¿ POR QUE PARQUES PARA PE­RROS?

ES­TOS ES­PA­CIOS SON IM­POR­TAN­TES PARA GE­NE­RAR CO­MU­NI­DAD. POR EL BIE­NES­TAR CA­NINO Y PARA LA SA­LUD MEN­TAL DE SUS DUE­ÑOS

La Nacion (Costa Rica) - Revista Dominical - - NEWS -

Era un sá­ba­do y es­ta­ba tre­men­da­men­te es­tre­sa­da por los asun­tos dia­rios. Cuan­do yo me al­te­ro, mis pe­rros se con­ta­gian, en­ton­ces hi­cie­ron des­tro­zos en el pa­tio: hue­cos en la huer­ta, se co­mie­ron una ma­ce­ta, co­rrían co­mo lo­cos. Lo nor­mal de cual­quier pe­rro estresado.

Abrí las puer­tas del ca­rro y nos mon­ta­mos to­dos. La es­ce­na era gra­cio­sa, un gran da­nés y sus her­ma­nos za­gua­tes en un ca­rro mi­nia­tu­ra... Era co­mo re­vi­vir la no­ti­cia de la va­ca que se ro­ba­ron en un ta­xi.

Ha­bía es­cu­cha­do del par­que para pe­rros en el can­tón de Cu­rri­da­bat, ma­ne­jé ha­cia allá sin pen­sar­lo de­ma­sia­do, con de­ce­nas de ojos pues­tos en no­so­tros. Lle­ga­mos y en­tre el en­re­do de las co­rreas y el pe­rro que pa­re­cía que me es­ta­ba pa­sean­do a mí –y no yo a él– , nos fui­mos di­rec­to al es­pa­cio des­ti­na­do para el en­tre­te­ni­mien­to ca­nino.

Una sec­ción del par­que es­tá ce­rra­da para evi­tar que los pe­rros es­ca­pen. Cuen­ta con agua para hi­dra­tar a las mas­co­tas, bol­si­tas para re­co­ger sus desechos, ban­qui­tas para que se sien­ten sus due­ños y jue­gos para pro­bar las ha­bi­li­da­des de los ca­nes. Dra­co, mi gran da­nés, pro­bó te­ner po­cas ha­bi­li­da­des con su enor­me cuer­po pe­ro de­mos­tró ser muy so­cia­ble.

Ha­bía una pe­rri­ta bor­der co­llie que es tre­men­da­men­te in­te­li­gen­te y cuan­do veía que mi gi­gan­te se le acer­ca­ba se ha­cía la muer­ta. To­dos en el par­que se reían, real­men­te dis­fru­ta­mos el ra­to. Fue co­mo res­pi­rar ai­re fres­co, los pro­ble­mas pa­sa­ron a se­gun­do plano. De re­pen­te las úni­cas con­ver­sa­cio­nes im­por­tan­tes eran cuán­to pe­sa­ba Dra­co, cuán­to co­me al día, de qué ta­ma­ño son sus ca­cas (no sé por qué pe­ro la gen­te tie­ne una fas­ci­na­ción por las ca­cas gran­des, es la pregunta más fre­cuen­te).

Ha­blé con otros due­ños de las tra­ve­su­ras de nues­tras mas­co­tas, de lo fe­li­ces que nos ha­cen, de lo lin­do que es te­ner una co­la ale­gre que te re­ci­ba en ca­sa. Con­ver­sa­mos de lo bien que les ha­ce ir al par­que, ju­gar con otros pe­rros, co­rrer sin lí­mi­tes. Al fi­nal de la tar­de, ol­vi­dé por­qué es­ta­ba tan es­tre­sa­da en la ma­ña­na.

Ha­cer un par­que de pe­rros no es so­lo al­cahue­tear a quie­nes tie­nen mas­co­tas, es ge­ne­rar co­mu­ni­dad, per­mi­tir que las fa­mi­lias sal­gan de las cua­tro pa­re­des de sus ca­sas y ha­blen con otros se­res hu­ma­nos que com­par­ten in­tere­ses con ellos.

Ayu­da tam­bién a que los parques es­tén po­bla­dos, que la gen­te se acer­que a ellos, que no sean sim­ples lo­tes lle­nos de mon­te don­de se re­fu­gian per­so­nas con ma­las in­ten­sio­nes. Mien­tras yo es­ta­ba con mis pe­rros en el es­pa­cio des­ti­na­do a ellos, ni­ños y sus pa­dres ju­ga­ban en la zo­na de afue­ra y des­de le­jos veían a los ani­ma­les con cu­rio­si­dad. El par­que es­ta­ba a re­ven­tar.

Es tam­bién un asun­to de bie­nes­tar ani­mal. Mis pe­rri­tos re­gre­sa­ron fe­li­ces, dur­mie­ron co­mo an­ge­li­tos, bo­ta- ron an­sias, so­cia­li­za­ron. Ese con­tac­to con otras per­so­nas y otros ani­ma­les evi­ta que los pe­rros se vuel­van agre­si­vos o que ata­quen por an­sie­dad. Los edu­ca.

Re­cien­te­men­te, es­cu­ché per­so­nas que­ján­do­se por­que era una al­cahue­te­ría que los parques se des­ti­nen a pe­rros o que es un re­la­jo que la gen­te “aho­ra quie­ra te­ner mas­co­tas en vez de hi­jos”, yo creo que es po­si­ble un mun­do don­de to­dos po­da­mos con­vi­vir, co­mo tam­bién creo que ha­be­mos quie­nes que­re­mos te­ner pe­rros e hi­jos, y quie­nes quie­ren te­ner so­lo hi­jos y so­lo pe­rros. To­das las op­cio­nes son vá­li­das, nin­gu­na es me­jor que otra.

Lo que sí es me­jor es que las co­mu­ni­da­des se unan, que ha­yan es­pa­cios don­de to­dos son bien­ve­ni­dos, que ten­ga­mos ex­cu­sas para ol­vi­dar los pro­ble­mas dia­rios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.