Na­cer lue­go de una tra­ge­dia

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Historia -

Pa­ra el 22 de ju­lio de 1927, fe­cha en que un in­cen­dio con­su­mió por en­te­ro el Gran Ho­tel Fran­cés, su pro­pie­ta­ria, la se­ño­ra Mar­ga­ri­te Du­rand viu­da de Cor­ce­lle, no se en­con­tra­ba en el país; pues pa­sa­ba una tem­po­ra­da en Pa­rís, jun­to a su hi­ja Geor­get­te.

Al re­gre­so de las afec­ta­das da­mas, el 18 de agos­to del mis­mo año, la se­ño­ra de Cor­ce­lle de­cla­ró, an­te la to­ta­li­dad de los em­plea­dos que acu­die­ron a re­ci­bir­la, “su pro­pó­si­to de le­van­tar de nue­vo el edi­fi­cio y pro­ce­der al es­ta­ble­ci­mien­to del des­trui­do ho­tel” (La Tri­bu­na, 19 de agos­to de 1927).

En el ín­te­rin, pa­ra re­cons­truir­lo en el mis­mo si­tio, se ha­bían ofre­ci­do la su­ce­sión del se­ñor Teo­do­sio Cas­tro, el se­ñor Ce­cil V. Lin­do y el doc­tor Luis Pau­lino Ji­mé­nez. Por fin, cuan­do el pro­ce­so ju­di­cial que si­guió al in­cen­dio se com­pli­có y la se­ño­ra de Cor­ce­lle de­pu­so su in­ten­ción ori­gi­nal, fue el se­ñor Ji­mé­nez quien se hi­zo car­go de la es­pe­ra­da re­cons­truc­ción.

Tu­ris­mo y fi­nan­cia­mien­to

Si en al­go coin­ci­die­ron los tres in­tere­sa­dos en la re­cons­truc­ción del ho­tel jo­se­fino era en la se­gu­ri­dad que de­bía brin­dar la nue­va edi­fi­ca­ción. Por esa ra­zón, dos de ellos se ma­ni­fes­ta­ron por una cons­truc­ción de “hie­rro”, mien­tras el ter­ce­ro –y ga­na­dor– ha­bló, des­de el prin­ci­pio, de que su edi­fi­cio se­ría “de es­truc­tu­ra de hie­rro re­lleno con ce­men­to; una obra con­tra tem­blo­res y a prue­ba de in­cen­dio”.

Así, afir­mó, se cons­trui­ría un ho­tel de 100 ha­bi­ta­cio­nes, to­das amue­bla­das con­for­ta­ble­men­te, con te­lé­fono y cuar­to de ba­ño e inodo­ro; su di­se­ño se­ría al “to­tal es­ti­lo yan­qui, ya que allí se ha lle­ga­do a dar la pau­ta en esa cla­se de cons­truc­cio­nes”.

El nue­vo ho­tel a edi­fi­car­se en la va­lio­sa pro­pie­dad –en la dia­go­nal no­roes­te del Tea­tro Na­cio­nal– de­bía con­tar, ade­más, con el be­ne­plá­ci­to de la Uni­ted Fruit Com­pany (UFCo), em­pre­sa que po­día ase­gu­rar la cons­tan­te llegada a la ciu­dad de los via­je­ros es­ta­dou­ni­den­ses (La Nue­va Pren­sa, 28 de ju­lio de 1927), que no eran sino los pa­sa­je­ros de los bar­cos de la Gran Flo­ta Blan­ca, que trans­por­ta­ban el ba­nano en­tre Li­món y los puer­tos de Es­ta­dos Uni­dos.

A prin­ci­pios de enero de 1928, se anun­ció que Ji­mé­nez ha­bía ad­qui­ri­do en Bélgica to­do el hie­rro ne­ce­sa­rio pa­ra la cons­truc­ción y se men­cio­na­ba que, pa­ra en­car­gar­se de la obra, ven­drían in­ge­nie­ros bel­gas tam­bién. El ma­te­rial es­tu­vo aquí en ju­nio de ese año, mien­tras Ji­mé­nez se en­con­tra­ba en Es­ta­dos Uni­dos tra­tan­do de con­cre­tar el fi­nan­cia­mien­to re­que­ri­do.

