Tres asien­tos, un ho­tel

La his­to­ria del más re­nom­bra­do ho­tel en el San Jo­sé de los si­glos XIX y XX, que fue de­vas­ta­do por un in­cen­dio en 1927

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Historia - An­drés Fer­nán­dez and­fer1@gmail.com

El 22 de ju­lio de 1927, al ser la una de la ma­dru­ga­da, un res­plan­dor ro­ji­zo y la sirena del dia­rio La Tri­bu­na, ad­vir­tie­ron a la po­bla­ción jo­se­fi­na que al­go gra­ve su­ce­día en la ciu­dad.

Mi­nu­tos des­pués, las ca­rre­ras de los ve­ci­nos cer­ca­nos al Ho­tel Fran­cés y la ve­lo­ci­dad con la que el ca­mión de bom­be­ros atra­ve­só las cén­tri­cas ca­lles, evi­den­cia­ron que ha­bía un terrible in­cen­dio en aquel edi­fi­cio.

Al pa­re­cer, el si­nies­tro –que con­su­mió por en­te­ro el in­mue­ble y de­jó al me­nos tres muer­tos– se ha­bía ini­cia­do en una jo­ye­ría ubi­ca­da en el pri­mer pi­so. Des­pués de un en­go­rro­so pro­ce­so ju­di­cial, en el que se sos­pe­cha­ba de mano cri­mi­nal, el ho­tel fue in­dem­ni­za­do por la su­ma de ¢359.000, por la que es­ta­ba ase­gu­ra­do.

El Ho­tel de Fran­ce

En 1872, el fran­cés Jo­seph de Vigny ha­bía fun­da­do el Ho­tel de Fran­ce en ple­na ave­ni­da Cen­tral, en­tre las ca­lles 4 y 6. Con un edi­fi­cio di­se­ña­do pa­ra tal fin y una vis­ta pri­vi­le­gia­da ha­cia la pla­zue­la de la igle­sia de la Mer­ced, aquel fue, se­gún los pe­rió­di­cos de la épo­ca, el más pres­ti­gio­so alo­ja­mien­to ca­pi­ta­lino en el úl­ti­mo cuar­to del si­glo XIX.

Con su ar­qui­tec­tu­ra de ai­res vic­to­ria­nos, el fren­te del edi­fi­cio se abría ha­cia el es­te, don­de los cuer­pos la­te­ra­les en ver­ti­cal se ade­lan­ta­ban, a mo­do de to­rre­tas, co­ro­na­dos por cu­bier­tas de cua- tro aguas; mien­tras el cuer­po cen­tral se ex­ten­día atrás, pa­ra de­jar li­bre una ga­le­ría in­fe­rior y un am­plio bal­cón su­pe­rior.

Al res­tau­ran­te, una de las for­ta­le­zas del ne­go­cio y siem­pre aten­di­do por un maî­tre eu­ro­peo, po­día en­trar­se por la acris­ta­la­da y am­plia puer­ta de la ave­ni­da Cen­tral. No obs­tan­te, to­do in­di­ca que con el fa­lle­ci­mien­to de mon

sieur Vigny en 1900, el ho­tel per­ma­ne­ció ce­rra­do por dos años.

La reaper­tu­ra, en 1902, es­tu­vo a car­go de su nue­vo pro­pie­ta­rio Ni­có­me des Serrano; mas con la edi­fi­ca­ción “con­ve­nien­te­men­te re­for­ma­da, amueblada y la co­ci­na a car­go de un co­no­ci­do chef”( La Re

pú­bli­ca , 30 de mar­zo de 1902). Al pa­re­cer, el ho­tel es­tu­vo en ma­nos de Serrano por cer­ca de una dé­ca­da; to­da una ex­cep­ción pa­ra una épo­ca en que esos lo­ca­les jo­se­fi­nos se en­con­tra­ban ca­si siem­pre en las de fran­ce­ses e ita­lia­nos, y so­lo a ve­ces en las de es­pa­ño­les.

