De la frus­tra­ción a la ins­pi­ra­ción

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada - An­drea So­lano Be­na­vi­des an­dre­sol95@gmail.com

Es­pa­cios ar­tís­ti­cos au­to­ges­tio­na­dos: De­sen­can­ta­dos con un sis­te­ma que ofre­ce po­si­bi­li­da­des li­mi­ta­das, di­fe­ren­tes crea­do­res se lan­zan a la arries­ga­da aven­tu­ra de abrir y ges­tio­nar sus pro­pios es­pa­cios pa­ra la ex­po­si­ción y pro­mo­ción de las artes vi­sua­les

“Réu­nion en Nue­ve Cuar­tos, Nos Ve­mos”. Aun­que pa­re­ce un re­su­mi­do men­sa­je de What­sapp pa­ra acor­dar una ci­ta; en reali­dad, es un ejem­plo de nom­bres de al­gu­nos es­pa­cios ar­tís­ti­cos que han vis­to la luz re­cien­te­men­te en San Jo­sé. Ca­sa Ma y Va­rios Ar­tis­tas son otros dos ejem­plos de es­tas ini­cia­ti­vas

Es­tos es­pa­cios son crea­dos y ges­tio­na­dos por los pro­pios ar­tis­tas. No cal­zan den­tro del con­cep­to tra­di­cio­nal de “mu­seo”, “galería” o “ta­ller”, pues reúnen cier­tas ca­rac­te­rís­ti­cas que les di­bu­jan un per­fil par­ti­cu­lar.

Sur­gen co­mo una reac­ción an­te la es­ca­sez de si­tios de ex­hi­bi­ción en el sis­te­ma tra­di­cio­nal, ya sea den­tro de la ins­ti­tu­cio­nes (mu­seos y ga­le­rías) o den­tro del es­que­ma del mer­ca­do (ga­le­rías con fi­nes de lu­cro).

Tie­nen un ca­rác­ter abier­to, co­la­bo­ra­ti­vo, fle­xi­ble y li­bre de ata­du­ras bu­ro­crá­ti­cas o co­mer­cia­les. Sin em­bar­go, por otro la­do, pre­sen­tan re­tos co­mo la sos­te­ni­bi­li­dad a lar­go pla­zo.

La­ma­yo­ría ope­ran en un lo­cal fí­si­co (aun­que no ne­ce­sa­ria­men­te) y pre­do­mi­na la ac­ción co­lec­ti­va tan­to pa­ra cu­brir los cos­tos co­mo pa­ra pro­po­ner y crear. No hay re­glas ni ho­ra­rios ni cro­no­gra­mas al pie de la le­tra, aun­que sí se tie­ne co­mo nor­te la ex­pre­sión en su for­ma más li­bre. Tam­po­co la me­ta ha­cer di­ne­ro; no obs­tan­te, una ven­ta siem­pre es bien­ve­ni­da.

“Es­tos nue­vos es­pa­cios com­bi­nan va­rias di­ná­mi­cas que atien­den las ne­ce­si­da­des de una co­mu­ni­dad ar­tís­ti­ca. Es­tán bas­tan­te en­fo­ca­dos en ex­po­si­cio­nes y res­pon­den a una ge­ne­ra­ción o a un­gru­po de ar­tis­tas más jó­ve­nes que no en­cuen­tran su lu­gar en ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas o es­pa­cios de ex­po­si­ción más con­so­li­da­dos o for­ma­les”, ex­pli­có Ma­ría Pao­la Ma­la­vas­si, en­car­ga­da de in­ves­ti­ga­ción, edu­ca­ción y ar­chi­vo de TEOR/éTi­ca.

De acuer­do con Ma­la­vas­si, es­te ti­po de pro­yec­tos son comunes y de lar­ga da­ta en otros paí­ses –prin­ci­pal­men­te en Es­ta­dos Uni­dos, Ca­na­dá y las na­cio­nes eu­ro­peas–; no obs­tan­te, en Cos­ta Ri­ca ape­nas es­tán dan­do sus pri­me­ros pa­sos. “Bus­can vi­si­bi­li­zar pro­yec­tos, crear co­mu­ni­dad y ex­pan­dir­la”, de­ta­lla.

Ma­la­vas­si ci­tó al­gu­nos an­te­ce­den­tes im­por­tan­tes co­mo el pro­yec­to Des­pa­cio, del ar­tis­ta cos­ta­rri­cen­se Fe­de­ri­co He­rre­ro (aún exis­te), y los des­apa­re­ci­dos Equi­lá­te­ro (Lu­ciano Goi­zue­ta y Ju­lián Mo­ra) y Ter­mi­nal de Fa­bri­zio Arrieta y Ja­vier Cal­vo.

