He­re­da­rás el mu­ro

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada - Ge­rar­do Bo­la­ños bo­la­nos­ge­rar­[email protected]

Si bien el dra­ma­tur­go Ro­bertS chenk­kanp re­fie­re ca­li­fi­car La cons­truc­ción del mu­ro de “fic­ción es­pe­cu­la­ti­va”, co­mo to­da pues­ta de tea­tro po­lí­ti­co, es­ta obra tie­ne co­mo me­ta orien­tar a los es­pec­ta­do­res a fi­jar­se me­jor en lo que pa­sa en su en­torno, a no ig­no­rar lo que es­tá “es­cri­to en el mu­ro”

Aún no se ha­bía se­ca­do la tin­ta de los diarios que re­por­ta­ron la idea de Do­nald Trump de cons­truir un­mu­ro en la fron­te­ra con Mé­xi­co pa­ra im­pe­dir el pa­so de los “bad hom­bres” (léa­se inmigrantes), cuan­do Ro­bert Schenk­kan, lau­rea­do dra­ma­tur­go y guio­nis­ta de ci­ne, se sen­tó fren­te a su compu­tado­ra y co­men­zó a es­cri­bir, con un fre­ne­sí que no ha­bía ex­pe­ri­men­ta­do nun­ca an­tes.

Fue en oc­tu­bre de 2016. Fal­ta­ba po­co pa­ra las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de Es­ta­dos Uni­dos, y Schenk­kan no so­por­ta­ba­más el pe­so abru­ma­dor de las no­ti­cias y de sus lec­tu­ras.

Un año an­tes ha­bía leí­do y

que­dó mar­ca­do por En aque­llas ti­nie­blas: de la eu­ta­na­sia al geno

ci­dio, de la es­cri­to­ra Git­ta Se­reny. Es­te clá­si­co de la li­te­ra­tu­ra del Ho­lo­caus­to es­tá ba­sa­do en en­tre­vis­tas con Franz Stangl, co­man­dan­te del cen­tro ex­ter­mi­na­dor de Tre­blin­ka, el más gran­de de los cam­pos na­zis de ex­ter­mi­nio. Se­reny se me­tió du­ran­te 70 ho­ras en la ca­be­za de un hom­bre co­mún y co­rrien­te con po­de­res ili­mi­ta­dos que siem­pre en­con­tró mo­ti­vos pa­ra ra­cio­na­li­zar su par­ti­ci­pa­ción en la lla­ma­da “so­lu­ción fi­nal”, el plan de Hitler pa­ra eli­mi­nar a los ju­díos de Eu­ro­pa.

Schenk­kan, ac­tual­men­te de 65 años, des­cen­dien­te de inmigrantes ju­díos él­mis­mo, lle­va­ba va­rios me­ses re­fle­xio­nan­do so­bre la po­si­bi­li­dad de que un hom­bre ca­ris­má­ti­co y pe­li­gro­so, un Ri­car­do III de nues­tro tiem­po, se adue­ña­ra del po­der y le en­tra­ra a sa­co a un sis­te­ma de­mo­crá­ti­co que, con sus al­tos y ba­jos, man­te­nía cohe­sio­na­do al país.

Le preo­cu­pa­ban las ac­cio­nes de un per­so­na­je que ma­ne­ja bien el “Ma­nual del au­to­ri­ta­rio”, que ge­ne­ra un cons­tan­te es­ta­do de cri­sis, y que bus­ca en las mi­no­rías los chi­vos ex­pia­to­rios que le ha­rían ga­nar vo­tos en­tre los na­cio­na­lis­tas, los ais­la­cio­nis­tas y los ra­cis­tas.

Al ca­bo de una se­ma­na de en­cie­rro, Schenk­kan emer­gió con el bo­rra­dor de La cons­truc­ción del mu­ro(Buil­ding the Wall), una obra de sus­pen­so po­lí­ti­co que, po­cos me­ses des­pués, sin la acos­tum­bra­da ma­du­ra­ción pro­lon­ga­da de otras pues­tas en es­ce­na, co­men­zó a gi­rar por Es­ta­dos Uni­dos y a des­per­tar el in­te­rés in­ter­na­cio­nal has­ta lle­gar a Cos­ta Ri­ca, gra­cias al acu­cio­so em­pre­sa­rio tea­tral Ste­ve Aron­son.

