Más allá de Co­lec­ción

A fi­na­les del si­glo XIX, el es­pa­cio que ocu­pa ac­tual­men­te es­ta ins­ti­tu­ción era una tie­rra des­ha­bi­ta­da del dis­tri­to Ca­te­dral

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Historia - An­drés Fer­nán­dez and­[email protected]

Re­cor­dan­do su ju­ven­tud, ano­ta­ba León Pacheco, en 1977: “Los te­rre­nos don­de se ha­llan los pa­be­llo­nes del Li­ceo de Cos­ta Ri­ca fue­ron, du­ran­te muchos años, los ba­su­re­ros de la ca­pi­tal. A los te­rre­nos va­cíos que lo ro­dea­ban iban a des­can­sar los desechos de una ciu­dad que tenía po­co que desechar”.

“Al sur del Li­ceo (…) se ha­lla­ba el Ma­ta­de­ro Mu­ni­ci­pal, lu­gar de ci­ta obli­ga­da de som­bríos zo­pi­lo­tes que lle­na­ban es­ta cor­te de los mi­la­gros zoo­ló­gi­cos, co­mo aler­tas ham­po­nes de la na­tu­ra­le­za. (…)

A un la­do y otro de la calle se ex­ten­dían di­mi­nu­tas fin­cas que se pro­lon­ga­ban has­ta la Pla­za de Ga­na­do, ale­da­ña al Li­ceo. En es­te am­bien­te se for­ma­ba el es­pí­ri­tu de los cos­ta­rri­cen­ses, en ple­na ca­pi­tal de la Re­pú­bli­ca, cha­pa­lean­do en ba­rro, bo­ñi­ga, ma­los olo­res y ale­gría” (El Li­ceo de Cos­ta Ri­ca y la mo­ra­le­ja de un ba­rrio jo­se­fino).

Don Mauro Fer­nán­dez

En 1885, al fa­lle­cer el ge­ne­ral Prós­pe­ro Fer­nán­dez, asu­mió el go­bierno del país el li­cen­cia­do Ber­nar­do So­to Al­fa­ro (18851889). Go­ber­nan­te li­be­ral y ci­vi­lis­ta, So­to se acom­pa­ñó de los mejores hombres de en­ton­ces; en­tre los cua­les des­ta­ca­ba, sin du­da, su mi­nis­tro de Ins­truc­ción Pú­bli­ca, Ha­cien­da y Co­mer­cio, Mauro Fer­nán­dez Acuña (1843-1905).

Tí­pi­co re­pre­sen­tan­te de la oli­gar­quía ca­fe­ta­le­ra que do­mi­na­ba por en­ton­ces, Fer­nán­dez Acuña era un activo par­tí­ci­pe en la vi­da na­cio­nal tras la muer­te del ge­ne­ral Guar­dia, en 1882. Ha­bía si­do Con­se­je­ro de Es­ta­do con Prós­pe­ro Fer­nán­dez, miem­bro de la Co­mi­sión Co­di­fi­ca­do­ra pa­ra el Es­ta­ble­ci­mien­to del Có­di­go Fis­cal y apo­de­ra­do le­gal del Ban­co de Cos­ta Ri­ca.

He­re­de­ro de las ideas del in­sig­ne per­so­na­je pú­bli­co Ju­lián Vo­lio Llo­ren­te (1827-1889), quien tan­to ha­bía he­cho por dig­ni­fi­car la edu­ca­ción na­cio­nal, aun­que Fer­nán­dez Acuña era eco­no­mis­ta y abo­ga­do, su preo­cu­pa­ción principal era la edu­ca­ción de los cos­ta­rri­cen­ses.

Por ello, al lle­gar a la car­te­ra de Ins­truc­ción Pú­bli­ca, re­to­mó las in­quie­tu­des que dis­tin­guie­ron al se­gun­do go­bierno de Je­sús Ji­mé­nez Za­mo­ra (18681870), cuan­do se es­ta­ble­ció la en­se­ñan­za pú­bli­ca obli­ga­to­ria, gratuita y cos­tea­da por el Es­ta­do. El otro he­cho que dis­tin­guió a esa ad­mi­nis­tra­ción era la crea­ción del Co­le­gio de San Luis Gon­za­ga, en Car­ta­go.

