EL HOM­BRE QUE SE AISLO TRAS SA­BER QUE TRUMP GANO

La Nacion (Costa Rica) - Revista Dominical - - NEWS - Lu­cia Vas­quez

es­pués de la vic­to­ria de Do­nald Trump co­mo pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, Erik Ha­ger­man no qui­so sa­ber na­da más.

Co­men­zó co­mo un ex­pe­ri­men­to sin nom­bre. De­ci­dió que ne­ce­si­ta­ba un des­can­so de las ago­ta­do­ras no­ti­cias de po­lí­ti­ca y se ale­jó del mun­do.

El hom­bre es­ta­dou­ni­den­se se pro­me­tió que evi­ta­ría en­te­rar­se de cual­quier co­sa re­la­cio­na­da a su país des­de el 8 de no­viem­bre de 2016.

“Se tra­ta­ba de una me­di­da dra­co­nia­na y ab­so­lu­ta”, le di­jo al New York Ti­mes.“No era que so­lo qui­sie­ra ale­jar­me de Trump o cam­biar la con­ver­sa­ción. Era co­mo si yo fue­se un vam­pi­ro y cual­quier fo­tón de Trump pu­die­ra con­ver­tir­me en ce­ni­zas”.

Lo que ha­ría du­ran­te so­lo unos días, se con­vir­tió en un año sin in­for­ma­ción: su me­ca­nis­mo de de­fen­sa pa­ra so­bre­lle­var la si­tua­ción.

“So­lo re­vi­so el re­por­te del cli­ma”, ase­gu­ró Ha­ger­man, de 53 años, quien vi­ve so­lo en una gran­ja de Ohio.

Ya es­tá acos­tum­bra­do a una sen­sa­ción que no ha­bía ex­pe­ri­men­ta­do en mu­cho tiem­po. “Es­toy abu­rri­do, pe­ro no me mo­les­ta”, co­men­tó.

Pa­ra lo­grar es­te ale­ja­mien­to de la reali­dad na­cio- nal, el hom­bre ha desa­rro­lla­do mé­to­dos que in­clu­yen es­cu­char gra­ba­cio­nes de rui­do en la ca­fe­te­ría, in­có­mo­dos re­ga­ños a sus ami­gos y una ve­da de las re­des so­cia­les.

“Es­toy mu­cho más sano a ni­vel emo­cio­nal de lo que ja­más ha­bía es­ta­do”, di­jo.

Los pri­me­ros me­ses no se sin­tió bien. Ocul­tar­se de acon­te­ci­mien­tos ac­tua­les es un lu­jo que no cual­quie­ra pue­de dar­se.

Defiende, des­de la co­mo­di­dad de su gran­ja, que ser con­su­mi­dor de no­ti­cias no me­jo­ra la sociedad.

“He pues­to aten­ción a las no­ti­cias por dé­ca­das”, di­jo Ha­ger­man. “Y nun­ca hi­ce na­da con esa in­for­ma­ción”.

Es­ta par­ti­cu­lar for­ma de lle­var su exis­ten­cia es re­cien­te en la vi­da del es­ta­dou­ni­den­se. Ha­ce unos años, Ha­ger­man era eje­cu­ti­vo de Ni­ke, lue­go la­bo­ró en Wa­lart y Dis­ney.

“Él tie­ne el pri­vi­le­gio de cons­truir un mun­do al que ca­si no lle­gan los pro­ble­mas con los que él no tie­ne que li­diar”, co­men­tó su her­ma­na, Bon­nie Ha­ger­man. “Ese es un pri­vi­le­gio. A to­dos nos gus­ta­ría cons­truir nues­tro mun­do ideal. Erik sim­ple­men­te tie­ne más po­si­bi­li­da­des de ha­cer­lo que otras per­so­nas no pue­den”.

& ó

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.