La obra, del 2016 pe­ro ubi­ca­da en el 2019, es bá­si­ca­men­te un diá­lo­go en­tre una his­to­ria­do­ra de ori­gen la­ti­noa­me­ri­cano (Glo­ria) y un ti­po (Rick) que era di­rec­tor de una cár­cel y aho­ra se en­cuen­tra en má­xi­ma se­gu­ri­dad, es­pe­ran­do sen­ten­cia, qui­zás has­ta la mis­ma pe­na de muer­te, por he­chos que se irán re­ve­lan­doe­nel trans­cur­so­de­la obra.

El dra­ma no gi­ra en torno de lo que pue­de apren­der Rick de sus erro­res sino de lo que no­so­tros (re­pre­sen­ta­dos por la his­to­ria­do­ra) po­de­mos apren­der de los ac­tos de Rick, el car­ce­le­ro en­car­ce­la­do. Aun­que no es un per­so­na­je de ella, Trump gra­vi­ta so­bre la ac­ción co­mo un te­mi­do con­vi­da­do de pie­dra.

A pen­sar se ha di­cho

El tea­tro po­lí­ti­co no bus­ca ne­ce­sa­ria­men­te en­tre­te­ner, en el sen­ti­do tra­di­cio­nal del tér­mino. Lo que bus­ca es ge­ne­rar sen­ti­mien­to, pen­sa­mien­to, in­tros­pec­ción. Quie­re que el es­pec­ta­dor se vea for­za­do a exa­mi­nar sus pre­jui­cios o los de su so­cie­dad, pa­ra que no crea en la ba­na­li­dad del mal.

Lo que en par­ti­cu­lar le preo­cu­pa a Schenk­kan es el ata­que a los va­lo­res fun­da­men­ta­les de Es­ta­dos Uni­dos co­mo la se­pa­ra­ción de po­de­res, la in­de­pen­den­cia de ad­mi­nis­tra­ción de jus­ti­cia, la li­ber­tad de pren­sa y de opi­nión. Y la pro­tec­ción a los inmigrantes y re­fu­gia­dos.

La ley in­ter­na­cio­nal que los am­pa­ra, re­sul­ta­do de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial y del fin del co­lo­nia­lis­mo, dis­po­ne que cual­quier per­so­na que lle­gue a la fron­te­ra de otro país tie­ne de­re­cho a so­li­ci­tar asi­lo. Es­ta obli­ga­ción, co­mo­se sa­be, es­tá ca­yen­do en desuso en va­rios con­ti­nen­tes.

Si bien Schenk­kan pre­fie­re ca­li­fi­car La cons­truc­ción del mu

ro de “fic­ción es­pe­cu­la­ti­va”, co­mo to­da pues­ta de tea­tro po­lí­ti­co, es­ta obra tie­ne co­mo me­ta orien­tar a los es­pec­ta­do­res a fi­jar­se me­jor en lo que pa­sa en su en­torno, a no ig­no­rar lo que es­tá “es­cri­to en el mu­ro”.

Su obra po­dría es­tar em­pa­ren­ta­da tam­bién con la exi­to­sa no­ve­la dis­tó­pi­ca El cuen­to de la

cria­da ( The Hand­maid’s Ta­le), de la es­cri­to­ra ca­na­dien­se Mar­ga­ret At­wood, en la que Es­ta­dos Uni­dos se con­vier­te en un es­ta­do to­ta­li­ta­rio con ri­be­tes de teo­cra­cia. Es evi­den­te que la reali­dad no ha lle­ga­do a esos ex­tre­mo­sen Es­ta­do­sU­ni­dos, aun­que se en­cuen­tre si­guien­do un ca­mino sin lu­ces por­que mu­chos de sus ciu­da­da­nos ig­no­ran la res­pon­sa­bi­li­dad mo­ral que tie­nen y la han de­le­ga­do en el go­bierno. Es de­cir, lo que era im­po­si­ble se es­tá vol­vien­do plau­si­ble.

