La Nacion (Costa Rica) - Revista Dominical - - PÁGINA NEGRA -

sta­ba lo­co, era lis­to y pe­li­gro­so. Tras su mi­ra­da ás­pe­ra y neu­tral bu­llía “la Bestia”; era un hom­bre ba­ji­to y ano­dino que pu­so de ro­di­llas al es­ta­do ita­liano, con un ar­ma muy sim­ple: la cruel­dad.

A los 87 años, en una pri­sión de má­xi­ma seguridad en Mi­lán, “El cor­to” de­jó de sonreír. Pa­ra los si­ci­lia­nos fue el “U capi di ‘i Capi”; so­lo los más alle­ga­dos le de­cían su apo­do ca­ri­ño­so: To­tò. El res­to de los mor­ta­les de­bía di­ri­gir­se a él co­mo Don Sal­va­to­re Rii­na de Cor­leo­ne.

Su ob­je­ti­vo nun­ca fue el di­ne­ro, si no el po­der. Co­men­zó su rei­na­do de te­rror bo­rran­do de la faz de la tie­rra a la aris­to­cra­cia ma­fio­sa de la

Co­sa Nos­tra; en­tre la pri­ma­ve­ra de 1981 y el oto­ño de 1983 ma­tó o “des­apa­re­ció” a 1.700 enemi­gos. Des­pués de ha­cer sus de­be­res do­més­ti­cos si­guió con po­li­cías, mi­li­ta­res, jue­ces, pe­rio­dis­tas y to­do aquel con la ma­la suer­te de ta­par­le el sol.

El des­hue­sa­de­ro prin­ci­pal era la “ha­bi­ta­ción de la muer­te”, un pe­que­ño apar­ta­men­to en Pa­ler­mo, je­fea­do por el hos­pi­ta­la­rio Fi­lip­po Mar­che­se. Pri­me­ro tor­tu­ra­ba a las víc­ti­mas, des­pués las ase­si­na­ba, las di­sol­vía en áci­do o las des­cuar­ti­za­ba –se­gún el me­nú del día-–y las man­da­ba a dor­mir con los pe­ces.

De los 150 ho­mi­ci­dios atri­bui­dos a Sal­va­to­re él eje­cu­tó a 40; por esas “ni­mie­da­des” lo con­de­na­ron a 26 ca­de­nas per-

5 - - 0 *

" & / " # ($ % 2 2 ( ''. '' ) % %

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.