+: +7 06 )87 * * 2 4* 2 ,* / 0*#2 /

5*6 * 7'5 * * * 52,5 4/ ,* 4* *"5 5Ó.! 5. *6#/ -2 2 6*+2 7'* ',2 20' 5 *. 65 0/ * / '* *+* 0* *. *. / * 0 54/ 8 .2 *. / 4* * *. "5 4/ ,* 2 /012 7'* ' Í 02. 65 /"*.4' / ,* 5# *4/ 8 4 /92!

La Nacion (Costa Rica) - Revista Dominical - - NEWS -

na de las ven­ta­jas de vi­vir mu­chos años, es la can­ti­dad de his­to­rias que uno co­lec­cio­na. Por ejem­plo, siem­pre qui­se ser re­por­te­ro de te­le­vi­sión. Sin em­bar­go, lo me­jor que pu­do ocu­rrir en mi ca­rre­ra fue ejer­cer en pren­sa es­cri­ta, y no en la tele, en vis­ta de los pa­chos que su­frí con mis aven­tu­ras de li­bre­ta y tra­zo, de los cua­les sa­lí dis­cre­ta­men­te ile­so. Que si me hu­bie­ran su­ce­di­do en vi­vo, ¡ma­dre mía!.

Una vez me apro­xi­mé a en­tre­vis­tar a Wil­son Mu­ñoz en la gra­mi­lla del es­ta­dio Sa­pris­sa, lue­go de que el me­dio­cam­pis­ta mo­ra­do ha­bía lo­gra­do un do­ble­te.

En­tre los en­tre­vis­ta­do­res, una gua­pa mu­cha­cha es­pe­ra­ba su turno. To­do bien, has­ta que la atrac­ti­va re­por­te­ra se pu­so al fren­te y en vez de ha­blar de los

go­les, le so­li­ci­tó a Mu­ñoz un au­tó­gra­fo.

El ju­ga­dor ac­ce­dió. To­mó el pi­lot. De pron­to, sin de­cir agua va, la chi­ca se des­abro­chó el pan­ta­lón y le in­di­có que que­ría la fir­ma “en una de sus nal­gui­tas” (no re­cuer­do en cuál). Sin sa­ber qué ha­cer, Wil­son hi­zo las de Mel­quia­des. A mí me dio un ma­reo y me em­pe­cé a me­near co­mo Chi­bo­lo, que no exis­tía en ese tiem­po, pe­ro así fue co­mo me pu­se.

El úni­co que man­tu­vo el se­so fue Gus­ta­vo López, a la sa­zón, re­por­te­ro de Mo­nu­men­tal. Con au­da­cia, Ta­vo per­si­guió a la chi­ca, mien­tras la afi­ción va­ci­la­ba de lo lin­do en las gra­das. Así co­mo lo cuen­to, su­ce­dió real­men­te. Y si no me creen, bus­quen la es­ce­na en Youtu­be, que es co­mo una Ta­blet don­de Dios apun­ta ca­si

/to­dos los pe­ca­dos.

En otra oca­sión, en un par­ti­do en­tre Sa­pris­sa y Uru­guay de Co­ro­na­do, te­nía el en­car­go de en­tre­vis­tar a la fi­gu­ra, con el agra­van­te de que al mi­nu­to 89, nin­gún pro­ta­go­nis­ta me­re­cía tal dis­tin­ción. Por di­cha, en la ago­nía del jue­go, el juez se­ña­ló un pe­nal a fa­vor de los mo­ra­dos. Sal­va­da y me­dia, pen­sé. Si Enrique Díaz ano­ta, se­rá la fi­gu­ra; y si, por el con­tra­rio, el ar­que­ro Ro­dol­fo Ja­rret ata­ja o des­vía, en­ton- ces se­rá Ja­rret.

Di­cho y he­cho. Díaz re­ma­tó y Ja­rret se lu­ció con un ta­pa­dón. Ahí es­tá, ¡la fi­gu­ra! Ba­jé pre­su­ro­so del pal­co e in­ter­cep­té al guar­da­me­ta en la gra­mi­lla. “Lo fe­li­ci­to, Ja­rret, pe­ro, dí­ga- me: ¿us­ted adi­vi­nó la di­rec­ción del re­ma­te o se ju­gó la es­qui­na?”. “Mi­re, yo no soy Ja­rret, yo soy Wit­ha­ker (Al­fre­do)”, res­pon­dió el ar­que­ro su­plen­te (am­bos son ne­gros y ves­tían igual). Ima­gí­nen­se, en vi­vo y por tele, hu­bie­se si­do de­but y des­pe­di­da. Cuan­do la vo­lé de ve­ras fue en un do­cu­men­tal so­bre la cul­tu­ra que rea­li­zá­ba­mos en el Cen­tro de Ci­ne. Ha­bía­mos vi­si­ta­do di­fe­ren­tes co­mu­ni­da­des en bus­ca de tra­di­cio­nes. Y lle­ga­mos a San­ta Ana, tie­rra ce­bo­lle­ra por ex­ce­len­cia. Por suer­te, va­rios agri­cul­to­res ocu­pa­ban la ca­lle tren­zan­do una gran can­ti­dad de ce­bo­llas. “¡So­cá­le, que se nos van!”, le su­pli­qué a To­mo­ta­ne Ha­ra, mi ca­ma­ró­gra­fo. “Mae, tran­quis, que les fal­ta un mon­tón”, res­pon­dió To­mo. Ar­mó el equi­po y me co­lo­qué an­te la cá­ma­ra. -- Y em­pe­cé el ro­llo: “San­ta Ana es tie­rra de ce­bo­llas. Con­ver­se­mos con es­te agri­cul­tor, pa­ra que nos ha­ble de es­ta abun­dan­te co­se­cha”. Le acer­qué el mi­cró­fono. El cam­pe­sino me mi­ró des­de el sue­lo, se in­cor­po­ró con una tren­za en la mano, se aco­mo­dó el som­bre­ro y, cir­cuns­pec­to, di­jo: “Lo que pa­sa es que es­tas ce­bo­llas, las trae­mos de Car­ta­go”. ¡Cor­te! No hu­bo mo­do de con­ven­cer­lo de que di­si­mu­la­ra y di­je­ra que las ce­bo­llas eran de San­ta Ana. Por eso, co­mo les de­cía, me hu­bie­ra en­can­ta­do ser es­tre­lla en la tele. Pe­ro, idiay…¡No se pu­do!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.