Una su­per­no­va lla­ma­da LEO­NARD BERNS­TEIN

Fue un gran di­rec­tor, un com­po­si­tor de ge­nio, un pia­nis­ta no­ta­ble, un pe­da­go­go y con­fe­ren­cis­ta cau­ti­van­te, un ensayista de pro­sa­pia y un per­so­na­je me­diá­ti­co a quien re­cor­da­mos en el cen­te­na­rio de su na­ci­mien­to

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Música - Jac­ques Sa­got jacq­sa­[email protected]

Leo­nard Berns­tein (19181990) era un mons­truo. Una fuer­za de la na­tu­ra­le­za. Las ca­ta­ra­tas del Niá­ga­ra o el vol­cán Etna. El mun­do lo re­cuer­da pri­mor­dial­men­te co­mo di­rec­tor, pe­ro tam­bién era un com­po­si­tor de ge­nio, un­pia­nis­ta no­ta­ble, un­pe­da­go­go y con­fe­ren­cis­ta ca­ris­má­ti­co y cau­ti­van­te, un ensayista de pro­sa­pia, un show­man, un per­so­na­je me­diá­ti­co, el ros­tro y el em­ble­ma mis­mo del po­ten­te re­na­cer de la mú­si­ca en los Es­ta­dos Uni­dos des­pués de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial.

Al­gún en­vi­dio­so di­jo de él que “te­nía de­ma­sia­dos ta­len­tos y no su­fi­cien­te ge­nio”. Yo di­ría que fue ge­nial en to­do lo que hi­zo.

Co­mo pia­nis­ta nos le­gó gra­ba­cio­nes del Con­cier­to nú­me­ro 25de Mo­zart, del Con­cier­to en Sol de Ra­vel, de la Rhap­sody in Blue de Gersh­win y del Quin­te­to de Schu­mann: no hay na­da que re­pro­char­les.

Co­mo di­rec­tor, su le­ga­do es in­con­men­su­ra­ble. Fue, en par­ti­cu­lar, uno de los res­pon­sa­bles del au­ge mah­le­riano, uno de sus pio­ne­ros y ada­li­des. Sin em­bar­go, igual di­ri­gió to­do el re­per­to­rio uni­ver­sal, siem­pre de­jan­do su se­llo per­so­nal en sus in­ter­pre­ta­cio­nes.

Co­mo com­po­si­tor, nos le­gó el me­jor mu­si­cal ja­más com­pues­to: West Side Story: ¡por Dios, qué cor­nu­co­pia de be­llas me­lo­días, lí­ri­cas, sa­tí­ri­cas, hu­mo­rís­ti­cas, pro­fun­da­men­te ro­mán­ti­cas! La his­to­ria re­crea la tra­ge­dia de Romeo y Ju­lie­ta, pe­ro, en lu­gar de Ca­pu­le­tos y Mon­tes­cos, te­ne­mos la gue­rra ur­ba­na en­tre di­fe­ren­tes gru­pos ét­ni­cos del Nue­va York de los años cin­cuen­ta. Berns­tein no pu­do nun­ca su­pe­rar el éxito cla­mo­ro­so de es­ta obra.

Tam­bién tie­ne ópe­ras y ope­re­tas co­mo Pe­ter Pan, On the Town, Can­di­de (se­gún la no­ve­la ho­mó­ni­ma de Vol­tai­re), Won­der­ful Town, Ont­he Wa­ter­front, una mi­sa, el ba­llet Francy Free, tres sin­fo­nías, y un cor­pus co­pio­so de mú­si­ca de cá­ma­ra y can­cio­nes.

Ofre­ció se­ries de in­va­lua­bles con­fe­ren­cias te­le­vi­si­vas en torno a la mú­si­ca, pre­sen­tó los po­pu­la­rí­si­mos Con­cier­tos pa­ra la ju­ven­tud tam­bién pa­ra la te­le­vi­sión: fue el gran edu­ca­dor mu­si­cal de su país. El pri­mer di­rec­tor ame­ri­cano ín­te­gra­men­te for­ma­do en los Es­ta­dos Uni­dos.

Era un ser pro­tei­co, una irra­dia­ción per­ma­nen­te y ge­ne­ro­sa de sa­bi­du­ría y un en­tu­sias­ma­dor pro­fe­sio­nal: to­do país de­be­ría de te­ner su Leo­nard Berns­tein: la cul­tu­ra mu­si­cal del mun­do se­ría in­fi­ni­ta­men­te más ri­ca.

