La his­to­ria tras el sui­ci­da fa­lli­do por el que mu­rie­ron dos leo­nes

La Nacion (Costa Rica) - Revista Dominical - - EN ESTA EDICION - Yu­ri Ji­me­nez yji­me­nez@nacion.com

a no­ti­cia del sa­cri­fi­cio de dos leo­nes en un zoo­ló­gi­co de San­tia­go de Chi­le pa­ra sal­var a un jo­ven que en­tró a la jau­la de los fe­li­nos con el fin de mo­rir le dio la vuel­ta al mun­do el sábado an­te­pa­sa­do. Las re­des so­cia­les ar­die­ron a lo lar­go y an­cho del or­be con opi­nio­nes di­vi­di­das so­bre el ac­cio­nar de las au­to­ri­da­des del zoo­ló­gi­co y de si lo jus­to era que mu­rie­ran los leo­nes o más bien, el fa­lli­do sui­ci­da.

Con el pa­so de los días han tras­cen­di­do de­ta­lles so­bre la vi­da de Fran­co Fe­rra­da, de 20 años y la du­ra vi­da que ha afron­ta­do a su cor­ta edad, por lo que el lin­cha­mien­to pú­bli­co con­tra el mu­cha­cho pa­re­ce ha­ber amai­na­do.

El jo­ven in­gre­só des­nu­do a la jau­la, con el cla­ro pro­pó­si­to de ser ata­ca­do y li­qui­da­do por los ani­ma­les. Pre­via­men­te, ha­bía es­cri­to una no­ta sui­ci­da que fue ha­lla­da en­tre sus ro­pas. Ha­bla­ba de Je­sús y de los leo­nes.

De acuer­do con el dia­rio chi­leno La Ter­ce­ra, quie­nes co­no­cen al jo­ven no en­tien­den qué pu­do lle­var­lo a to­mar una de­ci­sión tan trá­gi­ca y que hoy lo tie­ne in­ter­na­do en una clí­ni­ca lo­cal por las gra­ves le­sio­nes que su­frió en la ca­be­za, crá­neo, ca­ra, cue­llo y zo­na pél­vi­ca, ade­más de que re­ci­bió un dar­do tran­qui­li­zan­te en el ope­ra­ti­vo de res­ca­te.

Mien­tras den­tro y fue­ra de Chi­le el ca­so ge­ne­ró un de­ba­te so­bre la in­ver­sión gu­ber­na­men­tal en la sa­lud men­tal de su po­bla­ción, hoy se sa­be que Fran­co fue un ni­ño y jo­ven ale­gre y nor­mal, o al me­nos así lo re­cuer­dan co­no­ci­dos y fa­mi­lia­res. Pe­ro a to­das lu­ces, la pro­ce­sión de sus du­ras vi­ven­cias iba por den­tro.

Su abue­la pa­ter­na, Nol­ber­ti­na Mu­ñoz, na­rró que la ma­dre de Fran­co mu­rió de cán­cer cuan­do es­te te­nía 11 años. De­jó un viu­do que se hun­dió en el al­coho­lis­mo y a na­da me­nos que nue­ve huér­fa­nos, en­tre ellos, Fran­co.

To­dos fue­ron in­gre­sa­dos al Ser­vi­cio Na­cio­nal de Me­no­res (Se­na­me), don­de se cria­ron. La mis­ma ma­dre los in­ter­nó en la ins­ti­tu­ción an­tes de mo­rir, con tal de no de­jar­los aban­do­na­dos. Así, los ni­ños per­die­ron a la ma­dre y pa­sa­ron a ma­nos aje­nas en co­sa de días. Fran­co, se­gún cuen­tan su abue­la y sus ami­gos, siem­pre es­tu­vo vi­gi­lan­te de sus her­ma­nos, pe­ro la vi­da cues­ta arri­ba que lle­va­ban des­vió el ca­mino de va­rios: el ma­yor es­tá en la cár­cel y el me­nor fue da­do en adop­ción a una fa­mi­lia ita­lia­na.

Por aho­ra, los pro­to­co­los del zoo­ló­gi­co es­tán ba­jo in­ves­ti­ga­ción y la res­pon­sa­bi­li­dad de las au­to­ri­da­des en la crian­za de los her­ma­nos Fe­rra­da tam­bién. En­tre­tan­to, la enar­de­ci­da opi­nión pú­bli­ca en con­tra del mu­cha­cho que lle­va­ba tre­men­da pro­ce­sión por den­tro, pa­re­ce ha­ber en­ti­bia­do.

< & & , $ ‘ ’ ‘ = .& ’ = & * $ ,& $ & í #

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.