Aque­lla ba­rria­da josefina “Peor es na­da”.

Desa­rro­llo josefino: El ba­rrio Igle­sias Flo­res fue uno de los pio­ne­ros en la vi­vien­da po­pu­lar en San Jo­sé

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada -

Allá por 1930, Mar­ce­lino García Ca­na­les, un ve­cino del lu­gar, des­cri­bió así el lla­ma­do Ca­se­río de la Cruz Ro­ja: “En un rin­cón agres­te de la ciu­dad co­que­ta, / for­ma­do por el cau­ce del en­tur­bia­do río, / co­mo en un an­fi­tea­tro de pal­co y de lu­ne­ta, / se agru­pan las ca­si­tas del ra­ro ca­se­río. (…) Son tres lar­gas hi­le­ras de ca­si­tas muy quie­tas / las que for­man el ba­rrio de tos­co pe­dre­río; / una a una tras otra, con co­rre­dor y puer­tas / pa­re­cen un en­jam­bre al pie de un ce­rro um­brío”.

El pro­ble­ma de la vi­vien­da

A ini­cios del si­glo XX, San Jo­sé es­ta­ba con­so­li­da­da co­mo el nú­cleo ur­bano más im­por­tan­te, el que con­cen­tra­ba las ac­ti­vi­da­des pú­bli­cas y pri­va­das vi­ta­les pa­ra el desa­rro­llo del país. Más allá de su cen­tro, eso sí, la ciu­dad se ex­ten­día me­dian­te una se­rie de po­bres ba­rria­das ocu­pa­das por los jo­se­fi­nos de me­no­res in­gre­sos.

Allí, las ca­res­tías, las en­fer­me­da­des con­ta­gio­sas, el ha­ci­na­mien­to y las ca­tás­tro­fes naturales te­nían ma­yor im­pac­to, mien­tras que las ne­ce­si­da­des bá­si­cas de ali­men­ta­ción, ves­ti­do, edu­ca­ción y sa­lud, ape­nas po­dían sa­tis­fa­cer­se. En to­do ello, des­de lue­go, te­nía mu­cho pe­so el mal es­ta­do de las vi­vien­das –cuan­do po­dían lla­mar­se ta­les–, ade­más de los abu­sos que co­me­tían co­ti­dia­na­men­te los pro­pie­ta­rios con el pre­cio de los al­qui­le­res.

El his­to­ria­dor Wi­lliam Eli­zon­do, quien se ha ocu­pa­do del te­ma, de­ta­lla: “A par­tir de mar­zo de 1920, a po­cos días de las huel­gas por la jornada de 8 ho­ras y au­men­tos sa­la­ria­les de los tra­ba­ja­do­res ur­ba­nos y en el mar­co de una epi­de­mia de in­fluen­za, al­gu­nas au­to­ri­da­des y me­dios de pren­sa ma­ni­fies­tan gran preo­cu­pa­ción por la hi­gie­ni­za­ción de las vi­vien­das, con lo que la pro­ble­má­ti­ca de las con­di­cio­nes de vi­da de los po­bres so­bre­sa­len de ma­ne­ra evi­den­te” ( Vi­vien­da y po­bre­za en la ciu­dad de San Jo­sé en la dé­ca­da de 1920).

Ene­fec­to, du­ran­te los pri­me­ros años de esa dé­ca­da, los pe­rió­di­cos die­ron cuen­ta de un pro­ble­ma que iba cla­ra­men­te en au­men­to, pe­ro que de­fi­ni­ti­va­men­te hi­zo cri­sis cuan­do, el 4 de mar­zo de 1924, el te­rre­mo­to de Oro­ti­na afec­tó se­ria­men­te la ca­pi­tal, de­jan­do a mu­chos de sus po­bla­do­res sin vi­vien­da.

De­ses­pe­ra­dos, los jo­se­fi­nos im­pro­vi­sa­ron ran­chos don­de pu­die­ron; de lo se que va­lie­ron, en­ton­ces, los ines­cru­pu­lo­sos pa­ra ren­tar so­la­res a pre­cios abu­si­vos o pa­ra arren­dar ran­chos im­pro­vi­sa­dos, a ve­ces­mu­cho peor que los “chin­cho­rros” de­rrum­ba­dos por el in­ten­so sis­mo.

