UN PAÍS RETRATADO DES­DE EL VERTIGO

HIS­TO­RIA DE UN VUE­LO CON LOS HER­MA­NOS PUC­CI QUINES PRESENTAN EL SE­GUN­DO LI­BRO DE FO­TO­GRA­FÍAS DE LA SE­RIE 'COS­TA RI­CA AÉ­REA'

La Nacion (Costa Rica) - Revista Dominical - - PORTADA -

“Mi­rá, la ca­sa”. Qui­sie­ra de­cir que, a 10.000 pies de al­tu­ra, tu­ve re­ve­la­cio­nes im­por­tan­tes. Qui­sie­ra de­cir que re­fle­xio­né so­bre lo len­ta que se ve la vi­da des­de las al­tu­ras, lo in­sig­ni­fi­can­tes que re­sul­tan ser los pro­ble­mas. Qui­sie­ra de­cir que me cons­ter­na­ron las mar­ca­das di­vi­sio­nes de cla­se, la hue­lla hu­ma­na en la na­tu­ra­le- za; lo mu­cho de po­cos y lo po­co de mu­chos.

Qui­sie­ra de­cir que sen­tí una co­ne­xión pro­fun­da con la na­tu­ra­le­za, va­lien­te, caó­ti­ca y su­bli­me, que per­sis­te ante el con­su­mo de nuestra es­pe­cie; que me so­bre­co­gió la li­ge­ra cur­va­tu­ra del ho­ri­zon­te, más mar­ca­da con­for­me nos ele­vá­ba­mos más. Qui­sie­ra de­cir que me sen­tí to­do y na­da.

To­do lo an­te­rior pa­só, sí, pe­ro no hu­bo mo­men­to más emo­cio­nan­te que cuan­do, mien­tras ha­cía­mos un cor­te trans­ver­sal de la Gran Área Me­tro­po­li­ta­na a cre­cien­te al­tu­ra, dis­tin­guí un te­cho en par­ti­cu­lar de en­tre to­dos los te­chos de San Jo­sé: el mío.

“Uy, mae, ahí es­tá mi ca­sa”, di­je, mi voz so­nan­do ro­bó­ti­ca en la se­ñal del co­mu­ni­ca­dor que per­mi­tía que nos es­cu­chá­ra­mos por en­ci­ma del rui­do: el pi­lo­to Gil­ber­to Gó­mez, los her­ma­nos Ser­gio y Gian­car­lo Puc­ci, y yo vo­lan­do en una avio­ne­ta de Ae­ro Ca­ri­be atra­ve­san­do los cie­los de nues­tro cas­co ur­bano.

Mis com­pa­ñe­ros no es­cu­cha­ron mi ob­ser­va­ción, con­cen­tra­dos en la gran­dez del pai­sa­je y no en lo mi­núscu­lo de mi ho­gar. No te­nían por qué, por­que el da­to so­lo era im­por­tan­te pa­ra mí; so­lo yo po­día co­nec­tar, de al­gu­na for­ma, con aque­llas la­tas de zinc que se veían di­mi­nu­tas a la dis­tan­cia. Aque­lla era mi ca­sa y yo, que la ha­bi­to, sen­tía co­mo si la es­tu­vie­ra vien­do por pri­me­ra vez.

Esa sen­sa­ción, esa mis­ma exac­ta sen­sa­ción, mul­ti­plí­que­la por ca­da uno de los 51.100 ki­ló­me­tros cua­dra­dos que com­po­nen el te­rri­to­rio de nues­tro país. Ima­gi­ne ver la tie­rra don­de us­ted na­ció, don­de cre­ció, don­de co­me, so­cia­li­za, va al es­ta­dio, se es­tan­ca en pre-

sas, se ríe, don­de us­ted vi­ve, de don­de us­ted es, ima­gi­ne ver­la des­de una pers­pec­ti­va tan ob­via co­mo im­po­si­ble.

Esa es la mi­sión de los fo­tó­gra­fos Ser­gio y Gian­car­lo Puc­ci, her­ma­nos y au­to­res del li­bro Cos­ta Ri­ca Aé­rea, cu­yo se­gun­do vo­lu­men se pu­bli­ca es­te miér­co­les 29 de no­viem­bre.

