Con los pies en el mun­do pa­ra vo­lar en es­ce­na

Exi­lia­do en Cos­ta Ri­ca lue­go del gol­pe de Es­ta­do en Chi­le en 1973, el ac­tor, lo­cu­tor y guio­nis­ta Ro­dri­go Du­rán Buns­ter ha edi­fi­ca­do una ca­rre­ra tea­tral pro­lí­fi­ca con per­so­na­jes me­mo­ra­bles y pre­mia­dos

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada - Ana Bea­triz Fer­nán­dez Gon­zá­lez bea­triz­fer­[email protected]

Vo­ló de Chi­le a Cos­ta Ri­ca sin su es­po­sa de en­ton­ces (la ac­triz Ro­si­ta Zú­ñi­ga, quien tam­bién es­tá ra­di­ca­da en nues­tro país) ni su hi­ja que es­ta­ba por na­cer, seis me­ses des­pués del gol­pe de Es­ta­do al pre­si­den­te Sal­va­dor Allen­de –ocu­rri­do en se­tiem­bre de 1973–.

Al re­mon­tar­se a esa épo­ca, el ac­tor, lo­cu­tor, guio­nis­ta y cuen­tis­ta –en­tre otros ofi­cios– Ro­dri­go Du­rán Buns­ter, per­ma­ne­ció unos se­gun­dos en si­len­cio, hun­di­da la ca­be­za y los ojos apre­ta­dos. “Me hi­cis­te re­cor­dar”, di­jo emo­cio­na­do con un vo­lu­men ape­nas per­cep­ti­ble, pa­ra in­me­dia­ta­men­te acla­rar que su fa­mi­lia via­jó a sue­lo ti­co unos me­ses des­pués que él.

–¿Có­mo fue­ron tu ini­cios co- mo ac­tor y en qué cir­cuns­tan­cias te vi­nis­te pa­ra Cos­ta Ri­ca?

–Des­pués del co­le­gio uno anda per­di­do. Me pu­se a es­tu­diar bio­lo­gía ma­ri­na y, de for­ma pa­ra­le­la, tea­tro en la Es­cue­la Noc­tur­na de Tea­tro de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca de Chi­le. Ahí se me acla­ró el pa­no­ra­ma, de­ci­dí de­jar bio­lo­gía y me fui a la es­cue­la diur­na de tea­tro de la Uni­ver­si­dad de Chi­le. Y me di­je­ron que sí, que sí ser­vía, que te­nía ta­len­to.

Ta­len­to pa­ra el tea­tro cu­ya ex­pre­sión se trun­có abrup­ta­men­te con la vio­len­cia su­fri­da por la opo­si­ción al gol­pe de Es­ta­do per­pe­tra­do por Au­gus­to Pi­no­chet; pa­ra Du­rán, es­to sig­ni­fi­có el des­pi­do la­bo­ral y la im­po­si­bi­li­dad de con­se­guir tra­ba­jo de­bi­do a que era un nom­bre den­tro de una lis­ta ne­gra.

En los años pre­vios a esa pro­fun­da he­ri­da –cu­ya ci­ca­triz aún es vi­si­ble–, Du­rán se for­mó en ac­tua­ción e in­ter­pre­ta­ción, abor­da­jes dis­tin­tos pa­ra en­ca­rar el tra­ba­jo ac­to­ral: el pri­me­ro, con acen­to en las vi­ven­cias per­so­na­les; el se­gun­do, la mis­ma téc­ni­ca pe­ro con el fin de cons­truir un per­so­na­je.

Su for­ma­ción más que rí­gi­da fue exi­gen­te: “Me di cuen­ta des­pués que te obli­ga­ban a ima­gi­nar a vo­lar, pe­ro no des­de lo abs­trac­to, sino a afir­mar los pies en la tie­rra pa­ra co­ger im­pul­so y em­pren­der el vue­lo”.

Apo­ya­do en un en­tre­na­mien­to vo­cal y cor­po­ral de­ci­si­vo tran­si­tó por un es­pec­tro am­plio y ri­co de gé­ne­ros y es­ti­los in­ter­pre­ta­ti­vos, pa­san­do por los más clá­si­cos co­mo los grie­gos de la an­ti­güe­dad y el Si­glo de Oro es­pa­ñol, has­ta los más con­tem­po­rá­neos.

Tea­tro so­cial

La edu­ca­ción re­ci­bi­da por Du­rán es­tu­vo ín­ti­ma­men­te re­la­cio­na­da con lo so­cial, ar­tís­ti­co e in­te­lec­tual; “no el ar­te por el ar­te”, en­fa­ti­za el ar­tis­ta, sino en asen­tar­se en el mun­do pa­ra to­mar im­pul­so, to­man­do en cuen­ta las ne­ce­si­da­des de las gran­des ma­sas e im­pac­tar­las.