Mien­tras tan­to, a me­dia­dos de 1908, ha­bía lle­ga­do a San Jo­sé, Henry Cor­ce­lle Bac­quet. Hi­jo de Er­nest Cor­ce­lle y Lu­cía Bac­quet, ha­bía na­ci­do en Fran­cia el 31 de enero de 1879; ter­mi­na­dos sus es­tu­dios de­ci­dió tras­la­dar­se a Su­ra­mé­ri­ca, per­ma­ne­cien­do va­rios años en Pa­ra­guay. De­di­ca­do siem­pre al ne­go­cio de la ho­te­le­ría, en com­pa­ñía de su es­po­sa Mar­ga­ri­te Du­rand y su hi­ja Geor­get­te, aquí vino a ha­cer­se car­go del Ho­tel San Jo­sé.

Al par­que Cen­tral

Re­co­no­ci­do em­pren­de­dor, en 1912, Cor­ce­lle ad­qui­rió el vie­jo ne­go­cio, aun­que, en­ton­ces, con el nom­bre de Gran Ho­tel Fran­cés; con el uso de ese ad­je­ti­vo en el nom­bre to­ma­ba dis­tan­cia del ane­xo del Ho­tel Im­pe­rial, que se ha­cía lla­mar tam­bién Ho­tel Fran­cés, y es­ta­ba a so­lo 125 va­ras al es­te del su­yo, so­bre ave­ni­da Cen­tral.

No obs­tan­te, el Gran Ho­tel Fran­cés per­ma­ne­ce­ría en el mis­mo si­tio en que na­cie­ra, po­co me­nos de dos años, pues, en 1914, Cor­ce­lle de­ci­dió tras­la­dar­lo a un si­tio aún más cén­tri­co y, sin du­da, más có­mo­do y es­pa­cio­so.

Se tra­ta­ba del so­brio edi­fi­cio es­qui­ne­ro ubi­ca­do fren­te a la es­qui­na no­roes­te del par­que Cen­tral, don­de se cru­zan la ave­ni­da 2 y la ca­lle 2; sus dos plantas ocu­pa­ban 25 va­ras so­bre la pri­me­ra vía y 50 so­bre la se­gun­da, mien­tras que sus es­bel­tas fa­cha­das eran rit­ma­das por puer­tas y ven­ta­nas de ar­co de me­dio pun­to, ar­ti­cu­la­das por una ocha­va en la es­qui­na, an­tes de ser re­ma­ta­das por un an­gos­to ale­ro.

Se ha­bía cons­trui­do en mam­pos­te­ría de la­dri­llo, ha­cia 1885, por en­car­go del acau­da­la­do co­mer­cian­te de im­por­ta­ción y ex­por­ta­ción Teo­do­sio Cas­tro An­ga­ri­ta, que te­nía en la plan­ta ba­ja su es­ta­ble­ci­mien­to y arri­ba su ca­sa de ha­bi­ta­ción. Aun­que los sismos de 1888 no afec­ta­ron la cons­truc­ción, Cas­tro tras­la­dó su re­si­den­cia a otra par­te, y la se­gun­da plan­ta se des­ti­nó a lo­ca­les co­mer­cia­les.

Fue ahí don­de, des­pués de adap­tar el in­mue­ble con fi­nes de hos­pe­da­je, el 15 de se­tiem­bre de 1914 se inau­gu­ró de nue­vo el ho- tel, “úni­co en el país que cuen­ta con ha­bi­ta­cio­nes pro­vis­tas de ba­ño y la­va­bo de agua caliente” co­mo se pro­mo­cio­na­ba ( La In­for

ma­ción, 8 de enero de 1915). En enero de 1916, Cor­ce­lle con­vir­tió el sa­lón res­tau­ran­te del ho­tel en un ca­ba­ret de lujo, lu­gar en el que se rea­li­za­ron “rum­bo­sas y gran­des fies­tas so­cia­les y di­plo­má­ti­cas” de la épo­ca.

Un año des­pués, em­pe­za­ron a lle­gar a San Jo­sé los pri­me­ros tu­ris­tas es­ta­dou­ni­den­ses a pa­sar aquí sus va­ca­cio­nes de in­vierno, fe­nó­meno que se in­cre­men­ta­ría en los años su­ce­si­vos. No de­be des­car­tar­se que fue­ra en­ton­ces cuan­do Cor­ce­lle em­pe­za­ra a pen­sar en cons­truir de su pe­cu­lio, el pri­mer ho­tel di­se­ña­do y cons­trui­do con el fin de en­fren­tar aquel re­to.

