Más res­pe­to, que es­toy fue­ra de lu­gar

Flash­back: El es­cri­tor y pe­rio­dis­ta ar­gen­tino Hernán Cas­cia­ri vol­vió a Cos­ta Ri­ca; ni es la mis­ma Cos­ta Ri­ca ni es el mis­mo Cas­cia­ri

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada - Ka­ri­na Sal­gue­ro Mo­ya ksal­gue­rocr@gmail.com

Hernán Cas­cia­ri man-tie­ne char­las en su ca­be­za. Sus he­mis­fe­rios tie­nen diálogos que cuan­do sa­len lo ha­cen sobre cual­quier pla­ta­for­ma. An­tes eran his­to­rias es­cri­tas y ahora son con­ta­das, pe­ro siem­pre son tex­tos. His­to­rias in­ter­pre­ta­das de di­fe­ren­tes ma­ne­ras, co­mo las ex­pli­ca el au­tor. Co­mo ta­les, esas na­rra­cio­nes tie­nen el po­der de sor­pren­der siem­pre a sus au­dien­cias (lec­to­res, ra­dio­es­cu­chas, pú­bli­co, et­cé­te­ra). En­ton­ces, lo de Cas­cia­ri se en­mar­ca o me­jor di­cho, en­mar­ca esa li­te­ra­tu­ra que ha­ce lo que quie­re, y si quie­re, pue­de re­sis­tir­se a per­pe­tuar­se en un do­cu­men­to tan­gi­ble y so­lo sa­lir a pa­sear por allí, sin rum­bo.

Ha­ce unos años, en el 2013, Hernán pa­só por Cos­ta Ri­ca; en ese mo­men­to vi­vía en Es­pa­ña y ha­bía fun­da­do la re­vis­ta Or­sai jun­to a su ami­go el Chi­ri, Ch­ris­tian Ba­si­lis. Te­nía un an­te­ce­den­te gi­gan­te, por años man­tu­vo un blog con una de las au­dien­cias más gran­des de los ini­cios del 2000, tan gran­de que la Deuts­che We­lle le dio el pre­mio al me­jor blog del mun­do en el 2015. Ha­bía lle­va­do a esa au­dien­cia por un via­je que ini­ció en una no­ve­la por en­tre­gas has­ta plas­mar­se en una re­vis­ta im­pre­sa, en la que los suscriptores par­ti­ci­pa­ban del pro­ce­so edi­to­rial y po­dían com­prar sus edi­cio­nes des­de cual­quier país del mun­do. Para ob­te­ner­las, los lec­to­res se or­ga­ni­za­ban con los en­car­gos, y ca­da país y ca­da ciu­dad te­nía su pro­pio re­par­ti­dor.

En pu­bli­ca­ron fi­gu­ras del mun­do edi­to­rial co­mo Julio Villanueva Chang, Da­niel Ga­le­ra, Juan Vi­llo­ro, Ma­rio Be­lla­tin, Nick Hornby, Ed­mun­do Paz Sol­dán, con ilus­tra­cio­nes de Luis Al­ber­to Spi­net­ta, Ho­ra­cio Al­tu­na, Al­ber­to Montt, Mi­guel Rep y, de Cos­ta Ri­ca, se in­clu­ye­ron es­cri­to­res co­mo Luis Cha­ves y Ca­ta­li­na Mu­ri­llo, ilus­tra­do­res co­mo Da­niel So­lano, el fo­tó­gra­fo Es­te­ban Chin­chi­lla y otros.

To­do ese mo­vi­mien­to ge­ne­ró que, ade­más de las co­mu­ni­da­des vir­tua­les que ha­bía desa­rro­lla­do des­de su blog, se co­no­cie­ran de ma­ne­ra fí­si­ca mi­les de per­so­nas y con es­to ini­cia­ron amis­ta­des y has­ta pe­que­ños ne­go­cios editoriales. Lo cier­to es que le dio una vi­gen­cia im­por­tan­te a un sec­tor que, tan­to en ese mo­men­to co­mo ahora, pa­sa por esas tran­si­cio­nes des­co­no­ci­das que me­jor no tra­tar de ex­pli­car, o de­jar que sea Bob Dy­lan que las re­tra­ta en Mo­dern Ti­mes.

