Mi­guel Hernández

Comparte su nue­va producción pic­tó­ri­ca en un es­pa­cio muy di­dác­ti­co y po­pu­lar, digno de su ta­len­to: la Ca­sa del Ar­tis­ta, en Gua­da­lu­pe

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Artes Visuales -

Co­no­cí la obra de Mi­guel Hernández en 1984 cuan­do ga­nó la pri­me­ra vez el Pre­mio Na­cio­nal de Ar­tes Plás­ti­cas –la se­gun­da oca­sión fue en 1992–. No ol­vi­da­ré nun­ca ese pri­mer en­cuen­tro con el ar­tis­ta, un jo­ven­cí­si­mo pin­tor que a los 23 años do­mi­na­ba co­mo na­die la téc­ni­ca del fi­gu­ra y la anato­mía hu­ma­na con no­ta­ble per­fec­ción; a esa edad so­le­mos es­tar aún en ple­na bús­que­da de no­so­tros mis­mos, y él se ha­lla­ba có­mo­do y vi­tal con su di­bu­jo in­cues­tio­na­ble.

Para ha­cer aque­lla pri­me­ra sem­blan­za de su trabajo y de su per­so­na, vi­si­té su es­tu­dio en He­re­dia cen­tro, en esas ca­sas tí­pi­cas de ma­de­ra, aco­ge­do­ras; en el se­gun­do pi­so es­ta­ba su es­tu­dio-ha­bi­ta­ción, pla­ga­do de di­bu­jos inaca­ba­dos, otros lis­tos, siem­pre en blan­co y ne­gro, el leit­mo­tiv­de su obra, y así luce hoy su ca­sa-es­tu­dio, ubi­ca­da en la mis­ma pro­vin­cia aun­que en otro ba­rrio, siem­pre con su cons­tan­te mo­ti­vo hu­mano, pe­ro con ex­pre­sio­nes di­ver­sas.

Sea lá­piz, car­bon­ci­llo, acrí­li­co, hu­mo…, la lí­nea ne­gra sobre el lien­zo o pa­pel blan­co es la tie­rra que co­no­ce y cul­ti­va; es con esos ma­te­ria­les sen­ci­llos que Mi­guel cuen­ta lo que sien­te y es así co­mo en es­ta ex­po­si­ción, ti­tu­la­da Trans Hu­ma­nos, que el ar­tis­ta gri­ta en gran­des for­ma­tos y con una fuer­za ava­sa­lla­do­ra una vi­sión muy ac­tual de su per­cep­ción del ser hu­mano. La hu­ma­ni­dad es­tá in­va­di­da por la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, mi­tad hu­ma­na, mi­tad ro­bot: el cí­borg ( cy­borg) acu­ña­do a ini­cios de los años 60.

Así ex­pli­ca Hernández la no­ve­dad de su pro­pues­ta y la ra­zón de su cons­tan­te ex­plo­ra­ción.

–En es­ta ex­po­si­ción, las obras es­tán he­chas con tin­ta ne­gra de gra­ba­do por­que es par­te de una in­ves­ti­ga­ción personal. Re­sul­ta que me per­mi­te lo­grar re­sul­ta­dos y efec­tos muy si­mi­la­res al hu­mo, pe­ro los pue­do con­tro­lar­me­jor. La tin­ta la di­suel­vo con agua­rrás y lo­gro unos efec­tos de agua­da y mo­no­ti­pias. El pro­ce­so es muy in­tere­san­te y es­tá re­la­cio­na­do con la te­má­ti­ca de la ex­po­si­ción y con la ges­tua­li­dad del di­bu­jo. Un pin­tor, un ar­tis­ta, siem­pre de­be in­ves­ti­gar y, en mi ca­so, tra­to de pro­bar y rein­ven­tar téc­ni­cas que me per­mi­tan me­jor ex­pre­sar mis ideas y te­má­ti­cas.

–Sí, en efec­to, es­ta se­rie es­tá más uni­da y más re­don­da. To­das es­tán re­la­cio­na­das en­tre sí y en­tre to­das crean un dis­cur­so más com­ple­to. El sig­ni­fi­ca­do es su­ma­men­te hu­ma­nis­ta y hu­mano co­mo men­cio­na. Qui­se re­pre­sen­tar la an­gus­tia exis­ten­cial y so­cial del ser hu­mano con­tem­po­rá­neo. Las obras re­pre­sen­tan es­ta­dos emo­cio­na­les, el sen­ti­mien­to de in­com­ple­tud, la de­sin­te­gra­ción, el do­lor, la in­se­gu­ri­dad, la vio­len­cia, pe­ro, en el pro­ce­so crea­ti­vo, es­tas fi­gu­ras trans­mu­ta­bles su­fren el pa­so po­si­ti­vo de la trans­for­ma­ción a un es­ta­do del ser más com­ple­to, más ho­lís­ti­co, que pro­cu­ra la com­ple­ta ar­mo­nía con la na­tu­ra­le­za, con­si­go mis­mo y con la vi­da. Des­de es­ta pers­pec­ti­va, la ex­po­si­ción abor­da temas muy ac­tua­les y que siem­pre han si­do la preo­cu­pa­ción del ser hu­mano a tra­vés de to­da la his­to­ria, có­mo al­can­zar la fe­li­ci­dad –si es que es­ta exis­te–, có­mo dis­fru­tar de es­ta vi­da y có­mo re­sol­ver tan­tos pro­ble­mas so­cia­les, emo­cio­na­les, ma­te­ria­les y es­pi­ri­tua­les que nos ago­bian.

