Arro­jar luz so­bre un pin­tor eru­di­to

Cos­ta­rri­cen­se sal­da una deu­da con el pin­tor chi­leno Ju­lio Es­cá­mez, en una ex­po­si­ción que reú­ne 70 de sus pin­tu­ras, xi­lo­gra­fías, bo­ce­tos y li­bre­tas de apun­tes

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada -

Fue­ron te­so­ros es­con­di­dos en la ca­sa del ar­tis­ta y pro­fe­sor chi­leno Ju­lio Es­cá­mez (19252015) y aho­ra son pro­ta­go­nis­tas de una gran ex­po­si­ción en el Mu­seo de Arte Cos­ta­rri­cen­se (MAC), en La Sa­ba­na.

Es­ta es una mues­tra que re­ve­la a un Es­cá­mez eru­di­to, co­no­ce­dor de la his­to­ria del arte, que usa­ba su sa­pien­cia, in­ves­ti­ga­cio­nes y maes­tría téc­ni­ca pa­ra ha­cer obras com­ple­jas –con mu­chas po­si­bi­li­da­des de lec­tu­ras– acer­ca del po­der, la política, las dic­ta­du­ras, la re­la­ción en­tre el ser hu­mano y la tec­no­lo­gía, la de­sigual­dad, la enaje­na­ción y el car­na­val, en­tre otros te­mas; ade­más, se in­tere­só en di­fe­ren­tes mi­to­lo­gías y tra­di­cio­nes.

Las seis pin­tu­ras de gran for­ma­to –por ejem­plo, cua­dros de 2 mde al­to por 3mde an­cho– que atra­pan la aten­ción en la na­ve prin­ci­pal del MAC fue­ron pin­ta- das, du­ran­te años, y que­da­ron re­clui­das en el ter­cer ni­vel de la ca­sa de Es­cá­mez, ubi­ca­da en Bar­va de He­re­dia. Es de­cir, an­tes de es­te 2018, muy po­cas per­so­nas ha­bían po­di­do ob­ser­var­las a ca­ba­li­dad.

Al mo­rir, el ar­tis­ta le de­jó to­das sus obras, bo­ce­tos, apun­tes, biblioteca –unos 3.000 tí­tu­los–, do­cu­men­tos y has­ta su pro­pio ho­gar a laU­ni­ver­si­dad Na­cio­nal (UNA), don­de fue pro­fe­sor de la Es­cue­la de Ar­tes Plás­ti­cas e in­flu­yó en va­rias ge­ne­ra­cio­nes de crea­do­res vi­sua­les.

La UNA con­tra­tó a Ali­cia Za­mo­ra y su em­pre­sa Co­nAr­te Res­tau­ra­ción pa­ra po­ner es­te fon­do a sal­vo, con al­go de pre­mu­ra de­bi­do a las ma­las con­di­cio­nes (hu­me­dad, fil­tra­cio­nes de agua, roe- do­res e in­sec­tos) en que es­ta­ba el in­mue­ble don­de vi­vió Es­cá­mez. Du­ran­te seis me­ses en­tre el 2016 y el 2017, Za­mo­ra y un equi­po de 11 per­so­nas hi­cie­ron un in­ven­ta­rio y re­gis­tro mi­nu­cio­so de los bie­nes, los lim­pia­ron y los res­guar­da­ron en ca­jas o car­pe­tas.

Nin­gu­na puer­ta per­mi­tía que sa­lie­ran aque­llas enor­mes pin­tu­ras del ter­cer pi­so, que era una suer­te de tem­plo, así que se tu­vie­ron que des­mon­tar va­rias ven­ta­nas pa­ra lo­grar sa­car las ca­jas con las pie­zas. Fue to­da una ope­ra­ción que re­qui­rió po­leas, es­lin­gas –lin­gas–, un equi­po de Mu­dan­zas Mun­dia­les y mu­cho cui­da­do, ya que ha­bía ca­bles de al­ta ten­sión cer­ca.

Se re­gis­tra­ron más de 5.000 ob­je­tos en el fon­do Es­cá­mez, en- tre los que se in­clu­yen obras de arte, li­bros y do­cu­men­tos.

“Ha­bía re­cor­tes, mu­chos apun­tes y li­bros. Es­cá­mez era un estudioso; su obra se sus­ten­ta en teo­rías y fi­lo­so­fías. En­tre los li­bros se en­con­tra­ban no­tas, bo­ce­tos y apun­tes. (...) Ca­da co­sa que en­con­trá­ba­mos te­nía su im­por­tan­cia pa­ra lo que es­ta­ba crean­do”, con­tó Za­mo­ra.

Si bien se hi­zo una lim­pie­za bá­si­ca y se eli­mi­na­ron ma­te­ria­les áci­dos que las pu­sie­ran en pe­li­gro, las pie­zas aún no han si­do res­tau­ra­das. “Una bue­na par­te es­tá en bas­tan­te buen es­ta­do; sin em­bar­go, hay al­gu­nas obras que re­quie­ren in­ter­ven­ción ur­gen­te de­bi­do a ma­te­ria­les de ma­la ca­li­dad, a que es­tán re­se­cas, a bas­ti­do­res afec­ta­dos por in­sec­tos...”, agregó ella.

