La or­fan­dad co­mo ar­te y con­di­ción

Los huér­fa­nos del ab­so­lu­to es un li­bro que nos mues­tra, una vez más, el do­mi­nio del ar­te de na­rrar que ha he­cho de Car­los Cor­tés uno de nues­tros es­cri­to­res más im­por­tan­tes. Es tam­bién una re­fle­xión so­bre la pér­di­da y la sen­sa­ción de or­fan­dad

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Literatura - Uriel Que­sa­da uriel.que­sa­[email protected]

Pa­ra quie­nes el cuen­to es un pla­cer y una dis­ci­pli­na, un nue­vo vo­lu­men que lee­mos y dis­fru­ta­mos nos pre­sen­ta pre­gun­tas y desafíos. Pa­ra no­so­tros, la lec­tu­ra de ca­da cuen­to y del con­jun­to en ge­ne­ral es un re­co­rri­do por nues­tras ob­se­sio­nes y las de los au­to­res. Es así co­mo en­con­tra­mos un te­rri­to­rio co­mún don­de po­de­mos iden­ti­fi­car­nos unos con otros. Una de esas ob­se­sio­nes es ha­llar los hi­los con­duc­to­res que le dan cohe­ren­cia a los cuen­tos. De es­ta for­ma, los lec­to­res le da­mos uni­dad al li­bro y, co­mo cual­quier ar­ti­fi­cio crí­ti­co, nos pro­vee una ex­cu­sa pa­ra em­pe­zar a re­fle­xio­nar y a con­ver­sar con otros lec­to­res.

He­cha es­ta de­cla­ra­ción de prin­ci­pios, po­dría de­cir que una pri­me­ra lec­tu­ra del más re­cien­te li­bro de cuen­tos de Car­los Cor­tés, Los huér­fa­nos del ab­so­lu­to

(Uruk Edi­to­res, 2017), me de­jó des­orien­ta­do. ¿Qué ten­dría que ver el lar­go re­la­to de aper­tu­ra, ca­si una no­ve­la cor­ta, so­bre unos jó­ve­nes que van de un sen­ti­mien­to a otro, de una pa­re­ja a la si­guien­te, en un es­pa­cio emo­cio­nal y fí­si­co muy ce­rra­do, con un cuen­to co­mo Co­sas que ha­cer si es­tás muer­to, el cual se desa­rro­lla en es­pa­cios abier­tos y en una tó­xi­ca di­ná­mi­ca de vio­len­cia? ¿Có­mo re­la­cio­nar esas his­to­rias con el claus­tro­fó­bi­co am­bien­te de Se­ma­na

San­ta o la cró­ni­ca de la de­ca­den­cia en No hay país pa­ra vie­jos?

Pa­ra con­tes­tar es­tas pre­gun­tas pien­so pri­me­ro en la ha­bi­li­dad de Car­los Cor­tés pa­ra crear am­bien­tes. Aun­que ha­ya mu­chas ac­cio­nes, lo im­por­tan­te en la na­rra­ción no se per­ci­be a sim­ple vis­ta, lo que esen­cial es aque­llo que ro­dea esas ac­cio­nes y les da sen­ti­do. Es una for­ma de pre­sen­tar los he­chos, de dar­le un én­fa­sis a ra­tos di­si­mu­la­do a lo que se en­cuen­tra en el fon­do, co­mo lo ha­ce Al­fon­so Cua­rón en pe­lí­cu­las co­mo Y tu ma­má tam­bién o Chil­dren of Men.

