3 2 =

Í Á ( Á >. ? ? Á 2 3 ( Ñ @ ?

La Nacion (Costa Rica) - Revista Dominical - - TINTA FRESCA - Í Ó

Pen­sé que me ha­bía ca­sa­do con un ra­pe­ro. Fue cuan­do lle­ga­mos a Tur­quía pa­ra una se­ma­na de va­ca­cio­nes que des­cu­brí que mi es­po­so era un yiha­dis­ta. Soy una víc­ti­ma. Mi es­po­so me gol­pea­ba y me en­ce­rró en una cue­va con mi be­bé cuan­do me ne­gué en ir con él a Si­ria”, ase­gu­ró fren­te a la cor­te en Bag­dad la viu­da Dja­mi­la

“Bou­tou­taou, una mu­jer fran­ce­sa de 29 años acu­sa­da de cons­pi­rar con el Es­ta­do Is­lá­mi­co (co­no­ci­do en es­pa­ñol co­mo EI y tam­bién por las si­glas ISIS). Des­pués de una au­dien­cia de 25 mi­nu­tos, Bou­tou­taou fue con­de­na­da a 20 años de pri­sión, ase­gu­ró el dia­rio fran­cés Le Pa­ri­sien en abril pa­sa­do.

Los jui­cios rá­pi­dos, al­gu­nos de has­ta diez mi­nu­tos de du­ra­ción, se han he­cho cos­tum­bre des­de que, en di­ciem- bre pa­sa­do, el pri­mer mi­nis­tro de Irak anun­ció al mun­do que su país ha­bía ga­na­do la gue­rra con­tra el gru­po ex­tre­mis­ta re­li­gio­so.

La no­ti­cia fue bien re­ci­bi­da por la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal por­que, pa­ra el 2014, la ofen­si­va mi­li­tar de ISIS ha­bía con­quis­ta­do un ter­cio de Irak y, du­ran­te tres años, su pre­sen­cia man­tu­vo al país su­mi­do en una gue­rra ci­vil.

La rá­pi­da dis­per­sión de la cau­sa yiha­dis­ta man­tu­vo en pá­ni­co al mun­do en­te­ro, con ata­ques te­rro­ris­tas en ciu­da­des fue­ra del te­rri­to­rio ocu­pa­do en Orien­te Me­dio (ISIS se hi­zo res­pon­sa­ble, en­tre otros, por los ata­ques que de­ja­ron 130 en Pa­rís en no­viem­bre del 2015 y los bom­bar­deos sui­ci­das en Bru­se­las du­ran­te mar­zo del 2016).

Se­gún in­for­ma­ción del dia­rio bri­tá­ni­co The Guar­dian, se es­ti­ma que más de 40.000 ex­tran­je­ros pro­ve­nien­tes de 110 paí­ses dis­tin­tos via­ja­ron a Irak y Si­ria pa­ra unir­se a ISIS.

Co­mo lo hi­zo Bou­tou­taou, al­re­de­dor de 1.900 fran­ce­ses aban­do­na­ron su país pa­ra su­mar­se a la cau­sa. Al­re­de­dor de 800 via­ja­ron des­de Gran Bre­ta­ña.

Sin em­bar­go, a los ojos de un país que quie­re de­jar atrás la vio­len­cia y la san­gre que im­pu­so el con­trol del ca­li­fa­to, su na­cio­na­li­dad eu­ro­pea no tie­ne nin­gún va­lor en los tri­bu­na­les.

“En las men­tes de los ira­quíes, de la jus­ti­cia y el go­bierno, al ha­ber de­ci­di­do vi­vir en te­rri­to­rio de ISIS, eso les otor­ga cier­to ni­vel de vo­lun­tad en sus ac­cio­nes y, por tan­to, más cul­pa”, di­jo a The Guar­dian el re­pre­sen­tan­te en Irak de la or­ga­ni­za­ción Hu­man Rights Watch, said Bel­kis Wi­lle.

Más de 1.000 mu­je­res fue­ron atra­pa­das por las au­to­ri­da­des en Bag­dad pa­ra ser en­jui­cia­das tan­to por el go­bierno co­mo por la so­cie­dad ira­quí. Con ellas hay 800 ni­ños, mu­chas tam­bién es­tán em­ba­ra­za­das.

Du­ran­te su jui­cio, Bou­tou­taou ro­gó al pú­bli­co que se preo­cu­pa­ran por su hi­ja de dos años, la cual car­gó en bra­zos an­tes de pa­sar al es­tra­do.

“No de­jen que se lle­ven a mi hi­ja, es­toy dis­pues­ta a ofre­cer de mi di­ne­ro si pue­den con­tac­tar a mis pa­dres. Por fa­vor, sá­quen­me de aquí”, su­pli­ca­ba.

Sin em­bar­go, Fran­cia y otros go­bier­nos Eu­ro­peos se han la­va­do las ma­nos del des­tino que en­fren­tan los ex­tran­je­ros.

La mi­nis­tra de De­fen­sa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.