“Son es­pa­cios con una vi­da cor­ta por­que fue­ron am­bi­cio­sos y te­nían mu­chos re­tos que en­fren­tar, prin­ci­pal­men­te el fi­nan­cia­mien­to. Los ar­tis­tas de­ben in­clu­so re­du­cir su prác­ti­ca ar­tís­ti­ca pa­ra ges­tio­nar sus tra­ba­jos”, agre­gó.

Rom­per es­que­mas

An­tes de via­jar a Ca­na­dá a es­tu­diar artes vi­sua­les en la Uni­ver­si­dad de Victoria, Ser­gio Ro­jas, fun­da­dor y di­rec­tor de Nos Ve­mos, era par­te de un gru­po de jó­ve­nes que se reunían pa­ra in­ter­cam­biar ex­pe­rien­cias. “Es­ta­ba muy ‘ca­ra­ji­llo’y sen­tía una ne­ce­si­dad de agre­gar­le al­go a esa ofer­ta cul­tu­ral con la cual no me sen­tía sa­tis­fe­cho, pe­ro tam­po­co sa­bía muy bien có­mo ha­cer­lo”, de­cla­ró Ro­jas des­de Zú­rich, Sui­za, don­de es­tá en una re­si­den­cia ar­tís­ti­ca.

De acuer­do con Ro­jas, en aque­llos días era real­men­te di­fí­cil en­con­trar dón­de ex­po­ner: “Me pa­sa­ba que mu­chos es­pa­cios es­ta­ban he­ge­mo­ni­za­dos o ha­bía una lis­ta ge­ne­ra­cio­nal que te­nía que pa­sar an­tes que yo. Sen­tía que de­bían exis­tir otros es­pa­cios pa­ra ar­tis­tas jó­ve­nes, emer­gen­tes, con otros in­tere­ses”.

En Ca­na­dá vi­vió cua­tro años y des­cu­brió una reali­dad muy dis­tin­ta a la cos­ta­rri­cen­se: “Ahí tie­nen una es­truc­tu­ra des­de los años 60 que se co­no­ce co­mo ar­tis­trun cen­tres o es­pa­cios di­ri­gi­dos por ar­tis­tas. El go­bierno ca­na­dien­se gira gran can­ti­dad del pre­su­pues­to asig­na­do pa­ra cul­tu­ra a es­tos es­pa­cios y exis­te una es­truc­tu­ra pa­ra la crea­ción, ges­tión y fi­nan­cia­mien­to”, des­ta­có Ro­jas, de 25 años.

El ar­tis­ta ex­pu­so y par­ti­ci­pó ac­ti­va­men­te en es­tos es­pa­cios y a su re­gre­so a Cos­ta Ri­ca, a me­dia­dos del 2016, se con­cen­tró en una ini­cia­ti­va pro­pia que em­pe­zó en un cuar­to de 3 x 3 me­tros.

En fe­bre­ro del 2018 se inau­gu­ró for­mal­men­te Nos Ve­mos en un apar­ta­men­to de dos pi­sos y tres ni­ve­les en San Jo­sé. Ro­jas lo de­fi­ne co­mo “un es­pa­cio de pro­yec­tos”.

Au­to­ges­tión sig­ni­fi­ca li­diar con asun­tos que nor­mal­men­te un ar­tis­ta –en su con­cep­ción más idea­li­za­da– no tie­ne que ha­cer. No so­lo es pa­gar al­qui­le­res, agua, elec­tri­ci­dad e In­ter­net, con­se­guir to­dos los­ma­te­ria­les y re­cur­sos ne­ce­sa­rios pa­ra ca­da ex­po­si­ción, sino en­car­gar­se de la lo­gís­ti­ca y tam­bién de con­vo­car al pú­bli­co. Sí, de­ben ha­cer­lo to­do.

Enel ca­so de Ro­jas de­be pa­gar un al­qui­ler de ¢210.000 por el lo­cal, pe­ro sus gas­tos son com­par­ti­dos con otra per­so­na.

In­de­pen­den­cia

El ar­tis­ta Car­los Fer­nán­dez inau­gu­ró Réu­nion en mar­zo de es­te año co­mo “un es­pa­cio in­de­pen­dien­te de ar­te con­tem­po­rá­neo que com­bi­na la in­ves­ti­ga­ción cu­ra­to­rial y la pro­duc­ción ex­pe­ri­men­tal de ar­te”. De­ci­dió abrir­lo pa­ra po­der “ha­cer lo que yo quie­ra”, ya que él con­si­de­ra­ba que los es­pa­cios de ex­hi­bi­ción tra­di­cio­na­les eran pa­ra “los mis­mos de siem­pre” y te­nían sus li­mi­ta­cio­nes.