”En la ex­po­si­ción, las fi­gu­ras bus­can res­pues­tas, pa­san por mo­men­tos de an­gus­tia y tran­si­ción, so­bre­vi­ven a los pro­ble­mas y cir­cuns­tan­cias, y sa­len a la luz”.

–Ex­po­ner en la Ca­sa del Ar­tis­ta es un es­pa­cio ideal por­que la obra en­tra en diá­lo­go vi­sual di­rec­to con los es­tu­dian­tes de ar­te. Eso es uno de los as­pec­tos que más me in­tere­sa, lle­gar a la ju- ven­tud, com­par­tir mi obra en es­pa­cios di­dác­ti­cos, que per­mi­tan la discusión y el aná­li­sis. Ade­más, la Ca­sa del Ar­tis­ta po­see un es­pa­cio fí­si­co for­mi­da­ble, en don­de las obras pue­den ex­hi­bir­se en to­da su ex­pan­sión y gran for­ma­to. Co­mo pro­fe­sor de di­bu­jo de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal, me in­tere­sa mu­choel as­pec­to di­dác­ti­co y la co­mu­ni­ca­ción con los es­tu­dian­tes.

–To­da la eje­cu­ción de las obras es­tá ins­pi­ra­da en el ar­te zen, el en­so, en la ca­li­gra­fía ja­po­ne­sa, en el sím­bo­lo del círcu­lo que sig­ni­fi­ca la ilu­mi­na­ción y la fuer­za, la ele­gan­cia, el uni­ver­so y el va­cío. Y es que es­te es­ta­do del tra­zo ges­tual, sim­bo­li­za un mo­men­to en que la men­te es li­bre para sim­ple­men­te de­jar que el cuer­po o es­pí­ri­tu se pon­ga a crear. Las obras o di­bu­jos de­ben ha­cer­se de un so­lo tra­zo y no hay po­si­bi­li­dad de mo­di­fi­ca­ción. Es­ta ma­ne­ra ges­tual de crear y el pro­ce­so que con­lle­va me in­te­re­san mu­cho. El sig­ni­fi­ca­do de que la vi­da se vi­ve de una vez, de que siem­pre es la pri­me­ra vez, de que to­do su­ce­de por al­go y de que el mo­men­to es ahora, pe­ro po­de­mos per­fec­cio­nar­nos y lle­gar a ser me­jo­res, me­dian­te la ac­ción jus­ta y el equi­li­brio na­tu­ral, va­cian­do nues­tras men­tes de pre­jui­cios va­nos y ne­ga­ti­vos, son pen­sa­mien­tos cons­tan­tes en mi obra. Para al­can­zar es­tos di­bu­jos de­bo es­tar muy pre­pa­ra­do y se­gu­ro. Es una ac­ción del mo­men­to, co­mo una dan­za de la men­te y la mano. La eje­cu­ción es muy rá­pi­da, en eso es­tá su di­fi­cul­tad por­que no hay ma­ne­ra de co­rre­gir.

–Tam­bién tie­ne que ver con las trans­for­ma­cio­nes ci­ber­né­ti­cas de la ac­tua­li­dad y del fu­tu­ro. La cons­tan­te bús­que­da de la hu­ma­ni­dad por al­can­zar ma­yo­res dis­tan­cias, por lo­grar me­jo­res re­sul­ta­dos en sus queha­ce­res, por lo­grar ma­yor sa­lud y lon­ge­vi­dad o, sim­ple­men­te, por va­ria­cio­nes es­té­ti­cas. Así los se­res que ha­bi­tan las obras son ver­da­de­ros se­res mu­tan­tes, que tam­bién po­drían ser bai­la­ri­nes dis­fra­za­dos. El fin es el mis­mo, la pro­yec­ción y la bús­que­da cons­tan­te de la ple­ni­tud y la fe­li­ci­dad. De la com­ple­tud del ser.

–Sí, siem­pre es­toy en ac­ti­vi­dad cons­tan­te. Bá­si­ca­men­te, di­bu­jo to­dos los días por­que el di­bu­jo es una for­ma de co­no­ci­mien­to. Di­bu­jar me ayu­da a ge­ne­rar las ideas y me­dian­te el pro­ce­so de re­plan­tear y co­rre­gir en mis bo­ce­tos, las ideas se acla­ran y con­si­go las sín­te­sis vi­sua­les que ne­ce­si­to para ex­pre­sar mis preo­cu­pa­cio­nes o mo­men­tos de re­ve­la­ción. Di­bu­jar es pen­sar. Tam­bién en­ri­quez­co mi pro­ce­so crea­ti­vo con lecturas y las ex­pe­rien­cias de vi­da de ca­da día. Pien­so que la dis­ci­pli­na es in­he­ren­te a ca­da ar­tis­ta. Si se quie­re lle­gar a lo­grar co­sas en la vi­da y ver re­sul­ta­dos sa­tis­fac­to­rios, se de­be tra­ba­jar mu­cho y ser cons­tan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.