Es­ta­do y be­ne­fi­cen­cia

Esa si­tua­ción hi­zo ne­ce­sa­ria una ma­yor in­ter­ven­ción del Es­ta­do y de las or­ga­ni­za­cio­nes be­né­fi­cas en el asun­to.

Así, en ju­nio de 1920, la Co­mi­sión de Obra­sPú­bli­cas dic­ta­mi­nó fa­vo­ra­ble­men­te un pro­yec­to pa­ra cons­truir ca­sas ba­ra­tas pa­ra los obre­ros y for­mar un “Con­se­jo de ha­bi­ta­ción”, que se en­car­ga­ría de la cons­truc­ción y dis­tri­bu­ción de di­chos in­mue- bles, así co­mo de la ins­pec­ción e hi­gie­ni­za­ción de los que se al­qui­la­ban a las fa­mi­lias po­bres.

No obs­tan­te, en los años ve­ni­de­ros, hu­bo po­co avan­ce al res­pec­to. El al­to cos­to de los ma­te­ria­les ha­cía que po­cos em­pre­sa­rios se in­tere­sa­ran en desa­rro­llar pro­yec­tos de vi­vien­da po­pu­lar o que, cuan­do se in­tere­sa­ban, no die­ran los re­sul­ta­dos es­pe­ra­dos; por ello, el úni­co pro­yec­to de ese ti­po desa­rro­lla­do por el Es­ta­do no tu­vo éxi­to.

La ex­pe­rien­cia de la be­ne­fi­cen­cia, en cam­bio, fue dis­tin­ta. Tal fue el ca­so de la Cruz Ro­ja Cos­ta­rri­cen­se que, aun­que na­ci­da con fi­nes dis­tin­tos, en1894, en la dé­ca­da de 1920 se me­tió de lleno en la cons­truc­ción de vi­vien­da po­pu­lar, po­si­ble­men­te –co­mo sos­tie­ne Eli­zon­do– por ha­ber te­ni­do que aten­der a mu­chos de los afec­ta­dos por el te­rre­mo­to di­cho.

“En abril de 1924 se anun­ció que se cons­trui­rían 200 ca­sas pa­ra po­bres, a fin de con­tri­buir a la so­lu­ción del pro­ble­ma del in­qui­li­na­to. Se­rían ca­sas hi­gié­ni­cas y de re­la­ti­va co­mo­di­dad”, agre­ga ese his­to­ria­dor.

Ob­te­ni­dos los fon­dos ne­ce­sa­rios por me­dio del Ban­co In­ter­na­cio­nal, en 1925, la Cruz Ro­ja con­si­guió tam­bién el apo­yo de la Uni­ted Fruit Company pa­ra aba­ra­tar el trans­por­te de las ca­sas pre­fa­bri­ca­das en ma­de­ra, que ori­gi­nal­men­te se pen­só im­por­tar del ex­tran­je­ro. Aun­que se desa­rro­lla­ron pe­que­ños con­jun­tos de vi­vien­das en otros si­tios, la ins­ti­tu­ción se hi­zo car­go de la cons­truc­ción de un ba­rrio en­te­ro en las afue­ras ca­pi­ta­li­nas.

El nom­bre del ba­rrio

El si­tio es­co­gi­do era una hon­do­na­da en la ri­ve­ra iz­quier­da del río To­rres, al no­res­te de ba­rrio Mé­xi­co, que se ha­bía po­bla­do a fi­na­les del si­glo XIX y era lla­ma­da, des­de en­ton­ces, “Peor es na­da”. A la pos­tre, era ha­bi­ta­da por una po­bre­te­ría a la que los cro­nis­tas re­cu­rrían ca­da vez que desea­ban ca­rac­te­ri­zar la mi­se­ria ur­ba­na.