En Nue­va York, el em­pre­sa­rio lo­gró en­con­trar el di­ne­ro pa­ra el pro­yec­to, al tiem­po que fir­ma­ba un con­tra­to con la UFCo, con el ob­je­ti­vo de alo­jar du­ran­te la tem­po­ra­da de ve­rano, ex­clu­si­va­men­te, a los tu­ris­tas traí­dos al país por esa em­pre­sa (La Tri­bu­na, 29 de ju­lio de 1928). En ese mo­men­to, aquí en San Jo­sé, em­pe­za­ban a dis­cu­tir­se las fa­vo­ra­bles con­di­cio­nes que re­ci­bi­ría aquel pro­yec­to.

Con­tra­to y apro­ba­ción

Co­mo el an­te­rior, el nue­vo ho­tel de­bía con­ce­der­le al Es­ta­do dos ha­bi­ta­cio­nes con el co­rres­pon­dien­te ser­vi­cio pa­ra uso de di­plo­má­ti­cos que vi­si­ta­ran el país, así co­mo ven­der ca­fé de Cos­ta Ri­ca de pri­me­ra cla­se. A cam­bio, el em­pre­sa­rio go­za­ría de exen­ción de de­re­chos de Adua­na pa­ra in­tro­du­cir to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra el acon­di­cio­na­mien­to del ho­tel: mo­bi­lia­rio, en­se­res e im­ple­men­tos eléc­tri­cos.

A fi­na­les de oc­tu­bre, el pro­yec­to fue pre­sen­ta­do a la Co­mi­sión de Fo­men­to del Con­gre­so, don­de fue apro­ba­do por dos de tres le­gis­la­do­res y pu­bli­ca­do en La Ga­ce­ta. Quien lo im­pug­na­ba, era el dipu­tado re­for­mis­ta Ma­nuel An­to­nio Solano, quien con­si­de­ra­ba que el con­tra­to era “leo­nino, in­jus­to e ile­gal”, pues ade­más de lo ya es­ti­pu­la­do, se le agre­gó: “2º. Usar la pla­za Mo­ra pa­ra ha­cer una ca­lle de en­tra­da al ho­tel; 3º. el uso del te­rreno que ocu­pan las Ar­ca­das pa­ra cons­truir so­bre ellas; 4º per­mi­so pa­ra la cons­truc­ción de una mar­que­si­na en la ca­lle­jue­la que se la da en la Pla­za Mo­ra; 5º. Fa­cul­tad pa­ra que el ho­tel no pa­gue más im­pues­tos que los que has­ta hoy pa­gan nues­tros mo­des­tos ho­te­les, y lo li­bra de los que en ade­lan­te, por cual­quier mo­ti­vo o ne­pie­dad ce­si­dad, se au­men­ten o se im­pon­gan; 6º. Pa­ra ser­vi­cio y re­creo de sus vi­si­tan­tes el Go­bierno ha­rá ca­rre­te­ras al Poás e Ira­zú” (La Nue­va Pren­sa, 31 oc­tu­bre).

Co­mo na­die pu­so en du­da la ne­ce­si­dad del ho­tel, sino las “ge­ne­ro­sas” con­di­cio­nes del con­tra­to, la aca­lo­ra­da dis­cu­sión no se hi­zo es­pe­rar; sin em­bar­go, a me­dia­dos de no­viem­bre de 1928, el tex­to es­ta­ba apro­ba­do con mo­di­fi­ca­cio­nes mí­ni­mas, nin­gu­na de las cua­les, por cier­to, fa­vo­re­cía al país.

Un mes des­pués, la Co­mi­sión de Vías Pú­bli­cas de la Mu­ni­ci­pa­li­dad de San Jo­sé re­cha­zó los pla­nos pre­sen­ta­dos en so­lo cua­tro lá­mi­nas, por ser “muy de­fec­tuo­sos y has­ta ra­quí­ti­cos”, por fal­tar­les las es­ca­le­ras de emer­gen­cia y por no apor­tar na­da a la ciu­dad des­de el pun­to de vis­ta es­té­ti­co (La Pren­sa, 15 di­ciem­bre, p. 3).

