Del ba­nano em­plu­ma­do al ove­rol de toa­llas

Dos ar­tis­tas, dos ge­ne­ra­cio­nes: La ex­po­si­ción Ejer­ci­cios de au­to­no­mía, en TEOR/éTi­ca (ba­rrio Amón), mues­tra las mi­ra­das in­ci­si­vas y sin con­ce­sio­nes de dos ar­tis­tas fun­da­men­ta­les pa­ra el ar­te con­tem­po­rá­neo: Vic­to­ria Ca­be­zas y Pris­ci­lla Mon­ge

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada - Do­riam Díaz ddiaz@na­cion.com

Am­bas son mu­je­res ar­tis­tas, aun­que de ge­ne­ra­cio­nes di­fe­ren­tes; am­bas tie­nen tra­ba­jos in­ci­si­vos, crí­ti­cos y vi­gen­tes en que abor­dan, por ejem­plo, los ro­les de gé­ne­ro o la vio­len­cia se­xual, la cul­tu­ra po­pu­lar, el es­pa­cio pri­va­do, la au­tor re­pre­sen­ta­ción y el cuer­po; am­bas han trans­gre­di­do es­te­reo­ti­pos, len­gua­jes y téc­ni­cas; am­bas, Vic­to­ria Ca­be­zas y Pris­ci­lla Mon­ge, son fun­da­men­ta­les pa­ra el ar­te con­tem­po­rá­neo de Amé­ri­ca La­ti­na.

Ca­da una es irre­ve­ren­te y crea sin con­ce­sión al­gu­na; jun­tas –¡có­mo no ha­bía ocu­rri­do an­tes!– ge­ne­ran un diá­lo­go po­de­ro­so, co­mo lo mues­tra la ex­po­si­ción Ejer­ci­cios de au­tono

mía, que se pre­sen­ta en TEOR/éTi­ca (ba­rrio Amón, 300 me­tros al nor­te del quios­co del par­que Mo­ra­zán).

Con 50 obras he­chas en­tre 1972 y el 2017, dis­tri­bui­das en­tre TEOR/éTi­ca y La­do V, Ejer­ci­cios

de au­to­no­mía pro­po­ne una re­vi­sión his­tó­ri­ca de es­tas dos ar­tis­tas, pio­ne­ras del ex­pe­ri­men­ta­lis­mo en la re­gión, co­mo par­te de un pro­yec­to de in­ves­ti­ga­ción de aque­llas mu­je­res ar­tis­tas que han trans­for­ma­do los len­gua­jes ar­tís­ti­cos en el ist­mo.

La ex­po­si­ción es­ta­rá has­ta di­ciem­bre en Cos­ta Ri­ca y en fe­bre­ro del 2019 se inau­gu­ra­rá en el Ame­ri­cas So­ciety en Nue­va York, es­pa­cio más an­ti­guo de­di­ca­do a la ex­hi­bi­ción y pro­mo­ción del ar­te de Amé­ri­ca La­ti­na, el Caribe y Ca­na­dá en los Es­ta­dos Uni­dos. TEOR/ÉTI­CA tra­ba­jó en con­jun­to con Ame­ri­cas So- ciety con el fin no so­lo de am­pliar la re­so­nan­cia de la mues­tra, sino tam­bién pa­ra edi­tar un li­bro so­bre las ar­tis­tas.

Obras icó­ni­cas, iné­di­tas y más

En Ejer­ci­cios de au­to­no­mía, las co­ne­xio­nes o los puen­tes que pro­po­ne Mi­guel A. Ló­pez, cu­ra­dor de la mues­tra, en­tre las pie­zas de las ar­tis­tas se tor­nan en un re­co­rri­do en que hay hu­mor, in­ti­mi­dad, due­lo, sa­cu­di­das fuer­tes, intentos pa­ra dis­lo­car la mi­ra­da, re­fle­xio­nes pro­fun­das, es­pa­cios pa­ra to­mar ai­re y con­ti­nuar. Las obras le ha­blan al es­pec­ta­dor acer­ca del de­seo se­xual, la idea­li­za­ción de lo fe­me­nino, la mas­cu­li­ni­dad, la vio­len­cia, el exo­tis­mo, la au­to­rre­pre­sen­ta­ción, las fic­cio­nes do­més­ti­cas, la tea­tra­li­za­ción del amor, el po­der y la mi­so­gi­nia.

