Ni­ca­ra­gua y los ar­tis­tas de lo in­nom­bra­ble

Raúl Quin­ta­ni­lla es el pro­ta­go­nis­ta de la mues­tra en el Mu­seo de Ar­te y Di­se­ño Con­tem­po­rá­neo, la cual pre­sen­ta ade­más obras de otros ni­ca­ra­güen­ses in­vi­ta­dos por él

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Artes Visuales - Adria­na Co­lla­do-Cha­ves cu­ra­du­ria­co­lla­do@madc.cr

Apar­te del plan fis­cal, en es­tos me­ses no ha ha­bi­do nin­gún otro tó­pi­co que se acues­te y le­van­te con no­so­tros tan­tos días, co­mo el asun­to ni­ca­ra­güen­se.

Se or­ga­ni­zan con­ver­sa­to­rios, cla­ses y we­bi­nars so­bre la cri­sis ni­ca­ra­güen­se. Le ponemos ca­be­za al aná­li­sis his­tó­ri­co, es­tó­ma­go a la dis­cu­sión eco­nó­mi­ca, co­ra­zón a las es­ta­dís­ti­cas e hí­ga­do al de­ba­te po­lí­ti­co. Sin em­bar­go, re­co­no­ce­mos que eso de po­ner el cuer­po en­te­ro por Ni­ca­ra­gua es ma­te­ria en la que los ni­cas se han es­pe­cia­li­za­do. ¿Có­mo se sien­ten los ni­ca­ra­güen­ses vi­vien­do en un cuer­po so­cial cu­yas ma­ni­fes­ta­cio­nes ciu­da­da­nas han si­do re­pri­mi­das y cri­mi­na­li­za­das?

Hay si­tua­cio­nes que más que en­ten­der­las es ne­ce­sa­rio sen­tir­las y, si los ex­per­tos en tra­ba­jar con el len­gua­je de los sen­ti­dos, son los ar­tis­tas ¿Qué nos pue­den ellos co­mu­ni­car so­bre Ni­ca­ra­gua que no po­dría­mos co­no­cer de otra for­ma? La ac­tual mues­tra que se ex­po­ne en el Mu­seo de Ar­te y Di­se­ño Con­tem­po­rá­neo –MADC– en­sa­ya res­pues­tas a es­ta pre­gun­ta.

Un ar­tis­ta y mu­chos más

La exposición No tie­ne nom­bre. Uns­pea­ka­ble. Raúl Quin­ta­ni­lla Ar­mi­jo + Má­cu­la/SBB tie­ne co­mo leit­mo­tiv la ig­no­mi­nia, en tan­to ac­to de des­hon­ra, aco­me­ti­do con con­cien­cia por al­guien con po­der con­tra la dig­ni­dad de un in­di­vi­duo o un co­lec­ti­vo. El des­ta­ca­do ar­tis­ta ni­ca­ra­güen­se Raúl Quin­ta­ni­lla Ar­mi­jo es el per­so­na­je prin­ci­pal de la mues­tra, la que ade­más in­clu­ye obra de otros ar­tis­tas ni­ca­ra­güen­ses in­vi­ta­dos por él.

En con­so­nan­cia con una per­so­na­li­dad que elu­de los cen­tros y or­bi­ta ha­cia los már­ge­nes, Quin­ta­ni­lla Ar­mi­jo mu­ta del rol de pro­ta­go­nis­ta al de na­rra­dor tes­ti­go. Ha­ce exac­ta­men­te un año, en su ca­sa en Managua, él me co­men­tó: “Pa­ra mí, Cos­ta Ri­ca es im­por­tan­te, de he­cho, la exposición me in­tere­sa por va­rias ra­zo­nes aje­nas a ha­cer­me vi­si­ble… A mí me in­tere­sa por ra­zo­nes to­tal­men­te per­so­na­les… En el mu­seo hi­ce mi pri­me­ra exposición per­so­nal y es­ta va a ser mi úl­ti­ma”.

Sin em­bar­go, fue­ron mo­ti­vos prác­ti­cos y no sim­bó­li­cos los que hi­cie­ron que Quin­ta­ni­lla Ar­mi­jo con­cre­ta­ra es­ta mues­tra apo­yán­do­se en un gru­po. His­tó­ri­ca­men­te ha si­do en co­lec­ti­vo co­mo él y otros ar­tis­tas han lo­gra­do con­ti­nuar ha­cien­do ar­te en Ni­ca­ra­gua. Léa­se: adon­de va Raúl, va un mon­tón de gen­te más. Hay que en­ten­der­lo así: la prin­ci­pal obra de Quin­ta­ni­lla Ar­mi­jo es ser ges­tor y do­cu­men­ta­lis­ta de pri­me­ra lí­nea de la me­mo­ria del ar­te con­tem­po­rá­neo de Ni­ca­ra­gua, ade­más de ser un gran pro­vo­ca­dor in­ter­ge­ne­ra­cio­nal dis­pues­to a arre­me­ter sin mi­se­ri­cor­dia con­tra to­do y to­dos.

Esa ac­ti­tud tras­gre­so­ra es pre­ci­sa­men­te la que ha motivado a ar­tis­tas de dis­tin­tas ge­ne­ra­cio­nes a con­ti­nuar ex­pre­sán­do­se, en un país don­de pa­re­cie­ra im­pro­ba­ble que al­guien pue­da vi­vir del ar­te con­tem­po­rá­neo. In­clu­so esa de­ci­sión de no es­pe­rar na­da de na­die, co­mo for­ma de re­sis­tir a la ad­ver­si­dad del con­tex­to, pro­ba­ble­men­te se ha con­ver­ti­do en una mar­ca o “má­cu­la” que dis­tin­gue su ac­cio­nar.

