LADY DI, UNA PRIN­CE­SA CON­GE­LA­DA EN EL TIEM­PO

La Nacion (Costa Rica) - Revista Dominical - - NEWS - ) #É D ! "

ol­ver a es­cri­bir so­bre el im­pac­to que cau­só en el pla­ne­ta la no­ti­cia de la muer­te de la Prin­ce­sa Diana de Ga­les, 20 años atrás, es su­mir­se en un Dé­jà Vu y vi­vir­lo de nue­vo, co­mo aquel do­min­go 31 de agos­to de 1997, cuan­do una de las fi­gu­ras mun­dia­les más ad­mi­ra­das y que­ri­das del mun­do mu­rió en un trá­gi­co ac­ci­den­te au­to­mo­vi­lís­ti­co mien­tras in­ten­ta­ba huir de unos pa­pa­ra­zis.

El do­min­go 7 de se­tiem­bre, re­se­ña­mos en la Re­vis­ta Do­mi­ni­cal de La Na­ción to­do lo acon­te­ci­do con ma­yor de­ta­lle.

Una anéc­do­ta, hoy per­di­da en el tiem­po, ayu­dó en aquel mo­men­to a en­ten­der el ex­tra­ño pe­sar que se des­per­di­gó co­mo un do­mi­nó a lo lar­go y an­cho de bue­na par­te del pla­ne­ta.

La aler­ta del ac­ci­den­te fue re­ci­bi­da a eso de las 8 de la no­che del 30 de agos­to en es­te la­do del mun­do (por la di­fe­ren­cia ho­ra­ria con Pa­rís).

La Na­ción, co­mo mu­chos otros me­dios en Amé­ri­ca, pu­do reac­cio­nar a tiem­po y sa­lió con la trá­gi­ca no­ti­cia, a to­do des­plie­gue, en la edición del do­min­go 31.

Kat­tia, una mu­cha­cha que se ga­na­ba la vi­da lim­pian­do ca­sas, ve­nía bro­mean­do con sus hi­jos aquel día en la ma­ña­na des­pués de com­prar lo del desa­yuno en la pul­pe­ría del ba­rrio cuan­do, cer­ca de sus pies ca­yó el pe­rió­di­co que lan­zó el re­par­ti­dor des­de su mo­to­ci­cle­ta. Aun­que ge­ne­ral­men­te el dia­rio lle­ga­ba arro­lla­do, ese día, por ca­sua­li­dad, la por­ta­da se des­ple­gó jus­to fren­te a sus ojos.

En frac­ción de se­gun­dos, su mi­ra­da se cla­vó en la foto de la Prin­ce­sa, y su in­cre­du­li­dad se inun­dó de lá­gri­mas al leer las dos úni­cas pe­ro ful­mi­nan­tes pa­la­bras que acom­pa­ña­ban la ima­gen: “Mu­rió Diana”.

–“Pe­ro... ¿por qué llo­ra?”,

le pre­gun­té, mien­tras ella tra­ta­ba inú­til­men­te de con­tro­lar su pe­sar por la no­ti­cia y la con­fu­sa ver­güen­za que sen­tía al de­rra­mar lá­gri­mas por al­guien tan in­fi­ni­ta­men­te le­ja­na a ella.

–“¡No sé... no sé!”, bal­bu- ceó, mien­tras se ale­ja­ba to­da­vía es­cép­ti­ca y re­ce­lo­sa.

Lo mis­mo les ocu­rrió a mi­les de per­so­nas en el mun­do, de to­dos los cre­dos, ra­zas, eda­des y es­tra­tos so­cia­les. Mu­chos no pu­die­ron ex­pli­car la ra­zón de su an­gus­tia, y quie­nes lo hi­cie­ron atri­bu­ye­ron el he­cho a su má­gi­co ca­ris­ma, a su enig­má­ti­ca mi­ra­da, a su so­la­pa­da re­bel­día y, por su­pues­to, a esa inusual com­bi­na­ción de sen­ci­llez y cla­se que en su apa­rien­cia de mu­ñe­ca se con­ju­ga­ban a la per­fec­ción.