Tras una pri­me­ra eta­pa co­mo ins­ti­tu­ción li­be­ral, del ti­po krau­sis­ta es­pa­ñol, que era la fi­lo­so­fía de los her­ma­nos Fer­nán­dez Fe­rraz, pri­me­ros di­rec­to­res, ese co­le­gio ca­yó pre­sa de las al­dea­nas in­tri­gas car­ta­gi­ne­sas, en ma­nos de los je­sui­tas allí ins­ta­la­dos.

Con la Re­for­ma Edu­ca­ti­va

Por el con­tra­rio, el nue­vo mi­nis­tro era par­ti­da­rio de una edu­ca­ción en ma­nos del Es­ta­do, im­par­ti­da por se­gla­res y abier­ta a las nue­vas co­rrien­tes de la épo­ca –co­mo el li­be­ra­lis­mo y el po­si­ti­vis­mo–, lo cual po­si­bi­li­ta­ría que fue­ra más re­cep­ti­va a los avan­ces cien­tí­fi­cos y sin su­je­ción a in­ter­pre­ta­cio­nes re­li­gio­sas.

De esa ba­se con­cep­tual par­ti­ría la re­for­ma de la edu­ca­ción na­cio­nal lle­va­da ade­lan­te por Fer­nán­dez Acuña en­tre 1885 y 1889, una vez lo­gra­do el apla­ca­mien­to de la igle­sia Ca­tó­li­ca y la ex­pul­sión de los je­sui­tas en 1884. En ese con­tex­to his­tó­ri­co, me­dian­te la ley número 5 del 6 de fe­bre­ro de 1887, se creó el Li­ceo de Cos­ta Ri­ca.

Di­cha ley le con­fe­ría al Li­ceo una in­dis­cu­ti­ble su­pre­ma­cía so­bre cual­quier otro co­le­gio exis­ten­te o por crear­se, pues le brin­da­ba la pre­rro­ga­ti­va y el ca­li­fi­ca­ti­vo de mo­de­lo. El ob­je­ti­vo del mi­nis­tro, y los de­más li­be­ra­les, era cen­tra­li­zar y na­cio­na­li­zar to­da la edu­ca­ción cos­ta­rri­cen­se y, así, el Li­ceo de Cos­ta Ri­ca era el pri­mer es­la­bón de la ca­de­na.

Sin em­bar­go, a di­fe­ren­cia de lo su­ce­di­do con el Co­le­gio Su­pe­rior de Se­ño­ri­tas (1888), no se pre­vió la cons­truc­ción de un in­mue­ble ade­cua­do pa­ra el fun­cio­na­mien­to de es­ta ins­ti­tu­ción. El his­to­ria­dor Ra­fael Obre­gón Lo­ría ex­pli­có: “El Li­ceo de Cos­ta Ri­ca se ins­ta­ló en el mis­mo lo­cal en que ve­nían fun­cio­nan­do la Es­cue­la Nor­mal y su ane­xa, las cua­les se ha­bían re­fun­di­do en él”.

“La ubi­ca­ción de ese lo­cal era bas­tan­te có­mo­da pues es­ta­ba si­tua­do en la Calle de la Uni­ver­si­dad, ac­tual ave­ni­da se­gun­da, exac­ta­men­te en la cua­dra en la que hoy es­tá el edi­fi­cio de la Caja Cos­ta­rri­cen­se del Se­gu­ro So­cial. Era una ca­sa de di­men­sio­nes li­mi­ta­das y del to­do in­su­fi­cien­tes pa­ra al­ber­gar las de­pen­den­cias de ese Co­le­gio que ne­ce­si­ta­ba nu­me­ro­sas au­las” (Li­ceo de Cos­ta Ri­ca. Reseña His­tó­ri­ca).

An­te ello, el Es­ta­do ad­qui­rió una ca­sa pro­pie­dad de la Lo­gia Ma­só­ni­ca, al es­te de la ori­gi­nal, lo cual su­ma­do a otros te­rre­nos de su pro­pie­dad, en la mis­ma cua­dra, le per­mi­tie­ron al cen­tro edu­ca­ti­vo cre­cer. Por eso, 15 años des­pués de crea­do, se­guía el Li­ceo sin un lo­cal ade­cua­do.

