Bi­tá­co­ra de lo po­si­ble

No es guía de usua­rio ni ma­pa tu­rís­ti­co; si al­guien lo usa­ra pa­ra orien­tar­se ter­mi­na­ría dan­do vuel­tas en círcu­los. Esa es la idea de Soto, en to­do ca­so, in­vi­tar a sus lec­to­res a per­der­se en una ciu­dad lla­ma­da in­ha­bi­ta­ble (y, sin em­bar­go, lle­na de vi­da)

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Letras -

Una ciu­dad es, so­bre to­do, las pa­la­bras que se es­cri­ben so­bre ella. La prue­ba la da Ita­lo Cal­vino, quien eri­gió do­ce­nas de ur­bes so­lo ha­bi­ta­bles en bre­ves pá­rra­fos, pe­ro más me­mo­ra­bles que mu­chas ciu­da­des reales y abu­rri­das. En Si­tios in­de­ter­mi­na­dos, Ós­car Soto su­ma una “bi­tá­co­ra se­mi-fic­cio­na­da” a es­ta ciu­dad de­ma­sia­do vi­si­ble, es­ta ca­pi­tal tan con­cre­ta que, sin las pa­la­bras pre­ci­sas, co­rre el ries­go de pa­re­cer abu­rri­da.

Pu­bli­ca­do por Edi­cio­nes Pe­rro Azul y pre­sen­ta­do en la úl­ti­ma Fe­ria In­ter­na­cio­nal del Li­bro, Si­tios in­de­ter­mi­na­dos es el pri­mer li­bro de Soto, ar­qui­tec­to, es­ce­nó­gra­fo y di­rec­tor de ar­te ( West Si­de Story, Chica­go), y en­tre­la­za su na­rra­ción de la ca­pi­tal con fo­to­gra­fía e ilus­tra­ción. Vi­vió la ciu­dad des­de pe­que­ño, pues cre­ció en­tre ba­rrio Es­ca­lan­te y el cen­tro; ha vis­to peo­res y me­jo­res épo­cas de es­tas ca­lles, aun­que sea tan jo­ven.

Sin em­bar­go, en la uni­ver­si­dad y en el tra­ba­jo, Soto no­ta­ba que San José ins­pi­ra­ba otras reac­cio­nes en­tre sus co­le­gas. “La ciu­dad sur­ge co­mo un en­te enig­má­ti­co, mis­te­rio­so, un lu­gar al que da mie­do ir, que es su­cio, don­de va­mos so­lo a las par­tes bo­ni­tas, un par­que o al Tran­si­tar­te”, la­men­ta.

Na­da es for­tui­to. “San José, pro­duc­to de una se­rie de de­ci­sio­nes his­tó­ri­cas, se des­ha­bi­tó des­de los 80: el cen­tro que­dó co­mo ciu­dad úni­ca­men­te de tra­ba­jo, la pe­ri­fe­ria es don­de la gen­te so­lo va a dor­mir, y eso con­lle­va el des­cui­do y que la per­cep­ción ne­ga­ti­va fue­ra ca­da vez ma­yor. La San José de los 30, la pe­que­ña Pa­rís, con gran po­ten­cial, ha si­do de­mo­li­da, que­dan ras­tros ais­la­dos, muy po­co se sa­be­ya ca­si na­die leim­por­ta re­cu­pe­rar­los”, ex­pli­ca Soto.

Su li­bro, a caballo en­tre el len­gua­je de un es­tu­dio­so de lo ur­bano y un cro­nis­ta siem­pre sor­pren­di­do, se su­ma a al­gu­nos de esos otros es­fuer­zos por ha­blar de San José has­ta ha­cer­la ha­bi­ta­ble; ha­cer­le ca­lles y ave­ni­das de pa­la­bras, por así de­cir­lo. Des­de la li­te­ra­tu­ra se ha es­tu­dia­do en abun­dan­cia, pe­ro lo que Soto su­ma es una ima­gi­na­ción com­pro­me­ti­da con un es­fuer­zo por edu­car so­bre las po­si­bi­li­da­des de es­ta ciu­dad com­pli­ca­da, por en­ci­ma de sus ca­ren­cias y par­ches.

“Te­nía la ne­ce­si­dad de plan­tear el te­ma de San José, co­mo mu­cha gen­te que lo ha­ce des­de apro­xi­ma­cio­nes muy dis­tin­tas, co­mo ar­tis­tas, di­se­ña­do­res, or­ga­ni­za­cio­nes que bus­can re­in­ser­tar a la gen­te a la ciu­dad… yo tam­bién que­ría ha­cer des­de lo que po­día y que­ría, po­ner un gra­ni­to de are­na pa­ra co­lo­car a San José en la me­sa de dis­cu­sión”, ase­gu­ra el au­tor.

