.# ! !" "

1 , 2 31 . ! 1 1, " /1, 4 ! ! !" 2 ,&"," 1, ! 1 / 1&1 !" #&121 21 5#" ",& , / & !" #&Ó! 121 !" / 5#" 3Í ,1 "6 &" " / 1 / " " 1

La Nacion (Costa Rica) - Revista Dominical - - TINTA FRESCA -

ntes de que Ca­ro­li­na Ca­ma­cho ocu­pa­ra su pues­to ac­tual, co­mo Di­rec­to­ra De­por­ti­va del Cir­cui­to Gru­po Sur –la pis­ta de Par­que Vi­va, en Ala­jue­la– asis­tió un día a una reunión jun­to a otros 13 pi­lo­tos.

Cuan­do se es­ta­ba acer­can­do a la puer­ta pa­ra in­gre­sar a la sa­la, uno de ellos se la ce­rró en la ca­ra.

Ca­ma­cho, de 33 años, es­ta­tu­ra ba­ja y mi­ra­da im­pe­tuo­sa, so­lía de pequeña acom­pa­ñar a su pa­dre al me­cá­ni­co y, los fi­nes de se­ma­na, jun­tos la­va­ban el ca­rro.

“En mi fa­mi­lia so­mos cua­tro her­ma­nas y un hom­bre, y yo siem­pre es­ta­ba más con mi her­mano. Fue él quien me com­pró ca­rri­tos y de­más. En­ton­ces sí, al­go me ja­la­ba a es­te am­bien­te”.

A pe­sar de eso, la ca­rro­ce­ría nun­ca fue una cons­tan­te en su vi­da. Du­ran­te mu­chos años es­tu­vo de­trás de un mos­tra­dor. Por eso, aho­ra, que es la úni­ca mu­jer en for­mar par­te del de­par­ta­men­to de mo­to­res, se­ña­la su ofi­cio co­mo una ben­di­ción.

Co­mo to­do aque­llo que la po­si­cio­nó don­de es­tá hoy.

Cuan­do sa­lió del co­le­gio, Ca­ro­li­na tra­ba­jó co­mo se­cre­ta­ria en la agen­cia Tri­bu Pro­duc­cio­nes, pe­ro cuan­do la em­pre­sa hi­zo ne­go­cios con el an­ti­guo Au­tó­dro­mo La Gua­ci­ma –hoy Par­que Vi­va– y to­mó la par­te de la pro­duc­ción de la pis­ta, el rum­bo le cam­bió.

“Pa­sé a ser la re­cep­cio­nis­ta del au­tó­dro­mo, en aquel

mo­men­to, pe­ro ya no que­ría aten­der más lla­ma­das. Te­nía ca­si un año tra­ba­jan­do en eso. En­ton­ces re­nun­cié. Pe­ro no me de­ja­ron ir. Me pre­gun­ta­ron qué que­ría ha­cer, y sa­lió la opor­tu­ni­dad de to­mar el pues­to de un com­pa­ñe­ro que se en­car­ga­ba de to­da la par­te de­por­ti­va y de­más. Em­pe­cé a tra­ba­jar con Adrián So­to, dán­do­le so­por­te en te­mas de ins­pec­ción, con se­gui­mien­tos en los eventos, te­nía­mos que coor­di­nar lo más bá­si­co y ahí em­pe­za­mos”.

Pe­ro eso fue en 2006. On­ce años des­pués, el tra­ba­jo de Ca­ro­li­na es li­te­ral­men­te vi­tal. Os­ci­la en­tre la vi­da y la muer­te.

Ca­ma­cho de­be ase­gu­rar­se des­de que to­dos los pi­lo­tos que in­gre­sen a la pis­ta ten­gan su cas­co pues­to, has­ta em­pu­jar un ca­rro si es ne­ce­sa­rio. “Yo soy co­mo la ma­má ga­lli­na”, dice. Pe­ro eso no es to­do. “Es­tu­dio ad­mi­nis­tra­ción con én­fa­sis en fi­nan­zas y sé de con­ta­bi­li­dad. En­ton­ces ayu­do en esas áreas tam­bién”.

Sin em­bar­go, la ta­rea pri- mor­dial de Ca­ma­cho es man­te­ner con vi­da a los pi­lo­tos en la pis­ta. Es­to se lo­gra re­dac­tan­do re­gla­men­tos de se­gu­ri­dad, es­tu­dian­do y le­yen­do, pres­tán­do­le aten­ción a to­dos los de­ta­lles. Por ejem­plo, un au­to no puede com­pe­tir o tan si­quie­ra cir­cu­lar por la pis­ta sin lle­var el ex­tin­tor; y, si es ne­ce­sa­rio en­trar al au­to pa­ra re­vi­sar ca­da com­par-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.