En San Jo­sé

Su apor­te cons­trui­do mar­có en gran me­di­da a am­bas na­cio­nes cen­troa­me­ri­ca­nas

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Historia -

En el nú­me­ro 148, de la re­vis­ta ilus­tra­da Pan­de­mo­nium, del 15 de di­ciem­bre de 1915, se pu­bli­có una pro­pues­ta de mo­nu­men­to al al­mi­ran­te Cris­tó­bal Co­lón. Más ade­lan­te, la­pu­bli­ca­ción cos­ta­rri­cen­se acla­ra­ba queel pro­yec­to era obra de los in­ge­nie­ros-ar­qui­tec­tos Da­niel C. Do­mín­guez y Er­nes­to Cas­tro.

“El mo­nu­men­to se su­po­ne cons­trui­do en La Sa­ba­na, en el eje del hoy ‘Pa­seo Co­lón’ y a una dis­tan­cia (…) de unos cua­tro­cien­tos me­tros de la desem­bo­ca­du­ra de aquel. En­tre el mo­nu­men­to y la ca­lle, irá un la­go ar­ti­fi­cial con is­las, pe­ñas­cos, gru­tas, puen­tes rús­ti­cos y plan­tas exó­ti­cas.

”[Ten­drá] un gran ba­sa­men­to o pe­des­tal co­ro­na­do con la es­ta­tua del na­ve­gan­te, de pie, en posición ga­llar­da, con la dies­tra en ade­mán de se­ña­lar la tie­rra des­cu­bier­ta, ob­je­to de sus es­fuer­zos” ( El pro­yec­to de Mo­nu­men­to a Cris­tó­bal Co­lón).

De El Salvador a Mé­xi­co

Er­nes­to Cas­tro Fer­nán­dez per­te­ne­cía a una fa­mi­lia cos­ta­rri­cen­se de ca­fe­ta­le­ros y es­tu­dió en la Es­cue­la Es­pe­cial de Ar­qui­tec­tu­ra, en Pa­rís. De re­gre­so al país, en 1912, se in­cor­po­ró a la Fa­cul­tad Téc­ni­ca de la Re­pú­bli­ca.

Por su par­te, Da­niel Do­mín­guez Pá­rra­ga era hi­jo de co­lom­bia­nos y ha­bía na­ci­do en San Salvador, el 16 de oc­tu­bre de 1886. Lue­go­de rea­li­zar sus es­tu­dios lo­ca­les de Cien­cias y Le­tras, se mar­chó a Mé­xi­co, don­de se gra­duó en el Co­le­gio Mi­li­tar de Cha­pul­te­pec co­mo in­ge­nie­ro ci­vil, en 1909. Mien­tras rea­li­za­ba sus es­tu­dios su­pe­rio­res en esa ins­ti­tu­ción, fue nom­bra­do ede­cán del pre­si­den­te Por­fi­rio Díaz.

Pa­ra­le­la­men­te hi­zo es­tu­dios es­pe­cia­li­za­dos de ar­qui­tec­tu­ra, dis­ci­pli­na cu­ya en­se­ñan­za es­ta­ba fuer­te­men­te in­fluen­cia­da por los pro­fe­so­res pro­ve­nien­tes de la Aca­de­mia de Be­llas Ar­tes de Pa­rís. Mien­tras tan­to, en 1905, mo­ti­va­da por pro­ble­mas eco­nó­mi­cos, su fa­mi­lia ha­bía emi­gra­do a Cos­ta Ri­ca.

Ter­mi­na­dos sus es­tu­dios, ha­cia 1910, se di­ri­gió a San Salvador, don­de lle­gó a ser el ar­qui­tec­to más pro­lí­fi­co en­tre 1915 y 1940, al­can­zan­do in­clu­so a ser nom­bra­do Di­rec­tor Ge­ne­ral de Obras Pú­bli­cas. En el ám­bi­to pri­va­do, en­tre tan­to, Do­mín­guez Pá­rra­ga lo­gró ha­cer­se de un gran pres­ti­gio en­tre las acau­da­la­das fa­mi­lias de la al­ta so­cie­dad sal­va­do­re­ña.