La obra es una com­pi­la­ción de al­gu­nas de las me­jo­res fo­to­gra­fías aé­reas que se han to­ma­do de nues­tro país, y cu­bre prác­ti­ca­men­te la to­ta­li­dad de nues­tro te­rri­to­rio, en to­da su vas­ta y com­pri­mi­da exu­be­ran­cia: des­de los crá­te­res de los vol­ca­nes has­ta las olas del mar; des­de los edi­fi­cios que se mul­ti­pli­can el San Jo­sé has­ta los ca­mi­nos que atra­vie­san los mon­tes y co­nec­tan los pue­blos más allá de la GAM.

’ >

Mi vue­lo con ellos ocu­rrió un par de se­ma­nas atrás, pe­ro el pro­yec­to ha­ce ra­to que al­zó vue­lo; más o me­nos ha­ce unos cua­tro años.

La idea ini­cial fue de Ser­gio, mien­tras ha­cía un vue­lo pa­ra un tra­ba­jo que un clien­te le ha­bía con­tra­ta­do. Allí se aso­ma la pri­me­ra par­ti­cu­la­ri­dad de Cos­ta Ri­ca Aé­rea: a la per­so­na que con­ci­bió su idea ori­gi­nal no le gus­ta vo­lar…, pe­ro de­je­mos eso pa­ra des­pués.

Que­dé­mo­nos en que Ser- gio le pro­pu­so la idea a su her­mano, de quien sa­bía que en­con­tra­ría el áni­mo y el ím­pe­tu y el em­pu­je pa­ra ma­te­ria­li­zar el pro­yec­to, y so­bre to­do las ga­nas de vo­lar. Gian­car­lo, en esos mo­men­tos, es­ta­ba con­cen­tra­do en la fotografía de ár­bo­les, reuni­da en el li­bro Ár­bo­les má­gi­cos. Ante la pro­pues­ta de Ser­gio, el otro her­mano Puc­ci reac­cio­nó de for­ma po­si­ti­va de in­me­dia­to.

Re­cuer­dan que, tras el pri­mer vue­lo, se sen­ta­ron a con­ver­sar en un res­tau­ran­te en He­re­dia so­bre por qué que­rían ha­cer el pro­yec­to.

“Que­ría­mos que fue­ra más que sim­ple­men­te ha­cer un li­bro, que tam­bién es emo­cio­nan­te, pe­ro bus­cá­ba­mos una in­ten­ción más allá de lo ar­tís­ti­co”, cuen­ta Gian­car­lo, “que­ría­mos mos­trar la Cos­ta Ri­ca au­tén­ti­ca”.

“Au­tén­ti­ca” es una pa­la­bra com­pli­ca­da y, a ve­ces, trai­cio­ne­ra. Cuan­do se ca­li­fi­ca al­go –o, más aún, a la ver­sión de al­go– co­mo au­tén­ti­co, se co­rre el ries­go de res­tar va­lor a la otras ver­sio­nes de ese al­go. ¿Cuál es la Cos­ta Ri­ca au­tén­ti­ca, y có­mo se di­fe­ren­cia de sus otras ver­sio­nes? ¿Aca­so hay una Cos­ta Ri­ca fal­sa?

Pa­ra com­pren­der la res­pues­ta, ha­ce fal­ta re­gre­sar al cie­lo y, des­de allí, ob­ser­var y di­men­sio­nar lo que ya­ce mi­les de me­tros aba­jo, en la co­ti­dia­ni­dad. Des­de las al­tu­ras, es inevi­ta­ble per­ci­bir no so­lo lo fi­ni­to de nues­tro te­rri­to­rio, sino tam­bién lo mu­cho que se aglu­ti­na en tan po­co es­pa­cio.

La di­ver­si­dad del país no se li­mi­ta so­la­men­te a lo na­tu­ral, so­bre lo cual es­ta­mos ha­bi­tua­dos a escuchar co­men­ta­rios, sino tam­bién a lo hu­mano: vi­vi­mos de for­mas muy dis­tin­tas, in­clu­so sien­do ve­ci­nos. En un país tan pe­que­ño, no so­lo se aglu­ti­nan mu­chí­si­mas es­pe­cies de flo­ra y fau­na, sino tam­bién mi­llo­nes de vi­das hu­ma­nas, tan dis­pa­res co­mo se­me­jan­tes.

La con­jun­ción de la ri­que­za na­tu­ral con la plu­ra­li­dad de lo hu­mano, en un con­jun­to que a ve­ces es ba­lan­cea­do y otras ve­ces es ra­paz, es la Cos­ta Ri­ca au­tén­ti­ca de la que ha­bla Gian­car­lo Puc­ci; y es eso, pre­ci­sa­men­te, lo que am­bos her­ma­nos que­rían mos­trar con su pro­yec­to.

