La Nacion (Costa Rica) - Revista Dominical - - PÁGINA NEGRA -

ra tan vie­jo que su ADN ca­du­có. So­lía mo­far­se de sí mis­mo, de aque­lla ca­ra de eu­nu­co es­tre­ñi­do, de la geo­me­tría as­tro­ló­gi­ca de su na­riz y del es­ta­blo de guio­nis­tas que es­cri­bían sus chis­tes de una so­la lí­nea.

Bu­fón del im­pe­rio, in­ve­re­cun­do, he­mo­rra­gia an­dan­te, pé­si­mo ac­tor, can­tan­te pa­ra el gas­to, bro­mis­ta in­so­por­ta­ble y Ga­rrick de tres ge­ne­ra­cio­nes, hi­zo reír a muer­tos de ham­bre o tri­llo­na­rios, a pe­ca­do­res o al Pa­pa, y a to­do el que se pu-

sie­ra a un pal­mo de su len­gua irre­ve­ren­te. Se­me­jan­te es­fin­ge sur­gió –en ma­yo de 1903– de la si­mien­te de un al­ba­ñil al­cohó­li­co in­glés –Wi­lliam Henry Ho­pe– y de las en­tra­ñas de una can­tan­te ga­le­sa de ópe­ra –Avis Tow­nes–. Ellos le en­sar­ta­ron un nom­bre aris­to­crá­ti­co: Les­lie Tow­nes Ho­pe.

Re­cién emi­gra­do a los Es­ta­dos Uni­dos –con cua­tro años de edad– de­bió cam­biar­se a un “agrin­ga­do” Bob, pa­ra evi­tar el es­car­nio de la chi­qui­lla­da ca­lle­je­ra en los arra­ba­les de Cle­ve­land.

Ter­mi­nó el co­le­gio a pun­ta de cos­co­rro­nes y re­gla­zos; pa­ra con­tri­buir al con­du­mio fa­mi­liar fue vo­cea­dor de pe­rió­di­cos; re­ca­de­ro; re­par­ti­dor de car­ne; ven­de­dor en una re­fres­que­ría; za­pa­te­ro; pú­gil em­pí­ri­co, fi­gu­ran­te en pe­li­cu­li­llas mu­das y la ig­no­mi­nia to­tal: re­por­te­ro en un dia­rio lo­cal.

Apren­dió a imi­tar a Char­lie Cha­plin, a bai­lar cla­qué y a los 17 años for­mó yunta en los night clubs con su no­via Mildred Ro­se­quist; ani­ma­do por un ami­go lo­gró que el có­mi­co Ros­coe Ar­buc­kle lo con­tra­ta­ra co­mo te­lo­ne­ro. Via­jó por va­rias ciu­da­des has­ta que re­ca­ló en Nue­va York, ahí se en­gan­chó en va­rias obras mu­si­ca­les de Broad­way, con más pe­na que glo­ria.

De­jó la dan­za y pro­bó co­mo cuen­ta­chis­tes en un tea­tro de New Castle; le fue bien con el vo­de­vil; pa­só a la ra­dio; sal­tó al ci­ne y –en me­nos de lo que se per­sig­na un ña­to– al­can­zó el es­tre­lla­to a fuer­za de ser el haz­me­rreír de sa­bios, “cho­rros, ma­quia­ve­los y es­ta­faos.”

A car­ca­ja­da lim­pia Bob Ho­pe rom­pió to­das las mar­cas có­mi­cas: presentó 20 años se­gui­dos los pre­mios Ós­car; en­tre­tu­vo a las tro­pas yan- quis en to­das las gue­rras; te­nía un pan­ta­grué­li­co re­per­to­rio de chis­tes; rea­li­za­ba 100 shows anua­les; acu­mu­ló bie­nes y bi­lle­tes por unos $500 mi­llo­nes; ganó 1.500 pre­mios y 49 tí­tu­los uni­ver­si­ta­rios ho­no­rí­fi­cos, que al­ma­ce­na­ba en su ca­sa de To­lu­ca La­ke don­de vi­vió y mu­rió, a los 100 años cum­pli­dos, en olor de san­ti­dad.

Quie­nes año­ran sus chan­zas, y los que ni si­quie­ra sa­ben que Bob exis­tió, po­drán re­vi­vir­las con so­lo re­pa­sar sus pe­lí­cu­las más so­na­das: Ru­ta de Sin­ga­pur, Ca­mino de Río y Dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.