Cons­truc­ción y estética

En ju­lio de 1929 se hi­zo pú­bli­co que el ho­tel ten­dría un cos­to to­tal de $400.000 y que, aun­que era pro- de Ji­mé­nez, ade­más de su fi­nan­cia­mien­to, la UFCo se ha­ría car­go de la eje­cu­ción de la obra, por me­dio de la fir­ma “Nort­hern Rail­way Com­pany, in­ge­nie­ros y cons­truc­to­res”, que desa­rro­lló los nue­vos pla­nos.

El in­ge­nie­ro en­car­ga­do de la obra se­ría Víc­tor Sar­gent Lo­renz, ca­li­for­niano que era miem­bro de la Ame­ri­can So­ciety of Ci­vil En­gi­neers y de la So­ciety Ame­ri­can Mi­li­tar En­gi­neers. Con una am­plia ex­pe­rien­cia cons­truc­ti­va en el área del Ca­ri­be, ha­bía cons­trui­do ya en Mia­mi, Flo­ri­da, un gran ho­tel con téc­ni­cas igua­les a las que in­cor­po­ra­ría en el edi­fi­cio jo­se­fino.

Se tra­ta­ba de un sis­te­ma mix­to de con­cre­to ar­ma­do y es­truc­tu­ras pre­fa­bri­ca­das de ace­ro, lo cual le ga­ran­ti­za­ba tam­bién se­gu­ri­dad con­tra el fue­go. Se­gún Lo­renz –y así lo con­fir­man los pla­nos ori­gi­na­les–, el edi­fi­cio ten­dría cin­co pi­sos más un só­tano y se­ría de “ar­qui­tec­tu­ra es­pa­ño­la” (La Tri­bu­na, 20 ju­lio de 1929).

Res­pec­to al quin­to pi­so, ca­be es­pe­cu­lar que an­te los cos­tos de cons­truc­ción –afec­ta­dos ya por la cri­sis en la Bol­sa de Nue­va York, en oc­tu­bre de ese año– se de­ci­die­ra cons­truir so­lo has­ta el cuar­to pi­so, don­de se ubi­ca­ban las ha­bi­ta­cio­nes y ser­vi­cios, pa­ra em­pe­zar la ex­plo­ta­ción co­mer­cial del ho­tel, re­fi­nan­ciar­se y con­ti­nuar lue­go. El quin­to pi­so, a su vez, so­lo em­pe­zó a exis­tir, a pe­da­zos, años más tar­de.

Des­de el pun­to de vis­ta ar­qui­tec­tó­ni­co, el re­sul­ta­do fi­nal fue un edi­fi­cio que com­bi­na una sen­ci­lla y aus­te­ra vo­lu­me­tría, con al­gu­nas es­ca­sas mol­du­ras en­tre neo­clá­si­cas y ba­rro­cas, que lo de­ja­ron es­té­ti­ca­men­te muy le­jos de la pre­ten­di­da “ar­qui­tec­tu­ra es­pa­ño­la”.

Eso sí, lle­gó a con­tar con las 100 ha­bi­ta­cio­nes di­chas, un co­me­dor pa­ra 120 co­men­sa­les, con sa­lón de té, dos can­ti­nas, un sa­lón de bai­le, cua­tro guar­da­rro­pías; cuar­tos pa­ra ra­dio y te­lé­gra­fo, dos co­ci­nas, la­van­de­ría y plan­ta re­fri­ge­ra­do­ra, to­do ali­men­ta­do con elec­tri­ci­dad.

Ese edi­fi­cio, en­ton­ces el más al­to de la ciu­dad, fue el que ben­di­jo mon­se­ñor Ra­fael Otón Cas­tro, el día 15 de oc­tu­bre de 1930; una quin­ce­na des­pués fue inau­gu­ra­do con el nom­bre de Gran Ho­tel Cos­ta Ri­ca, con un bai­le de ga­la a car­go de la or­ques­ta Re­pet­to. Hoy es un ícono de la in­dus­tria tu­rís­ti­ca na­cio­nal.

FO­TO­GRA­FÍA DE MA­NUEL GÓMEZ MI­RA­LLES.

El Gran Ho­tel Cos­ta Ri­ca vis­to des­de la es­qui­na su­r­oes­te del Tea­tro Na­cio­nal.

AN­DRÉS FER­NÁN­DEZ PA­RA LN.

La sec­ción nor­te de las Ar­ca­das Na­cio­na­les fue ab­sor­bi­da por el Gran Ho­tel Cos­ta Ri­ca. Fo­to sin au­tor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.