Ca­mi­sa fe­liz

É É Á ¿ Ó Í É

La Nacion (Costa Rica) - Revista Dominical - - NEWS -

a gua­ya­be­ra ce­les­te, bor­da­da en un pa­trón si­mé­tri­co y la­va­da más de tres­cien­tas ve­ces. He­mos con­ver­sa­do en unas diez oca­sio­nes, o tan so­lo dos ca­mi­sas di­fe­ren­tes. Cuan­do Ste­ve Aron­son jun­ta sus de­dos, ye­ma con­tra ye­ma has­ta pre­sio­nar fa­lan­ges, los acer­ca a su bo­ca, has­ta que los ín­di­ces for­man esa fi­gu­ra geo­mé­tri­ca con sus la­bios: ini­cia el diá­lo­go. Eso que enun­cia re­pen­ti­na­men­te es siem­pre su des­tino; lue­go, re­la­ja­do, co­mien­za a na­rrar el via­je. No hay con­fu­sión, Ca­fé Britt es su obra, pe­ro la fun­da­ción De­main es su le­ga­do.

Jody Stei­ger ase­gu­ra que Aron­son tie­ne una úni­ca cha­que­ta y que es bei­ge. Lo sé. Es de cor­du­roy. Los ojos los fi­ja en ob­je­ti­vos con­cre­tos, no es dis­per­so con su mi­ra­da. Ve el ca­fé, a quién se lo sir­ve, a su in­ter­lo­cu­tor, ha­cia sus ma­nos cuan­do enu­me­ra. Es­cu­cha con aten­ción, por­que lo que es­cu­cha le ayu­da a pen­sar. Lue­go, pre­gun­ta. Lue­go, pre­gun­to.

Vi­ve co­mo quie­re, es de­cir tra­ba­jan­do, co­nec­tan­do per­so­nas, ini­cian­do pro­yec­tos, le­yen­do, vien­do cre­cer quin­ce nie­tos. Es fa­ná­ti­co de co­sas que no com­pra el di­ne­ro. Y tie­ne di­ne­ro. Na­ció en 1947 y no pla­nea de­jar de tra­ba­jar. En eso se pa­re­ce a su pa­dre, un ar­qui­tec­to es­ta­dou­ni­den­se de ori­gen li­tuano, que desa­rro­lló su ca­rre­ra en Nue­va York, in­ven­tor de cien­tos de co­sas, que de­jó su ac­ti­vi­dad la­bo­ral a los ochen­ta años. Y de su ma­dre, que vi­ve en Flo­ri­da, sa­có un mag­ne­tis­mo pa­ra re­la­cio­nar­se con mu­chas per­so­nas. Es un hom­bre social.

Cuan­do uno se en­cuen­tra con un per­so­na­je que ha es­ta­do dan­do char­las acer­ca de sus em­pre­sas en Te­dEx, en cá­te­dras del In­cae, Am­cham, El Fi­nan­cie­ro y to­dos los fo­ros de em­pre­sa­rios des­ta­ca­dos, es di­fí­cil pa­sar esas ca­pas pa­ra na­rrar su vi­da.

En­ton­ces, de Ste­ve me ha­blan ter­ce­ros. Acu­do a la pri­me­ra ci­ta. Es Jody Stei­ger, an­tes di­rec­to­ra del Tea­tro Na­cio­nal, aho­ra di­rec­to­ra de Vi­da Es­tu­dian­til en la Uni­ver­si­dad La­ti­na. Su ori­gen es tan pa­re­ci­do al de don Ste­ve que si cuen­to que es neo­yor­ki­na, ju­día, de pa­dres que in­mi­gra­ron des­de Eu­ro­pa, edu­ca­da pa­ra ser ciu­da­da­na del mun­do y tras­plan­ta­da a Cos­ta Ri­ca pa­ra siem­pre, es­toy con­tan­do tam­bién el ori­gen de Ste­ve.

Jody lo ex­pli­ca. “Ste­ve es un vi­sio­na­rio. Un in­no­va­dor”. Ya te­nía cla­ro el ne­go­cio de Britt, pe­ro ne­ce­si­ta­ba que se co­rrie­ra la voz del pro­ce­so del tos­ta­do del ca­fé. En­ton­ces lla­mó al fa­lle­ci­do Dio­ni­sio Eche­ve­rría, ac­tor y un re­co­no­ci­do pro­duc­tor tea­tral del país, pa­ra desa­rro­llar un pro­yec­to cul­tu­ral. Dio­ni­sio en­ten­dió per­fec­ta­men­te el fu­tu­ro que veía Ste­ve y co­men­zó por cons­truir un po­si­ble pre­sen­te y un po­si­ble es­ce­na­rio, de la mano de Jody Stei­ger y del dra­ma­tur­go Jor­ge Arro­yo. Ellos con­cep­tua­li­za­ron el cof­fee-tour de Ca­fé Britt, el pri­me­ro en su gé­ne­ro en el país.

Des­pués de mu­chos in­ten­tos con guías tu­rís­ti­cos con- ven­cio­na­les, vie­ron que el ca­mino era pro­fe­sio­na­li­zar los guio­nes y los diá­lo­gos, y ha­cer es­ta experiencia inol­vi­da­ble pa­ra los vi­si­tan­tes, y, ade­más, que fue­ra ac­ti­va­men­te bi­lin­güe. Des­de ese mo­men­to arran­có la cons­truc­ción de un tea­tro. Que­rían apro­ve­char el ta­len­to con el que con­ta­ban y ha­cer ar­tes es­cé­ni­cas pro­fe­sio­nal­men­te. Pri­me­ro fue He­re­dia, y años des­pués se abri­ría un es­pa­cio más equi­pa­do en Mo­men­tum Pi­na­res, que se lla­mó Tea­tro Es­pres­si­vo.

En el Es­pres­si­vo han tra­ba­ja­do gran­des ar­tis­tas, co­mo el re­cién des­apa­re­ci­do Cé­sar Me­lén­dez, que arran­có con El Ni­ca, Eri­ka Ro­jas, Leo­nar­do Pe­ruc­ci, Ana Iz­ta­rú, Eduar­do Mos­heim y

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.