É

¿Fue Bahía Ba­lle­na o qué? No, mae, fue Cor­co­va­do. No, pe­ro ese fue an­tes. Mae, ¿jun­tos? ¿El de Guua­na? Mae, creo que fue el de Ca­ri­be. ¿No?

La me­mo­ria pue­de fa­llar en los de­ta­lles, pe­ro las fotos no: tan pron­to se sen­ta­ron a com­pa­rar re­sul­ta­dos tras los pri­me­ros vue­los, am­bos fo­tó­gra­fos se enamo­ra­ron de las cap­tu­ras pre­li­mi­na­res. Los re­la­tos vi­sua­les en las imá­ge­nes, la ri­que­za de los pai­sa­jes, la po­si­bi­li­dad de ver des­de

é á é á á

otra pers­pec­ti­va lu­ga­res que la co­ti­dia­ni­dad nos ha he­cho pa­sar por al­to. Ca­si de in­me­dia­to, am­bos es­ta­ban com­pro­me­ti­dos por com­ple­to con Cos­ta Ri­ca Aé­rea. Una cur­va ver­ti­gi­no­sa en la pa­sión por el pro­yec­to ace­le­ró la pro­duc­ción.

A ve­ces vo­la­ban jun­tos, a ve­ces lo ha­cían de for­ma se­pa­ra­da. Apro­ve­cha­ban sus vi­si­tas a dis­tin­tas par­tes del país, por mo­ti­vos dis­tin­tos al li­bro, pa­ra ha­cer so­bre­vue­los y en­con­trar nue­vas imá­ge­nes y nue­vos re­co­rri­dos. An­tes y des­pués de ca­da vue­lo, con­ver­sa­ban con una ilu­sión ju­ve­nil so­bre lo que en­con­tra­rían allá arri­ba, y so­bre lo que ya ha­bían en­con­tra­do, com­pa­ran­do re­fe­ren­cias y re­sul­ta­dos, con la emo­ción de sa­ber que es­ta­ban tra­ba­jan­do un pro­yec­to úni­co.

En el pro­ce­so, co­mo una es­pe­cie de ase­sor, es­tu­vo in­vo­lu­cra­do su pa­dre, Juan Jo­sé, quien no es el ma­yor fa­ná­ti­co de abor­dar avio­ne­tas que se tam­ba­lean en el ai­re. El pa­triar­ca Puc­ci no so­la­men­te fue un men­tor fo­to­grá­fi­co pa­ra sus hi­jos, sino que pres­tó un ojo ex­terno en la cu­ra­du­ría del tra­ba­jo.

Te­ner un ojo ex­terno ayu­da, so­bre to­do cuan­do se to­man 40.000 fotos y so­lo se pu­bli­can 300. La se­lec­ción al prin­ci­pio fue re­la­ti­va­men­te sen­ci­lla: se es­co­gía en fun­ción de los te­mas y se des­car­ta­ba con re­la­ti­va fa­ci­li­dad. Sin em­bar­go, cuan­do fue mo­men­to de di­sec­cio­nar el gru­po de las 600 fotos fi­na­les, Ser­gio y Gian­car­lo fue­ron más her­ma­nos que nun­ca: plei­tos por do­quier.

Pa­ra el se­gun­do vo­lu­men de Cos­ta Ri­ca Aé­rea, el pro­ce­so de pro­duc­ción to­mó unos dos años; el de pos­pro­duc­ción –en cuen­ta se­lec­ción, di­se­ño y dia­gra­ma­ción– fue de apro­xi­ma­dos ocho me­ses. En el ca­mino, por su­pues­to, am­bas par­tes se in­ter­ca­la­ban: co­men­za­ron a es­co­ger fotos des­de el prin­ci­pio, y to­da­vía al fi­nal se­guían vo­lan­do en bus­ca de nue­vas imá­ge­nes.

Las tor­tu­gas de Os­tio­nal, Cor­co­va­do, Tor­tu­gue­ro, Rin­cón de la vie­ja, Chi­rri­pó, Ta­la­man­ca al ama­ne­cer, el Are­nal al caer la tar­de, to­da la cos­ta del Pa­cí­fi­co nor­te, la bahía de San­ta Ele­na, las is­las Mur­cié­la­go, Ca­bo Blan­co.

