Car­men Ly­ra y su en­sue­ño de Na­vi­dad

La es­cri­to­ra cos­ta­rri­cen­se hi­zo un re­co­no­ci­do tra­ba­jo en la dra­ma­tur­gia. Su obra de tea­tro de 1919 con­gre­ga a per­so­na­jes de cuen­tos de ha­das en la No­che­bue­na

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Teatro - Car­los Rubio au­tor­car­los­ru­[email protected] EL AU­TOR ES PRO­FE­SOR DE LI­TE­RA­TU­RA IN­FAN­TIL EN LA UCR Y LA UNA. ES MIEM­BRO DE NÚ­ME­RO DE LA ACA­DE­MIA COS­TA­RRI­CEN­SE DE LA LEN­GUA.-

Un en­sue­ño de Na­vi­dad fue es­tre­na­da ha­ce 99 años co­mo un “ju­gue­te” dra­má­ti­co. Allí, la es­cri­to­ra cos­ta­rri­cen­se Car­men Ly­ra (1888-1949) con­vo­ca a per­so­na­jes pro­ve­nien­tes de la tra­di­ción oral que tam­bién re­apa­re­cen en Cuen­tos de mi tía Pan­chi­ta y en en­sa­yos li­te­ra­rios.

La ac­ción trans­cu­rre, du­ran­te la no­che del 24 di­ciem­bre, en el dor­mi­to­rio de dos pe­que­ños. La abue­la los arro­pa y les acon­se­ja dor­mir pa­ra que la Ni­ño Dios les en­tre­gue sus ob­se­quios. Cuan­do al­can­zan el sue­ño, la mu­jer se re­ti­ra. En la pe­num­bra ingresa la No­che­bue­na, re­pre­sen­ta­da co­mo “una mu­cha­cha en­vuel­ta en ve­los ne­gros, re­ca­ma­dos de len­te­jue­las, cas­ca­be­les y cam­pa­ni­llas”. Tam­bién lle­gan Ca­pe­ru­ci­ta, Pul­gar­ci­to y Tío Co­ne­jo, quien ha ro­ba­do el res­plan­dor del Ni­ño Dios y se ha­ce pa­sar por él. Acu­de, re­fun­fu­ñan­do, el ver­da­de­ro Ni­ño Je­sús quien se que­ja por el hur­to que le ha he­cho el tai­ma­do co­ne­jo. Ce­ni­cien­ta ilu­mi­na la es­ce­na con preo­cu­pa­ción, pues ha per­di­do uno de sus za­pa­ti­tos de cris­tal. Lle­gan Pul­gar­ci­to, la Cu­ca­ra­chi­ta Man­din­ga y Blan­ca­nie­ves jun­to a sus duen­des. Du­ran­te la obra se dan cuen­ta de que Tío Co­ne­jo les ha he­cho tra­ve­su­ras y se ha apro­pia­do de sus per­te­nen­cias. Con la ayu­da de un ha­da an­cia­na lo­gran lle­var re­ga­los a los ni­ños dur­mien­tes y man­te­ner el mi­la­gro de creer en la Na­vi­dad.

Mu­jer de tea­tro

La in­ves­ti­ga­do­ra Su­san Cam­pos, de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Ma­drid, ex­pli­ca que Un en­sue­ño de Na­vi­dad se es­tre­nó el 21 de no­viem­bre de 1919 en la Es­cue­la Nor­mal de Cos­ta Ri­ca si­tua­da en He­re­dia. Se su­po­ne que ori­gi­nal­men­te fue una zar­zue­la con mú­si­ca del cos­ta­rri­cen­se Enrique Ji­mé­nez Núñez.

En otras pa­la­bras, la obra lle­gó a es­ce­na­rios ape­nas tres me­ses des­pués de la caí­da de la dic­ta­du­ra de los her­ma­nos Ti­no­co y al­gu­nos in­te­lec­tua­les, que ha­bían su­fri­do re­pre­sión, pu­die­ron rea­li­zar ac­tos de li­ber­tad ex­pre­si­va.

Fue en la Es­cue­la Nor­mal don­de Joa­quín Gar­cía Mon­ge fun­dó la Cá­te­dra de Li­te­ra­tu­ra In­fan­til. Car­men Ly­ra fue pro­fe­so­ra de esa área, y la obra re­pre­sen­ta una sín­te­sis de la pro­pues­ta es­té­ti­ca de li­te­ra­tu­ra pa­ra ni­ños de la épo­ca. Se le da­ba én­fa­sis al fol­clor. El maes­tro Gar­cía Mon­ge apun­ta­ba “al ni­ño la li­te­ra­tu­ra que más le con­vie­ne y le in­tere­sa es la fol­cló­ri­ca, de su gen­te, de su tie­rra” y agre­ga­ba, de ma­ne­ra con­tun­den­te, “y si los au­to­res de Cos­ta Ri­ca (nues­tro ca­so in­me­dia­to) no al­can­zan, pues ha­bría que re­cu­rrir a los de His­pa­noa­mé­ri­ca y Es­pa­ña que más cer­ca del al­ma del ni­ño es­tén”.

A es­to se de­be que en la pie­za se pre­sen­ten per­so­na­jes que pro­vie­nen del ima­gi­na­rio po­pu­lar. Tam­bién se ha­ce ga­la de refranes de ese tiem­po y ri­mas que re­cuer­dan las ron­das con que se so­la­za­ban los pe­que­ños en par­ques y pla­zas.

La obra fue pu­bli­ca­da con el nom­bre En­sue­ños de No­che­bue­na en Re­per­to­rio Ame­ri­cano (vo­lu­men 21) del 17 de no­viem­bre de 1930. Pos­te­rior­men­te, se re­edi­tó en el es­tu­dio y an­to­lo­gía Car­men Ly­ra de Lui­sa Gon­zá­lez y Car­los Luis Sáenz, in­clui­da en la se­rie ¿Quién fue y qué hi­zo?, que el Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra, Ju­ven­tud y De­por­tes dio a co­no­cer en 1977.

