INS­TRUC­CIO­NES PA­RA SU­BIR CUES­TAS

"METEORIZO TU TRIS­TE SA­BOR / YA HABRA TIEM­PO PA­RA SENTIRNOS ME­JOR

La Nacion (Costa Rica) - Revista Dominical - - TINTA FRESCA -

Res­pi­re. Man­ten­ga la es­pal­da rec­ta. Ol­ví­de­se de la ten­sión en las cer­vi­ca­les que lo em­pu­ja a do­blar la es­pal­da; pre­ser­ve la co­lum­na rec­ta, im­per­tur­ba­ble, dig­na. Even­tual­men­te val­drá la pe­na. Even­tual­men­te, cuan­do lle­gue a la ci­ma, se sen­ti­rá me­jor.

Ig­no­re el su­dor que le em­pa­pa la es­pal­da y ha­ce que la ca­mi­sa se le pe­gue a la piel. No pien­se en las man­chas hú­me­das que ya se di­bu­jan ba­jo los hom­bros, en las axi­las. No se de­je ame­dren­tar por las go­ti­tas que res­ba­lan por su nu­ca, que cho­rrean por su fren­te y se acu­mu­lan en sus ce­jas. Dé­je­las ahí, en al­gún mo­men­to se sen­ti­rán co­mo pe­que­ños tro­feos.

Res­pi­re hon­do, sin mie­do; de­je que el oxí­geno abra des­de aden­tro la ca­vi­dad to­rá­ci­ca, que ex­pan­da sus vér­te­bras, que ali­vie el es­co­zor que se asien­ta en sus pul­mo­nes co­mo un re­cor­da­to­rio in­sor­tea­ble de que sí, us­ted es­tá fue­ra de for­ma, de que ha­ce me­ses que de­jó de ir al gim­na­sio. No pien­se en que, si hu­bie­ra man­te­ni­do su ru­ti­na de ejer­ci­cios, aho­ra su­bir es­ta cues­ta se­ría pan co­mi­do. No pien­se en eso. No. So­lo un po­qui­to. Si­ga ade­lan­te.

¿Lle­va su bo­te­lla de agua? Bien, to­me un tra­go y lue­go so­lo un par más, bre­ves, na­da que le va­ya a pro­vo­car un do­lor en el cos­ta­do por ex­ce­so de lí­qui­do y fal­ta de fe; no aho­gue en agua el te­mor de no lo­grar­lo. En­fren­te ese mie­do. Créa­se­la. No pien­se en to­das las ve­ces que le han di­cho eso mis­mo, que se la crea, y a us­ted le ha pa­re­ci­do psi­co­lo­gía de su­per­mer­ca­do. Es­ta vez es di­fe­ren­te, va a ver.

Es­ta vez no se tra­ta de creer que pue­de ha­cer cual­quier co­sa, co­mo tan­to le han di­cho an­tes. No se tra­ta de esa men­ti­ra hue­ca, de ese fal­so tes­ti­mo­nio light que le­yó en Fa­ce­book, de ese áni­mo ca­jo­ne­ro que tan­to le han re­ce­ta­do ami­gos y fa­mi­lia­res y des­co­no­ci­dos y que no ayu­da a na­die. Na­die le es­tá di­cien­do que us­ted pue­de lo­grar cual­quier co­sa que se pro­pon­ga, por­que us­ted sa­be que eso es men­ti­ra.

Es­ta vez, en cam­bio, es di­fe­ren­te. Es­ta vez es so­la­men­te us­ted, su­bien­do una cues­ta de ca­mino a la pa­ra­da del bus. Créa­se­la, por­que es real y pal­pa­ble: so­lo si­ga mo­vien­do los pies. Res­pi­re. Man­ten­ga la es­pal­da rec­ta. To­me un tra­go de agua. Res­pi­re de nue­vo.

No le te­ma a la cues­ta, por­que de eso se ali­men­ta: cuan­to ma­yor sea el mie­do que us­ted le de­mues­tre, más em­pi­na­da se po­ne. Res­pi­re. Mue­va los pies. Si­ga ca­mi­nan­do. Pón­ga­le a la cues­ta el nom­bre que quie­ra. Llá­me­la so­bre­pe­so, llá­me­la so­le­dad, llá­me­la frus­tra­ción pro­fe­sio­nal y per­so­nal. Man­ten­ga la con­vic­ción de que, en el mano a mano en­tre us­ted y ella, us­ted ga­na con el ac­to más sen­ci­llo de to­dos: se­guir ca­mi­nan­do. No lo ol­vi­de.

Res­pi­re.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.