En eso con­sis­tía la uto­pía lue­go cer­ce­na­da. “De re­pen­te, me con­fron­té con la reali­dad. Ten­go la sen­sa­ción de que to­do ese mun­do des­apa­re­ció, que uno se for­mó pa­ra al­go que des­pués no exis­tía. Me es­ta­ba pre­pa­ran­do pa­ra un mo­vi­mien­to so­cial que fue brus­ca­men­te trun­ca­do con el gol­pe, esa vio­len­cia de ese cor­te fue bru­tal y de­ter­mi­nan­te”, ex­pre­só.

–¿Có­mo fue tu lle­ga­da a Cos­ta Ri­ca y qué tal te re­ci­bi­mos?

–Te­nía co­ne­xio­nes con gente que vino an­tes, a tra­vés de la fa­mi­lia de don Joaquín Gu­tié­rrez (es­cri­tor cos­ta­rri­cen­se), y ve­nía con la idea de tra­ba­jar en tea­tro.

Ha­bía un co­mi­té de so­li­da­ri­dad ex­ce­len­te. Lle­ga­mos en un mo­men­to cru­cial, pues la Com­pa­ñía Na­cio­nal de Tea­tro

(CNT) se es­ta­ba re­or­ga­ni­zan­do ba­jo la di­rec­ción de Ós­car Cas­ti­llo (ac­tor y di­rec­tor). Fue im­pre­sio­nan­te lle­gar a un país don­de se ha­bla­ba en es­pa­ñol, en don­de ha­bía tea­tro en con­di­cio­nes muy fa­vo­ra­bles. Ha­bía gente de La­ti­noa­mé­ri­ca, Es­pa­ña y Cen­troa­mé­ri­ca. Era un mo­men­to de mu­cha ebu­lli­ción, mo­vi­mien­to y con­mo­ción, de tras­la­do de gente que en­con­trá­ba­mos la paz aquí.

En la CNT fue par­te del elen­co es­ta­ble de 1974 a 1984, con una ge­ne­ra­ción cé­le­bre in­te­gra­da por su ma­dre Car­men Buns­ter –ella se mar­chó de Chi­le un año des­pués del gol­pe es­pe­ran­do a que sus hi­jos es­tu­vie­ran se­gu­ros en el ex­tran­je­ro–, el uru­gua­yo Pe­pe Vás­quez, la es­pa­ño­la Ángela Ma­ría To­rres, los chi­le­nos Sa­ra As­ti­ca y Mar­ce­lo Gae­te, y los cos­ta­rri­cen­ses Ge­rar­do Ar­ce (q.e.p.d), Luis Fer­nan­do Gó­mez y Ma­riano Gon­zá­lez, en­tre otros tan­tos.

Des­de ese mo­men­to de rup­tu­ras y co­mien­zos, Du­rán no ha aban­do­na­do el es­ce­na­rio ti­co, lo­gran­do cons­truir una pro­lí­fi­ca ca­rre­ra que le ha de­pa­ra­do per­so­na­jes inol­vi­da­bles, que lo han he­cho me­re­ce­dor de re­co­no­ci­mien­tos co­mo el Pre­mio Na­cio­nal de Tea­tro a me­jor ac­tor de re­par­to en 1976 (Cor­bac­cio en Vol­po­ne) y en 1978 (Re­ve­ren­do Pa­rish en Las bru­jas de Sa­lem).

¿Ha con­quis­ta­do sus sue­ños?

“Me hu­bie­ra gus­ta­do no ha­ber in­te­rrum­pi­do to­do un ca­mino que me iba lle­van­do, pe­ro el gol­pe fue una frac­tu­ra bru­tal. He he­cho lo que me apa­sio­na y es­toy des­cu­brien­do una se­gun­da pa­sión: es­cri­bir”.

En la CNT, Du­rán co­men­zó su tra­ve­sía ac­to­ral con un re­em­pla­zo de un per­so­na­je de la Co­me­dia de las equi­vo­ca­cio­nes de Wi­lliam Sha­kes­pea­re, que lo lle­vó por to­do el país en gi­ras por las co­mu­ni­da­des.

Ac­to se­gui­do, re­cuer­da, per­so­ni­fi­có a Sil­vano en la adap­ta­ción de la no­ve­la de Joaquín Gu­tié­rrez, Puer­to Li­món, obra que pro­vo­ca­ba lar­gas fi­las de cien­tos de per­so­nas pa­ra com­prar las en­tra­das en las afue­ras del Tea­tro al Ai­re Li­bre (ubi­ca­do en el Mu­seo Na­cio­nal).

