fan­zi­ne) y, en ge­ne­ral, una for­ma de edu­ca­ción en el ar­te que no va en una so­la vía, sino en múl­ti­ples.

Con­ver­sa­mos con el edu­ca­dor e in­ves­ti­ga­dor acer­ca de la pe­da­go­gía en los mu­seos con­tem­po­rá­neos y los desafíos pa­ra es­tas ins- ti­tu­cio­nes fun­da­men­ta­les pa­ra la vi­da cul­tu­ral. La ver­sión com­ple­ta de la en­tre­vis­ta es­tá en na­cion.com/án­co­ra –¿Có­mo se re­la­cio­na es­te ta­ller con lo que ha­ce en Mac­ba?

–Es­te ti­po de es­pa­cios son in­ves­ti­ga­cio­nes que me sir­ven pa­ra nu­trir mi pro­pia prác­ti­ca. Es­to tie­ne que ver con la ma­ne­ra en que en­tien­do mi tra­ba­jo ins­ti­tu­cio­nal y el tra­ba­jo edu­ca­ti­vo: ver has­ta dón­de pue­den lle­gar cier­tas ex­pe­ri­men­ta­cio­nes que des­pués pue­dan ser apli­ca­das en la ins­ti­tu­ción. Cuan­do me in­vi­ta­ron a Ca­sa Ca­ní­bal di­je: no voy a ir allí a con­tar lo que ya sé. Es agotador eso, des­pla­zar­me tan­tos ki­ló­me­tros pa­ra es­cu­char­me.

“Re­pli­car un sa­ber que ya es­tá ins­ti­tui­do no me in­tere­sa. Me in­tere­sa ve­nir aquí pa­ra apren­der y po­ne­ra prue­ba lo que sé. En­se­ñar lo que uno no sa­be, po­ner­se a prue­ba, tan­to aquí co­mo en el mu­seo, es fun­da­men­tal, pa­ra que el tra­ba­jo sea sin­gu­lar, ver­da­de­ro, no una ré­pli­ca de fór­mu­las ya he­chas”.

–Tra­di­cio­nal­men­te (y no so­lo en el sen­ti­do tem­po­ral ni ge­ne­ra­cio­nal), los­mu­seos no han ten­di­do a en­se­ñar lo que no sa­ben, sino lo con­tra­rio: a di­se­ñar sus pro­pues­tas a par­tir de lo que sa­be y el es­pec­ta­dor pre­sun­ta­men­te no. ¿Có­mo sur­ge el es­pa­cio pa­ra ha­cer al­go di­fe­ren­te?

–Es­toy en una lar­ga ge­nea­lo­gía que pre­ten­de huir de prác­ti­cas edu­ca­ti­vas pa­ter­na­lis­tas en las que se su­po­ne que el que sa­be es­tá den­tro de la ins­ti­tu­ción y el que no sa­be, fue­ra de ella. Es­to tie­ne que ver con una tra­di­ción pa­ter­na­lis­ta, pa­triar­cal, co­lo­nial, con una he­ren­cia de cier­to pro­yec­to ilus­tra­do que lo que pre­ten- de es ilu­mi­nar al que vie­ne al mu­seo más que de­jar­se afec­tar por él. Es in­tere­san­te pen­sar có­mo los pú­bli­cos pue­den afec­tar al mu­seo en sus prác­ti­cas, qué pue­de apren­der la ins­ti­tu­ción de la gen­te. Es dar­le vuel­ta a la je­rar­quía del sa­ber y pen­sar en otras for­mas de re­la­cio­nar­se”.

–Es­to ri­ñe de al­gu­na ma­ne­ra con los ob­je­ti­vos im­pues­tos al mu­seo, que se ba­san en au­men­to de can­ti­dad de pú­bli­cos y la ex­pan­sión a pú­bli­cos di­fe­ren­tes, más que la pro­duc­ción de co­no­ci­mien­to en un en­cuen­tro con esos pú­bli­cos.

–Eso sin du­da es una ten­sión en cier­tas pro­pues­tas que se ha­cen en las ins­ti­tu­cio­nes. No te voy a en­ga­ñar si te di­go que el Mac­ba ne­ce­si­ta vi­si­tan­tes, pues­to que hay pre­sión de las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas pa­ra que ha­ya más. La cues­tión es có­mo no tra­tar al vi­si­tan­te co­mo un clien­te, sino co­mo un ciu­da­dano, y es­to no sig­ni­fi­ca que ven­gan me­nos vi­si­tan­tes.

–Más vi­si­tan­tes que ten­gan ex­pe­rien­cias más di­ver­sas y, oja­lá, en­ri­que­ce­do­ras.