Ne­xos con Cos­ta Ri­ca

Berns­tein tie­ne un víncu­lo sig­ni­fi­ca­ti­vo y po­co co­no­ci­do con Cos­ta Ri­ca. De 1951 a 1978 es­tu­vo ca­sa­do con Fe­li­ciaCoh­nMon­tea- le­gre, dis­tin­gui­dí­si­ma ac­triz chi­le­na na­ci­da en San Jo­sé, Cos­ta Ri­ca, en 1922. Era hi­ja de Cle­men­cia Mon­tea­le­gre Ca­ra­zo y Roy El­woo­dCohn. Edu­ca­da enel ca­to­li­cis­mo se con­vir­tió al ju­daís­mo al ca­sar­se con Berns­tein. El ma­tri­mo­nio­du­ró has­ta la­muer­te de la be­lla ac­triz, acae­ci­da el 16 de ju­nio de 1978. Ade­más de ac­triz, ella era pia­nis­ta y dis­cí­pu­la, ni más ni me­nos, que de Clau­dio Arrau.

Em­pe­ro, la re­la­ción es­tu­vo le­jos de ser miel so­bre ho­jue­las, de­bi­do a la abier­ta bi­se­xua­li­dad de Berns­tein, amén de su al­coho­lis­mo y ta­ba­quis­mo. Su muer­te, acae­ci­da el do­min­go 14 de oc­tu­bre de 1990 a cau­sa de un in­far­to ful­mi­nan­te, en su re­si­den­cia en el Da­ko­ta Buil­ding don­de tam­bién viviera –y mu­rie­ra– John Lennon ymu­chas otras ce­le­bri­da­des, ad­vino ape­nas dos se­ma­nas des­pués de que los mé­di­cos le prohi­bie­ran ter­mi­nan­te­men­te se­guir di­ri­gien­do, de­bi­do a su­fra­gi­li­dad car­día­ca.

La ver­dad es que Berns­tein, pren­di­do en la vo­rá­gi­ne au­to­des­truc­ti­va del al­cohol –siem­pre se le veía con su tra­go de whisky en la mano–, pre­ci­pi­tó su pro­pia muer­te a los 72 años. Nos pu­do ha­ber da­do diez años más de be­lla mú­si­ca, pe­ro los de­mo­nios que lo ha­bi­ta­ban fue­ron más fuer­tes que su vo­lun­tad de vi­da. Otro tan­to su­ce­dió con Ka­ra­jan –que no era al­cohó­li­co–: po­cos días des­pués de que los mé­di­cos le des­acon­se­ja­ran se­guir di­ri­gien­do, mo­ría a los 81 años. ¡No se le pue­de pe­dir a un águi­la no vo­lar, a un rui­se­ñor no can­tar o a un co­me­ta no re­ful­gir! Hom­bres así de­bie­ron de ha­ber muer­to con las bo­tas pues­tas, en el pleno ejer­ci­cio de eso que les da­ba vi­da y go­zo.

Otro ne­xo con Cos­ta Ri­ca: Berns­tein es­tu­dió di­rec­ción or­ques­tal con el mis­mo pro­fe­sor de nues­tro que­ri­do Ir­win Hoff­man: el le­gen­da­rio Ser­ge Kous­se­vitzky. Am­bos eran com­pa­ñe­ros de cla­se y fre­cuen­ta­ban el fes­ti­val de Tan- gle­wood, quee­ran cam­pa­men­tos mu­si­ca­les or­ga­ni­za­dos por la Or­ques­ta Sin­fó­ni­ca de Bos­ton.

Hoff­man to­có mu­chas ve­ces el vio­lín acom­pa­ña­do por Berns­tein al piano, pe­ro no po­día se­guir­lo –es su pro­pia con­fe­sión– cuan­do Leo­nard (Lenny pa­ra sus ami­gos) se po­nía a im­pro­vi­sar jaz­zís­ti­ca­men­te. La ex­pe­rien­cia po­día ser al­go frus­tran­te pa­ra Ir­win, pe­ro siem­pre tu­vo por él ca­ri­ño e in­fi­ni­ta ad­mi­ra­ción.