Las ca­sas de co­rrec­ción

Pa­ra fi­na­les del si­glo XIX, la calle 9 sur o calle de la So­le­dad –por pa­sar fren­te al tem­plo ho­mó­ni­mo– era el lí­mi­te es­te del cas­co ur­bano, y su pro­lon­ga­ción ha­cia el sur lle­va­ba a unas des­ha­bi­ta­das tie­rras del dis­tri­to Ca­te­dral, tam­bién co­no­ci­das co­mo Co­lec­ción.

En esa zo­na, co­mo di­je­ra Pacheco, se co­lec­ta­ban y que­ma­ban los desechos de la ciu­dad, ade­más de con­fluir en el sec­tor las aguas ne­gras jo­se­fi­nas, que lle­ga­ban ahí por me­dio de la ace­quia de las Arias. Esos te­rre­nos de ba­jo precio fue­ron los que com­pró el Es­ta­do pa­ra cons­truir los edi­fi­cios del Co­rrec­cio­nal de Me­no­res.

Ini­cia­dos en 1897, eran dos edi­fi­cios idén­ti­cos y con las fa­cha­das en­fren­ta­das calle de por me­dio; di­se­ño y cons­truc­ción de los in­ge­nie­ros-ar­qui­tec­tos italianos Fran­ces­co Ten­ca y Lo­ren­zo Du­rin­ni. Fue­ron edi­fi­ca­dos en mam­pos­te­ría de la­dri­llo con es­truc­tu­ra y cu­bier­ta me­tá­li­ca, so­bre un zó­ca­lo de pie­dra, ma­te­rial que tam­bién sir­ve pa­ra al­gu­nos de sus de­ta­lles y mo­ti­vos de­co­ra­ti­vos, en es­pe­cial el al­moha­di­lla­do del pri­mer ni­vel.

Sin em­bar­go, a pun­to de ter­mi­nar­se, en 1903, fue­ron otor­ga­dos al Li­ceo de Cos­ta Ri­ca, co­mo si de una deu­da con la ins­ti­tu­ción se tra­ta­ra. Con pre­dios de una man­za­na ca­da uno, los edi­fi­cios ori­gi­na­les eran de dos plan­tas, con pa­tio cen­tral ro­dea­do de co­rre­do­res y ga­le­rías, y ven­ta­nas de me­dio pun­to al ex­te­rior; en su fa­cha­da principal, pre­sen­ta­ban un fron­tón que a tra­vés de sus pi­las­tras se pro­lon­ga­ba al se­gun­do pi­so pa­ra re­mar­car el ac­ce­so.

De es­té­ti­ca me­die­val, ori­gi­nal­men­te esos vo­lú­me­nes te­nían en las fa­cha­das ras­gos del bi­zan­tino y del ro­má­ni­co lom­bar­do, pe­ro los te­rre­mo­tos de 1910 y 1924 va­ria­ron mu­cho su apa­rien­cia con su­ce­si­vas re­mo­de­la­cio­nes; e in­clu­so el pa­be­llón es­te per­dió su se­gun­da plan­ta, en 1958.

Al cos­ta­do nor­te de ca­da edi­fi­cio, ha­bía otro com­ple­men­ta­rio, uno de los cua­les ser­vía co­mo ca­sa al Di­rec­tor del Li­ceo; te­nían cons­trui­das en la­dri­llo las pri­me­ras plan­tas, y de ma­de­ra y cha­pa me­tá­li­ca las se­gun­das, pe­ro de ellos só­lo so­bre­vi­ve el del la­do oes­te. Am­bos con­jun­tos se pro­te­gie­ron con un mu­ro de unos tres me­tros de al­to, a ex­cep­ción de los fren­tes, don­de el mu­ro tie­ne me­nor al­tu­ra, co­lum­nas y una re­ja for­ja­da. Y tras esa guar­ni­ción, en pie des­pués de 115 años de cons­trui­da, se alberga aún el cen­te­na­rio co­le­gio.

AN­DRÉS FER­NÁN­DEZ PA­RA LN.

Los edi­fi­cios de Co­rrec­ción de Me­no­res vis­tos des­de el nor­te, ha­cia 1905. Fo­to­gra­fía de au­tor no de­ter­mi­na­do.

AN­DRÉS FER­NÁN­DEZ PA­RA LN.

Las ins­ta­la­cio­nes del Li­ceo de Cos­ta Ri­ca en ave­ni­da 2 y ca­lles 5 y 7, ha­cia 1900. Fo­to­gra­fía de au­tor no de­ter­mi­na­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.