Esa épo­ca en la que to­dos nos sen­ti­mos ‘or­sai’, que es esa for­ma ar­gen­ti­na de pro­nun­ciar el off­si­de del fút­bol, es­tá­ba­mos fue­ra de lu­gar. Mu­chos asu­mie­ron el or­sai co­mo su ma­ne­ra de ha­cer li­te­ra­tu­ra. Hoy, otro agos­to, pe­ro de 2018, vuel­ve Hernán. Ahora tie­ne un hi­ja más, Pi­pa; vi­ve en Ar­gen­ti­na, sube al es­ce­na­rio a su fa­mi­lia, no es­cri­be, su­frió un in­far­to y pe­sa unos 20 ki­los menos.

Ahora ha­ce ra­dio, tea­tro y

“El in­far­to fue un mo­men­to muy di­ver­ti­do en mi vi­da; ha­ce dos años y me­dio tu­ve es­te in­far­to en di­ciem­bre del 2015 y, des­pués de te­ner­lo, de­jé de fu­mar, de­jé de fu­mar ta­ba­co, de­jé de fu­mar ma­rihua­na y cam­bié tam­bién a otras cos­tum­bres...”

otras co­sas que no tie­nen nom­bre, pe­ro lo que pa­re­ce ser evi­den­te es que sus re­la­tos son aún más pe­li­gro­sos. Más con­tun­den­tes e, in­clu­so, pa­re­cen es­tar en to­das par­tes.

–Tra­ba­jás con Chi­ri des­de La Ven­ta­na, me­dio de co­mu­ni­ca­ción que in­ven­ta­ron cuan­do iban al co­le­gio. No­ti­cias in­ven­ta­das y de­más men­ti­ras. Pe­ro se han man­te­ni­do uni­dos en pro­yec­tos. De esos años a ahora, ¿qué po­drías de­cir que cam­bió? ¿Ha cam­bia­do al­go?

–Mi­rá, esa épo­ca no­so­tros ha­cía­mos una re­vis­ta para un pue­blo, unos de 80.000 a 100.000 ha­bi­tan­tes, en Mer­ce­des, don­de ha­bía­mos na­ci­do. En ese pue­blo la gen­te era muy con­ser­va­do­ra y ha­cer li­te­ra­tu­ra o pe­rio­dis­mo de fic­ción era bas­tan­te arries­ga­do, re­bel­de; de he­cho, nos ce­rra­ron la re­vis­ta unos cu­ras, muy po­de­ro­sos por (…) Di­ga­mos, que nos sa­ca­ron el di­ne­ro para ha­cer­la, fi­nal­men­te. Y las co­sas ahora son pa­re­ci­das, so­lo que ahora ese pue­blo es mu­cho más am­plio, Internet es co­mo ese pue­blo. Yo siem­pre me sen­tí muy có­mo­do en Internet, gra­cias a ha­ber em­pe­za­do a ha­cer co­sas en un pue­blo con­ser­va­dor.

–Ade­más de una ra­zón de tiem­po y de vi­da, ¿qué es lo que te mue­ve a cam­biar en­tre for­ma­tos y pla­ta­for­mas? Ahora mis­mo es­tás pre­sen­tán­do­te en tea­tros por to­do el sur de Amé­ri­ca, ¿qué pro­vo­có ese gi­ro?

–¡El in­far­tooo! El in­far­to fue un mo­men­to muy di­ver­ti­do en mi vi­da; ha­ce dos años y me­dio tu­ve es­te in­far­to en di­ciem­bre del 2015y, des­pués de te­ner­lo, de­jé de fu­mar, de­jé de fu­mar ta­ba­co, de­jé de fu­mar ma­rihua­na y cam­bié tam­bién a otras cos­tum­bres, co­mo por ejem­plo dor­mir de no­che y vi­vir de día, ca­mi­nar un poco más, es­tar más sano. Esos cam­bios de re­gis­tro per­so­na­les hi­cie­ron que me re­sul­ta­ra im­po­si­ble es­cri­bir, cuan­do de­jé de es­cri­bir em­pe­cé a ha­cer dos co­sas que no ha­bía he­cho nun­ca: una es ra­dio y la otra es tea­tro. Em­pe­cé a des­cu­brir en esos for­ma­tos una nue­va ma­ne­ra de es­cri­bir, que es la de es­cri­bir de for­ma in­ter­pre­ta­ti­va, de in­ter­pre­tar ca­da vez dis­tin­to un texto has­ta re­es­cri­bir­lo. Pe­ro el gi­ro no es una de­ci­sión ca­si nun­ca; los gi­ros son mo­vi­mien­tos in­vo­lun­ta­rios.

