SOY DE DE SAMPA

A MI NO ME VEN­GAN A DE­CIR QUE SO­MOS LA CA­PI­TAL DEL HAMPA QUANDO LA MAYORIA NO NOS HE­MOS RO­BA­DO NI UNA UVA DEL SU­PER

La Nacion (Costa Rica) - Revista Dominical - - TINTA FRESCA - Mo­ni­ca Morales mmo­ra­les@nacion.com

is 30 años los he vi­vi­do en es­te can­tón de con­tras­tes, pri­me­ro en una ca­sa en Gra­vi­lias, en el co­ra­zón del pue­blo, y lue­go en San Ra­fa Arri­ba, cer­qui­ta de Ca­lle Fa­llas (us­te­des lo re­cor­da­rán co­mo el lu­gar don­de ma­ta­ban gen­te por con­flic­tos de dro­gas; yo lo re­cuer­do por la fe­rre­te­ría San­ta Lu­cía, don­de me lle­va­ba mi pa­pá cuan­do era ni­ña a com­prar de to­do pa­ra el bri­co­la­je).

En es­tas tie­rras apren­dí a dar mis pri­me­ros pa­sos, a an­dar en bi­ci y a cui­dar­me de que nun­ca me lle­va­ra el “vie­jo del sa­co” con el que tan­to me ame­na­za­ba mi abue­la cuan­do yo llo­ra­ba –y es que llo­ra­ba por to­do–. En De­sam­pa he si­do in­men­sa­men­te fe­liz: tu­ve mi primer no­vio, he vis­to cre­cer a mi fa­mi­lia, sal­go a pa­sear con mis pe­rros, he en­con­tra­do bue­nos ami­gos, he bai­la­do en el bar de los hip­pies y he co­mi­do el me­jor ga­llo pin­to en la em­ble­má­ti­ca so­da de los ta­xis­tas.

Cre­cí en una ciu­dad ca­da vez más gran­de, ca­da vez más so­bre­po­bla­da y ca­da vez más pe­li­gro­sa, di­cen. Sin em­bar­go, nun­ca me han asal­ta­do y, más sor­pren­den­te aún, nun­ca he asal­ta­do a na­die. Y sí: tan­to mi fa­mi­lia co­mo yo so­mos de De­sam­pa-jo­nes. Pre­gún­ten­me dón­de vi­vo, que yo res­pon­de­ré con or­gu­llo, aun­que ha­ya quie­nes arru­guen la ca­ra o pon­gan sus car­te­ras en un lu­gar se­gu­ro.

Cuan­do sa­lía con al­gu­nas ami­gas a los ba­res, me to­ca­ba es­cu­char su­ge­ren­cias co­mo: “No di­gás que sos de De­sam­pa­ra­dos. Bas­ta con que di­gás que sos de San Ra­fael, así los maes van a pen­sar que es San Ra­fael de Es­ca­zú”. Por­que la teo­ría di­ce que a los mu­cha­chos de la high class no les gus­tan las mu­je­res de De­sam­pa, pe­ro yo que en mi ado­les­cen­cia me ti­ré en­te­ri­ta la no­ve­la Ma­ría la del ba­rrio sé que las mu­cha­chas hu­mil­des po­de­mos ha­cer co­sas gran­des (con o sin mu­cha­cho high class).

Ade­más, lo que sa­le en las no­ti­cias es so­lo una par­te de la his­to­ria. Es cier­to que ocu­rren ase­si­na­tos (co­mo en otros lu­ga­res del país) y tam­bién es cier­to que lo ideal se­ría que no mu­rie­se na­die a ma­nos de cri­mi­na­les; sin em­bar­go, hay ra­zo­nes de­mo­grá­fi­cas que ex­pli­can, en par­te, el fe­nó­meno. De­sam­pa es el se­gun­do can­tón más po­bla­do de la pro­vin­cia de San José, des­pués de la ca­pi­tal.

Cla­ro que tam­po­co es el pa­raí­so: hay ma­lean­tes, pobreza, dro­gas, pre­sas en ca­da ca­lle y ce­ro Fresh Mar­ket per cá­pi­ta, pe­ro tam­bién hay ni­ños ju­gan­do en las es­cue­las, des­am­pa­ra­de­ños pul­sea­do­res, gen­te de bien y, por su­pues­to, es­tá mi abue­la aún ame­na­zan­do a los nie­tos más pe­que­ños con el vie­jo del sa­co.

Lo que me gus­ta de De­sam­pa es la di­ver­si­dad, un re­fle­jo de una Cos­ta Ri­ca lle­na de re­tos. Hay gran­des ca­sas jun­to a otras más pe­que­ñas en cu­yos co­rre­do­res se ven ga­lli­nas, hay con­do­mi­nios con pis­ci­na cer­ca de ca­se­ríos hu­mil­des, au­tos BMW ha­cien­do fi­la de­trás del Hyun­dai Ex­cel. Cre­cer en­tre esa mez­cla me ha he­cho rea­lis­ta y ha mar­ca­do mi per­so­na­li­dad. Aquí con­vi­vi­mos to­dos.

De los más de 33.800 ha­bi­tan­tes, so­mos una abru­ma­do­ra ma­yo­ría quie­nes no nos he­mos ro­ba­do ni una uva en el su­per­mer­ca­do, así que no me ven­gan a de­cir que mi can­tón es la ca­pi­tal del hampa. En el De­sam­pa que yo co­noz­co es­tán mis me­jo­res re­cuer­dos y ca­da vez que voy en una pre­sa so­fo­can­te mi­ro por la ven­ta­na y veo el ran­cho Ga­ri­bal­di, El Des­can­so Mu­si­cal, la pri­me­ra ca­sa de mis pa­pás, la ve­ci­na en la pa­ra­da del bus, y me sien­to se­gu­ra. Es­toy en ca­sa.

% ó & ' #

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.