Pre­gun­tar por un so­lo des­tino que los ha­ya mar­ca­do en par­ti­cu­lar la pri­me­ra –o la se­gun­da, o la ter­ce­ra– vez que lo vie­ron des­de el ai­re es, en reali­dad, pe­dir una lis­ta que no pa­re­ce aca­bar­se nun­ca, y de la que los her­ma­nos Puc­ci ha­blan co­mo si es­tu­vie­ran otra vez en la avio­ne­ta o el he­li­cóp­te­ro, a mi­les de me­tros de al­tu­ra, ob­ser­van­do ca­da uno de sus pun­tos de nue­vo.

“Uno pue­de ha­ber es­ta­do en to­dos es­tos lu­ga­res que cuan­do lo ves des­de el ai­re, es co­mo si lo es­tu­vie­ras vien­do por pri­me­ra vez, co­mo si nun­ca hu­bie­ras es­ta­do ahí”, cuen­ta Ser­gio. *** Ser­gio: “He lle­ga­do a va­lo­rar de una ma­ne­ra di­fe­ren­te lo que te­ne­mos. Se tra­ta de sor­pren­der­se al com­pren­der lo que siem­pre he­mos es­cu­cha­do: que Cos­ta Ri­ca es muy di­ver­sa, pe­ro real­men­te no lo apre­ciás. En cam­bio, cuan­do to­más cier­ta dis­tan­cia y po­dés ver­lo, lo ate­so­rás y te re­ena­mo­rás”.

Gian­car­lo: “Des­de las al­tu­ras, sos un ob­ser­va­dor, ya no un ac­tor del país. En el se­gun­do li­bro, que­ría­mos trans­mi­tir un men­sa­je prin­ci­pal so­bre la tem­po­ra­li­dad del pai­sa­je. Al ob­ser­var, ha­ce­mos una re­fle­xión so­bre las trans­for­ma­cio­nes, so­bre los cam­bios, y nues­tro im­pac­to en los cam­bios que su­ce­den en el pla­ne­ta. Com­pren­de-

mos que so­mos par­te del pai­sa­je”.

OFI­CIO DE VA­LIEN­TES

—¿En se­rio no te gus­ta vo­lar, Ser­gio? ¿Có­mo ha si­do esa ex­pe­rien­cia de ha­cer, qui­zás, el me­jor li­bro de fo­to­gra­fías aé­rea del país y...?

—¡Y va ca­gado! –se ríe Gian­car­lo.

—La gen­te cree que es­toy exa­ge­ran­do o va­ci­lan­do. 'Si ha vo­la­do tan­tas ho­ras, fi­jo es bro­ma'. Mae, no es exa­ge­ra­ción pa­ra na­da. Yo en un boeing de aquí a Ni­ca­ra­gua voy real­men­te asus­ta­do. No me to­ca más que pa­sar un ra­to con mie­do, por­que nun­ca me he acos­tum­bra­do y ni han dis­mi­nui­do los ner­vios. Hay días que sien­to me­nos mie­do que otros, pe­ro nun­ca se me ha qui­ta­do.

El ma­yor sus­to que re­cuer­da Ser­gio ocu­rrió ha­ce po­co. Se ha­bían des­pla­za­do al Pa­cí­fi­co sur, acom­pa­ña­dos por el vi­deo­blog­ger Re­né Mon­tiel, pa­ra to­mar fo­to­gra­fías de la desem­bo­ca­du­ra del río Sier­pe. An­tes de abor­dar, Gian­car­lo le ha­bía in­sis­ti­do a su her­mano que vo­la­ran a ba­ja al­ti­tud pa­ra cap­tu­rar las es­fe­ras de pie­dra de la zo­na; Ser­gio se ne­ga­ba, de­cía que las fotos no sal­drían bien.

Ya en el ai­re, a me­nos de diez mi­nu­tos del Sier­pe, Gian­car­lo hi­zo un úl­ti­mo in­ten­to: le di­jo al pi­lo­to si se­ría po­si­ble per­der al­ti­tud pa­ra fo­to­gra­fiar las es­fe­ras. Por el rui­do que in­gre­sa­ba a tra­vés de la ra­dio, el pi­lo­to can­ce­ló los au­dí­fo­nos de Ser­gio y Mon­tiel, quie­nes via­ja­ban en la par­te de atrás de la avio­ne­ta; al fren­te, el en­car­ga­do de la ae­ro­na­ve con­ver­sa­ba con Gian­car­lo.