–¿Có­mo se llama lo que ha­cés ahora? ¿Tie­ne nom­bre ese género?

–Cuan­do em­pe­cé a ha­cer co­sas con mi fa­mi­lia, su­bién­do­me al es­ce­na­rio y a con­tar los cuen­tos con ellos, al­guien me di­jo que te­nía un nom­bre, bio­dra­ma, bio­pic…, de no sé qué, pe­ro es to­do men­ti­ra. Es “su­bir­se al es­ce­na­rio con la fa­mi­lia”, se llama el género. Es di­ver­ti­do con­tar cuen­tos cuan­do ya te los sa­bés un poco de me­mo­ria y po­dés usar las ma­nos y los ges­tos; es una for­ma tea­tral, pe­ro al mis­mo tiem­po se­guís sien­do el es­cri­tor. Mi me­mo­ria mo­ti­va esos tex­tos, no son los de un ac­tor, son los de un au­tor. En­ton­ces es mu­cho más di­ver­ti­do, por lo menos para mí, con­tar­lo. –¿Có­mo son las his­to­rias que que­rés con­tar?

–No, no ten­go his­to­rias nue­vas. Lo que es­toy ha­cien­do des­de ha­ce un par de años es in­ter­pre­tar tex­tos que ya es­cri­bí, co­mo si en los úl­ti­mos 15 a 20 años hu­bie­ra es­cri­to sin sa­ber­lo para una es- pe­cie de ac­tor que des­de el 2015 en ade­lan­te iba a in­ter­pre­tar esos tex­tos. –¿Qué ha re­pre­sen­ta­do tu re­gre­so a Ar­gen­ti­na?

–Esa pre­gun­ta es más fá­cil, fue un pla­cer vol­ver. Te­nía mu­chas ga­nas de vol­ver y es­tar acá to­dos los días, in­clu­so ahora, que ya pa­só bas­tan­te tiem­po, si­gue sien­do una ben­di­ción. Des­per­tar­me y de­cir “¡Uy! Qué suer­te que es­toy acá, qué suer­te que no es­toy allá”, me en­can­ta. Lo úni­co ma­lo de eso es que Ni­na es­tá le­jos ca­si to­dos los días y lo bueno de eso es que Ni­na vie­ne mu­chas, pe­ro mu­chas ve­ces a Bue­nos Ai­res, y ya es ca­si ar­gen­ti­na tam­bién.

–En mu­chas en­tre­vis­tas, de­cías que no es que las per­so­nas leen menos, sino que leen di­fe­ren­te. Con to­das tus ex­pe­ri­men­ta­cio­nes re­cien­tes ¿qué crees que cam­bió?

–Sobre to­do cam­bió la for­ma de leer, hay una enor­me ve­lo­ci­dad de in­ter­pre­ta­ción, no ne­ce­sa- ria­men­te en aquel ejer­ci­cio tra­di­cio­nal de en­con­trar una pa­la­bri­ta al la­do de la otra y ge­ne­rar imá­ge­nes aden­tro de la ca­be­za, sino que leer tam­bién es ver una se­rie de Net­flix, leer es es­cu­char una anéc­do­ta en una so­bre­me­sa; hay mu­chas co­sas que ya no se lla­man leer, pe­ro que si­guen sig­ni­fi­can­do que te re­pre­sen­tés y veas imá­ge­nes y cues­tio­nes aden­tro de la ca­be­za.

–¿De qué es­tá com­pues­to el nue­vo gre­mio edi­to­rial (si se pue­de ha­blar aún de gre­mio)?

–No ten­go idea por­que por suer­te­me­de­di­qué en los úl­ti­mos años a au­to­edi­tar­me y no ten­go nin­gún con­tac­to con el gre­mio edi­to­rial, ni sé lo que ha­cen ni tam­po­co me in­tere­sa mu­cho.