En su ca­so, Réu­nion se ubi­ca en una pro­pie­dad fa­mi­liar en Es­ca­zú por la que no de­be pa­gar al­qui­ler; allí mis­mo tie­ne su es­tu­dio ar­tís­ti­co, un área de ex­po­si­ción y un jar­dín.

Fer­nán­dez co­rre con al­gu­nos gas­tos que con­lle­va una ex­po­si­ción co­mo con­se­guir ma­te­ria­les, rea­li­zar mo­di­fi­ca­cio­nes fí­si­cas al lu­gar y trans­por­te, en­tre otros, pe­ro as­pi­ra a con­se­guir un fi­nan­cia­mien­to só­li­do y cons­tan­te.

“Aho­ra ten­go mu­cha más li­ber­tad pa­ra desa­rro­llar pro­yec­tos pro­pios y de otros ar­tis­tas; sin em­bar­go, to­da­vía es­ta­mos en pa­ña­les en cuan­to a ges­tión ad­mi­nis­tra­ti­va y fi­nan­cie­ra”.

El ar­tis­ta des­ta­có una par­ti­cu­la­ri­dad de Réu­nion: la de ser co­mo una “su­cur­sal” de un pro­yec­to ho­mó­ni­mo que ges­tó el cu­ra­dor San­dino Schei­deg­ger, en Zú­rich.

Schei­deg­ger es el co­fun­da­dor del Ran­dom Ins­ti­tu­te en esa ciu­dad sui­za y tam­bién es el cu­ra­dor de Des­pa­cio.

“San­dino ce­rró Réu­nion en Zú­rich; tiem­po des­pués, yo via­jé a Sui­za y le co­men­té mi de­seo de abrir un es­pa­cio pro­pio. Él me ayu­dó a de­fi­nir el con­cep­to; tu­vi­mos mil con­ver­sa­cio­nes y, en una de tan­tas, lle­ga­mos a la con­clu­sión de re­to­mar Réu­nion en Cos­ta Ri­ca”, ex­pli­có Fer­nán­dez.

Se­gún él, se apro­ve­cha­ron va­rios plu­ses que ya te­nía el es­pa­cio ori­gi­nal: un nom­bre, una pla­ta­for­ma di­gi­tal (si­tio web, Fa­ce­book, Ins­ta­gram) y una red de con­tac­tos in­ter­na­cio­nal.

En Hon­du­ras, el ar­tis­ta Adrián Va­lle­ci­llo tam­bién re­to­mó la idea de Schei­deg­ger y abrió otro Réu­nion en ese país.

“San­dino nos ven­dió a Adrián y a mí los de­re­chos de Réu­nion por un eu­ro. El do­cu­men­to se fir­mó en la Pla­za San Mar­cos de Ve­ne­cia”, re­cor­dó Fer­nán­dez en­tre ri­sas.

Mujeres ar­tis­tas

In­grid Cor­de­ro, Kar­la He­ren­cia y Ga­la Ber­ger, fun­da­do­ras del es­pa­cio Ca­sa de Mujeres Ar­tis­tas (Ca­sa Ma), se re­plan­tean la idea de “es­pa­cio” y no la vin­cu­lan ex­clu­si­va­men­te a una in­fra­es­truc­tu­ra.

Es­te co­lec­ti­vo fe­mi­nis­ta iti­ne­ran­te co­men­zó con una ex­po­si­ción que du­ró so­lo dos días (1.° y 2 de se­tiem­bre) en una ca­sa pro­pie­dad de la fa­mi­lia de He­ren­cia, en Ti­bás. Ahí con­flu­ye­ron las obras de 27 mujeres ar­tis­tas cos­ta­rri­cen­ses de ge­ne­ra­cio­nes, dis­ci­pli­nas y en­fo­ques te­má­ti­cos di­fe­ren­tes, en­tre ellas Ele­na Wen, Kar­la So­lano, Lau­ra As­tor­ga, Step­ha­nie Wi­lliams, Mar­cia Sa­las, Pía Cha­va­rría, Mi­mian Hsu, Pris­ci­lla Mon­ge. Du­ran­te esos dos días se rea­li­za­ron ta­lle­res, con­ver­sa­to­rios, per­for­man­ces (ac­cio­nes ar­tís­ti­cas en vi­vo).