Ya des­de en­ton­ces, los me­dios del mun­do coin­ci­dían en que el mi­to de Diana su­pe­raría con cre­ces a cual­quier le­yen­da sur­gi­da en el si­glo pa­sa­do, co­mo la de Ma­rilyn Mon­roe, por ejem­plo.

“Es di­fí­cil de ex­pli­car, pe­ro es­te de­ce­so se ha sen­ti­do de co­ra­zón en to­do el mun­do por­que, a di­fe­ren­cia de otros per­so­na­jes le­gen­da­rios, ella no des­apa­re­ció co­mo con­se­cuen­cia de una na­tu­ra­le­za au­to­des­truc­ti­va.

“To­do lo con­tra­rio: ca­da día la prin­ce­sa Diana da­ba mues­tras más elo­cuen­tes de sen­si­bi­li­dad, co­mo su preo­cu­pa­ción por los en­fer­mos, los des­va­li­dos y las víc­ti­mas de las gue­rras.

“Ade­más, es in­ne­ga­ble que la avan­za­da tec­no­lo­gía en co­mu­ni­ca­cio­nes con­tri­bu­yó a lan­zar la fi­gu­ra de Diana a los si­tios más re­cón­di­tos del pla­ne­ta, y des­de que em­pe­zó su má­gi­co cuen­to de ha­das, ella se con­vir­tió en fi­gu­ra pro­ta­gó­ni­ca del mun­do del es­pec­tácu­lo”, re­se­ñá­ba­mos en la Re­vis­ta Do­mi­nal del pri­mer do­min­go de se­tiem­bre del 97.

En­tre las imá­ge­nes que se su­ce­dían en for­ma ato­lon­dra­da en la me­mo­ria co­lec­ti­va, so­bra­ban las iro­nías de aque­lla his­to­ria con fi­nal fa­tal.

Una de las más re­cien­tes ha­bía ocu­rri­do tan so­lo unas se­ma­nas an­tes, cuan­do Diana asis­tía, vi­si­ble­men­te afec­ta­da, al fu­ne­ral de su ami­go y mo­dis­to, el tam­bién fa­mo­sí­si­mo Gian­ni Ver­sa­ce, ase­si­na­do en Mia­mi el 15 de ju­lio

de 1997.

¿Quién iba a ima­gi­nar en­ton­ces que la mí­ti­ca ru­bia de ojos en­ro­je­ci­dos que in­ten­ta­ba con­so­lar al aba­ti­do El­ton John, par­ti­ría seis se­ma­nas des­pués? Y que, de nue­vo, El­ton John ten­dría que re­co­ger los pe­da­zos de su co­ra­zón pa­ra in­ter­pre­tar una ver­sión per­so­na­li­za­da de Cand­le in the Wind?

Hay quie­nes opi­nan que la ima­gen de Diana era tan grá­cil y tan eté­rea, tan es­ti­li­za­da, be­lla y lim­pia, que ha­bría si­do un cri­men que en­ve­je­cie­ra.

!

La his­to­ria de Diana de Ga­les ter­mi­nó de la for­ma más abrup­ta e im­pen­sa­ble po­si­ble.

Di­vor­cia­da des­de ha­cía un año del prín­ci­pe Car­los, la mu­jer de 36 años y su nue­vo amor, el pro­duc­tor de cine egip­cio Do­di Al Fa­yed, fue­ron per­se­gui­dos du­ran­te to­do el ve­rano en el Me­di­te­rrá­neo por los pa­pa­raz­zi.

El 30 de agos­to la pa­re­ja lle­gó por la tar­de a Pa­rís y fue­ron a ce­nar al Ritz, un ho­tel de lu­jo de la pla­za Ven­do­me, an­tes de in­ten­tar sa­lir dis­cre­ta­men­te po­co des­pués de la me­dia­no­che en un Mer­ce­des.

Per­se­gui­do por fotógrafos que se des­pla­za­ban en mo­to­ci­cle­ta, el po­ten­te au­to­mó­vil en­tró a toda ve­lo­ci­dad en un tú­nel y se es­tre­lló con­tra un

pilar de ce­men­to.

