Amo­res 8 1 9 0

í ó 3 ó % 0 " . 3 . 3

La Nacion (Costa Rica) - Revista Dominical - - EN ESTA EDICION - =3 %3:: AÓ B

n ju­nio de 2015 los co­ra­zo­nes de enamo­ra­dos em­pe­der­ni­dos se es­tre­me­cie­ron cuan­do se anun­ció que los can­da­dos que col­ga­ban de la ba­ran­da del Puen­te de las Ar­tes en Pa­rís iban a ser re­mo­vi­dos.

Es­te puen­te se en­cuen­tra so­bre el río Sena, y es de uso pea­to­nal. No exis­te una fe­cha exac­ta de cuan­do la tra­di­ción co­men­zó, pe­ro desde sus ini­cios fue bien re­ci­bi­da en la ciu­dad pa­ri­si­na.

La prác­ti­ca con­sis­te en de­jar un can­da­do ce­rra­do con las ini­cia­les de los se­res ama­dos, una fe­cha, un re­cuer­do, una mar­ca. Luego, la lla­ve de­be ir a pa­rar en el fon­do del mar, de un río, o en al­gún ba­su­re­ro cer­cano. Da igual. Lo que im­por­ta es el ges­to de en­ce­rrar pa­ra siem­pre un mo­men­to.

Así aque­lla mues­tra de amor per­du­ra­ría.

Con los años, la ba­ran­da se trans­for­mó en un me­dio im­por­tan­te de ex­pre­sión pa­ra quien fuera, tu­ris­tas o ve­ci­nos de años. En can­da­dos de to­do ti­po que­da­ron ca­la­das his­to­rias de vi­da, se­cre­tos, mie­dos, o año­ran­zas.

De to­das par­tes del mundo, las per­so­nas tam­bién apro­ve­cha­ban pa­ra re­gis­trar su vi­si­ta en la “ciu­dad del amor”.

Pe­ro con el tiem­po, los mo­men­tos co­men­za­ron a pe­sar, y el go­bierno de Pa­rís to­mó la de­ci­sión de re­mo­ver las ba­ran­das y lle­var­se con­si­go los can­da­dos. Ex­pli­ca­ron que era pe­li­gro­so que en cual­quier mo­men­to, la ba­ran­da ca­ye­ra ha­cia el río.

El asis­ten­te del al­cal­de de Pa­rís, y res­pon­sa­ble de la cul­tu­ra, Bruno Ju­lliard, co­men­tó en aquel en­ton­ces que la­men­ta­ba te­ner que des­ha­cer­se de los ob­je­tos.

Mien­tras grúas y tra­ba­ja­do­res re­mo­vían las sa­gra­das mues­tras de amor, Ju­lliard se mos­tró sen­si­ble y em­pá­ti­co con aque­llos que com­pren­dían el sig­ni­fi­ca­do de los ob­je­tos de me­tal. Du­ran­te el fú­ne­bre ac­to en ju­nio, Bruno pro­me­tió que aún sin ellos, Pa­rís se man­ten­dría co­mo la ca­pi­tal del ro­man­ce.

Pa­ra lo­grar un po­co esa pro­me­sa, las ba­ran­das fue­ron rem­pla­za­das por pa­ne­les de plás­ti­co ple­xi­glass pa­ra así no per­der la vis­ta del

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.