“Am­bas ar­tis­tas han bus­ca­do evi­den­ciar y des­ha­cer los es­te­reo­ti­pos so­cia­les a tra­vés de obras que fluc­túan en­tre el hu­mor y el do­lor, en­tre la es­ce­ni­fi­ca­ción pa­ró­di­ca y el re­gis­tro do­cu­men­tal, en­tre el re­cla­mo por la au­to­rre­pre­sen­ta­ción del de­seo se­xual fe­me­nino y la re­sig­ni­fi­ca­ción po­lí­ti­ca del tra­ba­jo ma­nual y los es­pa­cios pri­va­dos”, de­ta­lla el cu­ra­dor en el texto de la ex­po­si­ción.

El ca­mino in­clu­ye obras icó­ni­cas co­mo El ba­nano em­plu­ma­do, de Vic­to­ria Ca­be­zas, o Ove­rall, de Pris­ci­lla Mon­ge. Esa es­cul­tu­ra del ba­nano es em­ble­má­ti­ca den­tro de la pro­duc­ción de Ca­be­zas. Es par­te de una se­rie de tra­ba­jos en que ella tra­ta, con una bue­na do­sis de hu­mor y des­de los años 70, el exo­tis­mo con que los otros ven a Amé­ri­ca La­ti­na y tam­bién desa­rro­lla el te­ma de la mas­cu­li­ni­dad.

La pro­pia ar­tis­ta, quien for­ma­par­te de la­mues­tra Mu­je­res ra­di­ca­les: ar­te la­ti­noa­me­ri­cano, 1960-1985 des­de el año pa­sa­do, cuen­ta que co­men­zó a tra­ba­jar con ba­na­nos lue­go de que en Flo­ri­da (Es­ta­dos Uni­dos) se re­fi­rie­ron a Cos­ta Ri­ca co­mo “Banana Re­pu­blic”, des­pués de que ella di­jo dón­de na­ció. La res­pues­ta la des­con­cer­tó y co­men­zó a in­ves­ti­gar di­cho con­cep­to; lo que en­con­tró le ge­ne­ró gran in­dig­na­ción.

Ella ca­na­li­zó su mo­les­tia en un tra­ba­jo pa­ró­di­co so­bre la eco­no­mía, la ex­plo­ta­ción y la vi­ri­li­dad. “Aque­llo me pa­re­ció una fal­ta de res­pe­to pa­ra los tra­ba­ja­do­res de las ba­na­ne­ras (...) Co­men­cé a col­gar los ba­na­nos en ár­bo­les y a po­ner­los en to­do la­do; ellos no tie­nen idea de có­mo se pro­du­cen”, con­tó es­ta mu­jer na­ci­da en 1950.

Re­pre­sen­tó la vi­sión del otro, pe­ro a su ma­ne­ra. “Me acor­dé que me gus­ta­ba co­ser y me pu­se a ha­cer los ba­na­nos (…)”, agre­ga. Con es­te con­jun­to, se atre­vió a usar la iro­nía y el hu­mor; vio que le ge­ne­ra­ba bue­nos re­sul­ta­dos pa­ra abor­dar te­mas com­ple­jos.

Con Ove­rall, pren­da con­fec­cio­na­da con toa­llas sa­ni­ta­rias, Mon­ge sa­ca al cam­po pú­bli­co lo que ha si­do ve­da­do al cam­po ín­ti­mo, a lo pri­va­do. Con toa­llas tam­bién hi­zo una bo­la de fút­bol, re­fle­xión acer­ca de la iden­ti­dad li­ga­da a un de­por­te.

Va­rias pie­zas iné­di­tas has­ta aho­ra for­man par­te de Ejer­ci

cios de au­to­no­mía. Una de ellas es Dear Pris­ci­lla (1997), bor­da­do con una car­ta fic­ti­cia en que el pa­dre se dis­cul­pa por el abu­so que co­me­tió. Es una pie­za de­mo­le­do­ra.

Mon­ge ha­bía do­bla­do y guar­da­do es­ta obra. Con el cu­ra­dor, la bús­que­da pa­ra es­ta ex­po­si­ción le per­mi­tió “ha­cer una re­vi­sión pro­fun- da y re­en­con­trar­me con al­gu­nos tra­ba­jos que de­li­be­ra­da­men­te de­jé ol­vi­da­dos”, ex­pre­só es­ta ar­tis­ta de 50 años.