Diana fue ex­traí­da por los so­co­rris­tas del Mer­ce­des des­tro­za­do. Do­di Al Fa­yed y el cho­fer, que se­gún la in­ves­ti­ga­ción te­nía un ni­vel ele­va­do de al­cohol en la san­gre, mu­rie­ron en el ac­to. El guar­daes­pal­das que­dó gra­ve­men­te he­ri­do.

Sie­te fotógrafos fue­ron de­te­ni­dos. Al día si­guien­te, las fotos del ac­ci­den­te se ven­die­ron a las re­vis­tas por un mi­llón de dó­la­res.

La prin­ce­sa, que su­fría una gra­ve he­mo­rra­gia in­ter­na, fue trans­por­ta­da al hos­pi­tal Pi­tié-Sal­pê­triè­re. A las 4 de la ma­dru­ga­da, fue de­cla­ra­da muer­ta.

El mun­do ama­ne­ce­ría en shock. Ha­bía muer­to la Prin­ce­sa del pueblo, Diana de Ga­les.

An­tes de con­ver­tir­se en “Lady Di”, Diana Spencer era una mu­cha­cha ca­si co­mo cual­quie­ra... ex­cep­to por­que tu­vo una su­fri­da ni­ñez, una ado­les­cen­cia mar­ca­da por la bu­li­mia y una abrup­ta lle­ga­da a un mun­do com­ple­ta­men­te des­co­no­ci­do pa­ra ella, y al que nunca ter­mi­na­ría de acos­tum­brar­se: el de la reale­za bri­tá­ni­ca.

“De­trás de las son­ri­sas en pú­bli­co, se es­con­de una jo­ven so­li­ta­ria e in­fe­liz que so­por­ta un ma­tri­mo­nio sin amor", es­cri­bió An­drew Mor­ton en su bio­gra­fía Diana: Su ver­da­de­ra his­to­ria, y de la cual se res­ca­tan al­gu­nos pa­sa­jes pa­ra re­cons­truir es­ta pe­que­ña bio­gra­fía de la prin­ce­sa.

Sen­ta­da en unos fríos es­ca­lo­nes de pie­dra, Diana Spencer, de 6 años, es­cu­chó a su pa­dre su­bir las ma­le­tas al au­to y vio lue­go có­mo su ma­dre sa­lía de la ca­sa fa­mi­liar, Park Hou­se, y se ale­ja­ba de su vi­da pa­ra siem­pre.

Ya ca­sa­da, aún re­cor­da­ba los do­lo­ro­sos sen­ti­mien­tos de rechazo, pér­di­da de con­fian­za y ais­la­mien­to que le pro­du­jo la se­pa­ra­ción de sus pa­pás. Mu­chos otros re­cuer­dos pu­lu­la­ban en su me­mo­ria: las lá­gri­mas de su ma­dre, los so­li­ta­rios si­len­cios de su pa­dre, el inaca­ba­ble ir y ve­nir en­tre pa­dre y ma­dre, los so­llo­zos de su her­mano Char­les al dor­mir­se y los sen­ti­mien­tos de cul­pa­bi­li­dad por no ha­ber na­ci­do va­rón.

Du­ran­te su ni­ñez no le fal­tó na­da ma­te­rial, pe­ro abun­da­ron las ca­ren­cias emo­cio­na­les. El 1º de ju­lio de 1961 na­ció Diana Spencer, la ter­ce­ra hi­ja del viz­con­de y la viz­con­de­za de Alt­horp. En el mo­men­to de su lle­ga­da, sus pa­dres no se preo­cu­pa­ron por ocul­tar la frus­tra­ción que los aco­sa­ba: no ha­bía na­ci­do un va­rón, el que tan an­sio­sa­men­te es­pe­ra­ban pa­ra que pro­lon­ga­ra el ape­lli­do Spencer.