Allí, en­tre otros edi­fi­cios co­mer­cia­les, se­ría res­pon­sa­ble del Ca­fé Lu­te­cia, el al­ma­cén Pa­rís Vol­cán, el Club In­ter­na­cio­nal, el Ban­co Agrí­co­la y el Ban­co Sal­va­do­re­ño, el Ho­tel As­to­ria y la vi­lla Fer­mi­na, así co­mo de los edi­fi­cios Con­cha de Re­ga­la­do, Es­co­bar y Ga­da­la Ma­ría.

Fue también di­se­ña­dor y constructor de las ca­sas de la ex­clu­si­va co­lo­nia Due­ñas, ade­más de mu­chas otras en las co­lo­nias Es­ca­lón, Flor Blan­ca y en la Ala­me­da Fran­klin D. Roo­se­velt; en­tre otras, di­se­ñó las re­si­den­cias del doc­tor Raúl Ar­güe­llo y de Lui­sa Da­glio; ade­más de una bue­na can­ti­dad de obras, tan­to pú­bli­cas co­mo pri­va­das, en la ciu­dad de San­ta Ana.

De San Salvador a San Jo­sé

Fue en San­ta Ana, también, don­de con­tra­jo ma­tri­mo­nio. Sin em­bar­go, la rup­tu­ra de di­cha unión, en 1943, oca­sio­nó su tras­la­do de­fi­ni­ti­vo a San Jo­sé, ese mis­mo año. En la ca­pi­tal cos­ta­rri­cen­se, ade­más de re­si­dir su fa­mi­lia, el sal­va­do­re­ño se ha­bía in­cor­po­ra­do a la Fa­cul­tad Téc­ni­ca de la Re­pú­bli­ca, en 1912 también, por lo que ya ha­bía ejer­ci­do su ofi­cio aquí.

En 1915, jun­to a otras no­ta­bles per­so­na­li­da­des de la cul­tu­ra lo­cal, fue par­te de la co­mi­sión or­ga­ni­za­do­ra del Día de la Ra­za (12 de oc­tu­bre), fies­ta en oca­sión de la cual pre­sen­tó, jun­to a su co­le­ga Cas­tro Fer­nán­dez, la pro­pues­ta del mo­nu­men­to a Co­lón. Ese mis­mo año –di­se­ño su­yo y en­car­go de la fa­mi­lia Dent– se inau­gu­ró el Pa­sa­je Cen­tral.

Se tra­ta­ba de una edificación de ar­qui­tec­tu­ra ecléc­ti­ca y ai­res ba­rro­cos, con la en­tra­da prin­ci­pal so­bre la ca­lle 1, en­tre ave­ni­das cen­tral y 2, que co­mu­ni­ca­ba con las Ar­ca­das de la pla­za Juan Mora Fer­nán­dez. Flanqueado por dos ele­gan­tes tien­das con puer­tas y ven­ta­nas ha­cia la ca­lle, el pa­sa­je en sí era una cal­za­da que se ex­ten­día ha­cia el es­te, con por­to­nes en am­bos ex­tre­mos y te­cho de vi­drio; mien­tras que los lo­ca­les co­mer­cia­les y ofi­ci­nas se mul­ti­pli­ca­ban a am­bos la­dos.

En1917, en la es­qui­na no­roes­te de ave­ni­da 3 y ca­lle Cen­tral, se inau­gu­róel edi­fi­cio­dear­qui­tec­tu­ra neo­clá­si­ca de la Fe­rre­te­ría Es­prie­lla y Com­pa­ñía. Di­se­ña­do co­mo edificación co­mer­cial fue cons­trui­do en mam­pos­te­ría de la­dri­llo; su ras­go más sig­ni­fi­ca­ti­vo era la cú­pu­la de con­cre­to ar­ma­do, que cul­mi­na­ba el pór­ti­co se­mi­cir­cu­lar que lo abría ha­cia la es­qui­na.

A par­tir de 1925, Do­mín­guez Pá­rra­ga se aso­ció pro­fe­sio­nal­men­te con el ar­qui­tec­to Jo­sé Francisco Sa­la­zar. Fue así co­mo reali­zó Sa­la­zar sus pri­me­ros tra­ba­jos en el ám­bi­to cen­troa­me­ri­cano; ade­más de in­ter­ve­nir en va­rios con­cur­sos ar­qui­tec­tó­ni­cos, en San Salvador di­se­ñó el edi­fi­cio del Country Club, el del Mer­ca­do Em­po­rium, así co­mo va­rias vi­vien­das, en­tre ellas las de los se­ño­res Mi­guel Due­ñas y Án­gel Güi­ro­la.

