¿Có­mo na­ció el lla­ma­do Hos­pi­tal Na­cio­nal de Lo­cos?

Preo­cu­pa­ción: Un de­cre­to de abril de 1885, cuan­do era go­ber­nan­te Ber­nar­do So­to, pro­mo­vió la crea­ción de un asi­lo pa­ra aten­der a las per­so­nas con en­fer­me­da­des men­ta­les

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Historia - Ra­fael Án­gel Méndez Al­fa­ro ra­men­[email protected] EL AU­TOR ES COOR­DI­NA­DOR DEL PRO­GRA­MA DE ES­TU­DIOS GE­NE­RA­LES DE LA UNED Y PRO­FE­SOR ASO­CIA­DO DE LA ES­CUE­LA DE ES­TU­DIOS GE­NE­RA­LES DE LA UCR.-

Tres pi­la­res die­ron so­por­te a la ley fun­da­do­ra de la ins­ti­tu­ción: la ur­gen­cia de un asi­lo na­cio­nal que pro­por­cio­na­ra al­ber­gue y asis­ten­cia a los “de­men­tes po­bres” –lla­ma­dos así en el si­glo XIX–, que so­lían va­gar sin pro­tec­ción al­gu­na y en de­tri­men­to de la tran­qui­li­dad de los ha­bi­tan­tes, la im­por­tan­cia de que la cons­truc­ción y man­te­ni­mien­to del asi­lo no hi­cie­ra con re­cur­sos del te­so­ro pú­bli­co ni se tu­vie­se que gra­var a la po­bla­ción con nue­vos im­pues­tos pa­ra su fi­nan­cia­mien­to y, fi­nal­men­te, la ne­ce­si­dad de crear lo­te­rías pa­ra pro­cu­rar in­yec­tar­le ca­pi­tal al pro­yec­to de una for­ma efi­caz y cons­tan­te.

La Ga­ce­ta (29 de abril de 1885) des­ta­ca­ba la re­gen­cia del hos­pi­cio en la Jun­ta de Ca­ri­dad de San José, la cual de­bía crear el re­gla­men­to y ad­mi­nis­trar los sor­teos re­gu­la­res de lo que a par­tir de ese mo­men­to se de­no­mi­na­ría Lo­te­ría Na­cio­nal, así co­mo la for­ma de in­ver­tir los re­cur­sos en el edi­fi­cio que se pro­yec­ta­ba cons­truir. Se fi­jó que so­lo los po­bres se­rían ad­mi­ti­dos sin co­bro al­guno, mien­tras que aque­llas fa­mi­lias que tu­vie­sen de­mos­tra­dos re­cur­sos es­ta­ban obli­ga­dos a pa­gar por su es­ta­día en el hos­pi­cio.

La lo­te­ría

Tan so­lo cua­tro días des­pués de pu­bli­ca­do el de­cre­to del Re­gla­men­to de la Lo­te­ría del Hos­pi­cio Na­cio­nal de Lo­cos, la Jun­ta de Ca­ri­dad, en­ca­be­za­da por el doc­tor Car­los Du­rán, anun­cia­ba en La Ga­ce­ta el pri­mer sor­teo or­di­na­rio de lo­te­ría (16 de ma­yo de 1885).

Pa­ra es­te ca­so, el cua­dro de in­gre­sos y gas­tos se pu­bli­có en la pren­sa. En la li­qui­da­ción des­ta­ca la ven­ta del 100% de los bi­lle­tes emi­ti­dos. El 70% te­nía co­mo des­tino pa­gar los pre­mios a los ju­ga­do­res de lo­te­ría. Los gas­tos que de­bió cu­brir la Jun­ta con las ga­nan­cias ob­te­ni­das del pri­mer sor­teo in­cluían la com­pra de se­llos, 5.000 fi­chas de ma­de­ra, con­tra­ta­ción pa­ra la nu­me­ra­ción de las fi­chas, ad­qui­si­ción de li­bros pa­ra lle­var la con­ta­bi­li­dad, sa­cos de man­ta, pa­go de ho­no­ra­rios del ins­pec­tor, te­so­re­ro y al­cal­de, así co­mo la can­ce­la­ción de ho­no­ra­rios por la ven­ta de bi­lle­tes a los agen­tes au­to­ri­za­dos. Es­te úl­ti­mo ru­bro re­pre­sen­ta­ba, se­gún el in­for­me, 61,08 pe­sos, es de­cir, cer­ca de un 4,5% de to­tal ob­te­ni­do por di­chas ven­tas. Que­da­ron en ca­ja 127,17 pe­sos: un 9,6% del di­ne­ro re­ci­bi­do por las ven­tas to­ta­les de bi­lle­tes de lo­te­ría.