Die­ci­ocho me­ses an­tes de na­cer Diana, su ma­dre dio a luz a un ni­ño tan de­for­me y en­fer­mi­zo que lo­gró vi­vir so­lo diez ho­ras. Fue un pe­rio­do muy di­fí­cil pa­ra la pa­re­ja, que su­frió fuer­tes pre­sio­nes de los pa­rien­tes ma­yo­res. To­dos los ins­ta­ban a in­ves­ti­gar “qué era lo que an­da­ba mal en la ma­dre”, pues so­lo traía hi­jas al mun­do. An­tes de Diana y su ma­lo­gra­do her­mano, el ma­tri­mo­nio ha­bía pro­crea­do a Ja­ne y a Sa­rah.

Lady Alt­horp, quien en­ton­ces te­nía so­lo 23 años, ce­dió a las pre­sio­nes fa­mi­lia­res y via­jó a Lon­dres pa­ra so­me­ter­se a prue­bas.

Co­mo di­ría su hi­jo Char­les, no­veno con­de Spencer, y quien na­ció tres años des­pués, "fue un tiem­po es­pan­to­so pa­ra mis pa­dres y pro­ba­ble­men­te esa fue la raíz de su di­vor­cio. Creo que nunca se so­bre­pu­sie­ron".

Park Hou­se era un lu­gar pa­ra­di­sía­co pa­ra los ni­ños, ex­cep­to por­que cre­cían sin el ca­ri­ño de una fa­mi­lia nor­mal. La in­fan­cia de los pe­que­ños es­tu­vo pla­ga­da de for­ma­li­dad y res­tric­cio­nes. Co­mo re­cuer­da Char­les Alt­horp: "Era una for­ma de vi­da dis­tan­te de los pa­dres. So­bre to­do fal­tó la fi­gu­ra ma­ter­na".

En se­tiem­bre de 1967 los pa­dres de Diana se se­pa­ra­ron y su ma­dre se mar­chó a Lon­dres, don­de se en­con­tró con Pe­ter Shand Kydd, un em­pre­sa­rio os­ten­to­so con quien se ca­sa­ría en 1969. Sus hi­jos que­da­ron ba­jo la cus­to­dia pa­ter­na, lo­gro que él ob­tu­vo tras una aca­lo­ra­da ba­ta­lla que ga­nó por­que su ran­go y tí­tu­lo le da­ban prio­ri­dad en el re­cla­mo de los hi­jos.

El im­pac­to del di­vor­cio en los ni­ños fue pro­fun­do. En un mo­men­to u otro de sus vi­das, tan­to Diana, co­mo su her­ma­na ma­yor Sa­rah, su­frie­ron des­ór­de­nes en la ali­men­ta­ción, co­mo bu­li­mia y anore­xia.

A los ojos de quie­nes en­ton­ces vi­si­ta­ban la ca­sa de los Spencer, Diana pa­re­cía bas­tan­te fe­liz. Siem­pre se la pa­sa­ba ocu­pa­da por­que le en­can­ta­ban los queha­ce­res do- més­ti­cos. Por las no­ches se ase­gu­ra­ba que to­das las cor­ti­nas de la ca­sa que­da­ran ce­rra­das y aco­mo­da­ba el zoo­ló­gi­co de pe­lu­che que te­nía en su dor­mi­to­rio.

De­jó la es­cue­la a los 16 años sin lo­grar el tí­tu­lo de se­cun­da­ria, aun­que es­tu­dió un año más en Sui­za, an­tes de en­trar a tra­ba­jar en una guar­de­ría de Lon­dres.

Su vi­da cam­bió drás­ti­ca­men­te des­de el mo­men­to en que se la re­la­cio­nó con el prín­ci­pe Car­los, que a los 32 años le pi­dió la mano, cuan­do so­por­ta­ba pre­sio­nes pa­ra ca­sar­se y ase­gu­rar la con­ti­nua­ción de la lí­nea di­nás­ti­ca.

Diana ex­pli­có que so­lo ha­bían sa­li­do tre­ce ve­ces an­tes de ca­sar­se, pe­ro rá­pi­da­men­te cum­plió con su co­me­ti­do de

( & ('

.-í . % ' ' " - ñ é í á" % ' í . ñ ' - % ' .! ñ é ...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.