Al ca­bo de 10 años, la CNT eli­mi­nó el elen­co es­ta­ble y Du­rán con­ti­nuó sien­do con­tra­ta­do pa­ra los mon­ta­jes, a la vez que tra­ba­jó pa­ra el Tea­tro Uni­ver­si­ta­rio de la Uni­ver­si­dad de Cos­ta Ri­ca. Tam­bién fue ac­tor oca­sio­nal en el Tea­tro del Án­gel, pro­pie­dad del le­gen­da­rio trío chi­leno con­for­ma­do por Lu­cho Ba­raho­na, Bél­gi­ca Cas­tro y Ale­jan­dro Sie­ve­king.

En ese mis­mo pe­rio­do la­bo­ró en la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal a Dis­tan­cia (UNED), que ha­bía con­so­li­da­do la ofi­ci­na de au­dio­vi­sua­les, crean­do ma­te­ria­les pe­da­gó­gi­cos pa­ra los pa­que­tes ins­truc­ti­vos de los cur­sos; ahí per­ma­ne­ció has­ta el 2001, cuan­do se pen­sio­nó.

Ha tra­ba­ja­do con el uru­gua­yo ra­di­ca­do en el país Fa­bián Sa­les y su gru­po La Car­ne Tea­tro, y en el 2014 fun­dó la agru­pa­ción Tea­tro Crono, jun­to con Os­car Cas­ti­llo y Luis Fer­nan­do Gó­mez, que a la fe­cha ha pues­to en es­ce­na Es­pe­ran­do a Go­dot, de Sa­muel Bec­kett, y Car­tas de amor en pa­pel azul, de Ar­nold Wes­ker.

Pa­ra los tres co­le­gas, el pro­pó­si­to de la agru­pa­ción es vol­ver a aquel tea­tro en que el ac­tor era el cen­tro y sos­tén del es­pec­tácu­lo.

–¿Sos dis­ci­pli­na­do?

–Sí, pri­me­ro no aban­dono la idea de po­ner los pies en la tie­rra, que ha­ya un ne­xo con lo real. Eso es lo lin­do de la fic­ción. Es­tu­diar un per­so­na­je no es apren­der­se la le­tra, hay que ob­ser­var­lo, bus­car si­tua­cio­nes análo­gas en otras ar­tes.

–¿Has lo­gra­do rea­li­zar tus sue­ños?

–Me hu­bie­ra gus­ta­do no ha­ber in­te­rrum­pi­do to­do un ca­mi- no que me iba lle­van­do, pe­ro el gol­pe fue una frac­tu­ra bru­tal. He he­cho lo que me apa­sio­na y es­toy des­cu­brien­do una se­gun­da pa­sión: es­cri­bir.

Du­rán ga­nó en el 2006 y el 2009 el con­cur­so Chi­le con mis ojos con sus mi­cro­cuen­tos y el año en­tran­te va a pu­bli­car su pri­mer li­bro de na­rra­cio­nes cor­tas in­ti­tu­la­do Pa­sos en el te­cho con la edi­to­rial cos­ta­rri­cen­se Le­tra Ma­ya. “Te­nía ne­ce­si­dad del pu­ñe­ta­zo con el for­ma­to mi­cro, y ahora es con el cuen­to ha­bi­tual pa­ra ver si desem­bo­ca en dra­ma o si ha­go una no­ve­la cor­ta”, co­men­tó acer­ca de su es­cri­tu­ra.

Mien­tras tan­to Sil­vano, Cor­bac­cio, As­lak­sen, Car­los Gar­del, Glos­ter, Es­tra­gón y mu­chos otros per­so­na­jes más pue­blan la me­mo­ria emo­ti­va y cor­po­ral de Ro­dri­go Du­rán Buns­ter, quien, con los pies bien afir­ma­dos so­bre el es­ce­na­rio, vue­la con su tra­ba­jo ar­tís­ti­co, al tiem­po que ha­ce so­ñar al pú­bli­co que ex­pe­ri­men­ta el he­cho tea­tral: “esa ac­ción dra­má­ti­ca con su con­flic­to, aque­llas lu­chas de fuer­zas en pug­na y su re­so­lu­ción”.

MELISSA FER­NÁN­DEZ.

“Si no hay ac­to­res, no hay tea­tro; ahí es­tá la ac­ción dra­má­ti­ca, con to­do su va­lor hu­mano, co­mo ser in­te­gral, ex­pre­si­vo, que tie­ne ne­ce­si­da­des y pa­sio­nes”, afir­ma Ro­dri­go Du­rán Buns­ter.

MELISSA FER­NÁN­DEZ.

Re­tra­to del ac­tor Ro­dri­go Du­rán Buns­ter, de 75 años, en uno de los ca­me­ri­nos de la Com­pa­ñía Na­cio­nal de Tea­tro, en la An­ti­gua Adua­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.