A pe­sar del éxi­to de la lo­te­ría, así co­mo de la re­gu­la­ri­dad con que los sor­teos co­men­za­ron a efec­tuar­se, pa­ra 1887, es­ta­ba cla­ro que los fon­dos pro­ce­den­tes de la lo­te­ría no al­can­za­ban pa­ra fi­nan­ciar la cons­truc­ción del in­mue­ble, por lo que re­sul­tó in­dis­pen­sa­ble so­li­ci­tar un prés­ta­mo al Ban­co de la Unión por 60.000 pe­sos. Con el fin de dar­le so­por­te a es­ta deu­da, la Jun­ta se com­pro­me­tía a pa­gar, de for­ma pe­rió­di­ca, in­tere­ses y amor­ti­za­cio­nes al prin­ci­pal, de­ri­va­do de los in­gre­sos men­sua­les que de­pa­ra­ban lo sor­teos de lo­te­ría. Es­ta es­tra­te­gia que com­pro­me­tía los in­gre­sos ve­ni­de­ros de la Jun­ta, ase­gu­ró el ca­pi­tal ne­ce­sa­rio pa­ra con­ti­nuar con el de­sa­rro­llo de las obras.

De he­cho, la edi­fi­ca­ción y equi­pa­mien­to del Hos­pi­cio Na­cio­nal de Lo­cos tar­dó cin­co años, pe­río­do en el cual la fuente pri­mor­dial de fi­nan­cia­mien­to fue­ron los sor­teos re­gu­la­res y ex­traor­di­na­rios de lo­te­ría.

La inau­gu­ra­ción

En ma­yo de 1890, la pren­sa del país anun­cia­ba con en­tu­sias­mo la inau­gu­ra­ción del edi­fi­cio en el co­ra­zón de la ca­pi­tal. En la cró­ni­ca lo­cal se es­cri­bió: “El Hos­pi­cio Na­cio­nal de Lo­cos no só­lo co­rres­pon­de a los sen­ti­mien­tos fi­lan­tró­pi­cos de es­te pue­blo ávi­do siem­pre de pro­te­ger al des­va­li­do, co­mo lo de­mues­tran sus cons­tan­tes y vo­lun­ta­rias con­tri­bu­cio­nes a fa­vor de otros es­ta­ble­ci­mien­tos de be­ne­fi­cen­cia, sino tam­bién y muy par­ti­cu­lar­men­te, a una ne­ce­si­dad so­bre­ma­ne­ra sen­si­ble. An­tes de ahora no te­nía­mos pa­ra los de­men­tes asi­lo nin­guno don­de pu­die­ran re­ci­bir con efi­ca­cia los be­ne­fi­cios de la ca­ri­dad y de la me­di­ci­na; y cuan­do por ca­so in- va­dían fu­rio­sos, era me­nes­ter en­ce­rrar­los en la cár­cel co­mo si fue­ran reos, u obli­gar a los su­yos, tal vez me­nes­te­ro­sos, a que cui­da­sen de ellos. Tam­po­co ha­bía en los hos­pi­ta­les cel­das apa­ren­tes ni mo­do de aten­der­los con el es­me­ro de­bi­do a su des­gra­cia” (Dia­rio La Ga­ce­ta, 6 de ma­yo de 1890).

El des­am­pa­ro en que se en­con­tra­ban los en­fer­mos y ha­bi­tan­tes de la ca­lle y la in­cur­sión de los go­ber­nan­tes li­be­ra­les, quie­nes asu­men la di­rec­ción de la na­ción a par­tir de la dé­ca­da de 1880 –co­mo Ber­nar­do So­to y Prós­pe­ro Fer­nán­dez– son cla­ros in­di­cios de una par­ti­ci­pa­ción precursora del Es­ta­do en cues­tio­nes aso­cia­das con la le­gis­la­ción so­cial y el le­van­ta­mien­to de in­fra­es­truc­tu­ra de bien so­cial.

