Sin­dri Thor Ste­fans­son: el gran la­dró de bitcoins

La Nacion (Costa Rica) - Revista Dominical - - NEWS - Pris­ci­lla Gó­mez. pris­ci­lla.go­mez@na­cion.com

Sin­dri Thor Ste­fans­son, des­cri­to por la pren­sa de Is­lan­dia co­mo “el gran la­drón de bitcoins”, es sos­pe­cho­so de ha­ber pla­nea­do y eje­cu­ta­do el atra­co más am­bi­cio­so en la his­to­ria de esa na­ción, se­gún la BBC.

Bit­coin es una mo­ne­da, co­mo el eu­ro o el dó­lar es­ta­dou­ni­den­se, que sir­ve pa­ra in­ter­cam­biar bie­nes y ser­vi­cios. Sin em­bar­go, a di­fe­ren­cia de otras mo­ne­das, el Bit­coin es una di­vi­sa elec­tró­ni­ca que pre­sen­ta no­ve­do­sas ca­rac­te­rís­ti­cas y des­ta­ca por su efi­cien­cia, se­gu­ri­dad y fa­ci­li­dad de in­ter­cam­bio.

Ste­fans­son fue arres­ta­do el pa­sa­do fe­bre­ro, jun­to a otras 10 per­so­nas acu­sa­das de ro­bar po­ten­tes compu­tado­ras en cua­tro asal­tos en­tre di­ciem­bre de 2017 y enero de es­te año.

La BBC con­tó que al pró­fu­go le acu­sa­ron de ha­ber ro­ba­do 600 compu­tado­ras que se usa­ban pa­ra la mi­ne­ría de las mo­ne­das vir­tua­les –me­dian­te la re­so­lu­ción de pro­ble­mas ma­te­má­ti­cos com­ple­jos pa­ra con­se­guir nue­vas divisas–, un ne­go­cio muy ex­ten­di­do en Is­lan­dia.

Las má­qui­nas ro­ba­das, cu­yo pa­ra­de­ro es in­cier­to a es­tas al­tu­ras, son va­lo­ra­das en unos $2 mi­llo­nes.

El Bit­coin no per­te­ne­ce a nin­gún Es­ta­do o país y pue­de usar­se en to­do el mun­do por igual, y es im­po­si­ble su fal­si­fi­ca­ción o du­pli­ca­ción gra­cias a un so­fis­ti­ca­do sis­te­ma crip­to­grá­fi­co.

De acuer­do con di­ver­sos me­dios in­ter­na­cio­na­les, el hom­bre se es­ca­pó de la pri­sión (de ba­ja se­gu­ri­dad) en la que es­ta­ba cus­to­dia­do sal­tan­do por la ven­ta­na. Lue­go to­mó un vue­lo a Sue­cia”

La pren­sa lo­cal ase­gu­ró que en ese mis­mo avión tam­bién via­ja­ba la pri­me­ra mi­nis­tra del país, Ka­trín Ja­kobs­dot­tir. Una cu­rio­sa coin­ci­den­cia, na­da más. El ti­que­te de avión de Sin­dri te­nía un nom­bre fal­so, pe­ro el sos­pe­cho­so fue iden­ti­fi­ca­do a tra­vés de las cá­ma­ras de se­gu­ri­dad del ae­ro­puer­to.

“Te­nía un cóm­pli­ce, es­ta­mos se­gu­ros de ello”, con­tó el je­fe de po­li­cía de Is­lan­dia, Gun­nar Schram.

Diez días an­tes de su fu­ga, Ste­fans­son ha­bía si­do trans­fe­ri­do de la cus­to­dia po­li­cial a la cár­cel “abier­ta” de Song, un ti­po de cár­cel ba­sa­do en un ré­gi­men de li­ber­tad, don­de los re­clu­sos en­tran y sa­len li­bre­men­te. En to­tal 22 per­so­nas han si­do arres­ta­das, in­clu­yen­do un guar­dia de se­gu­ri­dad, pe­ro has­ta aho­ra no se ha es­cla­re­ci­do el cri­men.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.