De ese mo­do, tan­to las ac­cio­nes co­mo el con­tex­to en el que se desa­rro­llan son igual­men­te sig­ni­fi­ca­ti­vos, y por eso los de­ta­lles tam­bién ad­quie­ren re­le­van­cia. Pen­se­mos, por ejem­plo, en un per­so­na­je apa­ren­te­men­te mar­gi­nal en Los huér­fa­nos del ab­so­lu­to. Se lla­ma el Fla­co Agui­rre, es chi­leno, y se le men­cio­na de mo­do tan­gen­cial, más que to­do co­mo un co­rrec­tor de la his­to­ria. El Fla­co le ha­ce co­men­ta­rios al na­rra­dor prin­ci­pal, com­ple­men­ta o con­tra­di­ce los pun­tos de vis­ta de ese na­rra­dor, lo obli­ga a guar­dar una dis­tan­cia, y esa se­pa­ra­ción en­tre los he­chos y su na­rra­ción li­be­ra a Huér­fa­nos de ser un re­co­rri­do nos­tál­gi­co por “los me­jo­res años de nues­tra vi­da” y lo co­lo­ca co­mo una ob­ser­va­ción des­car­na­da de la pér­di­da, de eso que creí­mos bueno pe­ro que tal vez no lo fue tan­to. Es el Fla­co quien co­men­ta que la or­fan­dad me­ta­fí­si­ca unió al gru­po de jó­ve­nes que pro­ta­go­ni­zan la his­to­ria “por en­ci­ma de cual­quier re­la­ción emo­cio­nal o sen­ti­men­tal”. Se­ña­la, por lo tan­to, al­go que ya no es­tá, sean es­tas las re­fe­ren­cias pa­ra en­ten­der y en­cau­sar la vi­da o una co­ne­xión con el pro­pio ser, un co­no­ci­mien­to que va más allá, que es más pro­fun­do.

Eso que ya no te­ne­mos, pe­ro no se pue­de com­pren­der, re­co­rre los otros cuen­tos. Los per­so­na­jes tra­tan de sa­lir ade­lan­te en en­tor­nos que los han de­ja­do atrás, en reali­da­des que no lo­gran aprehen­der y los lle­van al lí­mi­te.

Car­los nos pre­sen­ta un es­tu­pen­do th­ri­ller en Co­sas que ha­cer si es­tás muer­to, en el que un in­ves­ti­ga­dor de­ja la ciu­dad ago­bia­do por la cul­pa. Co­mo los per­so­na­jes de Jo­seph Con­rad, la cul­pa ha­ce que el na­rra­dor aban­do­ne el mun­do ci­vi­li­za­do (a ca­da mo­men­to mar­ca­do por más y más vio­len­cia) pa­ra aden­trar­se en bus­ca de re­den­ción en lo pri­mi­ti­vo, lo apa­ren­te­men­te no co­lo­ni­za­do, en es­te ca­so el Ca­ri­be cos­ta­rri­cen­se cer­cano a la fron­te­ra nor­te. Sin em­bar­go, el mal no se ha que­da­do atrás y ni si­quie­ra per­si­gue al na­rra­dor: sim­ple­men­te se en- cuen­tra don­de­quie­ra que in­ten­te ir el per­so­na­je. El cuen­to no so­la­men­te su­gie­re la im­po­si­bi­li­dad huir, sino tam­bién que la Cos­ta Ri­ca don­de la na­tu­ra­le­za se pre­sen­ta co­mo un con­tra­pe­so a las de­man­das de la vi­da en ciu­dad no de­ja de ser otra fa­cha­da.

Los huér­fa­nos del ab­so­lu­to po­dría em­pa­re­jar­se con No hay país pa­ra vie­jos, co­mo un an­tes y un des­pués, co­mo dos for­mas de ha­llar­se, al fi­nal, con los ves­ti­gios de lo que fue, con una bús­que­da del ser que ter­mi­nó ca­si en na­da. Co­sas que ha­cer cuan­do es­tás muer­to mues­tra pa­ra­le­lis­mos con ¿Qué fue lo que pa­só?, cuen­to so­bre ese ins­tan­te en que lle­ga­mos a un pun­to en el que al­go se des­bor­da con to­da vio­len­cia den­tro de ca­da uno de no­so­tros. Aun­que su pro­pues­ta es­té­ti­ca es muy di­fe­ren­te, el cuen­to me tra­jo ecos de Fa­lling Down, pe­lí­cu­la de Joel Schu­ma­cher de 1993 pro­ta­go­ni­za­da por Mi­chael Douglas.