Así, Ser­gio, quien le te­me a vo­lar, veía al pi­lo­to y a su her­mano ges­ti­cu­lar sin que él pu­die­ra escuchar qué de­cía, y de pron­to el avión se des­plo­mó. No era un ac­ci­den­te, por su­pues­to: per­die­ron al­ti­tud sú­bi­ta­men­te pa­ra po­der ob­ser­var las es­fe­ras. Pe­ro eso Ser­gio no lo su­po sino has­ta des­pués, cuan­do el co­ra­zón ba­jó de su gar­gan­ta de vuel­ta al pe­cho, y cuan­do la san­gre de­jó de ar­der en sus ve­nas.

En otra oca­sión, du­ran­te un via­je en he­li­cóp­te­ro en el que so­bre­vo­la­ron Que­pos y Ma­nuel An­to­nio, los fuer­tes vien­tos obli­ga­ron al pi­lo­to a pe­dir ayu­da a la to­rre de con­trol del Juan San­ta­ma­ría; en la to­rre le re­co­men­da­ron no vo­lar, pe­ro que si de­bía ha­cer­lo lo hi­cie­ra a tra­vés de Oro­ti­na.

La nave se mo­vía tan­to que Ser­gio le di­jo, mien­tras so­bre­vo­la­ban el can­tón alajuelense, que se de­tu­vie­ra en una can­cha de fút­bol; que él se ba­ja­ba y co­gía bus de re­gre­so a la ca­pi­tal.

Al fi­nal, el pi­lo­to to­mó la de­ci­sión de con­ti­nuar el tra­yec­to. No co­rrió el ries­go, eso sí, de se­guir has­ta Pa­vas, de don­de ha­bían sa­li­do; tu­vie­ron que de­te­ner­se de emer­gen­cia en el Juan San­ta­ma­ría.

Am­bos her­ma­nos han te­ni­do ex­pe­rien­cias que los han pues­to ner­vio­sos, pe­ro las ven co­mo ga­jes de un ofi­cio que los apa­sio­na y los re­com­pen­sa cons­tan­te­men­te. Pa­ra Ser­gio, la fotografía es la bo­ya que lo man­tie­ne a flo­te: con­cen­trar­se en la la­bor le per­mi­te dis­traer­se y so­bre­lle­var los te­mo­res.

VER MÁS QUE OB­SER­VAR

Nuestra avio­ne­ta si­gue as­cen­dien­do has­ta que, a los 12.000 pies de al­tu­ra –unos

3.657 me­tros–, nos es­ta­bi­li­za­mos y co­men­za­mos a ro­dear pri­me­ro el vol­cán Ira­zú y, des­pués, el Tu­rrial­ba; de es­te úl­ti­mo cono na­ce una plu­ma de hu­mo que pa­re­ce es­tá­ti­ca, co­mo una se­ñal per­ma­nen­te de que la mon­ta­ña es­tá vi­va.

Des­de la ca­ra orien­tal del vol­cán, se atis­ba no so­lo su mag­ní­fi­ca fu­ma­ro­la sino la ci­ma del Ira­zú y, más allá, de fon­do, co­mo una alfombra de con­cre­to, la ciu­dad en ebu­lli­ción. San Jo­sé se ve cal­ma, len­ta, pe­re­zo­sa; mien­tras el sol tre­pa por en­ci­ma de no­so­tros y los va­lles se lle­na de luz, la ac­ci­den­ta­da geo­gra­fía de nues­tro país pa­re­ce des­per­tar­se de un lar­go sue­ño.

En el tra­yec­to, Ser­gio y Gian­car­lo Puc­ci no de­jan la cá­ma­ra de la­do en nin­gún mo­men­to. Sea pa­ra gra­bar o pa­ra cap­tu­rar fo­to­gra­fías que, de mo­men­to, no apa­re­ce­rán en nin­gún li­bro. No ha­ce fal­ta: pa­ra los her­ma­nos, cual­quier opor­tu­ni­dad de ob­ser­var y cap­tu­rar el país des­de el cie­lo es vá­li­da por sí so­la. Ca­da vez, es co­mo si vol­vie­ran a co­no­cer ca­da des­tino por pri­me­ra vez.

4 ; = 9 Á

é ))

4 ; 8 7 77

1' + &' % í$ 1' :%' $& % $ $ $ , & $

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.