Ter­cer asien­to

Así, a prin­ci­pios de enero de 1923, se hi­zo pú­bli­co que los her­ma­nos Lin­do le ha­bían ven­di­do al em­pre­sa­rio ho­te­le­ro, por ¢170.000, el te­rreno de un cuar­to de man­za­na ubi­ca­do en la es­qui­na su­r­oes­te del cru­ce de ave­ni­da Cen­tral y ca­lle 3. Allí, se anun­ció, se cons­trui­ría “un her­mo­sí­si­mo edi­fi­cio de tres pi­sos, con­for­me a los úl­ti­mos es­ti­los de cons­truc­ción ame­ri­ca­na”( La Nue­va Pren

sa, 19 de enero de 1923). Me­ses des­pués, a cam­bio de “dos apar­ta­men­tos de los me­jo­res del ho­tel, pa­ra alo­jar hués­pe­des de la na­ción, y de ser­vir en su ho­tel ca­fé de la me­jor ca­li­dad que se pro­duz­ca en el país, co­mo un me­dio de pro­pa­gan­da del mis­mo”, el Go­bierno li­bra­ba de va­rias car­gas im­po­si­ti­vas al em­pre­sa­rio ( Dia­rio del Co­mer­cio, 7 de se­tiem­bre de 1923).

Aun­que hoy se ig­no­ra quién lo di­se­ñó, el edi­fi­cio fue cons­trui­do en es­truc­tu­ra de ma­de­ra, ma­lla ex­pan­di­da y re­pe­llos de con­cre­to –téc­ni­ca aquí lla­ma­da baha­re­que fran­cés–. Era de plan­ta cua­dra­da y tres pi­sos, más un cuar­to ni­vel de áti­co en el te­cho a la man­sar­da, ilu­mi­na­do por buhar­di­llas, úni­co de­ta­lle ar­qui­tec­tó­ni­co des­ta­ca­do en su sen­ci­llo y fun­cio­nal di­se­ño.

En el pri­mer ni­vel con­ta­ba con lo­ca­les co­mer­cia­les tan­to ha­cia la ca­lle co­mo a la ave­ni­da, más los ac­ce­sos de ri­gor al ho­tel y a sus áreas pú­bli­cas que, ade­más, se be­ne­fi­cia­ban de la ve­cin­dad de las Ar­ca­das al sur, en la pla­za Juan Mo­ra Fer­nán­dez. En las plantas res­tan­tes, te­nía el ho­tel 100 ha­bi­ta­cio­nes pro­vis­tas de ba­ño y ser­vi­cio sa­ni­ta­rio ca­da una.

El nue­vo edi­fi­cio del Gran Ho­tel Fran­cés es­tu­vo lis­to a prin­ci­pios de 1924; sin em­bar­go, qui­so el des­tino que su im­pul­sor y pro­pie­ta­rio no lo­gra­ra ver­lo inau­gu­ra­do, pues fa­lle­ció en enero de ese año. Me­ses des­pués, su viu­da y pro­pie­ta­ria, con­tra­tó al co­te­rrá­neo Mau­ri­ce Bour­nac co­mo ad­mi­nis­tra­dor.

Con el te­rre­mo­to del 4 de mar­zo de1924, la nue­va edi­fi­ca­ción hu­bo de so­por­tar su prue­ba es­truc­tu­ral, cir­cuns­tan­cia de la que sa­lió muy bien librado por es­tar cons­trui­do en ma­de­ra. Y esa se­ría su prin­ci­pal fa­len­cia la ci­ta­da no­che de 1927, cuan­do un su­pues­to cor­to­cir­cui­to ini­ció la des­truc­ción del pri­mer gran ho­tel pa­ra el turismo in­ter­na­cio­nal en San Jo­sé.

AN­DRÉS FER­NÁN­DEZ P/LN.

El Gran Ho­tel Fran­cés, en su úl­ti­ma ubi­ca­ción, al cos­ta­do nor­te de la pla­za Juan Mo­ra Fer­nán­dez, al­re­de­dor del año 1925. Ima­gen de una tar­je­ta pos­tal de la épo­ca.

FO­TO: MANUEL GÓ­MEZ MI­RA­LLES.

El Gran Ho­tel Fran­cés, al cos­ta­do no­roes­te del par­que Cen­tral, ha­cia 1920.

FO­TO DE HENRY MOR­GAN.

1892. El ho­tel de mon­sieur Vigny, en ave­ni­da Cen­tral, a me­dia cua­dra de las ca­lles 4 y 6.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.