Car­men Ly­ra es­cri­bió otras pie­zas es­cé­ni­cas co­mo Ca­pe­ru­ci­ta en­car­na­da, zar­zue­la cu­ya mú­si­ca fue com­pues­ta por Ju­lio Fon­se­ca, quien, se­gún Su­san Cam­pos, pu­do ha­ber si­do es­tre­na­da por una com­pa­ñía de tea­tro in­fan­til en el Cen­tre Ca­ta­lá de San Jo­sé en 1915.

La es­cri­to­ra tam­bién ela­bo­ró las pie­zas Po­ner­le el cas­ca­bel al ga­to, La ci­ga­rra y la hor­mi­ga y Ha­bía una vez…; es­ta úl­ti­ma se es­tre­nó en 1916 en el Tea­tro Va­rie­da­des. Gra­cias a las in­ves­ti­ga­cio­nes de Isa­bel Duc­ca en­con­tra­mos una cró­ni­ca del diario El Im­par­cial; allí se des­cri­be que la con­cu­rren­cia pi­dió a la dra­ma- tur­ga que subie­ra al es­ce­na­rio y agre­ga: “Nun­ca ar­tis­ta al­guno fue acla­ma­do en for­ma uná­ni­me y en­tu­sias­ta por un pú­bli­co tan he­te­ro­gé­neo co­mo el que asis­tió al Va­rie­da­des el vier­nes por la no­che”.

Ac­to­res de fan­ta­sía

Co­mo una fi­na sín­te­sis en Un en­sue­ño de Na­vi­dad, Ly­ra con­gre­ga en el es­ce­na­rio a per­so­na­jes que pro­vie­nen de los evan­ge­lios y los cuen­tos populares. Dia­lo­gan en­tre sí co­mo si com­par­tie­ran raí­ces co­mu­nes. Por ejem­plo, la No­che­bue­na cas­ti­ga de igual ma­ne­ra a tío Co­ne­jo y al Ni­ño Dios. Y no ti­tu­bea en re­pren­der al pro­pio Je­sús.

Y es que el sá­ca­las de Tío Co­ne­jo sa­le a es­ce­na con ca­rac­te­rís­ti­cas si­mi­la­res a las que pre­sen­ta en Cuen­tos de mi tía Pan­chi­ta. Es­te per­so­na­je es ori­gi­na­rio de la tra­di­ción oral afri­ca­na, lle­gó a tie­rras de Amé­ri­ca del Nor­te en bo­ca de quie­nes fue­ron lle­va­dos co­mo es­cla­vos du­ran­te el si­glo XIX.

La Ce­ni­cien­ta tam­bién emer­ge en el en­sa­yo ho­mó­ni­mo, pu­bli­ca­do en la re­vis­ta Pan­de­mó­nium en 1914 y re­co­pi­la­do por Al­fon­so Cha­se en el li­bro Re­la­tos es­co­gi­dos. Allí ex­pre­sa que la hu­mil­de mu­cha­cha de las ce­ni­zas “es el pri­mer cris­tal de Be­lle­za que se pren­de del al­ma. An­tes de co­no­cer­la, to­das las ideas que de lo be­llo se tie­nen se agi­tan im­pre­ci­sas en la inteligencia, pe­ro a su lle­ga­da se unen y for­man esa blan­ca y de­li­ca­da for­ma que se nos que­da aden­tro pa­ra mien­tras vi­va­mos”. Y en el tea­tro, el per­so­na­je de la No­che­bue­na di­ce: “Ese za­pa­ti­to de Ce­ni­cien­ta es co­mo una estrella. Y re­yes hu­bo que de­ja­ron su país y sus ri­que­zas pa­ra se­guir una estrella que los guia­ba ha­cia el amor”.

Es in­ne­ga­ble que el ar­gu­men­to de es­te cuen­to se vis­lum­bra en La ne­gra y la ru­bia. Así, la jo­ven que aban­do­na el pa­la­cio a la me­dia­no­che, re­crea­da por Char­les Pe­rrault y los her­ma­nos Grimm, es sím­bo­lo de lo her­mo­so y lo no­ble en los tex­tos de Ly­ra.

En el en­sa­yo La Ce­ni­cien­ta apa­re­ce Pul­gar­ci­to con idén­ti­cas ca­rac­te­rís­ti­cas a la del ju­gue­te tea­tral: “di­mi­nu­to cal­zón ro­jo, su ca­sa­ca azul, sus me­dias blan­cas y sus za­pa­tos de cue­ro leo­na­do”.

Es­pe­ro que el pró­xi­mo año, en el cen­te­na­rio del es­treno de es­ta obra, al­gu­na com­pa­ñía de tea­tro asu­ma el mon­ta­je de Un en­sue­ño de Na­vi­dad y rin­da ho­nor a un tex­to que me­re­ce ser res­ca­ta­do pa­ra que can­te­mos con emo­ción:

La No­che­bue­na se vie­ne la No­che­bue­na se va… Y no­so­tros nos ire­mos y no vol­ve­re­mos más.

Ar­chi­vo LN.

Ma­ría Isa­bel Car­va­jal tam­bién fue la au­to­ra de las obras las pie­zas Po­ner­le el cas­ca­bel al ga­to, La ci­ga­rra y la hor­mi­ga y Ha­bía una vez…

CAR­LOS RUBIO PA­RA LN.

Ver­sión li­bre de es­ta obra que se pre­sen­tó en la Es­cue­la Buenaventura Co­rra­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.