Tam­bién sa­lie­ron a la luz una fo­to­gra­fías en que Mon­ge re­crear la mu­ñe­qui­ta a la que le po­nían ves­ti­dos de pa­pel, co­mo par­te de su afán de tra­ba­jar el te­ma de la do­mi­na­ción, el po­der y la cul­tu­ra ma­chis­ta. Uno de sus tra­jes tie­ne flo­res ro­jas ela­bo­ra­das con san­gre.

“Co­mo ar­tis­ta, me en­cuen­tro en un lu­gar de pri­vi­le­gio. Un ar­tis­ta es el que tie­ne la res­pon­sa­bi­li­dad y la ca­pa­ci­dad de res­pon­der, de vi­si­bi­li­zar y de crear rup­tu­ras. Tra­ba­jo a par­tir de pe­que­ñas his­to­rias; abro grie­tas y es­pa­cios den­tro de la His­to­ria”, ma­ni­fies­ta.

En el ca­so de Ca­be­zas, hu­bo que ha­cer una la­bor de res­ca­te de ne­ga­ti­vos e imá­ge­nes da­ña­das por el pa­so del tiem­po. En sus se­ries fo­to­grá­fi­cas, ella ex­po­ne su in­ti­mi­dad, su cuer­po y su es­pa­cio en me­dio de la ciu­dad; el ga­to es una pre­sen­cia cons­tan­te, así co­mo las te­le­no­ve­las y la pro­pia ar­tis­ta co­mo mo­de­lo y pro­ta­go­nis­ta.

Son es­pe­cial­men­te atrac­ti­vos los au­to­rre­tra­tos en la téc­ni­ca de pla­tea­do se­lec­ti­vo (in­ven­ta­do y pa­ten­ta­do por ella) y El

be­so (1982), se­rie en que se rea­li­za una tea­tra­li­za­ción del amor.

Aun­que sus pro­ce­sos y for­mas de tra­ba­jo son muy di­fe­ren­tes, el tiem­po, lo ín­ti­mo, el ám­bi­to do­més­ti­co y la ex­pe­ri­men­ta­ción son hi­los co­mu­nes en­tre Ca­be­zas y Mon­ge.

Ejer­ci­cios de au­to­no­mía es­cri­be un ca­pí­tu­lo im­por­tan­te en la his­to­ria del ar­te de la re­gión, en que dos mu­je­res crean y trans­gre­den “sin con­ce­sio­nes ni com­pla­cen­cias” en una so­cie­dad pro­fun­da­men­te pa­triar­cal.

“Am­bas ar­tis­tas

han bus­ca­do evi­den­ciar y des­ha­cer los es­te­reo­ti­pos so­cia­les a tra­vés de obras que fluc­túan en­tre el hu­mor y el do­lor, en­tre la es­ce­ni­fi­ca­ción pa­ró­di­ca y el re­gis­tro do­cu­men­tal (...)”.

DIA­NA MÉNDEZ / LA NA­CIÓN

DIA­NA MÉNDEZ.

Uno de los au­to­rre­tra­tos de Vic­to­ria Ca­be­zas.

DIA­NA MÉNDEZ.

El ba­nano em­plu­ma­do (1973), de Vic­to­ria Ca­be­zas, es­tá en el sa­lón prin­ci­pal de TEOR/éTi­ca.

COR­TE­SÍA DE PRIS­CI­LLA MON­GE.

En es­te au­to­rre­tra­to (1996-1997), Pris­ci­lla Mon­ge hi­zo un ves­ti­do de pa­pel cu­yas de­co­ra­cio­nes fue­ron he­chas con su san­gre.

COR­TE­SÍA DE VIC­TO­RIA CA­BE­ZAS.

Con ai­re ro­mán­ti­co e irre­ve­ren­te, En el bos­que 1 es una fo­to­gra­fía de Vic­to­ria Ca­be­zas de 1971.

DIA­NA MÉNDEZ.

La ex­po­si­ción es­ta­ble­ce un diá­lo­go en­tre dos ge­ne­ra­cio­nes.

DIA­NA MÉNDEZ.

Ove­rall es una obra de Pris­ci­lla Mon­ge de 1996.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.