Pa­ra el periodista que cu­brió la inau­gu­ra­ción, aque­lla era una obra me­ri­to­ria. De­ta­lló: “La cien­cia y el ar­te lo han mo­de­la­do, y no se echan de me­nos en él ni las con­di­cio­nes hi­gié­ni­cas ni aque­llas que se re­la­cio­nan con la be­lle­za y la so­li­dez, la am­pli­tud y la dis­tri­bu­ción ade­cua­da del ob­je­to. En la Amé­ri­ca La­ti­na ha ve­ni­do a ser el ter­ce­ro en­tre los de su gé­ne­ro, y tal vez el se­gun­do a jui­cio de per­so­nas en­ten­di­das en la ma­te­ria. El her­mo­so Hos­pi­cio tie­ne ya to­do el mo­bi­lia­rio que se ne­ce­si­ta; mo­bi­lia­rio ex­ce­len­te traí­do de In­gla­te­rra con es­tu­dia­da elec­ción, de mo­do que co­rres­pon­da a su fin. Tam­bién cuen­ta con dos lo­que­ros in­gle­ses, ma­ri­do y mu­jer; per­so­nas muy re­co­men­da­bles por la pe­ri­cia que tie­nen, co­mo muy ave­za­dos en el ofi­cio” (La Ga­ce­ta, 6 de ma­yo de 1890).

El re­tra­to que di­bu­ja la pren­sa es­cri­ta de las con­di­cio­nes del in­mue­ble inau­gu­ra­do dis­ta mu­cho de la las­ti­me­ra ima­gen que re­tra­ta­ran los via­je­ros eu­ro­peos de pa­so por Cos­ta Ri­ca en la dé­ca­da de 1850, cuan­do se re­fe­rían al am­bien­te im­pe­ran­te en el pa­be­llón de ora­tes del re­cién fun­da­do Hos­pi­tal San Juan de Dios.

Una vez que los ac­tos ofi­cia­les de inau­gu­ra­ción pa­sa­ron, la re­cep­ción de pa­cien­tes se hi­zo una reali­dad. La Pren­sa Li­bre anun­cia­ba el alo­ja­mien­to de 12 pa­cien­tes en sus res­pec­ti­vas cel­das y la so­li­ci­tud pa­ra tres nue­vos in­gre­sos.

En abril de 1897, el Hos­pi­cio Na­cio­nal de Lo­cos, que en múl­ti­ples oca­sio­nes era lla­ma­do co­mo Hos­pi­cio Na­cio­nal de In­sa­nos sin apa­ren­te jus­ti­fi­ca­ción, cam­bió de nom­bre por acuer­do de la Jun­ta de Ca­ri­dad. To­man­do en cuen­ta la im­por­tan­cia his­tó­ri­ca y el apor­te que en el pa­sa­do cos­ta­rri­cen­se ha­bía da­do el sa­cer­do­te Ma­nuel An­to­nio Cha­puí y To­rres, acor­dó de­no­mi­nar en su ho­nor a la ins­ti­tu­ción de sa­nea­mien­to men­tal. A par­tir de en­ton­ces, se lla­mó Asi­lo Cha­puí.

Con la lle­ga­da del fin de si­glo, el Asi­lo Cha­puí re­pre­sen­tó, tan­to en el ma­te­ria de in­fra­es­truc­tu­ra co­mo en el ám­bi­to del tra­ta­mien­to mé­di­co de pa­cien­tes con en­fer­me­da­des men­ta­les, un lo­gro de una so­cie­dad y un mo­de­lo de Es­ta­do que, por pri­me­ra vez, rea­li­za­ba es­fuer­zos por crear las con­di­cio­nes que per­mi­tie­ran dar cuidados clí­ni­cos y pro­tec­ción a un sec­tor so­cial que has­ta en­ton­ces se en­con­tra­ba des­am­pa­ra­do.

Pa­la­bras de 1890: “El Hos­pi­cio Na­cio­nal de Lo­cos no só­lo co­rres­pon­de a los sen­ti­mien­tos fi­lan­tró­pi­cos de es­te pue­blo ávi­do siem­pre de pro­te­ger al des­va­li­do (...), sino tam­bién a una ne­ce­si­dad so­bre­ma­ne­ra sen­si­ble”.

CORTESÍA DE RA­FAEL MÉNDEZ.

Asi­lo de lo­cos en San José, 1858, así se des­cri­be es­ta ima­gen in­clui­da en el li­bro Cos­ta Ri­ca en el si­glo XIX. An­to­lo­gía de via­je­ros, de Ri­car­do Fer­nán­dez Guar­dia (EDU­CA, 1929).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.