–Ese es el ob­je­ti­vo. Pe­ro no so­la­men­te hay un pú­bli­co, sino mu­chos, muy di­ver­sos. Cuan­do tú no tie­nes la po­tes­tad del sa­ber, sino que es­tás abier­to a la es­cu­cha, es­tás abier­to a la po­si­bi­li­dad de que ven­gan mu­chos más pú­bli­cos y mu­cho más di­ver­sos, y que la ins­ti­tu­ción se en­ri­quez­ca de es­to.

–¿Có­mo se re­fle­ja es­to en pro­yec­tos con­cre­tos y de­li­mi­ta­dos enun­mu­seo que tie­ne res­pon­sa­bi­li­da­des y ob­je­ti­vos ins­ti­tu­cio­na­les di­se­ña­dos de otro mo­do?

–Aquí hay mu­chos ni­ve­les. El mu­seo tie­ne, pa­ra em­pe­zar, una co­lec­ción. Lo que el equi­po es­tá in­ten­tan­do for­ta­le­cer es los re­la­tos que pro­du­ce esa co­lec­ción. La co­lec­ción es­tá per­ma­nen­te ex­pues­ta y ge­ne­ra víncu­los afec­ti­vos y una co­mu­ni­dad en torno a ella. Es la co­lum­na ver­te­bral de la prác­ti­ca ins­ti­tu­cio­nal, del mu­seo. Ven­go de Va­lla­do­lid, una ciu­dad de pro­vin­cias con un mu­seo pe­que­ño, y eran fun­da­men­ta­les las vi­si­tas que ha­cía el mu­seo. Lo vi­si­té co­mo 20 ve­ces, me trans­for- mó a mí en ca­da vi­si­ta y trans­for­ma­ba el pro­pio mu­seo en ca­da vi­si­ta por­que es­ta­ble­ces una re­la­ción dis­tin­ta con las obras.

“Des­pués, el tra­ba­jo ac­ti­van­do dis­tin­tos pro­yec­tos y ti­pos de co­mu­ni­da­des. Es fun­da­men­tal el tra­ba­jo con el pú­bli­co cer­cano al mu­seo. Se vie­ne de una tra­di­ción en la que bue­na par­te del tra­ba­jo es pa­ra acu­mu­lar tu­ris­tas, y eso pue­de se­guir pa­san­do, hay al­go que no in­ter­fie­re con un ti­po de prác­ti­ca po­lí­ti­ca que pue­des es­tar ha­cien­do. Por otra par­te, me in­tere­sa ac­ti­var pro­yec­tos que ten­gan sen­ti­do pa­ra en­rai­zar a la ins­ti­tu­ción en su con­tex­to. ¿có­mo pue­des ha­cer prác­ti­cas ex­pe­ri­men­ta­les con el con­tex­to que nu­tran lo ex­po­si­ti­vo, el­mu­seo en sí? El tu­ris­ta lo que quie­re es ver lo sin­gu­lar del es­pa­cio.

“El tu­ris­ta es­tá har­to de lle­gar a mu­seos que son igua­les en to­das par­tes. Cuan­do el­mu­seo es­tá ac­ti­va­do por su co­mu­ni­dad, es lo que más le gus­ta. Nos gus­ta ir a es­pa­cios don­de no te en­cuen­tras a ti mis­mo, sino don­de te en­cuen­tras con el otro”.

– ¿Có­mo ase­gu­rar­se de que esa pers­pec­ti­va sea trans­ver­sal a to­da la ins­ti­tu­ción?

–Bueno, ese es uno de los desafíos del tra­ba­jo. En el Cen­tro de Ar­te Dos de Ma­yo de Mós­to­les (Ma­drid) sí que con­se­gui­mos que el de­par­ta­men­to de edu­ca­ción fue­se fun­da­men­tal pa­ra la ins­ti­tu­ción; se en­ten­día que la ins­ti­tu­ción es­ta­ba he­cho por la gen­te –llá­ma­lo edu­ca­ción, ac­ti­vi­da­des, exposición–. Eso ha­bla de cues­tio­ne cí­vi­cas, de de­mo­cra­cia ra­di­cal, de es­fe­ra pú­bli­ca. ¿En qué me­di­da el mu­seo pue­de es­tar ac­ti­van­do de­ba­tes con su con­tex­to?

DA­NI CAN­TO/COR­TE­SÍA MAC­BA; MI­QUEL COLL/COR­TE­SÍA MAC­BA.

El Mu­seo de Ar­te Con­tem­po­rá­neo de Bar­ce­lo­na es cla­ve pa­ra su co­mu­ni­dad. En la ima­gen, un ta­ller en el que alum­nos del Pro­gra­ma de Es­tu­dios In­de­pen­dien­tes del Mac­ba te­jie­ron el con­torno del Me­di­te­rrá­neo mien­tras “ha­bla­ban de la si­tua­ción geo­po­lí­ti­ca, la vio­len­cia, po­lí­ti­cas mi­gra­to­rias...”, di­ce Mar­tí­nez. A la iz­quier­da, el edu­ca­dor Pa­blo Mar­tí­nez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.