“Sen­ti­mos la ne­ce­si­dad de or­ga­ni­zar­nos pa­ra sa­lir de la ri­gi­dez ins­ti­tu­cio­nal y crear una red de tra­ba­jo más co­la­bo­ra­ti­va y fle­xi­ble, un diá­lo­go más abier­to. Ca­sa Ma bus­ca pro­pi­ciar un lu­gar de en­cuen­tro pa­ra que las mujeres ar­tis­tas pue­dan no so­lo mos­trar su obra, sino tam­bién de­jar oír sus vo­ces en un es­pa­cio se­gu­ro”, ex­pli­có He­ren­cia, quien es­tu­dió en la Es­cue­la de Ar­te y Co­mu­ni­ca­ción Vi­sual de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal.

Su com­pa­ñe­ra In­grid Cor­de­ro tie­ne for­ma­ción en pro­duc­ción au­dio­vi­sual y di­se­ño de mo­das, así co­mo ex­pe­rien­cia en ges­tión cul­tu­ral. “To­do sur­gió de una for­ma muy es­pon­tá­nea, de una ne­ce­si­dad ge­nui­na de las tres de ha­cer al­go. Creo que ser ges­to­ra y ac­ti­var es­pa­cios es una ex­ten­sión de mi tra­ba­jo co­mo ar­tis­ta”.

Otra de las fun­da­do­ras, Ga­la Ber­ger tam­bién acu­mu­la ex­pe­rien­cia co­mo ges­to­ra cul­tu­ral, ya que es co­fun­da­do­ra del Nue­vo Mu­seo Ener­gía de Ar­te Con­tem­po­rá­neo La Ene, en Bue­nos Ai­res (Ar­gen­ti­na).

“Ca­sa Ma es una ini­cia­ti­va ins­pi­ra­da en Wo­man­hou­se, una ins­ta­la­ción de ar­te fe­mi­nis­ta, crea­da por Judy Chica­go y Miriam Scha­pi­ro en Los Án­ge­les, en 1972. Ellas y sus es­tu­dian­tes tra­ba­ja­ron du­ran­te nue­ve me­ses en una ca­sa y lue­go la abrie­ron pa­ra una ex­hi­bi­ción”, di­jo.

For­ma­ción

Otro de es­tos es­pa­cios au­to­ges­tio­na­dos es 9/4’s, el cual tu­vo su ori­gen en la ex­po­si­ción co­lec­ti­va Nue­ve cuar­tos de irrea­li­dad do­mi­ci­lia­ria, rea­li­za­da en el 2011, en la ca­sa del abue­lo de una de las in­te­gran­tes del gru­po.

“Sin ne­ce­si­dad de una cu­ra­du­ría aca­dé­mi­ca crea­mos un es­pa­cio au­to­ges­tio­na­do por ar­tis­tas y fue bas­tan­te exi­to­so”, de­cla­ró el ar­tis­ta Fa­bián Mon­ge.

Des­pués de rea­li­zar va­rias ex­po­si­cio­nes en Ave­ni­da Es­ca­zú, Amón So­lar y Ca­sa Bat­sú no fue has­ta es­te año que el co­lec­ti­vo de ar­te mul­ti­dis­ci­pli­na­rio fi­nal­men­te se es­ta­ble­ció en un es­pa­cio fí­si­co: el edi­fi­cio que al­ber­ga­ba a la Em­ba­ja­da de Bél­gi­ca, en Los Yo­ses.

Ese recinto fun­cio­na co­mo es­tu­dio de ar­te pa­ra los crea­do­res Fa­bián Mon­ge, Ig­na­cio Gon­zá­lez, Marta Pa­la­cio, Ma­rio Sán­chez, Ale­jan­dro Cruz, Ri­car­do Cruz, Lo­la Mi­che, Or­lan­do Guier y Leo Ure­ña.

“La gran di­fe­ren­cia es que ya no so­lo es jun­tar la obra de ca­da en una ca­sa ocu­pa­da tem­po­ral­men­te y con­ver­ti­da en galería, sino que aho­ra te­ne­mos un es­pa­cio pa­ra tra­ba­jar y un área pa­ra ex­hi­bir nues­tras obras”, co­men­tó el fotógrafo Ig­na­cio Gon­zá­lez.

En 9/4’s tam­bién se or­ga­ni­zan va­rias ac­ti­vi­da­des, al­gu­nas gra­tui­tas; es de­cir, es un es­pa­cio abier­to y di­ná­mi­co.

Cues­tión de nú­me­ros

Si bien es­tos es­pa­cios son co­mo “la­bo­ra­to­rios” en don­de los ar­tis­tas pue­den con­tro­lar sus pro­pias con­di­cio­nes de tra­ba­jo, tam­bién re­pre­sen­tan un re­to en cuan­to a su sos­te­ni­bi­li­dad.