Se­lec­ción de obras

La ex­hi­bi­ción de­di­ca­da a es­te pin­tor, mu­ra­lis­ta y gra­ba­dor que lle­gó a Cos­ta Ri­ca en 1974 –des­pués de ser per­se­gui­do en su Chi­le na­tal por sus ideas de iz­quier-

da– reú­ne 70 tra­ba­jos, en­tre ellos pin­tu­ras, gra­ba­dos, bo­ce­tos y apun­tes.

La cu­ra­do­ra Ma­ría Jo­sé Chavarría hi­zo una se­lec­ción de las obras más re­pre­sen­ta­ti­vas, a par­tir del re­gis­tro y fo­to­gra­fías del fon­do Es­cá­mez de la UNA. No se in­clu­yen tra­ba­jos en otras co­lec­cio­nes es­ta­ta­les ni de co­lec­cio­nes pri­va­das.

En los cua­dros gran­des de la na­ve prin­ci­pal del MAC, el pin­tor po­ne en evi­den­cia sus ob­se­sio­nes: la li­te­ra­tu­ra, el apo­ca­lip­sis, el car­na­val, la mi­to­lo­gía, la ex­plo­ta­ción, la gue­rra... Son pin­tu­ras en que el ar­tis­ta co­lo­ca va­rias ca­pas a par­tir de te­mas que sur­gen de la reali­dad pa­ra vis­lum­brar, en al­gu­nos ca­sos, fu­tu­ros probables.

Apo­ca­lip­sis es to­da una apo­teo­sis. Hay fuer­zas en­con­tra­das, hay cri­sis, hay obre­ros, hay in­dí­ge­nas, hay mi­gran­tes, hay bur­gue­ses, ha­ye­jér­ci­tos, má­qui­nas, ar­cán­ge­les y he­li­cóp­te­ros. Pa­ra la cu­ra­do­ra, en es­ta obra se re­pre­sen­ta una es­pe­cie de ca­ta­clis­mo con­tem­po­rá­neo y de­no­ta el le­ga­do de los mu­ra­lis­tas la­ti­noa­me­ri­ca­nos.

La des­hu­ma­ni­za­ción a cau­sa del avan­ce tec­no­ló­gi­co que­da cla­ra­men­te plan­tea­da en El

gran ven­da­val. “El caos fue ex­pre­sa­do por el ar­tis­ta gra­cias a una bue­na can­ti­dad de fi­gu­ras en mo­vi­mien­to, cu­yos ex­qui­si­tos es­cor­zos le con­fie­ren a la obra una po­ten­te ilu­sión de pro­fun­di­dad”, de­ta­lla el tex­to de la ex­po­si­ción.

Un gran car­na­val en escena es lo que se en­cuen­tra en El gran

tea­tro del mun­do (téc­ni­ca mix­ta so­bre te­la), que re­cuer­da que Es­cá­mez fue apa­sio­na­do del tea­tro y ejer­ció tam­bién co­mo es­ce­nó­gra­fo y ves­tua­ris­ta.

Bo­ce­tos, es­tu­dios pre­pa­ra­to­rios, re­cor­tes y li­bre­tas de apun­tes com­ple­men­tan la mues­tra. Es­tá el pro­ce­so, su de­ta­lla­da in­ves­ti­ga­ción vi­sual, sus es­tu­dios de las fi­gu­ras.

Tam­bién se evi­den­cian otras fa­ce­tas del chi­leno: la del ar­tis­ta in­tere­sa­do en el res­ca­te de la cul­tu­ras in­dí­ge­nas, la del­gra­ba­dor, la del es­ce­nó­gra­fo y ves­tua­ris­ta, la del mu­ra­lis­ta.

Pa­ra la cu­ra­do­ra, es­ta ex­po­si­ción es re­sul­ta­do de un es­fuer­zo del mu­seo por re­cu­pe­rar a al­gu­nos ar­tis­tas que aún no han te­ni­do es­pa­cio de ex­hi­bi­ción en el MACy de la in­ten­ción de­lMi­nis­te­rio de Cul­tu­ra de re­va­lo­ri­zar la co­lec­ción de Es­cá­mez en po­der de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal.

“(...) su pa­sión por el dibujo y la pers­pec­ti­va, por el uso del es­cor­zo y el ma­ne­jo del co­lor ha­cen del ar­tis­ta un ejem­plo de una gran am­pli­tud de vi­sión y de una mez­cla po­de­ro­sa y crítica en­tre ima­gi­na­ción y reali­dad”, con­clu­ye el tex­to que acom­pa­ña la ex­hi­bi­ción.

LA LÓ­PEZ. MAYE-

Con de­te­ni­mien­to. Una vi­si­tan­te con­tem­pla el óleo so­bre te­la El gran tea­tro del mun­do, pin­ta­do por Ju­lio Es­cá­mez.

MAYELA LÓ­PEZ.

Un gran ca­ta­clis­mo. Es­te es el óleo so­bre te­la Apo­ca­lip­sis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.