El co­mu­ni­ca­dor

En la mú­si­ca, no ha ha­bi­do un co­mu­ni­ca­dor tan na­tu­ral y elo­cuen­te co­mo Berns­tein. Cau­ti­va­ba a to­do el mun­do con su au­to­ri­dad y sim­pa­tía. Sus con­fe­ren­cias y pro­gra­mas te­le­vi­si­vos son au­tén­ti­cas jo­yas di­dác­ti­cas, y es con enor­me en­tu­sias­mo que me per­mi­to re­co­men­dár­se­las. Mu­chas de ellas son ase­qui­bles por me­dio de YouTu­be.

¡Qué pro­pie­dad, qué ca­ris­ma, qué ca­pa­ci­dad pa­ra con­ta­giar su en­tu­sias­mo por la mú­si­ca que ama­ba y tan egre­gia­men­te ser­vía! No ha ha­bi­do, y no sé si nun­ca ha­brá otro co­mo él. Era mag­né­ti­co, apues­to y te­nía el don de ex­pli­car un com­ple­jo fe­nó­me­no­mu­si­cal en tér­mi­nos abor­da­bles pa­ra to­do el mun­do.

No era cier­ta­men­te el ca­so de Eu­ro­pa, pe­ro los Es­ta­dos Uni­dos de los años cua­ren­ta eran to­da­vía un país que ne­ce­si­ta­ba ser al­fa­be­ti­za­do mu­si­cal­men­te. Ahí es don­de sur­ge la pro­vi­den­cial fi­gu­ra de Berns­tein, edu­ca­dor mu­si­cal de su na­ción. Por po­co has­ta ac­tor re­sul­ta nues­tro mul­ti­fa­cé­ti­co Lenny: en 1945 con­si­de­ró re­pre­sen­tar el pa­pel de Chai­kovs­ki, con Gre­ta Gar­bo in­ter­pre­tan­do el rol de su be­ne­fac­to­ra Na­dezh­da von Meck en una sun­tuo­sa pro­duc­ción holly­woo­den­se: ¡se ima­gi­nan us­te­des!

Su de­but co­mo di­rec­tor no pu­do ha­ber si­do más es­pec­ta­cu­lar. El 14 de noviembre de 1943 tu­vo que sus­ti­tuir a un gra­ve­men­te res­fria­do Bruno Wal­ter al fren­te de la Or­ques­ta Fi­lar­mó­ni­ca de Nue­va York. Era un desafío: to­mar­lo o de­jar­lo. No ha­bía la po­si­bi­li­dad de un so­lo en­sa­yo: fue una lla­ma­da de emer­gen­cia, a úl­ti­ma ho­ra, y el pro­gra­ma era har­to di­fí­cil. Berns­tein acep­tó el re­to y adi­vi­nen qué: el con­cier­to, trans­mi­ti­do a to­do el país en vi­vo por la Ra­dio CBS fue un enor­me éxito. Des­pués de eso, su nom­bra­día co­mo di­rec­tor que­dó ase­gu­ra­da.

Di­ri­gió a to­das las gran­des or­ques­tas sin­fó­ni­cas del mun­do, pe­ro que­dó inex­tri­ca­ble­men­te aso­cia­do a la Fi­lar­mó­ni­ca de Nue­va York, cu­ya ti­tu­la­ri­dad ocu­pó de 1958 a 1969. Ha­cia el fi­nal de su vi­da nos le­gó, pa­ra el se­llo Deuts­che Gram­mop­hon, una se­rie de ma­ra­vi­llo­sas gra­ba­cio­nes de las sin­fo­nías de Brahms, Schu­mann, Liszt y Beet­ho­ven con las or­ques­tas sin­fó­ni­cas de Vie­na e Is­rael.

Fue pio­ne­ro de la mú­si­ca de Mah­ler, Niel­sen, Co­pland, y Ives, de va­rios com­po­si­to­res que, sin el to­que de su va­ri­ta má­gi­ca, ya­ce­rían hoy en día en la os­cu­ri­dad.

He­mos de agra­de­cer a la vi­da ha­ber si­do con­tem­po­rá­neos de Berns­tein y ha­ber­nos de­ja­do ilu­mi­nar por la luz de su ge­nio in­mar­ce­si­ble. ¡Fe­liz cum­plea­ños, maes­tro!

WIKIMEDIA COMMONS/BI­BLIO­TE­CA DEL CON­GRE­SO DE EE. UU.

El di­rec­tor, com­po­si­tor y pia­nis­ta Leo­nard Berns­tein en 1945.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.