Los ar­tis­tas con­sul­ta­dos re­co­no­cen que esos es­pa­cios no fue­ron con­ce­bi­dos co­mo ne­go­cios y re­pre­sen­tan una in­ver­sión de tiem­po y di­ne­ro.

Nin­guno de ellos “vi­ve” con eso y sus in­gre­sos pro­vie­nen de otras fuen­tes co­mo la ven­ta de sus obras o de sus em­pleos en otras áreas.

“Ha­ce co­mo 10 años tu­ve un es­pa­cio lla­ma­do la Ca­sa Azul, en He­re­dia, y real­men­te es muy di­fí­cil sos­te­ner­los por mu­cho tiem­po por­que las ayu­das son po­cas y li­mi­ta­das”, de­cla­ró Kar­la He­ren­cia, quien es do­cen­te en la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal y la­bo­ra en el de­par­ta­men­to de ar­chi­vo de TEOR/éTi­ca.

“Uno tie­ne que en­ten­der el rol de es­pa­cio que tie­ne. Nos Ve­mos no me da a mí de co­mer y eso lo ten­go bas­tan­te cla­ro”, de­cla­ró Ser­gio Ro­jas.

“No me sos­ten­go eco­nó­mi­ca­men­te con Réu­nion; soy edu­ca­dor en agri­cul­tu­ra or­gá­ni­ca y ten­go un em­pren­di­mien­to de be­bi­das fer­men­ta­das, que es de don­de pro­vie­nen ma­yo­ría de los re­cur­sos pa­ra fi­nan­ciar es­te lu­gar”, ase­gu­ró Car­los Fer­nán­dez.

Aun­que no es su ob­je­ti­vo prin­ci­pal, to­dos ven bien con­cre­tar la ven­ta de al­gu­na obra de al­gún ar­tis­ta; eso sí, en es­tos si­tios, las co­mi­sio­nes son mu­cho me­no­res que las que se co­bran usual­men­te en una galería co­mer­cial.

Al no ser un ne­go­cio co­mo tal, la di­ná­mi­ca de los ho­ra­rios tam­po­co sea jus­ta al es­que­ma tra­di­cio­nal de 9 a.m. a 5p.m. Pa­ra po­der vi­si­tar los lu­ga­res se de­be arre­glar una ci­ta o con­tac­tar­los por me­dio de sus re­des so­cia­les.

Aun­que hay mo­ti­va­ción y en­tu­sias­mo pa­ra ra­to, es­tos es­pa­cios no tie­nen to­da­vía un fu­tu­ro ga­ran­ti­za­do. Su ca­rác­ter ex­pe­ri­men­tal los ti­ñe de in­cer­ti­dum­bre y mu­chos de­ta­lles se van re­sol­vien­do en el ca­mino.

Des­de su pro­pia ex­pe­rien­cia, el ar­tis­ta Fe­de­ri­co He­rre­ro acon­se­ja a es­tos no­ve­les ges­to­res: “Lo más im­por­tan­te es de­fi­nir si van a ser es­pa­cios co­mer­cia­les o no, es­to acla­ra mu­cho la in­ten­ción. Am­bos ca­mi­nos son muy im­por­tan­tes, los ar­tis­tas ne­ce­si­tan ga­le­rías que les ayu­den a ven­der su tra­ba­jo, pe­ro tam­bién de­ben te­ner opor­tu­ni­da­des de ex­plo­rar su prác­ti­ca sin las pre­sio­nes del mer­ca­do. Ese ba­lan­ce es el que más cues­ta lo­grar, pe­ro el que me­jo­res fru­tos da”.

MA­YE­LA LÓ­PEZ.

La ins­ta­la­ción No hay más que un mun­do, de Mar­ton Robinson y Ga­la Ber­ger, es­tá en Réu­nion.

MA­YE­LA LÓ­PEZ.

9/4's es­tá ubi­ca­do en Los Yo­ses. La se­ma­na pa­sa­da mon­ta­ron una ex­po­si­ción del co­lec­ti­vo.

MA­YE­LA LÓ­PEZ.

Nos Ve­mos es­tá en ba­rrio Amón. Ac­tual­men­te, el ar­tis­ta re­si­den­te en el es­pa­cio es Jor­ge Sa­la­zar.

FO­TO: RO­BER­TO D'AM­BRO­SIO SUÁ­REZ PA­RA LN.

Es­ta es una ima­gen de la ex­po­si­ción de se­tiem­bre de Ca­sa Ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.