En am­bas his­to­rias, el per­so­na­je prin­ci­pal se en­cuen­tra al lí­mi­te, tan­to de sus fuer­zas fí­si­cas co­mo de su in­te­gri­dad psi­co­ló­gi­ca y mo­ral. En am­bos hay una caí­da, una pér­di­da que va más allá de lo que el per­so­na­je (o el lec­tor o el es­pec­ta­dor) pu­do al­gu­na vez pen­sar. En ese es­ta­do pa­san co­sas que van con­tra las nor­mas so­cia- les y per­so­na­les, pe­ro que no lo­gran li­be­rar al per­so­na­je de sus ata­du­ras men­ta­les y so­cia­les.

Los úl­ti­mos dos cuen­tos, Mia­mi Check Point y Se­ma­na San­ta con­for­man a su vez un gru­po par­ti­cu­lar. En am­bos hay un am­bien­te opre­si­vo (los sa­lo­nes de mi­gra­ción en Es­ta­dos Uni­dos don­de se in­te­rro­gan a pa­sa­je­ros sos­pe­cho­sos; una ca­sa de cla­se me­dia en los días aban­do­na­dos de la Se­ma­na San­ta), del cual no se pue­de es­ca­par. En los dos cuen­tos hay un aden­tro y un afue­ra. Cu­rio­sa­men­te, el es­pa­cio in­te­rior no brin­da pro­tec­ción, sino to­do lo con­tra­rio: el mal no res­pe­ta esa di­vi­sión, se en­cuen­tra, co­mo en otros cuen­tos, por to­das par­tes.

En Mia­mi Check Point, la vio­len­cia de los ofi­cia­les de mi­gra­ción es­tá re­pre­sen­ta­da por esas sa­las de es­pe­ra don­de lo que me­nos sa­be un pa­sa­je­ro son las ra­zo­nes pa­ra es­tar ahí o el tiem­po que tar­da­rá un ofi­cial en de­ter­mi­nar su des­tino, sea es­te se­guir ade­lan­te con su viaje o vol­ver hu­mi­lla­do al país de ori­gen. En Se­ma­na San­ta, la in­mi­nen­cia de una agre­sión fí­si­ca en la pro­pia ca­sa ha­ce que ese es­pa­cio per­so­nal ya no re­pre­sen­te se­gu­ri­dad, y que no ha­ya salida pa­ra la vio­len­cia.

Los huér­fa­nos del ab­so­lu­to es un li­bro que nos mues­tra, una vez más, el do­mi­nio del ar­te de na­rrar que ha he­cho de Car­los Cor­tés uno de nues­tros es­cri­to­res más im­por­tan­tes. Es tam­bién una re­fle­xión so­bre la pér­di­da y una de sus con­se­cuen­cias: la sen­sa­ción de or­fan­dad, es de­cir de una pre­sen­cia hu­ma­na que se ha mar­cha­do par­cial­men­te, que la en­con­tra­mos al do­blar la es­qui­na o en mo­men­tos de so­le­dad.

En Cor­tés, sin em­bar­go, la or­fan­dad no se her­ma­na con la nos­tal­gia. Por el con­tra­rio, es una lu­cha cons­tan­te con­tra los po­de­res au­to­ri­ta­rios, con­tra el des­tino, con­tra to­do aque­llo que nos im­pi­de ser, fi­nal­men­te, li­bres.

En Car­los Cor­tés, la or­fan­dad no se her­ma­na con la nos­tal­gia. Por el con­tra­rio, es una lu­cha cons­tan­te con­tra los po­de­res au­to­ri­ta­rios, con­tra el des­tino, con­tra to­do aque­llo que nos im­pi­de ser, fi­nal­men­te, li­bres.

COR­TE­SÍA DE URUK EDI­TO­RES

Los huér­fa­nos del ab­so­lu­to es­tá a la ven­ta en las li­bre­rías In­ter­na­cio­nal, An­dan­te, Du­luoz, Uni­ver­si­ta­ria, Fran­ce­sa y Buhó­li­ca, en­tre otras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.