La inusual obra de Schenk­kan, en la que Trump ya no es­tá en el po­der tras un jui­cio po­lí­ti­co por des­ma­nes pre­si­den­cia­les, co­rría pe­li­gro de desac­tua­li­zar­se pe­ro, por el con­tra­rio, las po­lí­ti­cas re­cien­tes la jus­ti­fi­can ca­da día. Por ejem­plo, la se­pa­ra­ción de las fa­mi­lias mi­gran­tes con el te­rri­ble im­pac­to en la vi­da de los ni­ños, la ame­na­za de qui­tar (in­cons­ti­tu­cio­nal­men­te) la ciu­da­da­nía a los hi­jos de inmigrantes na­ci­dos en el te­rri­to­rio de Es­ta­dos Uni­dos, y el plan de mi­li­ta­ri­zar la fron­te­ra sur.

¿Dis­tan­cia o cer­ca­nía?

Nor­mal­men­te, los dra­ma­tur­gos­no­se suben al ca­rro­ma­to­de la ac­tua­li­dad sino que pre­fie­ren que el pa­so del tiem­po les dé pers­pec­ti­va y les ofrez­ca per­ma­nen­cia en el ca­non tea­tral. Y tam­po­co es­cri­ben tan rá­pi­do co­mo Schenk­kan, quien fí­si­ca­men­te po­dría pa­sar des­aper­ci­bi­do co­mo cual­quier bu­ró­cra­ta grin­go de re­gre­so en tren ha­cia los su­bur­bios que le die­ron el triun­fo a Trump en las elec­cio­nes del 2016.

En su afán por to­mar dis­tan­cia, los dra­ma­tur­gos ge­ne­ral­men­te se abs­tie­nen de in­cor­po­rar, di­rec­ta o in­di­rec­ta­men­te, a los per­so­na­jes reales cu­yos ac­tos les re­vuel­ven el es­tó­ma­go; lo que ha­cen es to­mar­se un an­ti­áci­do y es­pe­rar años o dé­ca­das a que la tor­men­ta pa­se pa­ra ex­pli­car las con­se­cuen­cias de ac­tos estúpidos y po­ner a los es­pec­ta­do­res a re­fle­xio­nar so­bre ellos y sus au­to­res. Schenk­kan no pro­ce­de así en

La cons­truc­ción del mu­ro. Es­te es­cri­tor com­pro­me­ti­do con­si­de­ra que de­be hun­dir las pa­la­bras en la reali­dad no­ti­cio­sa has­ta ha­cer­las de­li­rar co­mo ella. Ocu­rre que, de to­dos los de­li­rios de Trump, nin­guno ha si­do más de­li­ran­te ni más sim­bó­li­co que pro­po­ner la cons­truc­ción de un mu­ro de 3.000 ki­ló­me­tros de lar­go y tres me­tros de al­to, ade­más de pa­sar­le la de­li­ran­te cuen­ta al em­po­bre­ci­do Mé­xi­co.

Con el estilo qui­rúr­gi­co del tea­tro nor­te­ame­ri­cano ac­tual, Schenk­kan di­sec­cio­na el nú­cleo de las po­lí­ti­cas ra­cis­tas y an­ti­mi­gra­to­rias de Trump, ha­ce si­len­cio­so aco­pio de los tor­tuo­sos ca­mi­nos que otros go­ber­nan­tes des­afo­ra­dos de la his­to­ria re­co­rrie­ron en su mo­men­to y, con esa ma­te­ria pri­ma, cons­tru­ye otra dis­to­pía in­có­mo­da, un th­ri­ller po­lí­ti­co que nos in­dig­na, nos po­ne a tem­blar, y nos ha­ce pen­sar.

CORTESÍA DE ES­TE­BAN CHIN­CHI­LLA/TEA­TRO ESPRESSIVO.

La cons­truc­ción del mu­ro es­tá pro­ta­go­ni­za­da por los ac­to­res Antonio Ro­jas (Cos­ta Ri­ca) y Mag­da­le­na Morales (Gua­te­ma­la). Se tra­ta de una pro­duc­ción del Tea­tro Espressivo en el Tea­tro Es­ca­lan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.