Ar­qui­tec­tu­ra re­no­va­do­ra

En 1936, Do­mín­guez Pá­rra­ga, de acuer­do con las co­rrien­tes de la épo­ca, di­se­ñó en un con­te­ni­do art-de­có, la se­de del Ban­co Na­cio­nal de Cos­ta Ri­ca. Ubi­ca­da en la es­qui­na no­res­te de ave­ni­da 1 y ca­lle 4, fue ca­li­fi­ca­da en su­mo­men­to co­mo una “obra maes­tra de se­gu­ri­dad tan­to co­mo de ele­gan­cia” y fue la edificación más sig­ni­fi­ca­ti­va del ar­qui­tec­to en el país.

En 1939, en ave­ni­da 5 en­tre ca­lles 3 y 5, se inau­gu­ró el edi­fi­cio del al­ma­cén Am­bos Mun­dos de Uri­be y Pa­gés, de ar­qui­tec­tu­ra de­có co­mo el an­te­rior, pe­ro de lí­neas más ae­ro­di­ná­mi­cas. En es­te in­mue­ble se com­bi­nó un fle­xi­ble pro­gra­ma co­mer­cial y ad­mi­nis­tra­ti­vo en pri­me­ra y se­gun­da plan­ta, con el de ha­bi­ta­ción en la tercera.

En la dé­ca­da de 1940, di­se­ñó y cons­tru­yó el ar­qui­tec­to va­rias re­si­den­cias, en si­tios ta­les co­mo el pa­seo Co­lón y ba­rrio Es­ca­lan­te, pa­ra to­das las cua­les uti­li­zó el len­gua­je neo­co­lo­nial his­pa­noa­me­ri­cano, que en­ton­ces es­ta­ba de mo­da. En 1947, Do­mín­guez reali­zó la am­plia­ción del Ban­co Na­cio­nal, que aumentó dos pi­sos.

Tres años des­pués de ter­mi­na­da di­cha am­plia­ción, ha­bien­do pa­sa­do aquel in­mue­ble al Ban­co Cen­tral, hi­zo el ar­qui­tec­to un edi­fi­cio ca­si idén­ti­co pa­ra el Ban­co Na­cio­nal, que se ubi­có al es­te del ori­gi­nal, don­de an­tes es­tu­vie­ra la Co­man­dan­cia de Pla­za.

En 1954, cuan­do el Ban­co Cen­tral pre­ten­dió cons­truir su se­de de­fi­ni­ti­va, en un te­rreno ubi­ca­do en ca­lle Cen­tral y ave­ni­das 5 y 7, abrió un con­cur­so de di­se­ño. En él, Do­mín­guez Pá­rra­ga ob­tu­vo el pri­mer lu­gar, mien­tras que su co­le­ga Teo­do­ri­co Qui­rós se ad­ju­di­có el se­gun­do; aun­que el pro­yec­to no se reali­zó.

En 1956, cuan­do se fun­dó la Aso­cia­ción Cos­ta­rri­cen­se de Ar­qui­tec­tos, Do­mín­guez Pá­rra­ga –miem­bro de la “vie­ja guardia” pro­fe­sio­nal– fue nom­bra­do miem­bro ho­no­ra­rio de esa so­cie­dad, que se­ría la an­te­ce­so­ra del Co­le­gio de Ar­qui­tec­tos de Cos­ta Ri­ca.

Per­te­ne­cien­te a la úl­ti­ma ge­ne­ra­ción ame­ri­ca­na de in­ge­nie­ros-ar­qui­tec­tos aca­dé­mi­cos, su prác­ti­ca pro­fe­sio­nal se ca­rac­te­ri­zó por una ac­ti­tud ecléc­ti­ca, en la que los len­gua­jes ar­qui­tec­tó­ni­cos fue­ron uti­li­za­dos de acuer­do a la oca­sión y al gus­to del clien­te, mas siem­pre con un co­no­ci­mien­to eru­di­to y una to­tal sol­tu­ra plás­ti­ca.

El ar­qui­tec­to Da­niel Do­mín­guez Pá­rra­ga fa­lle­ció en San Jo­sé, el 6 de di­ciem­bre de 1959: hoy le so­bre­vi­ve par­te de su vas­ta y só­li­da obra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.