–La úl­ti­ma vez que es­tu­vis­te en Cos­ta Ri­ca fue en el 2014, vi­vías en Bar­ce­lo­na y ha­cías Or­sai. Ahora vol­vés a Cos­ta Ri­ca, en 2018, vi­vís en Bue­nos Ai­res y re­vi­vis­te Or­sai. ¿Se­guís sin­tién­do­te fue­ra de jue­go?

–Sí, cla­ro; en rea­li­dad, hay una par­te del de­por­te don­de sen­tir­se “or­sai” o fue­ra de jue­go, es es­tar fue­ra del jue­go jus­ta­men­te. Aho­rahay un jue­go nue­vo que se jue­ga es­tan­do en otro lu­gar, hay un jue­go nue­vo, un jue­go de in­de­pen­den­cia. Cuan­do te­nés mu­cha cos­tum­bre por la in­de­pen­den­cia, de ha­cer lo que que­rés, es mu­cho más fá­cil. Yo ya sé que ha­go lo que quie­ro. An­tes era un ries­go ha­cer lo que uno que­ría; ahora ha­cer lo que yo quie­ro es mi mar­ca, en­ton­ces es mu­cho más fá­cil.

–Tu­vis­te una se­gun­da hi­ja; ahora Ni­na ya es­tá con­sa­gra­da en tu obra y Pi­pa es la nue­va pro­ta­go­nis­ta, co­no­ce­mos por tus re­la­tos to­da tu vi­da y ve­mos có­mo se su­man. Con tan­tos cam­bios que con­tar no has ne­ce­si­ta­do de la fic­ción. ¿Es­cri­bi­rías fic­ción?

–Nun­ca es­tu­ve muy cer­ca de la fic­ción, nun­ca em­pe­cé un cuen­to di­cien­do: era una no­che tre­men­da aque­lla del 17 de agos­to de 1740, en el Cas­ti­llo de no sé cuán­to. Nun­ca em­pe­cé así, nun­ca hi­ce fic­ción en rea­li­dad. No me in­tere­sa tan­to la fic­ción.

–¿Qué im­pac­to ha te­ni­do en tu na­rra­ti­va ese acer­ca­mien­to a las ar­tes es­cé­ni­cas?

–Nin­guno por­que des­de que es­toy ha­cien­do co­sas, in­ter­pre­tan­do­co­sas, he de­ja­do de es­cri­bir, las es­cri­bo de otra ma­ne­ra. La es­cri­bo di­rec­ta­men­te en la ca­be­za para re­in­ter­pre­tar­las al día si­guien­te, pe­ro no he vuel­to a es­cri­bir. –¿Pen­sas­te al­gu­na vez que es­ta­rías ha­cien­do tea­tro?

–No, nun­caen la vi­da. Es un… en Ar­gen­ti­na le de­ci­mos “ya­pa” a eso, a al­go que no te es­pe­ra­bas, a ese pedacito de car­ne que te dan de más en la car­ni­ce­ría. Nun­ca, nun­ca ha­bía pre­vis­to es­to y me di­vier­te mu­cho.

–¿Quié­nes son tus nue­vos com­pa­ñe­ros de aven­tu­ra, de trabajo, de ex­pe­ri­men­ta­ción?

–Chi­ri pri­me­ro que na­da, con el que se­gui­mos ha­cien­do la re­vis­ta. Y des­pués hay gen­te nue­va, gen­te que pro­du­ce es­pec­tácu­los, ami­gos mú­si­cos; mi pro­pia fa­mi­lia que se sube arri­ba del es­ce­na­rio con­mi­go. Na­die de to­das las per­so­nas que te aca­bo de nom­brar son des­co­no­ci­dos; siem­pre trabajo con gen­te a la que co­noz­co mu­cho.

FOTO: EMA­NUEL ZERBOS PARA LN.

En los úl­ti­mostiem­pos, Hernán Cas­cia­ri ha lle­va­do a la es­ce­na sus tex­tos.

FOTO: EMA­NUEL ZERBOS.

Cas­cia­ri es autor de Más res­pe­to que soy tu madre, El nue­vo paraíso de los ton­tos y Mes­si es un pe­rro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.