Eso no li­mi­ta la pers­pec­ti­va ín­ti­ma de su ex­pe­rien­cia de Che­pe: es­te no es un li­bro de ur­ba­nis­mo, es un cua­derno de im­pre­sio­nes per­so­na­les, al­gu­nas tan mi­nús­cu­las co­mo la luz en un rin­cón o tan am­plias co­mo la at­mós­fe­ra de las ave­ni­das apre­ta­das. No es­tá an­cla­do a los land­marks, las is­las que so­bre­sa­len del mar de una ciu­dad caó­ti­ca, sino al con­tra­rio, des­cri­bir la sen­sa­ción de la ciu­dad co­mo un to­do, que exis­te pa­ra la mi­ra­da del au­tor, no es­tá lo­ca­li­za­da en una u otra es­qui­na.

Justo por ello, la na­rra­ción se con­tras­ta há­bil­men­te con pro­yec­cio­nes de edi­fi­cios, di­bu­jos, fo­tos. “No que­ría que fue­ra el úni­co len­gua­je, sino que hu­bie­ra­mu­cho de las otras co­sas que ha­go, de mis otras in­quie­tu­des que se ca­na­li­zan a tra­vés de otros me­dios”, di­ce Soto.

Per­der­se en la ciu­dad

Si­tios in­de­ter­mi­na­dos no es guía de usua­rio ni ma­pa tu­rís­ti­co; si al­guien lo usa­ra pa­ra orien­tar­se ter­mi­na­ría dan­do vuel­tas en círcu­los. Pe­ro esa es la idea de Soto, en to­do ca­so, in­vi­tar a sus lec­to­res a per­der­se en una ciu­dad lla­ma­da in­ha­bi­ta­ble (y sin em­bar­go lle­na de vi­da). Ca­mi­nar es ma­pear con los pies, di­ce Lau­ren El­kin: ayu­da a rear­mar una ciu­dad, jun­tan­do los pla­ne­tas dis­tan­tes de ca­da ba­rrio. Del cá­li­do “chun­che­ro” res­guar­da­do en las ca­sas de ba­rrio Lu­ján pa­sa­mos a los des­co­no­ci­dos al­tos de las tien­das de­laa­ve­ni­da cen­tral; del fre­ne­sí del par­que cen­tral a los re­fu­gios tem­po­ra­les de los ár­bo­les del par­que Es­pa­ña.

No es po­si­ble ocul­tar que las de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas si­guen tor­cien­do es­ta ima­gen de San José, y ca­da es­pa­cio cul­tu­ral o ví­vi­do ne­go­cio que cie­rra sir­ve de evi­den­cia. Si na­die se preo­cu­pa­ra, ma­yor se­ría la alar­ma.

Pe­sa, cla­ro es­tá, la de­sigual­dad que es­truc­tu­ra nues­tras re­la­cio­nes con la ciu­dad. “Hay sec­to­res de la po­bla­ción que le tie­nen mie­do a San José y que so­lo lo­gran en­trar a ella a tra­vés de cier­tos pro­ce­sos de gen­tri­fi­ca­ción. Si se­gui­mos re­pli­can­do esos mo­de­los en otros ba­rrios, en­fo­ca­dos en esos pú­bli­cos y sin sen­si­bi­li­za­ción por el con­tex­to, lo que es­ta­mos ha­cien­do es sa­car a la gen­te que vi­ve allí me­tien­do otra, no es­ta­mos ha­blan­do de que to­dos ten­gan ac­ce­so a la con­vi­ven­cia y el dis­fru­te ur­bano, sino que se re­ser­va pa­ra al­gu­nas clases”, con­si­de­ra Soto.

Si Pa­rís es un vein­tea­ñe­ro ena­mo­ra­do de una mu­jer ma­du­ra, co­mo es­cri­bió John Ber­ger, Sa­nJo­sé de­be se­ru­na­do­les­cen­te que cree que el amor no es pa­ra él. Cre­cer due­le, so­bre to­do cuan­do se vi­ve con la es­pe­ran­za de nun­ca ha­cer­lo.

Si­tios in­de­ter­mi­na­dos nos mues­tra que lo hi­zo, que San José cre­ció y se hi­zo ciu­dad; nos mues­tra, tam­bién, que re­tie­ne la be­lle­za de lo po­si­ble, de lo pro­me­ti­do. Qui­zá ten­ga­mos vi­da su­fi­cien­te pa­ra ha­cer que sea más que so­lo pa­la­bras. “na­ció pa­ra res­pon­der al pú­bli­co que se sien­te ate­mo­ri­za­do de la ciu­dad, bus­ca ge­ne­rar una vi­sión de la ciu­dad que no re­co­noz­ca, que los in­vi­te a pre­gun­tar­se dón­de se­rá, por qué es­to es así”, di­ce Soto. “Que se to­me el tiem­po de es­ta­ble­cer un víncu­lo con es­ta ciu­dad que, al fin y al ca­bo, es nues­tra ciu­dad”.

Si­tios in­de­ter­mi­na­dos (Edi­cio­ne­sPe­rro Azul) es­tá dis­po­ni­ble en Li­bros Du­luoz, Li­bre­ría An­dan­te, Frantz y Sa­rah, y otras li­bre­rías.

CORTESÍA DE ÓS­CAR SOTO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.