La exposición del MADC pre­sen­ta una na­rra­ti­va so­bre Quin­ta­ni­lla Ar­mi­jo di­vi­di­da en cua­tro par­tes: en Sa­la 1 se apre­cia su pro­duc­ción en so­li­ta­rio, con una ar­queo­lo­gía de las re­la­cio­nes en­tre Ni­ca­ra­gua y Cos­ta Ri­ca. En Sa­la 2 co­bra vi­da una ins­ta­la­ción cons­trui­da jun­to a la So­mo­to Blues Band –SBB–, de­di­ca­da a los már­ti­res del Fren­te Sur y a los muer­tos de es­te año. En Sa­la 3 se mues­tra su apor­te co­mo in­te­lec­tual, crí­ti­co, edi­tor de re­vis­tas y ar­chi­vis­ta del acon­te­cer del ar­te en Ni­ca­ra­gua. En sa­la 4 que­da pa­ten­te su la­bor co­mo pro­mo­tor, con la par­ti­ci­pa­ción de ocho ar­tis­tas ni­ca­ra­güen­ses que par­ti­ci­pan en

Má­cu­la: una zo­na y co­lec­ti­vo cul­tu­ral au­to­ges­tio­na­rio con se­de en Managua.

Mos­tran­do lo in­nom­bra­ble

Una cons­tan­te de la mues­tra es “ha­cer ca­tar­sis” a par­tir de las in­fa­mias vi­vi­das de for­ma co­lec­ti­va: por ni­cas, por ti­cos, y por to­do lo que sa­le del cru­ce de am­bos pue­blos. ¡Y si nos ha­bre­mos cruzado! De allá pa­ra acá han cruzado las ca­ri­cias he­chas poe­ma de Car­los Mar­tí­nez Ri­vas pa­ra Eu­ni­ce Odio y tam­bién han ve­ni­do gol­pes ba­jos es­ce­ni­fi­ca­dos en ri­tua­les pro­to­co­la­rios, co­mo cuan­do el co­man­dan­te Da­niel Or­te­ga le en­tre­gó al pre­si­den­te Ro­dri­go Ca­ra­zo los su­pues­tos res­tos mor­ta­les de los hé­roes de 1856 (más tar­de se des- cu­brió eran hue­sos de ani­ma­les). Y de acá pa­ra allá lo mis­mo: des­de la gran­de­za de las tro­pas cos­ta­rri­cen­ses que lu­cha­ron jun­to a ni­ca­ra­güen­ses y alia­dos cen­troa­me­ri­ca­nos con­tra Wi­lliam Wal­ker y los fi­li­bus­te­ros, has­ta el in­no­ble suceso de la muer­te de Natividad Can­da, ase­si­na­do por pe­rros.

Uno de los le­ga­dos más im­por­tan­tes de es­ta mues­tra, co­rres­pon­de a la pu­bli­ca­ción de una edi­ción an­to­ló­gi­ca de las re­vis­tas don­de Quin­ta­ni­lla Ar­mi­jo par­ti­ci­pó en ca­li­dad de di­se­ña­dor, es­cri­tor y edi­tor, a sa­ber: La Plu­ma del Cuer­vo (1986-1989), Idi@yPuej (1987-1989), Ar­te­fac­to (1992-2002), es­tra­go (2003-2010), Ma­la­ga­na (2013 al pre­sen­te), y Z( 2017 al pre­sen­te). En con­jun­to, ellas brin­dan una mi­ra­da pa­no­rá­mi­ca a lo que han si­do las prác­ti­cas ar­tís­ti­cas con­tem­po­rá­neas en Ni­ca­ra­gua du­ran­te las úl­ti­mas tres dé­ca­das.

La exposición con­clu­ye en Sa­la 4, con un co­ro vi­sual que pre­sen­ta una es­pe­cie de Ré­quiem por Ni­ca­ra­gua. Ape­sar de­que­se res­pi­ra mu­cha muer­te y de­cep­ción, en ese cie­rre es­tá el ger­men de la es­pe­ran­za: lo que co­men­zó con Raúl Quin­ta­ni­lla Ar­mi­jo ter­mi­na con Aida Cas­til, Mi­le­na Gar­cía y Fe­de­ri­co Al­va­ra­do; o sea, con una po­ten­te tria­da que de­ja cla­ro que las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de ar­tis­tas con­tem­po­rá­neos ni­ca­ra­güen­ses es­tán exor­ci­zan­do la des­hon­ra a pun­ta de ico­no­gra­fía, y en ese ejer­ci­cio de li­ber­tad de ex­pre­sión no es­tán dis­pues­tos a re­nun­ciar ni a la pa­tria ni a la vi­da.

ANT­HONY RO­BIN­SON PA­RA EL MADC

Sa­la 3. Una ins­ta­la­ción de Quin­ta­ni­lla y la So­mo­to Blues Band de­di­ca­da a los már­ti­res del Fren­te Sur y a los muer­tos de es­te año.

ANT­HONY RO­BIN­SON PA­RA EL MADC.

Una vis­ta de la Sa­la 4, con obras de ocho ar­tis­tas ni­ca­ra­güen­ses.

ANT­HONY RO­BIN­SON PA­RA EL MADC.

En la pri­me­ra sa­la del MADC es­tá so­lo la pro­duc­ción de Quin­ta­ni­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.