Ahí cons­trui­ría el em­pre­sa­rio Art­hu­rWolf, en pe­que­ños y alar­ga­dos lo­tes, 100 ca­sas de ma­de­ra pin­ta­das a dos ma­nos, con te­cho de zinc a dos aguas y co­rre­dor de 2 x 6 varas, dos cuar­tos de 4 x 4, co­ci­na, ex­cu­sa­do de cloa­ca y, a cor­to pla­zo, ca­ñe­ría de agua po­ta­ble. El pre­cio fue de ¢1.800 y los pa­gos men­sua­les eran de ¢17, pa­ra los que so­lo se exi­gía pun­tua­li­dad, a cam­bio de lo cual no se co­bra­ría in­tere­ses y se in­clui­ría en el mon­to la es­cri­tu­ra de la pro­pie­dad.

El 19 de fe­bre­ro de 1926, se inau­gu­ró lo que­se lla­mó la Ciu­da­de­la de la Cruz Ro­ja Ame­ri­ca­na; sin em­bar­go, las li­mi­ta­cio­nes de los ser­vi­cios pú­bli­cos pa­ra aque­lla ar­qui­tec­tu­ra sen­ci­lla, dig­na y fun­cio­nal aflo­ra­ron muy pron­to. La co­mún fal­ta de agua se agu­di­zó; las le­tri­nas, sin agua co­rrien­te, des­pe­dían ma­los olo­res, y un puen­te que ha­bía so­bre el To­rres po­nía en pe­li­gro a quie­nes allí ha­bi­ta­ban.

Pa­ra col­mo de ma­les, al­gu­nos de los pri­me­ros be­ne­fi­cia­rios fue­ron des­alo­ja­dos por no po­der cum­plir con su obli­ga­ción, pues 17 co­lo­nes era una su­ma al­ta pa­ra va­rios de ellos por el de­re­cho de ocu­pa­ción y amor­ti­za­ción. Por eso, jun­to a la so­li­ci­tud de agua po­ta­ble, la de re­ba­jar el va­lor de las ca­sas se con­vir­tió en la prin­ci­pal reivin­di­ca­ción de los po­bla­do­res de la ba­rria­da du­ran­te años.

Fue así co­mo, en ju­nio de 1930, el abo­ga­do Pe­dro Igle­sias Flo­res y dos dipu­tados más pre­sen­ta­ron en el Con­gre­so un pro­yec­to pa­ra re­ba­jar el va­lor to­tal de las di­chas ca­sas, apro­xi­ma­da­men­te, a la mi­tad de su pre­cio, con ba­se en un es­tu­dio téc­ni­co que así lo es­ti­ma­ba. Apro­ba­do el asun­to por la Co­mi­sión de Be­ne­fi­cen­cia –que se tras­la­dó al si­tio in­clu­so– no so­lo se fi­jó el pre­cio en ¢1000, sino que se re­ba­jó su cuo­ta men­sual a ¢10.

Por esa ra­zón, los ve­ci­nos se mos­tra­ron “muy agra­de­ci­dos con la in­ter­ven­ción del Lic. Pe­dro Igle­sias Flo­res en to­dos los asun­tos que a ellos les in­tere­sa­ban”, por lo que “se di­ri­gie­ron a la­mu­ni­ci­pa­li­dad (…) so­li­ci­tan­do se im­pon­ga el nom­bre de Igle­sias Flo­res a aquel lu­gar”( ABC, 30 de se­tiem­bre de 1930). De ahí que uno de los pri­me­ros y exi­to­sos pro­yec­tos de vi­vien­da po­pu­lar en San Jo­sé y en el país, lle­ve ese nom­bre has­ta el día hoy.

El si­tio es­co­gi­do era una hon­do­na­da en la ri­ve­ra iz­quier­da del río To­rres, al no­res­te de ba­rrio Mé­xi­co, que se ha­bía po­bla­do a fi­na­les del si­glo XIX y era lla­ma­da, des­de en­ton­ces, “Peor es na­da”.

MBCR PA­RA LN.

Ba­rrio de la Cruz Ro­ja es una pin­tu­ra de 1958 al óleo de Emi­lio Wi­llie. Per­te­ne­ce a la co­lec­ción de los Mu­seos del Ban­co Cen­tral de Cos­ta Ri­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.